Minería en Chubut: lobby, corrupción y un escándalo político que involucra al gobernador Arcioni

Compartir

En Chubut la minería a cielo abierto está prohibida desde 2003, pero el lobby minero quiere habilitarla y cuenta con el apoyo del gobernador, Mariano Arcioni, quien está dispuesto a permitir el extraccionismo con tal de salir del estrangulamiento económico. La decisión de impulsar algo que durante su campaña electoral aseguró que no haría, junto al video de un legislador pidiendo dinero a cambio de influencias y el audio de otra legisladora sobre la venta de votos desataron un escándalo político.

El lobby minero quiere dar de baja una ley y habilitar la minería a cielo abierto en la provincia de Chubut. Para lograrlo, cuenta con el apoyo del gobernador Mariano Arcioni, quien está dispuesto a permitir el extraccionismo con tal de salir a flote del estrangulamiento económico y financiero que tiene su territorio. Las asambleas populares  de vecinos y ambientalistas, hasta ahora, lograron frenar los acuerdos e incluso presentaron un proyecto a la legislatura. En el medio, se desató un escándalo político al viralizarse una cámara oculta donde un legislador provincial pedía  dinero a cambio de tráfico de influencias a favor de las empresas mineras y se sumó el audio de otra legisladora que afirmaba la venta de votos con cifras millonarias para avalar una nueva legislación.

Así las cosas, los chubutenses llegan a un fin de año movido, en estado de alerta y en asamblea. La definición sobre la “rezonificación” de áreas para la explotación propuesta por el gobernador pasó para más adelante. Algunas fuentes indican que se concretaría en febrero. En Chubut la minería a cielo abierto está prohibida desde 2003.

La iniciativa popular

Desde hace un año se habla de rehabilitar la minería en Chubut. La movida que se estaba gestando era similar a lo que ocurrió en Mendoza un año atrás, donde por iniciativa del gobernador Rodolfo Suarez se intentó favorecer la minería a cielo abierto. Pero la presión de vecinos y ambientalistas hizo que la legislatura dejase sin efecto la norma que iba a permitir el uso de cianuro y ácido sulfúrico. Con este antecedente, los chubutenses empezaron a movilizarse cuando Arcioni puso en debate una nueva legislación minera.

 

La protesta en Mendoza frenó la reglamentación de la ley de minería

 

Chubut arrastra una profunda crisis financiera desde 2016 por el desfinanciamiento a las provincias ejercido por el gobierno de Mauricio Macri. Y lo cierto es que su gobernador está teniendo problemas para el pago de sueldos y deudas. Entonces, reflotó el “somos una provincia minera” y el 20 de noviembre pasado presentó en la legislatura el proyecto «Desarrollo industrial minero metalífero sustentable» con la idea de rezonificar la meseta chubutense para exceptuar zonas donde la minería está prohibida por la ley 5001 e impulsar la explotación. Esa ley nació después de una masiva pueblada que hubo en Esquel y el posterior plebiscito donde el 81% de los habitantes de esa comarca rechazó la minería.

El mismo día que el gobernador presentó su proyecto, los asambleístas llevaron una iniciativa popular a la legislatura con el objetivo de tener un proyecto superador a la actual ley y frenar el avance de las multinacionales mineras. Pero no se trató. Se esperaba que la ley a favor de las empresas fuera sancionada a la semana siguiente: “El día después de la muerte de Diego (Maradona)”, precisan fuentes de las asambleas consultadas por Nuestras Voces. Pero, de nuevo, la presión social terminó frenando el tratamiento. Hoy hay “cierta calma, aunque las asambleas están en estado de alerta y movilización ante cualquier intento”.

Precisamente, una posible solución a este conflicto sería que la legislatura tratase la propuesta presentada por las asambleas de Chubut. Ya se había realizado en 2014, cuando durante la sesión se cambió el espíritu de la ley y se vio a un diputado del Frente para la Victoria recibir mensajes de texto por parte de una empresa minera. Esa ley al final fue derogada.

¿Por qué la iniciativa actual de los asambleístas mejora la ley vigente? La diferencia con ese proyecto –que prohíbe la minería con utilización de cianuro– es que ahora se suman otras sustancias químicas contaminantes e incluye la minería de uranio. Parte de los proyectos que se quieren habilitar en la meseta del centro de la provincia están vinculados a la extracción de uranio para la energía nuclear. Recordemos que Chubut, en los ’90, tuvo las primeras grandes movilizaciones populares en contra de hacer un “basurero nuclear” en la localidad de Gastre.

En todos estos años se fueron sumando asambleas en toda la provincia. En especial, en las ciudades importantes como Trevelin, la comarca andina con vínculos estrechos con Río Negro; la capital provincial, Trelew, Puerto Madryn y Rawson, los tres grandes centros costeros. Esto ocurre porque la megaminería necesita y afectaría el agua del Río Chubut, que nace en la cordillera, atraviesa la meseta y desemboca en el Océano Atlántico. “De modo que si hubiese contaminación en algún punto de su cauce se verían afectadas las poblaciones que se levantan en su orilla. Hace unos años hubo un evento natural que impidió potabilizar el agua del río y provocó una semana de crisis hídrica. Ese recuerdo está presente y por eso también se sumaron más movilizaciones en toda la provincia”, estima Pablo Gavirati, de Comunicación Ambiental, profesor e investigador del Instituto Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires.

El proyecto de rezonificación tiene en definición los territorios de Gastre y Telsen para la explotación metalífera y minera, para la cual el Río Chubut –y su recurso, el agua-  es clave, por el caudal que tiene y porque atraviesa la provincia. Según un estudio realizado por la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, si se habilitara la zonificación pedida por las empresas multinacionales, éstas dispondrían “del 75% de la cuenca, por lo que podría afectar a toda la provincia”.

Proyecto Navidad

El Proyecto Navidad de la Pan American Silver, uno de los grandes grupos económicos interesados por la minería en Chubut, fue el elegido para presionar al gobernador Arcioni con el fin de que derogue la ley 5001, que prohíbe expresamente “la actividad minera metalífera en la modalidad de cielo abierto y la utilización de cianuro en los procesos de producción”. Los dueños del Proyecto Navidad prometen generar 2.000 empleos entre directos e indirectos y una inversión de por lo menos US$ 1.000 millones.

A pesar del rechazo popular y de los escándalos políticos de los últimos días, Arcioni insiste en  su  proyecto de rezonificación y pidió que fuera debatido. “Yo no voy a hipotecar el futuro de la provincia por acusaciones que se realizaron en estos días, pero estoy seguro que este Gobierno y los diputados no son corruptos y no voy a permitir bajo ningún punto de vista que aquellos que están acostumbrados a viejas prácticas políticas acusen y perjudiquen el futuro de todos y cada uno de los chubutenses”, esgrimió.

La diputada provincial Leyla Lloyd Jones parece contradecirlo al asegurar que hay otros legisladores que recibieron 10 millones de pesos para aprobar el proyecto de zonificación minera que anhelan las corporaciones. Lloyd Jones ya fue citada por la Justicia donde, según afirmó, había contado lo que sabía y se conoció en un audio viralizado. “Les dije que vayan a pedirle trabajo a los diputados que votan a favor, que a ellos les pagan 10 millones de pesos y les dan unos contratos que los pueden hacer trabajar a ustedes en las mineras”, se la escucha decir.

Mientras, el bloque de Juntos por el Cambio decidió expulsar al diputado Sebastián López, quien aparece en los videos pidiendo 100 mil pesos a una empresa minera para lograr voluntades porque lo suyo, se lo escucha decir, es “hacer bridges, tender puentes”. López provocó, además, la fractura por decisión de la UCR del bloque Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados de la provincia.

El proyecto del gobernador contó con el aval de todo su gabinete como “una oportunidad que hay que desarrollar con responsabilidad, objetividad, conocimiento científico, búsqueda de consensos y muchos controles”.

«Lo que sucede en Chubut no es nuevo. A pesar de que los extractivismos, en esa provincia y en otros lugares del país, no han solucionado los problemas estructurales que enfrentan las jurisdicciones, son utilizados como grandes promesas salvadoras. Buscan que los ciudadanos cada vez más empobrecidos y angustiados acepten emprendimientos que ponen en peligro los recursos naturales para obtener una supuesta salvación”, define Laura Rocha, especialista en ambiente y presidenta de la Asaciación Civil Periodistas por el Planeta.

Sin embargo, en Chubut no será fácil conseguirlo. “La ciudadanía está movilizada para impedir que el lobby extractivista triunfe. Se trata de la primera provincia que les puso un freno hace 17 años y que hasta sancionó una norma que prohíbe la megaminería. La pelea de miles de ciudadanos de toda la provincia sigue intacta y la decisión del gobernador, de impulsar algo que durante su campaña electoral aseguró que no haría, no hizo más que envalentonar a las asambleas que están haciendo escuchar su voz”, concluye.

 

¿Puede ser la minería una actividad sustentable?

 

El valor de la democracia

Ahora bien, más allá de lo que se resuelva acerca del uso de los recursos naturales (como el agua del Río Chubut) o del extractivismo, ¿cuál es la perspectiva de la política ecológica? Según el investigador Pablo Gavirati, “está en juego la práctica misma de la democracia que se da en las asambleas en contra de la minería. Con el episodio del diputado López y lo que ocurrió en 2014,  habla a las claras que solo se impone el proyecto minero si se desconocen los fundamentos mínimos de la democracia, a través de la corrupción de la dirigencia política. Por eso, decir “no a la minería” en Chubut es decir “más democracia, más verdadera representación popular”.

En efecto, no se trata solamente de la contaminación que de por sí sería una catástrofe ambiental más. Sino del derecho de los pueblos a decidir: “El pueblo es el que tiene que decidir. Y el gobernador Arcioni ganó las elecciones con poco margen y con un discurso que decía que iba a respetar las leyes contra la minería, por lo que, desde ese punto de vista, es un fraude electoral”, remata Gavirati.

Por este motivo, según las fuentes consultadas, algunas asambleas están contemplando un pedido de renuncia del gobernador, vinculado al massismo. El Frente de Todos, a nivel nacional, tiene un discurso a favor de la minería. Suelen mencionar el oxímoron de “la minería sustentable”. En Chubut, los dirigentes de ese sector político están en contra del proyecto minero del gobernador.  El vicegobernador, que es de un sector del PJ, tampoco apoya el proyecto.

Chubut está frente a una crisis política provocada por la misma dirigencia y las movilizaciones populares y masivas siguen siendo el principal freno que tiene el avance minero.

Comentarios

Comentarios

Alba Piotto

Alba Piotto

Alba Piotto es periodista y Licenciada en Comunicación Audiovisual (UNSAM). Además, tiene una diplomatura en Sociedad y Ambiente (UBA) y es cofundadora de la Asociación Periodistas por el Planeta. Escribió dos ensayos: Cuerpxs equivocadxs. Hacia la comprensión de la diversidad sexual (Paidós, 2012) y Pantallas (Letras del Sur, 2016). Colabora en Nuetras Voces, es editora en la agencia GO Noticias y forma parte del equipo de asesores en el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM).

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 10/04/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto