“El Poder Judicial formalizó el estado de excepción”

Compartir

“En Brasil ya no tenemos reglas básicas de derecho constitucional”, aseguró Cristiano Zanin Martins, abogado del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, en una entrevista exclusiva con Nuestras Voces. Junto a Valeska Teixeira Zanin Martins, también abogada de Lula, conversaron sobre la ilegalidad del Lava Jato y el rol de la justicia en la persecusión de los opositores políticos. La abogada denunció que el juez Sergio Moro pinchó los teléfonos de todos los abogados del ex presidente y que cuando lo descubrieron dijo que había sido “sin querer”. Graciana Peñafort, abogada de Cristina Fernández de Kirchner, también participó de la entrevista y sostuvo que “los tribunales internacionales son hoy la única herramienta y la única esperanza de terminar con esta persecución”.

Valeska Teixeira Martins y Cristiano Zanin Martins

Lula Da Silva y Cristina Fernández de Kirchner no sólo compartieron el tiempo cronológico de sus mandatos presidenciales, ambos reelectos por amplias mayorías. Los dos son ahora víctimas del revanchismo de la derecha continental con un acoso judicial que elude los límites del Estado de Derecho con la destreza de un elefante en un bazar, protegido por un inédito sistema de condena mediática.

Nuestras Voces conversó con Valeska Teixeira Zanin Martins y Cristiano Zanin Martins, abogados de Lula, y con Graciana Peñafort, –que junto a Alejandro Rúa– representa a Cristina Fernández de Kirchner y a su ex canciller Héctor Timerman, en la presentación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que la Corte Interamericana de Derechos Humanos intervenga ante los constantes abusos del sistema judicial argentino sobre ellos.

– Siendo que ustedes son abogados de los ex presidentes Lula Da Silva y Cristina Fernández de Kirchner, quiero consultarles sobre si esta situación de ex presidentes con un amplio acompañamiento popular que se ven en una situación de persecución judicial es anómala en la historia, tanto de Brasil como de Argentina.

Valeska Teixeira Zanin Martins: No es la primera vez. Tenemos otros antecedentes en la historia que también pasaron por las mismas acusaciones sin materialidad. Lo que pasa hoy en día es la asimetría de este ataque que es gigante. El ex presidente Lula tiene nueve acciones penales en su contra, totalmente sin lógica, sin pruebas, sin ninguna materialidad. Además de estas nueve acciones que son diversas investigaciones, diversas peticiones en el Supremo Tribunal Federal, investigaciones ocultas que no sabemos ni dónde están, pero aparecen cuando hay algún hecho político sobre el cual se les hace necesario, por decirlo así, tirar una bomba de humo. Este caso es paradigmático en la historia mundial. El número de frentes abiertos en lo judicial es enorme. No solamente eso, sino también el frente mediático: nosotros escribimos de 5 a 20 notas para la prensa por día. Tenemos la demanda judicial y también la demanda de los medios de comunicación, que busca sofocar a este nuevo enemigo que es el “enemigo electo”. Busca sofocar con el tiempo, perdiendo recursos financieros. Es precisamente esta táctica que nosotros identificamos similar a la que se realiza contra la ex presidenta CFK.

Graciana Peñafort: En Argentina creo que es la primera vez en la historia en que los mecanismos judiciales tienen este nivel de efectividad. Perón fue perseguido luego de ser derrocado, pero siempre una persecución empujada por pequeños sectores de poder permanente en Argentina y no incluía la movilización popular para darle sustento a esta persecución. Lo que cambia ahora tiene que ver con cómo ha cambiado la estructura de medios de la Argentina y de la región. Con la manipulación de la opinión pública y sobre todo la manipulación emocional de la opinión pública para darle volumen a la persecución política. En pocas palabras, hay un pueblo que puede estar mejor o peor, ese pueblo es convencido a través de medios de comunicación de maneras muy sutiles inclusive, a través de estereotipos de programas humorísticos, de que buena parte de sus tragedias y problemas cotidianos dependen de la política y cuando hablan de la política siempre representan a la política como aquellos líderes de sectores populares. La política no es cosa de ricos, los ricos administran, son empresarios, si tienen algún hecho de corrupción es puramente un tema empresarial no vinculado a la cosa pública, mientras que los líderes populistas sí son corruptos, malos, sucios, feos. Con ese volumen generan una presión que se retroalimenta y encuentra un receptor y un ejecutor leal en los poderes judiciales del estado. Poderes judiciales que, en parte por la hoguera de las vanidades, en parte por un sentido de pertenencia de clase del sector, y en parte también por un enorme conservadurismo, por ser el menos renovado de los poderes de la democracia en toda la región. Eso es el Lawfare, la utilización de mecanismo típicos de la democracia como la libertad de opinión y el republicanismo la división de poderes para vulnerarlos, tergiversarlos y utilizarlos como manera sutil.

La proscripción de Lula

– En este contexto que es parecido en Brasil y en Argentina, ¿se puede hablar de que sigue existiendo el estado de derecho, cuando es tan asimétrica la relación, como planteaban, entre jueces, medios y un ciudadano o ciudadana ex presidente?

Valeska Teixeira Zanin Martins: Voy a citar al propio Tribunal Federal, que es la Corte de Apelación de la operación Lava Jato. Cuando en marzo del 2016 se lo buscó a Lula en su propia casa y fue detenido, hubo una serie de violaciones a los Derechos Humanos, la divulgación de los audios, etc. A partir de allí, algunos abogados entran con una representación ante el Tribunal Federal de la 4ta región por causa de esas violaciones ocurridas contra el ex presidente Lula y su familia. Resultado: la Corte Especial, o sea los jueces más antiguos del Tribunal se reunieron, y por 13 a 1 decidieron que, la operación Lava Jato por ser excepcional no precisaba seguir las leyes. Entonces, no necesito decir nada más.

Cristiano Zanin Martins: Se formalizó el estado de excepción por parte del mismísimo poder judicial

Graciana Peñafort: Un proceso especial por fuera de las leyes ordinarias.

Cristiano Zanin Martins: Para la operación Lava Jato, pero la misma se transformó en un proceso general. La verdad es que ya no tenemos un solo juez natural, ya no tenemos reglas básicas de derecho constitucional, de Derechos Humanos. Es una operación que tomó el imaginario de la población como la única salvación contra la corrupción. Y ahí vamos a entrar en otra táctica del Lawfare –que es la manipulación de una falsa causa– que es “si nosotros extirpáramos la corrupción del país, nosotros viviríamos bien, tendríamos bienestar, habría salud, habría educación”. Eso viene desde 2013, esa manipulación de esta táctica, de esta falsa causa, hasta que llegamos al día de hoy a la Operación Lava Jato y parece que la población brasilera entiende que la Lava Jato es la única posibilidad de recuperación de la Nación. Es eso lo que fue vendido, más allá de las leyes, más allá de la Constitución, supuestamente la operación Lava Jato estaría al servicio de un bien mayor.

Graciana Peñafort: En Argentina el Estado de derecho está severamente vulnerado porque además de la vulneración a las garantías y normas procesales que tienen todos los ciudadanos de un país, como el debido proceso, el juez natural, la necesidad de pruebas para destruir el principio de inocencia, además, en Argentina han instaurado un sistema de privación ilegítima de la libertad de opositores políticos y miembros del ex gobierno que no solo no requiere una condena –porque no hay condena que los declare culpables– sino que ni siquiera requiere de la existencia de pruebas. Detienen, y están en prisión, personas como Carlos Zannini, o Milagro Sala, o la prisión que querrían aplicarle a CFK, por las dudas que interfieran la investigación personas que son personas públicas, por lo tanto no existe ningún riesgo de que se den a la fuga. Que han estado a derecho a todo lo largo del proceso y que además son investigaciones que formalmente han sido concluidas. No hay investigación que pudiese ser interrumpida porque la investigación fue concluida y un ejemplo paradigmático y tremendo fue el del vicepresidente Amado Boudou, que fue detenido incluso antes de permitirle ejercer su derecho a defensa a través de la declaración indagatoria y que 70 días después de haber sido detenido no había ningún juez en la Argentina que le hubiese dictado la prisión preventiva.

Valeska Teixeira Zanin Martins: Quiero resaltar algo que es muy grave para cualquier estado de derecho que es lo que les está pasando a los abogados de Brasil. Siempre, una de las tácticas de los estados autoritarios y totalitarios a lo largo de la historia fue intimidar a los abogados de defensa. En el caso del ex presidente Lula el teléfono de nuestro estudio fue interceptado, todos los teléfonos de los 25 abogados fueron “pinchados”, teléfonos de 300 clientes “pinchados”, el teléfono celular del socio fundador del estudio, porque el abogado es amigo del ex presidente fue pinchado con esa justificación. Y él no era investigado. Y ahora, dos años después, tenemos acceso a esos audios y durante el proceso ellos mapearon toda la defensa. Tenían todo mapeado.

Cristiano Zanin Martins: Estaban siguiendo todo aquello que la defensa discutía para poder implementar una estrategia propia. Eso está demostrado, está comprobado. Es el mismo juez.

– A ver si entendí bien. El juez Sergio Moro, que vino a la Argentina como si fuera el rey de la justicia universal, les interceptó los teléfonos a ustedes y a todo el estudio de abogados, y armaba la estrategia de persecución a Lula teniendo las escuchas de ustedes…

Abogados de Lula a coro: ¡Sí!

Cristiano Zanin Martins: Escuchaba nuestras conversaciones y las conversaciones de colegas abogados del estudio, de colegas abogados de otro estudio que también participan de la defensa. Nuestras conversaciones fueron escuchadas, anotadas, y ellos seguían los pasos de la defensa antes de que fueran llevados a cabo.

Valeska Teixeira Zanin Martins: Cuando se interceptan los teléfonos, la telefónica avisó: “Esto es un estudio de abogados”. Moro hizo como si nada, y mandan de nuevo: “Esto es un estudio de abogacía”, y lo mismo. Y cuando va el ministro del Supremo Tribunal Federal, Teori Zavascki, que falleció, que era responsable por la operación Lava Jato, cuando él le llama la atención a Moro, éste le dice que fue sin querer y que iba a destruir los audios. Nosotros descubrimos que esos audios estaban en la secretaría para que todo el mundo los escuchara. Todos los audios: conversaciones particulares, de abogados, conversaciones profesionales, sigilos profesionales, todo.

Dilma Rousseff: “Están preparando la segunda etapa del golpe en Brasil”

– ¿Hay posibilidad de que vayan presos Lula y Cristina? ¿Y qué piensan que puede pasar en caso de que suceda?

Valeska Teixeira Zanin Martins: En Brasil, nuestra Constitución en su artículo 5to dice lo siguiente: “Nadie será considerado culpable hasta la firmeza de la sentencia penal condenatoria”. Esta anticipación de pena que hoy en día la operación Lava Jato reza fue engendrada para presionar a las personas, a los posibles delatores. Ante la posibilidad de ir presos en una segunda instancia por supuesto van a decir lo que la operación Lava Jato quiere, ellos siguen un guión. Los delatores se sientan frente al procurador y siguen un guión pre programado. Hay algunos, por ejemplo, que se sientan, el juez Cristiano los cuestiona y no saben lo que dijo. Responden: “No sé. El abogado es el que sabe”. La presión en segunda instancia fue engendrada para presionar delatores. El propio juicio –esa revisión que el supremo tribunal federal hizo de la Constitución– no es realmente una revisión, sino más bien una alteración del texto constitucional. No hay interpretación que pudiera caber allí de ese texto constitucional. Igualmente, esa revisión no significa prisión inmediata en segunda instancia, lo cual es más una arbitrariedad cometida por el Tribunal Regional Federal de la 4ta región que es el tribunal de apelación que ya decretó en el juicio ejecución inmediata después de la decisión final del tribunal. Ahora presentamos un hábeas corpus y cuando fue denegado presentamos otro con el Supremo Tribunal Federal. Tenemos la esperanza, no sólo por la cuestión de la presión en segunda instancia, sino por el hecho de que este proceso contra el ex presidente Lula es flagrantemente nulo; un hombre que es inocente y un proceso que es nulo no solamente por la incompetencia territorial que él mismo reconoce en la sentencia, sino también por las otras nulidades procesales, porque no hubo el debido proceso legal, estamos muy esperanzados de que el Supremo Tribunal Federal reconozca la ilegalidad de una eventual prisión.

Graciana Peñafort: En Argentina creo que la situación claramente apunta a la prisión de los opositores. Puntualmente en el caso de CFK junto con el ex canciller Héctor Timerman, ya nos presentamos ante la Comisión Interamericana para luego llegar a la Corte e inclusive hemos presentado el caso ante la opinión consultiva de cómo se utilizan los mecanismos democráticos para pervertir la propia democracia. Estamos convencidos que los tribunales nacionales no ofrecen hoy las más mínimas garantías para llevar adelante un juicio y que incluso cuando quisieran ofrecerlo el entramado político y mediático tampoco les daría la libertad de acción. Yo no sé si es que los jueces están convencidos de hacer lo que están haciendo, tal vez algunos sí, pero tengo claro que aquellos que no lo están no se animan a dejar de hacerlo porque no tienen un contexto. Con lo cual estoy convencida que los tribunales internacionales son hoy la única herramienta y la única esperanza de terminar con esta persecución que está costando vida, honor, buen nombre, libertad, y está generando un verdadero retroceso político en cada uno de los países y en toda la región.

Valeska Teixeira Zanin Martins: Personas que son políticamente activas son judicializadas y aquellas que no lo son, son intimidadas.

– En ambos casos, pero especialmente en el de Lula donde ya se plantea la posibilidad de ser presidente de nuevo, y de hecho le va muy bien en las encuestas, ¿discuten, en el caso de que ganara la elección, qué hay que hacer con ese poder judicial?

Valeska Teixeira Zanin Martins: – [Risas] Buena pregunta. La verdad, creo que tiene que haber un profundo cambio para que este tipo de arbitrariedades no ocurran más. El hecho de que el tribunal dijera que la operación Lava Jato puede accionar por fuera de la ley es un escándalo jurídico internacional, así caracterizado por el propio Zaffaroni. Necesitamos cambios que permitan que el poder judicial brasilero represente mejor a la sociedad. Eso es uno de nuestros puntos de denuncia ante la ONU. Ante el comité de Derechos Humanos de la ONU el ex presidente Lula fue el primero que presentó un comunicado individual de violaciones al pacto de derechos civiles y políticos de la ONU. Violaciones groseras que tienen que tener sanciones. Y ahora la propia ONU caracterizó como excepcional el caso y por lo tanto tiene un trámite más rápido y estamos esperando la admisión de este proceso para que las violaciones puedan ser juzgadas por 18 jueces independientes e imparciales alrededor del mundo. O sea, que no estén tan sujetos a esta intimidación que los medios de comunicación hacen permanentemente junto con los jueces y miembros del poder judicial en Brasil.

Graciana Peñafort: No me cabe duda de que una vez que se supere esta etapa va a ser necesario que los pueblos volvamos a pensar nuestra institución poder judicial en los términos de cuánto poder se puede administrar sin ningún tipo de control. Yo creo que el problema del Poder Judicial no es el poder de administrar justicia, es la ausencia de controles democráticos sobre esa administración de justicia. Y sobre eso la democracia debería poner un ojo atento porque cuando no hay poder judicial y no hay administración de justicia no hay derechos y sin derechos no hay democracia.

Traducción: Julia Rigueiro

Comentarios

Comentarios

Ari Lijalad

Ari Lijalad

Periodista, politólogo y documentalista. Ganó el premio Democracia en la terna Periodismo Gráfico y Digital por su investigación sobre Correo Argentino en este portal (2017). Es columnista en Radio del Plata y FM La Patriada. Compiló los libros La Argentina gobernada por las corporaciones y Plan Macri, ambos en 2016.

Hacé tu anotación Sin anotaciones