“El rumbo de Cambiemos nos lleva al 2001”

Compartir

Carlos Heller analiza la economía desde su triple mirada de político, “bancario” y cooperativista. “Esto termina en un país endeudado, con su industria nacional destruida, y con menos derechos para sus ciudadanos”. Alerta con datos y análisis sobre la reproducción de las políticas “modernizadoras” del ´76 y los ´90, y de la necesidad de frenarlas desde la oposición parlamentaria. Lo que faltó hacer desde el kirchnerismo, lo que quiere hacer el macrismo y lo que se puede hacer desde el Congreso.

Fotos: Joaquín Salguero

Carlos Heller nació el 17 de octubre de  1940 en Villa Domínguez, una pequeña localidad de la Provincia de Entre Ríos. Es un cooperativista, político, diriginete de fútbol, fundador y presidente del Banco Credicoop. Referente principal del Partido Solidario (PSOL) y Diputado Nacional desde 2009, pelea para renovar su banca desde Unidad Porteña.

-Hace unos días Domingo Cavallo declaró que el programa económico de Cambiemos encuentra similitudes con el modelo que él llevó adelante durante la década de los noventa. ¿Qué opinión te merece esta afirmación? ¿En qué aspectos crees hay que similitudes y diferencias con la economía de Cavallo?

Coincido con las afirmaciones de Cavallo, creo que hay muchos puntos en común entre la política económica de los noventa y la actual. También coincido con los dichos de Gernuchoff  en este sentido, cuando afirma que hubo dos experiencias previas que, en materia económica, son similares al programa de Cambiemos. El primero, desde 1976 hasta 1983 y el segundo, durante el menemismo. Gernunoff, desde una postura gradualista le advierte al gobierno que una postura ortodoxa podría llevar al fracaso al “tercer intento de modernización”. Cavallo dice lo mismo, incluso sabiendo y afirmando que el gobierno lo va a negar porque no les luce. La coincidencia más importante es  la “inserción de la Argentina en el mundo” que según su concepción, supone incorporarse pasivamente en el mundo globalizado, desconociendo la importante participación internacional que tuvo la Argentina en el fortalecimiento del MERCOSUR, el desarrollo de la UNASUR y la CELAC, la participación activa en el grupo de los 77 + China, el acercamiento a los BRICS, etc. Es decir, toda una política de inserción internacional importantísima. Creo que nunca hubo tanta participación internacional como en ese tiempo. La otra coincidencia que menciona es la lucha contra la inflación y el valor de la moneda, que son los grandes ejes de la economía de Cavallo y que se inserta en un tema de agenda: el pedido de mayor independencia del Banco Central, cosa que también se sostiene desde la Organización Mundial del Comercio. Entonces, a “confesión de partes” no hace falta ahondar mucho mas.

-¿Qué está en juego en las próximas elecciones legislativas del 22 de octubre? ¿en qué se diferencian el modelo de Cambiemos y el de Unidad Porteña?  O dicho de otra manera, ¿por qué los lectores tienen que votar a Unidad Ciudadana?

-Acá  lo que está en juego es el rumbo. Tal como dijimos antes, nosotros teníamos un rumbo y lo defendimos, mas allá de lo que pudo haber faltado o se pudo hacer mejor. Afirmamos que el rumbo de Cambiemos nos lleva al 2001. Coincido con Cavallo y coincido con Gerchunoff, hay elementos muy similares a los otros dos intentos “modernizadores” y es muy difícil que tenga un final diferente, más tarde o más temprano termina en un país endeudado, con su industria nacional destruida, y con menos derechos para sus ciudadanos. Cambiemos quiere adecuarse pasivamente a las Cadenas Globales de Valor, donde el criterio es reducir al máximo los costos, y el costo más importante son los salarios. De ahí la agenda de reforma laboral y reforma impositiva. El gradualismo que plantea Cambiemos se está resolviendo con deuda. Cuando se les acabe la posibilidad de endeudarse, tendrán que ajustar y eso va a implicar afectar las jubilaciones, los gastos de la seguridad social en general, los salarios del sector púbico, los subsidios a los servicios públicos, que es en definitiva todo lo que nos están anunciando. Te lo están diciendo, parece el slogan “votenme que los voy a ajustar” Entonces, oposición es oponerse a eso, es decir no al ajuste, es decir “pará la mano”, eso es oposición. La pelea es si se acepta pasivamente eso, o se intenta desarrollar un modelo basado en tu propia fuerza, en proteger a los sectores dinámicos de tu economía que pueden agregar valor. ¿Porque hay que votar a Unidad Ciudadana? Por la consecuencia de quienes la representan, porque cuando estuvieron en el ejecutivo impulsaron esas políticas que son las mismas que defienden ahora, como oposición.

La mentira de “Precios Cuidados”

-Haciendo referencia también al modelo económico, ¿qué cambió en la Argentina durante los últimos 12 años de gobiernos kirchneristas?

-De alguna manera se deduce de la respuesta anterior. Apenas asumen Néstor y Cristina adoptan tres grandes ejes en materia económica: privilegiar el desarrollo de la integración regional, proteger la industria nacional frente a la presión de las cadenas globales de valor y renegociar la deuda. Es importante recordar, aunque pocos lo hagan, que la Argentina estaba en default. Néstor Kirchner inició una negociación durísima, donde logra una quita del 70% aproximadamente con la célebre frase “los muertos no pagan”. Otros aspectos esenciales que llevó adelante el Estado, fue recuperar el control de los fondos de pensión para proteger a todo el sector pasivo de la Argentina, la recuperación trabajosa de las empresas privatizadas como AYSA, Aerolíneas, YPF, en el marco de muchísimas tensiones y presiones. Bueno, en fin, la lista es enorme. Todo en un contexto de ampliación de derechos de todo tipo que no tiene paragón en la historia argentina. Pero no quiero caer en mencionar sólo las medidas concretas porque puede faltar alguna. El términos generales del modelo, se trató de proteger la producción nacional y desarrollar una economía sobre la base de generar valor agregado, revirtiendo la primarización de la economía. Otro eje fundamental rondó en torno a conservar y mejorar siempre el nivel del salario. Es decir, que hubiera una modificación en la distribución de la torta, a favor de los trabajadores y los excluidos del sistema. Hay que acordarse del 50% de pobres y del 25% de desocupados que son el punto de partida; mientras que a argentina termina con 5,9% de desempleo en 2015.

-En línea con los elementos mencionados sobre la  economía del kirchnerismo, ¿cuáles fueron las principales deudas? Más concretamente, desde la heterodoxia se critica la vigencia de Ley de Entidades Financieras de Martínez de Hoz. Esa legislación, fue el pilar que posibilitó las grandes transformaciones estructurales que instauraron al capital financiero como eje dinámico de la economía. En este sentido, en 2010 presentaste un proyecto de reforma que definía a la actividad bancaria como un servicio público. ¿Qué rol ocupaba la reforma de la Ley de Entidades Financieras en la consolidación del modelo de desarrollo con inclusión social? Y, ¿Cuáles fueron los principales límites para su efectiva aplicación?

La Reforma de la Carta Orgánica del Banco Central fue un paso importantísimo, faltó la Ley de servicios financieros para poder consolidar un cambio. Cuando a mi me consultaban sobre las diferencias entre una cosa y otra, recurría siempre al mismo ejemplo: la Carta Orgánica del Banco Central está llena de “podrán” y la Ley de Servicios Financieros está llena de “deberán”, que ya es otra cosa. ¿Por qué no se llevó adelante? No tengo esa respuesta. Evidentemente, o no hubo la suficiente voluntad política considerando que no era lo más importante, o quienes  manejan los hilos de las relaciones de fuerza interpretaron que no era el momento. Hay que decir que un gobierno debe ser analizado también por sus relaciones de fuerzas, el caso del conflicto con el campo en 2008 es paradigmático en ese sentido y los bancos y el sistema financiero son pesos pesados.

También hay una asignatura pendiente con la Ley de Inversiones Extranjeras, que también se sancionó durante la Dictadura. Es una ley cortita, que tiene tres o cuatro artículos donde son todos “podrán”, no hay no hay obligaciones. Tambien creo que faltó una ley profunda y amplia sobre el uso inteligente de los recursos naturales. Yo creo que los recursos hay que usarlos, pero racionalmente, protegiendo el medio ambiente y haciendo que el beneficio quede para el país. También faltó avanzar en el control del comercio exterior, tema clave y controvertido.

En pobreza, cero credibilidad

-Sos uno de los principales referentes del cooperativismo en Argentina. Desde la dictadura en adelante, sortearon una serie de dificultades con estrategias más que audaces para resistir a las políticas neoliberales que pretendían eliminar al sector cooperativo del ámbito financiero. ¿Qué podes contarnos de la experiencia del sector en este sentido?

-El sector resistió, en primer lugar, frente a la dictadura. Nosotros decimos, cada vez que hubo dictadura en nuestro país se metió con el cooperativismo de crédito. Con el golpe de Onganía, entre las primeras medidas que adopta se encuentran las orientadas a eliminar a las cooperativas de crédito. Esto sucede porque es un tema ideológico, ya que demostramos con la experiencia práctica que el financiamiento puede ser generado desde los propios recursos locales. Eso es lo que el poder financiero concentrado no puede aceptar, porque si se muestra que es exitoso, constituye  un testimonio de que las cosas se pueden hacer de otra manera. Bueno, nosotros sobrevivimos a ese tipo de crisis. ¿Dónde estamos hoy? Mostramos que las cooperativas también pueden operar a gran escala y en cualquier actividad. En este sentido, me gusta citar una frase del primer presidente del banco: “asumimos el compromiso de demostrar que democracia y eficiencia no son incompatibles”. Es una frase que tiene un compromiso enorme, consiste en demostrar que se puede gestionar democráticamente, con participación.

Mindlin, el empresario favorito de Macri

-¿Qué rol le asigna Cambiemos al sector cooperativo en su modelo económico?

-Ideológicamente es opuesto. De todas maneras, sería injusto decir que hoy tenemos una medida o acción concreta que signifique que somos tratados diferentes o discriminados. Nosotros seguimos como estábamos, somos una entidad de mercado más. Creo que el principal problema radica en los actores a  quienes están orientadas las políticas del banco: la pequeña y mediana empresa y sus trabajadores. Si a ellos les va mal (algo probable en la gestión actual de gobierno), repercute en la actividad del banco.

-La victoria electoral de Cambiemos hizo proliferar una serie de lecturas y diagnósticos. Fundamentalmente, están aquellas que interpretan que se debe a una “gran estafa electoral” y las que puntualizan en los “errores propios”. Como candidato, has enfrentado a Macri y su equipo en numerosas oportunidades. Como candidato a Vice Jefe de Gobierno compartiendo fórmula con Filmus, y también en el Club Boca Juniors.  Desde tu experiencia, ¿Cómo interpretas el triunfo de Cambiemos en 2015?

-Es todo eso, y hay cuestiones de época. El kirchnerismo sucede en Argentina al mismo tiempo que aparece Lula en Brasil y Chávez en Venezuela. A nivel internacional, se había revertido el deterioro de los términos de intercambio, aparecen China e India como grandes consumidores. Hay una situación mundial que favorece el desarrollo de estos procesos a nivel regional. Ahora, estamos en un momento que no nos juega a favor: gana Macrón en Francia, en Alemania aparecen neonazis, gana Trump en los Estados Unidos. Creo que este auge es como una paradoja de la historia, porque estas alternativas asumen con un voto bronca de los afectados por el modelo neoliberal, pero que eligen una alternativa equivocada. Trump gana con los mismos votantes que votaron a Sander en la interna demócrata. Después están todas las cuestiones locales que se pueden discutir. Por supuesto que habrá habido errores propios, sería una tontería creer que no los hubo. En el propio desarrollo de la charla mencionamos unos cuantos. También aparece el papel de los medios, la posverdad y la capacidad de instalar sensaciones en la gente alejadas de la realidad. Bueno, contra todo eso tenemos que pelear, pero como digo siempre: somos jóvenes, tenemos tiempo y la vamos a pelear.

-Actualmente, sos candidato a diputado por Unidad Porteña. Sabemos que Cambiemos tiene preparado para después de las elecciones una serie de reformas muy perjudiciales para la mayoría de los argentinos y argentinas. Me refiero a la reforma laboral y propuesta de flexibilización laboral, reforma impositiva, aumento de tarifas, etc. ¿Qué se puede hacer desde la Cámara Diputados frente a las reformas que se vienen?

-En principio, reiteramos una vez más que es una elección de medio término, donde normalmente se vota si se está de acuerdo o no con las políticas que se están llevando adelante. El resultado de la elección, va a incidir fuertemente en el margen del gobierno para implementar el ajuste. Dos tercios de la ciudadanía votaron alternativas críticas al gobierno. Ahora bien, ¿son todas legitimas? nosotros hemos observado que quienes les han dado el voto legislativo para avanzar en reformas y leyes, hacen campaña electoral como fervientes opositores. Si fueron oposición en serio, Macri no tiene posibilidad de sancionar ninguna ley. El discurso  electoral del resto de la oposición y su acción parlamentaria no van en la misma dirección. Entonces, ¿qué es lo que nosotros le estamos diciendo la ciudadanía? Que vote una  oposición consecuente.

-Si bien estamos frente a un escenario de elecciones legislativas, sabemos que la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner “nacionaliza” de alguna manera la elección y pone sobre la mesa la discusión de dos modelos de país posibles. ¿Qué rol crees que juega el liderazgo Cristina en estas lecciones?

-Los proyectos tienen contenidos y tienen liderazgos, creo que es indiscutido el liderazgo  que tiene  Cristina en relación al proyecto que nosotros integramos. Es el referente más claro de ese liderazgo. También, lo quiero decir con todas las letras: el proyecto es más importante que Cristina, con todo lo importante que es ella. No se construye un líder de un día para otro, y cuando se tiene uno quiere conservarlo, fortalecerlo y ayudarlo que se consolide. Creo que Cristina tiene cualidades de liderazgo por naturaleza y capacidad de gestión demostrada. Después esta la vida, las circunstancias, marcan la necesidad de conformar espacios plurales, amplios y diversos. Conservar el liderazgo y desarrollar a otros que acompañen, no se contrapone. Creo mucho en las ideas, en las propuestas, en ciertos valores.

Comentarios

Comentarios

Débora Ascencio

Débora Ascencio

Periodista especializada en economía. Integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), becaria doctoral de CONICET y docente de la Universidad de Buenos Aires. Es licenciada en Sociología y maestranda en Sociología Económica.

Hacé tu anotación Sin anotaciones