Relaciones Peligrosas

Compartir

Los lazos que unen al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y su familia con el HSBC son muchos. Por un lado, la investigación judicial que lleva adelante la jueza Virginia Straccia, donde describe un “grupo económico” compuesto por un entramado familiar que tiene cuentas en la casa suiza de ese banco británico. Por el otro, la relación cercana entre el CEO del HSBC en Argentina, Gabriel Martino, y los hermanos Rodríguez Larreta: Horacio, jefe de Gobierno Porteño, y Augusto, encargado de las relaciones internacionales del PRO y lobbysta de IRSA.

Con el primero brindó en su casamiento, con el segundo por el triunfo de la alianza Cambiemos en la segunda vuelta electoral. Apenas un día después de asumir Macri, Martino fue repuesto en su cargo, luego de que en 2015 lo inhabilitara el Banco Central. En los últimos días logró otro motivo mayor de festejo: la Justicia Federal anuló multas contra el banco y cinco directivos por más de 80 millones de pesos.

Martino, un contador contador egresado de la UCA, es amigo íntimo de Horacio Rodríguez Larreta, con quien se lo ha visto más de una vez cenando con amigos del colegio y la banca.

También es amigo del hermano del jefe de gobierno porteño, Augusto, quien invitó a Martino a su casamiento con Julieta Spina, en el Faena Hotel. Entre los invitados estaban también Luis Betnaza, la cara pública de Techint; Adrián Kaufmann Brea, de Arcor; Marcos Gastaldi y Marcela Tinayre, y Eduardo Elsztain, dueño del Grupo IRSA. Martino y Augusto se  suelen encontrar también en exclusiva en José Ignacio, Punta del Este. Tras la segunda vuelta electoral, brindaron con champagne Veuve Clicquot –1200 pesos la botella- por el triunfo de Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

Narda-Lepes-Gabriel-Martino-CEO-HSBC-y-Horacio-Rodríguez-Larreta-en-la-presentación-de-Masticar-2014 interior
Foto: Martino, CEO del HSBC, con el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta.

“Soy realmente muy optimista. Si nos ponemos a pensar y nos posicionamos, después de la primera y segunda vuelta, todas las cosas que se hicieron, con una Argentina que cambia su política económica 180 grados y sin crisis, no son pocas”, afirmó Martino a fines de mayo, en la primera entrevista que ofreció desde su regreso conducción del Hongkong and Shanghai Banking Corporation (HSBC) de Argentina.

En ese respaldo público al Gobierno nacional, desde el diario La Nación, subrayó que “nunca sucedió” que el país cambiara su política económica en forma brusca y no estallara. “Dos de los temas más complicados están solucionados (la salida del cepo y el arreglo con los holdouts, sin importar el orden), y con cierto aumento de tarifas, pero sin una crisis. Es empezar muy bien la transformación desde donde estábamos”, completó el jefe del banco, que es uno de los acusados en la causa judicial donde se investiga fraude fiscal y lavado de dinero. Todavía no había estallado el país por el tarifazo. Pero el banco ya había cerrado un préstamo al gobierno de unos 5000 millones de dólares para salir del cepo cambiario.

Martino está casado con una abogada penalista y su fiesta fue en el Faena Hotel. Entre los invitados estuvieron los directores financieros de varios bancos internacionales como Fernando Negri (Standard Bank), Gabriel Ribisich (en ese momento en Santander Río), Mario Quintana (CEO de Pegasus) y Humberto Fagiani (ex Banco Roberts). También brindaron por el nuevo matrimonio el consultor Sergio Berensztein, el presidente del Banco Nación Carlos Melconian, el periodista Marcelo Longobardi y, por supuesto, el entonces jefe del gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Luego de su casamiento fue enviado a México, como Tesorero. La vuelta al país en 2012 se produjo tras un escándalo que estalló en los Estados Unidos por una causa que involucró a toda la conducción del HSBC mexicano: el Departamento de Justicia y el Senado acusaron a la conducción del HSBC de no frenar operaciones de lavado de activos de narcos mexicanos. La investigación precisó que se enviaron unos 4 mil millones de dólares desde México a Estados Unidos. El banco pagó una multa de 1.900 millones de dólares y se comprometió a ordenar sus procedimientos.

Aceptamos la responsabilidad por nuestros errores pasados. Hemos dicho que lamentamos profundamente haberlos cometido y lo volvemos a repetir. El HSBC de hoy es una organización fundamentalmente diferente de aquella que cometió esos fallos”, dijo el jefe máximo del HSBC, Stuart Gulliver. Sin embargo, tres años después, el supervisor del proceso designado por el Departamento de Estado americano, Michael Cherkasky, no estaba satisfecho con los avances realizados, según publicó The Wall Street Journal.

Martino está al frente de uno de los bancos internacionales más importantes a nivel local: tiene más de 4000 empleados, supera al Citibank y al Industrial and Commercial Bank of China y pisa fuerte en la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA). Es uno de los pocos bancos que importan billetes desde sus casas matrices: le vende dólares al Banco Central cuando la autoridad monetaria se queda sin los billetes que trae desde la FED de los Estados Unidos.

Sin efecto

Su estrella está en ascenso desde que la Sala IV de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal dejó sin efecto la resolución 59/15 de la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias del Banco Central, anulando multas contra el HSBC y cinco directivos entre los que se encontraba Martino. La medida había sido tomada argumentando que el HSBC, investigado en varios países por maniobras de lavado de dinero, había incumplido las normas sobre prevención de lavado.

Los camaristas Marcelo Duffy y Rogelio Vincenti consideraron que “se encuentran verificadas las infracciones, pero evaluaron que no correspondía multar a la entidad ni a sus directivos: «Por el tipo de irregularidad observada, de carácter únicamente formal, no es razonable interpretar, en sentido estricto, que la falta en cuestión conllevase, en sí misma, apreciación pecuniaria».

En junio pasado, Martino sumó otra causa de festejo: el juez federal Claudio Bonadio procesó a Ricardo Echegaray y a parte de lo que fue la conducción de la AFIP por “falso testimonio”, a partir de la denuncia Alfonso Prat-Gay, quien sostuvo que las cuentas en las que figuraba en el HSBC de Suiza estaban correctamente declaradas. Pero el juez federal agregó otro delito, que fue introducido por el fiscal Carlos Stornelli tras las declaraciones de la vieja cúpula de la AFIP: “violación de confidencialidad”, que se habría producido al utilizar los datos entregados por Francia a la Argentina en virtud de un acuerdo de intercambio de información.

“¿Podían usarse los datos obtenidos de Francia para otros fines que no fueran los fiscales? La respuesta es no. ¿Es ello delito? La respuesta es sí”, sostuvo Bonadio en su resolución de principio de junio pasado. Pidió, además, que se enviaran copias de los testimonios citados en su escrito al Juzgado Penal Económico 11, desde el que la jueza Straccia investiga la causa que se inició por una denuncia de la AFIP, que consideró que el HSBC funcionó como una “plataforma de evasión fiscal”. De esa manera, Bonadio podría meterse por la ventana en la causa que investiga la Justicia en lo Penal Económico y plantear la “teoría del fruto envenenado”: el expediente que involucra al HSBC se generó a partir de una prueba que no podía usarse como tal. Ese fue la línea argumental que el HSBC usó desde que su ex empleado, Hervé Falciani, difundió información sobre supuestos fraudes fiscales.

Según la denuncia hecha por la AFIP, a través del HSBC varias familias lograron colocar activos en el HSBC de Suiza, de donde Falciani tomó la información que entregó a Francia y desde allí fue enviada -a través de convenios de intercambio de información fiscal- a distintos países. Varios de ellos, como España, Estados Unidos y Francia, desarrollaron procesos judiciales contra los evasores y emitieron condenas que fueron ratificadas por tribunales de alzada y se encuentran firmes.

Uno de esos núcleos familiares que detectaron los investigadores locales lleva el apellido Rodríguez Larreta. Se trata de un “grupo económico” -como los definen los fiscales- que tiene un lejano parentesco con Horacio, el jefe de Gobierno porteño, y entre los titulares de la cuenta esta María Elisa Mitre de Rodríguez Larreta, hermana del director de La Nación, Bartolomé Mitre.

@p_waisberg

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 10/08/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto