Solución a la toma de tierras: terrenos fiscales para vivir y producir

Compartir

Un proyecto de ley presentado en el Congreso prevé dar tierras en comodato a familias para vivir y trabajar. La diputada María Rosa Martínez –del Frente de Todos- presentó el «Programa Nacional Marcha al Campo», que establece un reordenamiento territorial con una nueva perspectiva de desarrollo y cuidado del ambiente. «Tiene que ser un proyecto épico. Nuestro país tiene que estar poblado por personas decididas al crecimiento personal y productivo. El Estado tiene un rol fundamental».

Las tomas de tierra, que cíclicamente se multiplican en la Argentina, conllevan varias etiquetas: delito, usurpaciones a la propiedad privada, inseguridad, necesidad extrema, desamparo, falta de viviendas. La presión y el conflicto aumentan y ponen en foco la disputa por el espacio y su distribución. Es algo más profundo y político que discutir quién tiene, o no, la razón en ese conflicto. Con la pandemia, la crisis sanitaria, económica y social recrudecieron y agravan la situación.
Solo en la provincia de Buenos Aires hay unas 4-300 hectáreas ocupadas que involucran a cientos de familias. Una norma (ley 15172) sancionada en mayo pasado por el Senado provincial, impide los desalojos hasta el 30 de septiembre, lo cual se convirtió en el eje de la disputa política y judicial.
En el Congreso de la Nación, la diputada María Rosa Martínez, del Frente de Todos, presentó e impulsa un proyecto de ley, para abordar estas situaciones desde la raíz del problema. “Es necesario hablar de propuestas. La Marcha al Campo se origina en la década del ‘70 en la provincia de Buenos Aires, cuando el ingeniero agrónomo Guillermo Gallo Mendoza fue ministro de Agricultura”, contó a Nuestras Voces, la diputada Martínez. Aquel antecedente tuvo su correlato en Salta, Santa Cruz, Chubut, Entre Ríos y Santa Fe. “Y hoy vuelve a tener relevancia, debido a las condiciones de vida insalubre que hay en las grandes ciudades y la necesidad de volver a reordenar el territorio con una nueva perspectiva de desarrollo”, definió.
-¿Cuál es la propuesta de este proyecto de ley?
-Se trata de dar tierras fiscales en comodato a familias o personas, argentinas o residentes en este país, que deseen migrar al campo para tener su vivienda y trabajar. En primer lugar, pensamos en los trabajadores rurales sin tierra, a los expulsados del sistema que no tienen trabajo y viven en condiciones precarias. Pero también, en aquellas personas que se sientan convocadas, en especial, los jóvenes y las mujeres, que sin dudas van a desempeñar un papel muy importante porque estamos habituadas al cuidado de la tierra, de la vida, de la familia.

Alto impacto

El proyecto presentado tiene la firma de 25 diputados nacionales. Y establece que ese comodato de tierras deberán ser destinadas para la producción agrícola o pecuaria, procurar el incremento del valor agregado en origen, tanto para el autoabastecimiento como para la comercialización de lo producido. Es decir, se propone movilizar la fuerza de trabajo y la creación de empleos genuinos, bajo criterios de mano de obra intensiva, soberanía alimentaria y desarrollo sostenible.
“Tiene que ser un programa de alto impacto donde haya aporte de todos los ministerios, porque hay que generar infraestructura, abrir caminos rurales, dar conectividad, formación. Quienes se vayan a vivir al campo no solo tienen que tener la mano de obra y desarrollar una tarea productiva, también es necesario ser personas capacitadas para que el proyecto triunfe”, explicó la diputada del Frente de Todos.

Viviendas colaborativas: nueva forma de vivir la vejez

 

-¿Cómo se implementaría?
– Habría una unidad ejecutora del programa que dependería de la jefatura de gabinete de ministros. Y la financiación debería estar asignada en la Ley de Presupuesto y Fuentes de financiamiento externo. Tiene que ser un proyecto épico, que genere la voluntad y la convicción de que nuestro país de norte a sur, tiene que estar poblado por personas decididas al crecimiento personal y también de producción, trabajo y una vida digna. En eso, el Estado tiene un rol fundamental. Creo que no hay ni un solo argentino que no quiera trabajar. Lo que hay que generar son las condiciones de vida digna y trabajo.
-¿Con qué apoyos cuenta?
-Ya está presentado en la Cámara de Diputados de la Nación con el aval de 25 lesgisladores del Frente de Todos y lo estamos conversando con los ministros Luis Basterra (Agricultura), María Eugenia Bielsa (Desarrollo Territorial), Daniel Arroyo (Desarrollo Social), Gabriel Katopodis (Obras Públicas). Hay un fuerte apoyo de organizaciones y movimientos sociales, como el Proyecto Cuidadores de la Casa Común, que está en 16 provincias inspirados en la encíclica Laudato Si, del papa Francisco, quienes le dieron un impulso enorme. Y también por parte de Guillermo Gallo Mendoza y Rubén Famá que son los iniciadores del proyecto. Están acompañando las cooperativas de productores, hay conversaciones con la Federación Agraria, sindicatos y organizaciones de trabajadores rurales. Se trata de un proyecto que ya empezó a transitar este camino virtuoso de abajo hacia arriba.
-¿Y en cuanto a una decisión política de darle impulso, más allá de esta base de sustentación que es amplia?
-Cuando hablamos de ministros, diputados, funcionarios, de las organizaciones, cooperativas y áreas del Estado como el INTA, hablamos de sectores muy importantes de nuestro gobierno. Y así, se va a ir asentando. También es muy importante que los medios de comunicación lo visualicen. Porque no se trata de ver quien tiene razón en una disputa sobre tierras sino qué deberíamos hacer como gobierno para que el pueblo, la gente que no tiene donde habitar, tenga ese derecho.
-Lo interesante es que requiere de profesionales, técnicos, inversión. Y eso genera movilidad laboral.
-Seguramente. Hay que seguir incrementando las vías de transporte para garantizar, por ejemplo, la movilidad de lo que se produzca en origen. La producción en origen hace crecer los pueblos. Y nosotros tenemos todas las posibilidades para que el país deje de estar concentrado en dos o tres zonas y el resto esté casi deshabitado. También, es importante el cuidado del medio ambiente, en esto estamos encolumnados con la Laudato Si, donde el Papa dice que somos habitantes de la tierra, no los dueños, y por lo tanto hay que cuidarla para que no depredemos el ambiente. Yo confío mucho en que las nuevas generaciones son las que mejor interpretan esta situación y defienden el planeta.
-Es interesante esta mirada porque muchos que están fuera del sistema fueron expulsados por el corrimiento de la frontera agrícola por la soja, los desmontes, la depredación de ecosistemas. El escenario es complejo. Y con la pandemia se agravó todo.
-La pandemia, además, dejó en evidencia que el hacinamiento y la falta de recursos básicos de infraestructuras son las peores condiciones para que se desarrolle una enfermedad como la que estamos padeciendo. Y nuestro país tiene la posibilidad y la riqueza territorial para refundarse. La tierra es un instrumento de trabajo con function social. Este no es el único proyecto que hubo y siguen habiendo en el Congreso. Eso nos va a permitir debatir y ampliar la mirada para sacar el proyecto que nos merecemos.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto