Récord de inscriptos en universidades del Conurbano

Compartir

Las cifras de inscriptos este año en las universidades del conurbano bonaerense indican un aumento de la matrícula. El fenómeno se replicó en los últimos dos años. En la Universidad Nacional de Hurlingham, por ejemplo, se inscribieron dos mil personas más que el año anterior. Lo mismo pasó en la Universidad Nacional Arturo Jauretche y en la de Avellaneda. Muchos de los nuevos alumnos señalan que la cercanía y la gratuidad facilitan el ingreso. “En momento de crisis, la universidad pasa a ser una salida”, aseguran.

Todavía resuena en la memoria colectiva aquella frase de la ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal que cuestionaba la creación de nuevas universidades en el conurbano: “Nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad”. No sólo el sentido común la contradice sino la evidencia empírica. En este 2020 hay un récord de inscriptos en las universidades públicas del conurbano. Si bien aún no existen estudios oficiales desde el ministerio de Educación a nivel nacional, voceros de esa cartera confirmaron esta tendencia a Nuestras Voces que, por otro lado, hizo un relevamiento de tres de ellas en las que efectivamente se da un incremento.

Una de las más nuevas, la Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHUR) nacida en el año 2014 vio incrementada su matrícula. En este 2020 comenzaron el curso de ingreso (no excluyente) 6 mil estudiantes nuevos contra 4 mil que entraron en 2019 y 3 mil el 2018, es decir hay efectivamente una marcada evolución. Para Walter Wallach, su rector, “hay una ampliación de la cobertura en toda la Argentina que tiene que ver con la expansión del sistema educativo, es decir, hay más oferta porque hay más demanda. Que haya más universidades que incrementan su matrícula tiene que ver también con que hay más universidades”. La UNAHUR tiene cinco años desde su creación y aún no tuvo su primera camada de egresados de licenciaturas aunque sí de títulos medios como tecnicaturas. “En el caso nuestro, más del 90 por ciento de los estudiantes son la primera generación de estudiantes universitarios en su familia y es es muy interesante”, explica Wallach.

Este viernes, el presidente Alberto Fernández participó de la inauguración de un nuevo pabellón de la Universidad de Hurlingham donde reivindicó la educación pública, que hizo a la Argentina «distinta y grande» en América latina y señaló que la principal deuda que tienen los dirigentes en el con el pueblo.

 

Agustina Romano es docente de la UNAHUR hace tres años en la materia Nuevos entornos y lenguajes: la producción del conocimiento en la cultura digital, una asignatura obligatoria para todos los ingresantes, que se recomienda hacer en el primer cuatrimestre. “Es una materia de alfabetización digital tiene una parte práctica de enseñar cuestiones básicas desde cómo mandar correos, privacidad en las redes, uso básico de programas y sus funciones para que los alumnos se den cuenta de que pueden moverse y que tienen herramientas. La verdad es que hay un clima muy lindo en la universidad. Los alumnos siempre siempre vienen contentos no solo por lo linda que es sino porque también hay un carácter simbólico muy fuerte por el acceso”. Agustina relata que el promedio de edad de sus alumnos es entre 25 y 27 años. “Hay muchos alumnos que me dicen que si no tuvieran la cercanía con la universidad jamás hubiera ido. Otros me dicen que terminaron hace mucho el secundario pero por la gratuidad y por quedar cerca del tren es un incentivo, a otros les entusiasma las carreras que tiene. Se ve alumnos con mucho interés. Al ser una de las últimas universidades creadas hay una apertura muy interesante a nuevos cambios y perspectivas y eso se refleja en que cada año vengas más y más alumnos”.

Fuentes del ministerio reflexionaron sobre dos cuestiones que pueden explicar este fenómeno: “Hay una tendencia de crecimiento año a año porque se instalan y aumentan su prestigio y eso es reconocido por la comunidad. Y por otro lado, cuando hay una crisis fuerte económica los sectores populares ven oportunidades de formación porque no tienen, sobre todo los jóvenes y específicamente las jóvenes, una salida laboral. Entonces, la universidad pasa a ser la salida”.

Otro de los casos es la de la Universidad Nacional Arturo Jauretche en Florencio Varela inaugurada en 2010. En 2020 hay 11.442 nuevos ingresantes contra 8720 en 2019 y 8303 en 2018. “En estos diez años, nuestra Universidad Nacional Arturo Jauretche ha tenido un crecimiento enorme. Desde el inicio, siempre hubo un perfil definido: una universidad que, analizando las necesidades locales en materia de profesionales y científicos, diera una respuesta acorde con las capacidades potenciales de este territorio. Y luego de una década, tenemos esta realidad que marca el rumbo hacia una universidad con una estructura que se fortalece cada vez más en sus funciones centrales: actividad académica, investigación y vinculación con la sociedad”, explica el rector Ernesto Villanueva. Y agrega: “Año tras año, con el incremento de estudiantes inscriptos, se confirma que la demanda de educación superior, en un área de influencia de más de un millón de habitantes, en la que no había ninguna universidad pública, es un ejemplo claro de la visión estratégica de su creación. La progresión desde los primeros tres mil que se anotaron para cursar el primer ciclo lectivo allá por el año 2011 hasta la última inscripción que finalizamos hace unos días, con unos 11.400 aspirantes, muestra ese importante desarrollo”.

La rebelión de los estudiantes

Para Cecilia Díaz, Doctora en Comunicación y profesora en varias universidades hay tres factores que permiten entender el fenómeno de las universidades del conurbano: “En primer lugar, cómo los territorios se van apropiando de las universidades. Cuando vos consultas a los ingresantes por qué vinieron acá y no fueron a otra te empiezan a contar que tienen amigos, familiares o porque con el colegio fueron de visita a la universidad. La cuestión de ‘me queda cerca’ es un factor importante pero no es lo más importante. Es decir lejos de pensar que el Estado ‘puso sucursales’ hay un apego y una identidad vinculada a la propia universidad y eso hace que cada una de ellas sea distinta. Por otro lado el aspecto de la gratuidad. Son instituciones, sobre todo las nuevas, que no se condicen con el imaginario negativo que hay sobre el Estado. Un estado visto como algo burocrático, que no hay clases, que no funciona. Las universidades aparecen como lugares lindos, amables, al que uno quiere pertenecer. Es decir, hay un sentido de pertencia y de decir ‘bueno, quiero ser parte de eso’. Y hay un tercer factor que tiene que ver con una cuestión familiar. En los primeros días de clase te encontrás con la familia completa sacándose la foto como una victoria, es decir, algo de logro familiar, de ver esa instancia como de de ascenso social. Y eso implica un esfuerzo enorme de las familias que muchas veces sustentan económicamente a los hijos para que puedan dedicarse de lleno al estudio y no tengan que salir a laburar”.

En la Universidad Nacional de Avellaneda creada en el año 2009 ingresaron en el primer período de inscripción del 2020 4316 ingresantes. Teniendo en cuenta que aún restan otros dos períodos de inscripción, es un número mayor del esperado ya que en 2019 sumando los tres períodos de inscripción hubo un total de 7556.

Sin dudas, en esta nueva etapa que se inauguró el 10 de diciembre, el destino de las universidades será muy distinto a la gestión que creía que solo era cuestión de meritocracia llegar a ellas.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/03/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto