Precios Cuidados vuelve para regular el mercado

Compartir

Precios Cuidados es un programa que tiene como objetivo principal incidir en el conjunto de precios de mercado y garantizar el abastecimiento. Durante el macrismo se transformó en una canasta barata para sectores de bajos ingresos. El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) analiza el relanzamiento del programa que incorpora más primeras marcas e incluye más carnes y embutidos, más frutas y verduras, más panificados y más productos para bebés. El marco temporal vuelve a ser anual para evitar “la puerta giratoria” de productos y se retoman las fiscalizaciones.

A raíz de la inclusión de la Coca Cola como uno de los productos que componen la canasta, el relanzamiento del programa Precios Cuidados generó una serie de interrogantes en torno a la función social que cumple el programa en la economía. La Secretaria de Comercio Interior, Paula Español afirmó: “Con la incorporación de más primeras y segundas marcas, el objetivo es ofrecer referencias de precios a los consumidores y también poder garantizar el abastecimiento”.

Para comprender cabalmente de qué se trata Precios Cuidados, en esta nota analizamos sus orígenes en 2014, las transformaciones operadas por el macrismo, las características del relanzamiento actual y algunas propuestas elaboradas por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) para profundizar su alcance en el futuro. Para entender las nuevas características del programa, resulta fundamental considerar la noción de precio de referencia. Precios Cuidados no es una canasta con precios baratos, no es una canasta “de oferta”, sino que es una canasta que tiene por objetivo principal incidir en el conjunto de precios de mercado.

Las 10 peores medidas de Macri

El relanzamiento actual

Para entender el relanzamiento actual es fundamental considerar la idea de precio de referencia. Si bien el nuevo Programa incluye sólo 311 productos (menos que en las versiones anteriores) se insertan en los principales productos de cada segmento de consumo (según volumen de ventas), lo que permite que sus valores sean referencia para los precios del resto de los productos menos representativos de su segmento. Precios Cuidados no es una canasta con precios baratos, no es una canasta “de oferta”, es una canasta que tiene por objetivo incidir en el conjunto de precios de mercado.

El debate público sobre la introducción de la Coca Cola es muestra de ello. En el programa preexistente, de enero 2019, con la gaseosa cola Cunnington solo cubría solamente el 1% del mercado de gaseosas. En contraste, con la incorporación de la Coca Cola se alcanza el 42%. El objetivo es que el resto del mercado de gaseosas mueva sus precios al ritmo de lo acordado con Coca Cola, que ya se lleva casi la mitad de las ventas, es decir, es referencia.

Por otro lado, la canasta de Precios Cuidados de enero 2020 presenta numerosos cambios cualitativos. Aunque es una canasta con menos productos, su composición incluye más carnes y embutidos, más frutas y verduras, más panificados y más productos para bebés. A pesar de ser una canasta más acotada en tamaño, la nueva canasta de Precios Cuidados tiene el doble de productos referentes y que efectivamente se corresponden con la canasta de consumo cotidiana, respecto de los que contenía el acuerdo de noviembre de 2019.

En este sentido, la composición de la canasta de Precios Cuidados se corresponde con el objetivo antiinflacionario. El debate en tono a la calidad de los productos consumidos por la población es atendible, pero sin desconocer la función económica que tiene el establecimiento de precios de referencia en los bienes que efectivamente la población más consume. Con el objetivo de aportar ideas para su implementación futura, el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realiza una serie de recomendaciones tales como la incorporación de mayor variedad de productos, mayor capilaridad en los comercios adheridos (en este sentido la incorporación de supermercados chinos puede constituir un buen avance).  Si bien el objetivo principal del Programa se relaciona con la regulación de los precios principales del consumo masivo y no es su meta la alteración de las pautas de consumo de la sociedad, existen formas complementarias para tender a transformar los hábitos de consumo, sin poner en jaque el rol de precio de referencia. En este sentido, CEPA propone la implementación de un semáforo que muestre las características saludables o no de un producto, similar a lo acontecido en países como Chile, México, Perú y Uruguay donde se exhibe un sistema de rotulado cuando el producto es alto en calorías, azúcares, sodio, etc. También sería de utilidad la incorporación de medicamentos a mediano plazo, dado el marcado aumento que han manifestado estos bienes en los últimos años. En este sentido, podrían pensarse canastas y acuerdos sectoriales del tipo “canasta de primera infancia”, “canasta de personas mayores”, “canasta de consumos femeninos”, entre otros.

La mentira de «Precios Cuidados»

Antecedentes

El Programa de Precios Cuidados fue creado en 2014 con el objetivo establecer precios de referencia para una amplia gama de productos, arbitrando al mismo tiempo en la distribución del excedente entre proveedores, productores, distribuidores y consumidores en el marco de mercados altamente concentrados. El programa surgía como sucesor de “Mirar para cuidar” que sólo se abocaba al control de precios en el eslabón final de la cadena, dejando a libre albedrío lo que ocurría al interior de la cadena de producción y pagos, donde los supermercados trasladaban sus costos a proveedores. En cambio, Precios Cuidados se hacía cargo de la difusión, propaganda y negociación con otros integrantes de la cadena, lo que resultó muy beneficioso para las pequeñas empresas. Luego de la devaluación de 2014, precios cuidados buscó evitar abusos en las góndolas, plasmándose en la desaceleración inflacionaria de 2015.

Si bien el programa se popularizó por su propósito antiinflacionario, sus objetivos también están relacionados al control oligopólico a través del establecimiento de precios de referencia, distribución del excedente, diversificación de proveedores y productores, entre otros. Precios Cuidados se propuso como objetivo de mayor alcance ser una herramienta para distribuir de manera más justa los márgenes de rentabilidad entre los diferentes sectores sociales y de la producción, además de cuidar el bolsillo de los consumidores. Constituye, entonces, una política de defensa de la competencia para evitar apropiación de rentas extraordinarias y al mismo tiempo una política de defensa del consumidor.

A partir de la asunción de Cambiemos en el gobierno nacional Precios Cuidados se deterioró fuertemente. En informes previos realizados por el Centro de Economía Política Argentina, se constataron una serie de prácticas y políticas públicas que afectaron sensiblemente el espíritu original Programa. Desde el relanzamiento en 2017 se conformaron canastas sustancialmente distintas, con una reducción de cerca de 100 productos, menos alimentos, menos variedad y menor calidad. Además, se fue consolidando con las recurrentes renovaciones una comercialización acotada a grandes supermercados, dificultando el acceso a los consumidores del resto del país y de menores recursos, que suelen consumir en comercios de proximidad. Asimismo, se conformó una tendencia al reemplazo de productos líderes por productos con menor peso en el mercado, afectando el principal objetivo del Programa: acuerdos que oficien como precios de referencia. Precios Cuidados había dejado de ser un conjunto de bienes que servían de ancla para los precios, convirtiéndose en una canasta barata para sectores de bajos ingresos. La eliminación de la propaganda y los controles a cargo del Estado limitaron fuertemente el alcance, afectando a consumidores con poca información para el consumo y a las empresas, eliminando el principal incentivo a participar: la publicidad.

Otro rasgo característico del programa durante la gestión Cambiemos fue el cambio constante de los productos que componen la canasta, impulsado por las empresas para evitar darle continuidad a los precios. Es decir, se producía una especie de “puerta giratoria”, donde los productos salían del Programa y aumentaban sensiblemente su precio, y si eventualmente volvían a ingresar, lo hacían con un precio marcadamente mayor. Como parte de la refundación actual del Programa, más allá de que sólo continuaron 70 productos de los preexistentes en noviembre 2019, la anualización del acuerdo con actualizaciones trimestrales, permite combatir la política de “puerta giratoria”.

Comentarios

Comentarios

Débora Ascencio

Débora Ascencio

Periodista especializada en economía. Integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), becaria doctoral de CONICET y docente de la Universidad de Buenos Aires. Es licenciada en Sociología y maestranda en Sociología Económica.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/05/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto