Paritarias: intendentes que rompen el techo de Vidal

Compartir

En la provincia de Buenos Aires existe un pequeño grupo de intendentes que, pese al pacto fiscal que propuso María Eugenia Vidal, logró romper el techo propuesto del 15 por ciento para la recomposición salarial. El mejor acuerdo fue firmado el pasado viernes por Pablo Zurro, intendente de Pehuajó.

El intendente del Partido de Pehuajó cerró el pasado viernes la paritaria de los trabajadores municipales en un 32,5 por ciento. El acuerdo, realizado con UPCN y el Sindicato de Trabajadores Municipales, no tiene precedentes en lo que refiere a negociación paritaria durante el 2018.

“Decidimos darles un fuerte respaldo con este incremento, ya que confiamos que son pilares para la construcción de un Pehuajó cada vez más grande”, dijo el intendente del Frente para la Victoria en declaraciones a la prensa. De esta forma, Pablo Zurro se sumó al reducido grupo de intendentes que decidió romper el pacto fiscal que la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal intentó promover.

Ajuste en cuotas

Ya en diciembre del año pasado Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda, había anunciado la suba de un 30 por ciento para los trabajadores estatales. En Ensenada y San Antonio de Areco, a cargo de Mario Secco y Francisco Durañona respectivamente, el incremento había sido del 25 por ciento y en Castelli, bajo la intendencia de Francisco Echarren, se acordó una suba del veinte por ciento.

Bajo la amenaza de perder ayuda del gobierno provincial, un selecto grupo de intendentes priorizó el salario de los trabajadores. El acuerdo de Zurro es, por ahora, el mejor acuerdo paritario firmado.

Paritarias a la baja

La decisión del intendente resulta novedosa en un contexto nacional y provincial de flexibilización laboral y paritarias a la baja. Fue el mismo dia en el que Zurro firmaba un 32,5 por ciento para empleados municipales, que María Eugenia Vidal ofrecía a los docentes un diez por ciento en tres cuotas por seis meses. La propuesta de cobrar un cinco por ciento retroactivo a enero, un tres por ciento en abril y un dos por ciento en junio no cumplió con las expectativas de los trabajadores y se espera un paro docente para el próximo miércoles.

A nivel nacional, los trabajadores bancarios también rechazaron la recomposición salarial de apenas un 15 por ciento. El paro de 48 horas implementado la semana pasada podría repetirse si mañana por la tarde, cuando se retomen las negociaciones, las cámaras empresarias del sector no ajustan el porcentaje al índice de precios al consumidor.

El tarifazo, una bomba-racimo

En la Ciudad, los metrodelegados – agrupados en la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) – también desarrollaron un plan de lucha que incluye paros y paso libre por molinetes para los usuarios. El sector aceptó desde la UTA una mejora salarial del 15,02 por ciento que los trabajadores rechazan: “Son propuestas insuficientes y alejadas de los reclamos del sindicato”, explicó el dirigente Enrique Rositto.

Los gremios ferroviarios aceptaron el pasado viernes un 15 por ciento en dos cuotas y confiaron en el compromiso estatal de generar una nueva reunión en septiembre para evaluar las condiciones. También Suterh, con Víctor Santa María a la cabeza, firmó tiempo atrás un ajuste salarial en dos tramos pero del 12 por ciento (8 por ciento en abril y 4 por ciento en agosto).

Luz y Fuerza, Comercio, Aceiteros, petroleros y UTA son algunos de los gremios más fuertes que, con diferencias en su implementación, cerraron paritarias de un quince por ciento mientras que las metas inflacionarias del gobierno ya se vieron superadas y desde el sector privado estiman que serán superadas por entre un cinco y un diez por ciento.

Inflación, el fracaso

Desde los inicios de su campaña, Cambiemos aseguró que la cuestión inflacionaria sería resuelta casi de manera automática. El presidente Mauricio Macri anunció en reiteradas oportunidades que “lo más sencillo” de su gestión sería bajar la inflación. Sin embargo, tal como indicó la periodista e integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) Débora Ascencio, el oficialismo “no acumula más que fracasos en el control de esta problemática. En el primer año de gobierno, el incremento de los precios fue exponencial (41%) y allí el incremento de las tarifas y la devaluación fueron los grandes determinantes. El 2017 cerró con una inflación del 24,8%, niveles sin duda altos pero sin peso de las tarifas por ser un año electoral. El 2018, lleva en el primer trimestre una inflación acumulada del 6,7%, muy lejos de la meta del 15% del BCRA. El gobierno argumenta que en el segundo semestre la inflación caería, pero para hacerlo en los niveles requeridos para alcanzar el 15% anual, tendríamos que alcanzar una inflación mensual del 0,6%, algo completamente inverosímil”.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/10/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto