Otro golpe a la educación

Compartir

En pleno conflicto con el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación por no fijar una paritaria nacional, los gremios docentes de las provincias ya negocian sus propios acuerdos. El futuro es incierto, pero se teme un incremento en la desigualdad salarial entre las provincias ya que las jurisdicciones más ricas podrían afrontar mejores aumentos. Además, a comienzos del mes, Bullrich anunció la disolución de la Subsecretaría de Gestión y Política Socioeducativa y de la Dirección de Gestión Educativa. La medida implica el cierre de más de una docena de áreas que delineaban políticas de carácter nacional. Otro comienzo de clases complicado.

Foto: Charo Larisgoitia/Fotosur

Una de las primeras jurisdicciones en sentarse con los gremios fue la provincia de Buenos Aires, a cargo de María Eugenia Vidal. El lunes comenzó la negociación en la que les ofreció un aumento del 18% anual dividido en cuatro cuotas. La cifra, que iguala la máxima inflación estimada por el oficialismo para todo el 2017, significaría un incremento de apenas $250 por mes durante el primer trimestre del año. Todos los gremios docentes provinciales rechazaron el ofrecimiento de Vidal por “insuficiente” y advirtieron que no están dispuestos a perder más poder adquisitivo. La negativa se produjo en un contexto en el que la inflación de enero rondó el 1,6% y se estima que será del 2% en febrero.

Días atrás, en la mesa de Mirtha Legrand, Vidal había intentado vincular el malestar con los gremios con cuestiones político-partidarias. “Es difícil de entender por qué no nos podemos poner de acuerdo con el gremio docente, si los docentes no están perdiendo, salvo que haya cuestiones políticas” disparó.

Sin embargo, y pese a su ofrecimiento para seguir de cerca los índices inflacionarios trimestralmente, los educadores no son crédulos.No tenemos por qué confiar en el gobierno que incumplió el acuerdo paritario 2016advierte, en diálogo con Nuestras Voces, el líder de Suteba, Roberto Baradel. Razones les sobran: el año pasado la mayoría de las jurisdicciones acordaron subas –en cuotas- de entre el 32% y el 34% para todo el año. Lo hicieron en febrero, pocas semanas después de que el propio Macri señalara que “nuestros números de inflación van a estar este año más cerca del 20 que del 25%”. El acuerdo que señala Baradel incluía una cláusula en la que las partes se comprometían a efectuar un monitoreo periódico de la inflación para que, en caso de experimentar subas no programadas, se reabriera la paritaria a mitad de año. Sin embargo, pese a que la inflación duplicó los cálculos y expectativas presidenciales, el acuerdo no se cumplió y no sólo las paritarias no se reabrieron sino que tampoco se sostuvieron las promesas de mantener vigentes los programas socioeducativos, los coros y orquestas juveniles, las radios escolares ni el programa conectar igualdad.

Desde la Federación de educadores bonaerenses (FEB) también rechazan la oferta y señalan que es urgente recomponer el salario perdido en 2016 y que “el aumento propuesto no alcanza siquiera para pagar los aumentos de luz, gas y agua que se vienen”. Sin embargo, desde el gobierno bonaerense parecen no escuchar los pedidos gremiales y redoblan la apuesta, anunciando que se les descontarán los días a los educadores que efectúen un paro a partir del 6 de marzo próximo, fecha en que deberían comenzar las clases.

La negociación con los educadores es clave, no sólo a nivel provincial donde representan casi la mitad de los empleados públicos de Buenos Aires, sino también a nivel nacional, ya que las paritarias docentes alcanzan a más de 950.000 trabajadores de la educación en el país.

¿Sistema? Educativo Nacional

La crítica situación no se da únicamente en Buenos Aires, sino que se replica en la CABA, Río Negro, Formosa, Misiones, Santa Cruz, Chubut, Neuquén y el resto del país. El origen del conflicto parte de la negativa de Esteban Bullrich a fijar un acuerdo paritario nacional, que sirva de piso para encarar las negociaciones provinciales. La maniobra no es nueva, sino que consiste en repetir lo que ha venido realizando desde que asumió: desprender al ministerio educativo nacional de tareas, planes, programas y funciones que le competen.

Este retraimiento del ministerio nacional no hace más que fragmentar aún más al ya disperso sistema educativo argentino, potenciando además sus desigualdades. Sucede que, al renunciar a su rol, el Estado nacional se relega a un papel secundario, de mero observador, pasivo, en el cual las jurisdicciones más acaudaladas podrán afrontar mejores aumentos para sus docentes y las más desfavorecidas se verán imposibilitadas de hacerlo debido al ahogo económico y financiero. Tal como indicara, meses atrás, Silvia Vázquez “bajo el lema de la federalización y el paradigma del emprendedorismo» el camino elegido por la actual gestión “parece ser el de la descentralización”.

De esta forma, Bullrich profundizaría la fragmentación del sistema educativo argentino, cuyos orígenes se remontan a iniciativas del último gobierno militar y el menemismo, que en su momento se encargaron de provincializar la educación primaria y secundaria. “El ministerio nacional libra a su suerte a las provincias, lo que aumentará las desigualdades salariales entre las jurisdicciones” indica a Nuestras Voces Roberto Baradel. El hecho “no es nuevo ni creativo” sino que corresponde a un claro “lineamiento neoliberal” en el que el gobierno nacional “se desentiende de la educación pública”, agrega.

Gráfico N°1. Salario Bruto del Maestro de Grado con 10 años de antigüedad- JS- Educación Común Valores a septiembre 2016 e Incremento Interanual Acumulado (sep’16 vs sep’15). Financiamiento Provincial y Nacional (1).

Tal como se observa en el gráfico N°1, durante 2016 el Estado Nacional desempeñó un rol fundamental para que, a través suyo, los docentes con salarios más bajos tuvieran aumentos mayores que lo de salarios altos. La situación era similar año a año desde el 2005, cuando estuvieron en marcha y de forma simultánea los Fondos del Incentivo docente (FONID) y los fondos compensatorios. De esta forma, el Estado ejerció durante más de una década un rol activo y presente que permitió reducir significativamente la brecha salarial entre las provincias. Sin embargo, estos datos parecen no alcanzar a modificar la actitud del ministro Esteban Bullrich quien, obstinado, insiste en darle la espalda a la paritaria nacional y con ella a millones alumnos, que perderán días de clase porque sus docentes cobran salarios de pobreza.

Desmantelamiento educativo

Los primeros días de febrero y por voluntad de Esteban Bullrich, se les comunicó a los trabajadores del ministerio que se disolverían la Subsecretaría de Gestión y Política Socioeducativa y la Dirección de Gestión Educativa. Desde la comisión interna de ATE denuncian que la medida ataca «el corazón pedagógico» de la institución ya que con su desarme dejarán de existir -entre otras- las direcciones de nivel (inicial, primaria, secundaria); las ocho modalidades (técnico profesional, artística, especial, jóvenes y adultos, rural, EIB, encierro, hospitalaria) y los Programas de Educación Sexual Integral y Educación y Memoria. Tal como explican los trabajadores del ministerio, las áreas disueltas ayudaban a «reparar la fragmentación que había provocado la Ley Federal de Educación en los años noventa»; desarmarlas implica abandonar las políticas nacionales en pos de la creciente provincialización.

Con la provincialización de la paritarias y la disolución de áreas en el ministerio nacional, se infiere entonces que el objetivo último de quienes encabezan hoy la cartera educativa consiste en transferir la mayor cantidad de políticas y responsabilidades a las provincias y orientar al ministerio a actuar exclusivamente como un órgano encargado de evaluar docentes y efectuar control curricular.

@mpsosa88

Comentarios

Comentarios

Martín Sosa

Periodista. Escribe sobre educación, política y economía. Colaboró en Página/12 y Le Monde Diplomatique. Forma parte de la Fundación Germán Abdala y del staff de comunicación de la Universidad Nacional de Hurlingham (Unahur)

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 27/05/2022 - Todos los derechos reservados
Contacto