Pompeo y Macri usan la AMIA para la escalada contra Irán y militarizar la Triple Frontera

Compartir

Mike Pompeo visita la Argentina para terminar de insertar a Latinoamérica en la política exterior de los EEUU basada en la intervención a través de la supuesta lucha contra el terrorismo y las drogas, libreto que el gobierno de Macri reproduce e instala. Aprovechó el 25 aniversario del atentado contra la AMIA para impulsar la escalada bélica contra Irán y la militarización de la Triple Frontera.

El gobierno argentino recibe con alfombra roja al Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo, un halcón de la diplomacia del norte. Pompeo disertará hoy en la segunda edición de una cumbre antiterrorista continental, donde el Palacio San Martín oficia de anfitrión a pares de la región. La agenda del encuentro estará centrada en el intento estadounidense de que América Latina asuma las hipótesis de conflicto del gobierno de Donald Trump, que tiene a la amenaza iraní y a la organización político militar libanesa Hezbollah en su mira. 

La industria cinematográfica de Estados Unidos suele elegir en los últimos años al copioso e intrincado escenario de la Triple Frontera mesopotámica como lugar de rodaje en films que narran el asentamiento de milicianos islámicos en ese lugar. Hollywood siempre lleva a la pantalla grande las hipótesis de conflicto que, previamente, el Pentágono despliega en sus mesas de arena.

El Departamento de Estado comenzó a advertir sobre la instalación de células dormidas de la organización político militar chiíta Hezbollah en el triángulo fronterizo comprendido por las ciudades de Puerto Iguazú, Ciudad del Este y Foz de Iguazú tras los atentados terroristas cometidos contra el World Trade Center en septiembre del 2001. Desde entonces, un Comando Tripartito de fuerzas de seguridad de los tres países –Argentina, Paraguay y Brasil- con el auxilio de los Estados Unidos monitorea la zona. Washington aduce, además, que Hezbollah se aprovecha del crimen organizado y el comercio ilícito estructurado en la zona mesopotámica para hacerse de fondos que luego envía hacia Medio Oriente por rutas impositivas no declaradas.

El gobierno de Donald Trump, cuya principal tensión geopolítica hoy es con Irán, y por lo tanto con las organizaciones chiítas que comulgan con Teherán, retomó con fuerza desde su asunción una línea de trabajo que tiene en la mira a Hezbollah a y su supuesta penetración en el arco común de la Triple Frontera. El gobierno de Mauricio Macri viene alineándose desde un primer momento con esa agenda. El año pasado, por ejemplo, cuatro expertos estadounidenses en armas de destrucción masiva y tres funcionarios de la embajada de ese país en Buenos Aires capacitaron a miembros de las tres Fuerzas Armadas, del Ministerio de Salud, de Seguridad, la Cancillería y la Aduana en un trabajo teórico cuyo ejercicio consistía en impedir el eventual tráfico de armas de destrucción masiva en un territorio ficticio ubicado en la Mesopotamia.

A la orden de los halcones del Pentágono

El gobierno argentino decidió tomar el 25 aniversario del atentado terrorista contra la sede de la mutual judía de la AMIA para reforzar su alineamiento con su par estadounidense. La Casa Rosada emitió, en ese sentido, una batería de decretos presidenciales para blindar al país contra la presencia de la organización Hezbollah, catalogada por la Justicia argentina como responsable logístico e intelectual de una de las mayores tragedias ocurridas en el país. 

En principio dos de esas medidas son de carácter simbólico. El gobierno fijó el 18 de julio como día de duelo nacional para honrar la memoria de las víctimas del atentado a la AMIA, además amplió la cobertura de las indemnizaciones económicas a empleados de la mutual que no habían recibido ningún apoyo del Estado. A su vez, Argentina inaugura con la visita de Mike Pompeo el denominado Registro público de personas y entidades vinculadas al terrorismo y su financiamiento.

De esa manera, la presencia o el financiamiento a Hezbollah es ilegal en Argentina. La Unidad de Información Financiera considera, a su vez, que la organización iraní ha estructurado una ruta del dinero ilícita que nace en la Triple Frontera. De hecho, a través de un comunicado de prensa, la UIF remarcó el último jueves que “en 2018 congeló bienes y dinero de integrantes de una organización ligada a Hezbollah, de estrechos vínculos con Irán, tras una maniobra para lavar 10 millones de dólares en un casino de la localidad de Iguazú”.

Por todo lo mencionado el gobierno argentino parece estar incurriendo en el mismo sobre posicionamiento geopolítico endilgado, en su momento, por Cambiemos a la última administración de Cristina Fernández por su decisión de abrir un canal de diálogo con Irán. Así como el macrismo acusó al kircherismo de alinearse con la diplomacia de Medio Oriente, hoy la Casa Rosada suscribe y tomas como propias hipótesis de guerra extraterritoriales, en este caso trazadas en los escritorios del Pentágono.

Un grupo de tareas para Bullrich

Edgar Medina es corresponsal del diario paraguayo Última Hora en la zona de la Triple Frontera. A él le preguntamos cuán real ve el enraizamiento de la red libanesa en el lugar donde reside y trabaja. “La mayoría de los libaneses se asentaron acá atraídos por la actividad comercial de la zona. En general, esa comunidad trabaja como importadores de productos chinos. La comunidad árabe llegó a la Triple Frontera huyendo de las guerras de sus países. Un familiar cercano suele decirme lo siguiente: ‘un día cualquiera podes perder tu casa por el estallido de una bomba’. El éxodo, entonces, siguió una hoja de ruta parecida entre los libaneses: primero Francia, luego Colombia, más tarde la Triple Frontera, sobre todo en las ciudades de Foz de Iguazú y Ciudad del Este. En la última ciudad es donde suelen tener sus negocios. La comunidad libanesa recibe remesas de sus familiares que viven en Europa. El tráfico de armas y de estupefacientes sí es una realidad candente en la región. Paraguay es un país tránsito del tráfico de cocaína, y productor de una de las marihuanas más requeridas en el mundo. En ese contexto, hay ciudadanos provenientes del Líbano que han sido detenidos y extraditados a los Estados Unidos por esos delitos”, advierte Medina a Nuestras Voces.

Por otro lado, FEARAB (Confederación de Entidades Argentino Arabes) envío una notificación oficial el último miércoles al Palacio San Martín en relación a los mencionados decretos emitidos por el Poder Ejecutivo. En un párrafo significativo de la misiva advierten lo siguiente en relación a Hezbollah: “A diferencia de grupos extremistas internacionalmente reconocidos como Al Qaeda, ISIS o Frente Al Nusra, que parecen no preocupar a esta iniciativa, el movimiento político libanés es un partido político oficial con actual participación en el Gobierno de la República del Líbano, que encabeza el presidente Michel Aoun, así como con una presencia de 13 bancas de las 128 del Parlamento de dicha nación levantina”.

En diálogo con Nuestras Voces, Jodor Jalit, investigador del Instituto en Diversidad Cultural  de la Universidad Nacional de Tres de Febrero y experto en la agenda política de Medio Oriente, considera que: “El compromiso argentino con la agenda antiterrorista de EE.UU. intenta desde el 2015 superar el percance diplomático que hubo entre los dos países cuando el ex Canciller Timerman exigió inspeccionar en el 2011 un avión militar estadounidense arribado en nuestro país. Ahora bien, si esa agenda se enfoca en la amenaza chiíta se parte de una visión fallida. No hay una amenaza chiíta per se porque no hay un énfasis deliberado de esa comunidad para atacar Occidente. El riesgo sí parte de organizaciones políticas fundamentalistas como Al Qaeda o Estado Islámico. Entonces, creo que la cumbre de Buenos Aires busca homologar la legislación de la región con los criterios antiterroristas usados por los Estados Unidos en sus normativas. Por último, considero que los decretos generarán rispideces con un gobierno amigo como el Líbano, uno de los principales importadores de yerba mate argentina. Y, a su vez, las medidas van a ahondar las grietas internas de las comunidades árabes, musulmana e israelí asentadas en el país”.

Waldo Wolff, el lobo de AMIA Y DAIA

Jalit compartió su mirada acerca de cuál es, a su entender, el perfil político de la organización Hezbollah: “Ellos nacen a principio de los años 80 como una organización militar irregular para responder a la ocupación israelí del sur de Líbano. Al mismo tiempo desarrollan tareas de asistencia social a las familias civiles afectadas en esa zona convulsionada. Luego, a partir de los 90, comienzan a participar de la política libanesa y se estructuran como partido político. Como una de las cuatro fuerzas políticas principales del país han estado a cargo de ministerios, y cuentan con representación legislativa. Hoy en día Hezbollah es parte de la coalición oficialista libanesa”.

Por último, el periodista Edgar Medina considera que: “Es difícil determinar con exactitud la existencia de células dormidas de Hezbollah en la zona. Repito, la mayor parte de los libaneses que conocemos se dedican al comercio de rubros diversos: electrónica, perfume, bebidas. Claro, buena parte de ese comercio hace magia contable y evade impuestos, tanto a nivel local, como al momento de mandar su flujo de ganancias al exterior. Una parte de la comunidad también está implicada en la falsificación de productos de marcas de primera línea. Eso es lo que se ve de forma abierta y visible, la participación de ciertos sectores de la inmigración libanesa en el comercio ilegal de productos. En ese sentido, la principal hipótesis de los EE.UU. sospecha que esas divisas generadas recorren un circuito no declarado de transferencias hasta llegar al Líbano para socorrer a Hezbollah. Entonces, la existencia en sí de células o milicianos terroristas no ha sido demostrada aún con registros fácticos contundentes. Por ese hecho, la filiación orgánica al partido Hezbollah, no ha sido procesado ningún libanes que viva en la zona”.

Comentarios

Comentarios

Emiliano Guido

Emiliano Guido

Periodista especializado en política internacional. Forma parte del Programa de Integración Regional y Financiamiento para el Desarrollo en Fundación SES (Argentina). Ganador del Premio José Martí (2006) otorgado por la agencia Prensa Latina.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 20/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto