Otro «error» de Avelluto ignorando la soberanía: corrigieron Malvinas pero «olvidaron» la Antártida

Compartir

Un mapa de la Secretaría de Cultura de la Nación a cargo de Pablo Avelluto presentó a las Islas Malvinas como territorio extranjero bajo el nombre de «Falklands Islands». Aseguraron que fue «por error» y lo corrigieron, pero se trata de un equívoco que se repite una y otra vez bajo el gobierno de Mauricio Macri. Luego de la corrección se «olvidaron» de agregar la Antártida argentina al mapa, que es obligatorio por ley.

En medio de dos feriados nacionales muy ligados a la soberanía nacional, como la conmemoración del fallecimiento de Martín de Güemes y el día de la bandera que recouerda a  Manuel Belgrano, el Gobierno de Mauricio Macri nombró otra vez como “Falkland Islands” a las Islas Malvinas. En esta oportunidad se trató de un mapa que ofrece la Secretaria de Cultura a cargo de Pablo Avelluto para identificar los “puntos de cultura” en todo el país.

Por supuesto, ante el señalamiento en Twitter por parte del diputado Daniel Filmus, los funcionarios de la Secretaría de Cultura dijeron que se trató de un lamentable error. Un error llamativo, sin dudas, ya que el resto del mapa esta en español y con los nombres de los países limítrofes en ese idioma, por lo que alguien tuvo que tomarse el trabajo de traducir y tipear especialmente el nombre británico de las Malvinas.

Pero el mapa publicado por la secretaría de Cultura bajo la responsabilidad de Avelluto, aún luego de su corrección sobre Malvinas, sigue sin cumplir con las leyes vigentes: no incluye el territorio antártico en su proporción real (en realidad, ni siquiera lo incluye). Según explica el Instituto Geográfico Nacional, «el Honorable Senado de la Nación Argentina, sancionó la Ley 26.651 (con fecha 20/10/10); publicada en Boletín Oficial Nº 32.029 de fecha 16/11/10, que establece la obligatoriedad de utilizar en todos los niveles y modalidades del sistema educativo y su exhibición pública en todos los organismos nacionales y provinciales, del mapa bicontinental de la República Argentina» que indica a las Malvinas y otras islas del Atlántico Sur como Argentinas e Incluye la porción de Antartida argentina en su proporción real. Según explica el IGN «la iniciativa surgió porque los mapas de uso común minimizaban la extensión de nuestro país, atentando contra nuestra identidad y legítimos derechos sobre los territorios antárticos. El proyecto de ley aprobado muestra a la Antártida Argentina a continuación de la Isla Grande de Tierra del Fuego, mostrando sus límites reales. De este modo formamos a las generaciones futuras sobre la inmensidad y riqueza del territorio que poseemos». No parece ser una prioridad del gobierno macrista.

Sigmund Freud ha desarrollado mucho el tema de los errores y su relación con las verdades inconfesables de las que son síntoma, pero más allá de errores, esta no es la primera vez que sucede y es muy coherente con la política general del macrismo respecto a las islas. Incluso si se mira el mapa en detalle, no solo ponen el nombre que le asigna Gran Bretaña, sino que están de color blanco, como si fuera territorio extranjero. Desde la Guerra de Malvinas en 1982, el macrismo fue por lejos el gobierno que más ha retrocedido en los reclamos, y eso que el menemismo había dejado muchísimas falencias y entregas.

Más cerca de Inglaterra, más lejos de Malvinas

En 2017, el entonces Ministerio de Modernización incurrió en el mismo fallido sobre la denominación de Malvinas con un mapa, uno ya se pregunta de dónde sacan esos mapas. Ese mismo año, desde el ministerio de Desarrollo Social enviaron como saludo por año nuevo una ilustración de la Argentina pero sin ninguna alusión a las islas, directamente no figuraban en el mapa. El olvido también recibió un fuerte repudio. La Anses también compartió en sus redes sociales un mapa sin las islas, hecho por el que el organismo tuvo que salir a pedir disculpas y corregir la imagen. Más tarde, la empresa estatal Radio Televisión Argentina publicó un mapa donde figuraban como «Falkland». Como una vez dijo Borges: un error comete cualquiera, dos errores son preocupantes, tres errores ya son un estilo.

El 18 de enero de 1997 el joven empresario Mauricio Macri, que hacía ya dos años era presidente de Boca Juniors y empezaba a hacer coqueteos con la política fue consultado sobre el tema Malvinas en una entrevista en el diario Página 12 y su respuesta sorprendió:  «Nunca entendí los temas de soberanía en un país tan grande como el nuestro. Nosotros no tenemos un problema de espacio como tienen los israelíes». Y no se quedó ahí. Fiel a su ideología de ajuste señaló que «al Tesoro de Inglaterra le cuesta bastante plata por año mantener las Malvinas» por lo que, de recuperarlas, «las Malvinas serían un déficit adicional para el país». De algún modo, la política actual del gobierno viene a confirmar la sinceridad de aquellas palabras: se abandonó el reclamo de soberanía, se permitió a los ingleses avanzar en la explotación pesquera y de hidrocarburos, y ya ni siquiera se cuestiona la creciente militarización del Atlántico Sur.

Malvinas: nuevos acuerdos, muchos beneficios para el Reino Unido

La cuestión Malvinas, una situación colonial reconocida como tal por la ONU en 1965 y sobre la cual hay emitida 41 resoluciones que instan a ambas partes a negociar la soberanía pacíficamente. A menos de un año de empezar su gobierno, en septiembre de 2016, Macri protagonizó un papelón internacional. El Presidente de la Nación relató a periodistas que, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se encontró con la primer ministro británica Theresa May, en un almuerzo que ofreció el secretario general del organismo, Ban Ki Moon, a los Jefes de Estado en el edificio de la ONU:  «Le dije que estoy listo para comenzar un dialogo abierto, que incluya por supuesto el tema soberanía sobre las islas».

«Ella dijo que bueno, que sí que habría que empezar a conversar, las cosas llevarán años, pero lo importante es que comencemos. Y ella estuvo de acuerdo», continuó el Presidente, quien luego aclaró que el encuentro duró «un minuto, fue algo muy informal». Ante la enorme repercusión internacional de esas palabras su propia ministra de relaciones exteriores, Susana Malcorra, tuvo que salir a desmentirlo en el acto: “la soberanía es una cuestión por debatir con Gran Bretaña, pero de ahí a decir que el tema ya está en la mesa, y que ya hemos acordado avanzar en el tema hay un gran recorrido”. Desde el gobierno británico fueron más contundentes y negaron por completo que se esté hablando sobre la soberanía de las islas.

Macri pidió por Malvinas «en un minuto» y «muy informal»

En diciembre de 2018 el embajador argentino en Londres, Carlos Sersale, reconoció la soberanía de Gran Bretaña sobre las Islas Malvinas. Lo hizo a través de su cuenta de Twitter, en la que se refirió a los funcionarios británicos designados por la corona como “máximas autoridades de la isla”, una designación que le corresponde al gobierno argentino debido a la disputa abierta por soberanía. Este hecho no solo es inédito porque ningún diplomático se había expresado de esa manera desde la usurpación de 1833 sino porque, además, comprometió la negociación de Argentina con el Reino Unido. Ante la lluvia de críticas Sersale borró el tweet.  

Hace solo un mes, la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, relató una reunión secreta en la que se discutieron nuevos permisos para Gran Bretaña. Dijo en las redes sociales que “se evaluó avanzar en conformar una organización de ordenamiento pesquero reconociendo a Gran Bretaña como estado ribereño”. Es decir, que se le otorgaría un estatus que hoy no tiene, que le permitiría actuar como legítimo poseedor de esas tierras.

El museo Malvinas, sin bandera por falta de presupuesto

El gobierno también ha entregado permisos de explotación petrolera a empresas inglesas en enormes áreas adyacentes a las Malvinas. Pero tal vez el máximo símbolo fue la decisión del Banco Central de enviar a Londres US$ 462 millones en lingotes de oro. Se tratan de 11.000 mil kilos del metal precioso que forman parte de las reservas que pertenecen a todos los argentinos.

Un nuevo gobierno de Mauricio Macri marcaría sin duda el final de toda pretensión argentina sobre las Islas Malvinas dentro de un contexto de entrega de soberanía generalizado, justo en el momento en el que los países más poderosos del planeta tienden a resguardar su propia soberanía en forma creciente.

Comentarios

Comentarios

Sergio Wischñevsky

Sergio Wischñevsky

Historiador, periodista y docente de la UBA. Columnista en Radio del Plata en el programa Siempre es hoy. en Radio Nacional en el programa Gente de a Pie y en La Liga de la Ciencia.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 19/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto