Triaca, el ministro de Trabajo que contrata en negro

Compartir

Días atrás se viralizó un audio en el que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, insulta a la casera de su quinta, Sandra Heredia. La mujer denunció que la echaron sin causa, que trabajó tres años en negro y que entró como empleada durante la intervención del sindicato marítimo. Hijo del ex secretario general de la CGT y primer ministro de Trabajo de Carlos Menem, Jorge Triaca es una de las principales espadas del Gobierno para ejecutar la reforma laboral que, entre otras cosas, desprotege a los trabajadores en casos de despidos. Un perfil de un Ministro de Trabajo que promueve el empleo en negro.

El audio de WhatsApp en el que se escucha al ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Jorge Triaca, insultando a Sandra Heredia, la empleada doméstica de su casa se viraliza.

– ¡Sandra no vengas, eh! No vengas porque te voy a mandar a la concha de tu madre! ¡Sos una pelotuda!

Las redes sociales explotan y Triaca no tiene más remedio que salir a dar explicaciones. Sus voceros lo acompañan. Primero, pide disculpas y se justifica en un tuit.

Para Triaca todo es parte de un “diálogo personal”.

Sandra asegura que entró como casera de la quinta en un trabajo full time, de lunes a lunes, que incluía llevar la agenda del Ministro, que trabajó tres años en negro y que fue despedida sin causa:

– Me echó sin causa. Me avisó su cuñado. Me dijo que había cumplido un ciclo.

Heredia además dice que trabaja en el Sindicato de Obreros Maritimos Unidos (SOMU) que se encuentra intervenido desde febrero de 2016: “Me colocó Triaca ahí el 1 de abril de 2017. Tengo contrato con el SOMU hasta febrero, pero trabajaba con Triaca, tenían prioridad sus asuntos”.

El tuit no alcanza y el ministro de Trabajo es entrevistado en un programa de Radio Mitre en el que explica la designación de Heredia en el sindicato intervenido: “Priorizamos equipos que tenemos. Nada tiene que ver con una compensación a su trabajo”.

Al final del día Alejandro Argibay Molina, defensor de Omar “Caballo” Suárez, ex titular del SOMU, –actualmente preso– pide a la justicia federal que investigue al Ministro de Trabajo por la intervención del gremio.

Triaca aún continúa siendo Ministro y el hashtag #ChauTriaca es tendencia en Twitter.

Contra los jubilados

Es diciembre. El ministro Jorge Triaca, está sentado en el plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Previsión Social en la Cámara de Diputados, y dice: “No se dan cuenta que estamos debatiendo en favor de las generaciones futuras”. La frase desata abucheos en un plenario colmado no sólo de legisladorxs de la oposición, sino también de sectores sindicales y, sobre todo, jubilados, expectantes desde hace horas para saber si esta sesión otorgará dictamen favorable a la reforma previsional. “Este proyecto dará previsibilidad a los aumentos”, aclara. “Creo que hay mucho por discutir, pero para discutirlo se requiere de mucha madurez, se requiere decir la verdad. Se requiere tener la certeza de lo que estamos discutiendo”.

En el recinto, pero también en la calle, horas antes que la Policía de la Ciudad y Gendarmería Nacional desataran la represión en la movilización contra las jornadas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que se desarrollan en Argentina jubilados y jubiladas tenían plena certeza de lo que se estaba discutiendo: una reforma previsional que implica un violento recorte de 100 mil millones de pesos.

Entre los abucheos, Triaca arremetió: “Algunas voces que estamos escuchando son las que no lograron interpretar el resultado de las urnas expresado por el pueblo argentino”.

Triaca fue uno de los receptores de las críticas del recinto:

-La historia los juzgará –les gritaron.

Es martes 19 de diciembre. Tras trece horas de debate en Diputados y una larga jornada de movilización, represión y cacerolazos, el gobierno aprueba la reforma previsional. Días después también logran avanzar con la reforma tributaria y el Presupuesto 2018.

Arrepentido PRO denunció por coimas a Gladys González, candidata de Cambiemos

Las raíces

El nombre de Jorge Triaca fue el único que no mencionó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en la conferencia de prensa en la que anunció el team de Cambiemos luego del triunfo de las elecciones en 2015. Nacido el 30 de marzo de 1974, ariano, licenciado en Economía por la Universidad de San Andrés y con un posgrado en Políticas Públicas en la Universidad Torcuarto Di Tella, es hijo del dirigente gremial Jorge Alberto Triaca, histórico secretario de la Organización de Unión de Obreros y Empleados Plásticos (UOYEP) y secretario general de la CGT Azopardo entre 1985 y 1989, luego ministro de Trabajo entre 1989 y 1992 durante la primer presidencia de Carlos Menem. Su historia pesó a la hora de la decisión de sumarlo como un interlocutor con los sindicatos.

Su padre también fue interventor en 1991 de la Sociedad Mixta Metalúrgica Argentina (Somisa), la empresa siderúrgica estatal en proceso de privatización que ofreció entonces retiros voluntarios a los trabajadores, reduciendo una planta que contaba con 12 mil obreros. Ese dato le recordó el diputado del Frente para la Victoria por Santa Fe (FpV), Marcos Cleri, en el marco de otro debate en Diputados, cuando en el plenario de comisiones de Presupuesto y Legislación Laboral se discutió en 2016 la Ley Antidespidos, luego vetada por el Presidente Mauricio Macri. Cleri dijo: “En San Nicolás no lo recuerdan muy bien, porque terminó entregando a cada trabajador a cambio de entregar un recurso estratégico fundamental. Usted como ministro debe defender a los trabajadores y no veo que los defienda”.

Triaca, con la voz quebrada, contestó: “Lamentablemente no está mi padre para responderle. Le correspondería a él hacerlo”. Recordó que él nació en un hospital de la Unión Obrera Metalúrgica, que su padre estuvo detenido durante la dictadura. “Tuvimos tres atentados en mi casa. Yo sé lo que sufre cuando uno tiene un padre que cumple una función en representación del resto y también sé que muchos serán criticados, como seremos criticados los que estemos acá, por opiniones distintas y demás, pero le vuelvo a repetir: uno tiene que respetar la tarea y trayectoria de otros y tampoco de asignarle responsabilidades a sus hijos por la tarea buena y mala que hayan hecho”.

Triaca hijo sufrió a los 9 años un accidente automovilístico en el que perdió la movilidad de sus piernas. En una entrevista con La Tecla, contó que ocurrió en 1983, en un viaje a Bariloche con sus hermanos y su abuela. Entre 1998 y 2000 coordinó el “Programa de Apoyo Ocupacional para Personas con Discapacidad”, creado por la secretaría de Empleo y Capacitación Laboral del Ministerio de Trabajo, bajo la gestión de Antonio Erman González, quien debió renunciar en 1999 cuando se hizo público que cobraba –además de su sueldo como ministro– una jubilación de privilegio.

Formó parte del Gobierno de Eduardo Duhalde entre 2002 y 2003 en la subsecretaría de Coordinación y Evaluación Presupuestaria en la Coordinación de Créditos con Organismos Internacionales, dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros. Luego, entró en el PRO en 2003 y fue una pieza clave de la “Fundación PensAR” como director eejecutivo, el think-tank del macrismo. En 2009 se convirtió en legislador. Renovó su banca en 2013.

Cinco años después llegaría al sillón que ocupó su padre en el Estado.

Jubilaciones: una “contrarreforma” temeraria

La culpa es del obrero

A las 6 de la mañana del 19 de junio, ocho trabajadores de una empresa que prestaba servicios en las oficinas del Ministerio de Trabajo se encadenaron frente al organismo. Habían sido despedidos. No eran los únicos. Según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), en el primer semestre de 2017 se produjeron más de 22 mil despidos y suspensiones, principalmente en el sector privado: el 70 por ciento pertenece a la industria. En total, desde la asunción de Cambiemos, CEPA contabilizó más de 264 mil despidos y suspensiones. Sin embargo, para Triaca los culpables son los trabajadores. “Muchas veces porque alguno hizo un juicio laboral terminan cerrando la fábrica y pierden el laburo todos sus compañeros”, dijo en declaraciones a Radio Mitre.

En ese reportaje, el ministro defendió la reforma laboral que impulsa el Gobierno. En otra entrevista con FM Blue, el ministro aseguró que “definitivamente” la reforma no precarizaría las relaciones laborales y que “nada” se haría sin consenso. “No hay que temerle a los proceso de cambio, sino adecuarse”, dijo. “Los convenios colectivos de trabajo reflejan los procesos productivos, y permanentemente se están cambiando; la mayoría de las actividades los cambian, y eso porque cambian los procesos productivos. Muchos convenios no se modifican desde 1970 y contienen categorías que no existen más”. Y apuntó que las críticas llegan desde “una defensa corporativa”.

Triaca consensuó el proyecto de reforma laboral con los triunviros cegetistas Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer, quienes valoraron que los puntos más polémicos de la reforma fueran removidos. Sin embargo, esa negociación aunó profundas críticas de diversos sectores sindicales, como se vio expresado en la masiva concentración de más de 300 mil personas frente al Congreso el 30 de noviembre, en la que confluyeron los gremios de la Corriente Federal de los Trabajadores de la CGT, Camioneros y las dos CTA junto a movimientos sociales, cooperativos y pymes.

Massot, el orgulloso

Todo en familia

El 6 de diciembre, el Presidente Macri cristalizó la designación de la hermana del ministro, Mariana Triaca, como directora del Banco Nación, a través del decreto 1005 publicado en el Boletín Oficial. Según La Nación, a partir de “fuentes del sistema financiero”, la hermana de Jorge Triaca tendría un sueldo mensual de 150 mil pesos, es decir, 21 veces una jubilación mínima, hoy en 7200 pesos. Mariana estudió en el colegio Northlands, el mismo al que fue la reina de Holanda Máxima Zorreguieta.

El ministro defendió el nombramiento de su hermana y aseguró que no realizó ninguna “sugerencia” para que ocupara el cargo. “Ella hace dos años trabaja en el banco (era asesora del directorio). La eligió el presidente del Banco (Javier González Fraga). Más allá de que es mi hermana, es una profesional y aceptó una propuesta”. Y agregó: “Es una militante de Cambiemos desde hace mucho tiempo, y es una profesional que viene desarrollando esta tarea hace dos años en el banco estatal”.

El periódico Perfil subrayó que Mariana no es la única familiar del ministro que accedió a un cargo dentro del Estado de la mano del PRO:

  • Su cuñado, Ernesto Martí Reta, pareja de Mariana, fue nombrado en el directorio del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE).

 

  • Lorena Triaca, otra de sus hermanas, es directora de la Agencia de Inversiones.

 

  • María Cecilia Loccisano, esposa del ministro, es subsecretaria de Coordinación Administrativa del Ministerio de Salud.

 

A Loccisano la nombraron en noviembre de 2016, ocho meses después de la designación de Beatriz Victoria Orlowski de Amadeo, la esposa del diputado nacional Eduardo Amadeo, como directora del Centro Nacional de Organizaciones de la Comunidad, dependiente de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Social.

Ambos esposos, uno como ministro de Trabajo y otro como flamante presidente de la Comisión de Previsión Social, estaban sentados juntos durante el tenso plenario en el que se aprobó el dictamen de mayoría por la reforma previsional.

Ambos, entre abucheos, también fueron receptores de las críticas que llegaban desde los funcionarios de la oposición, sectores sindicales y, sobre todo, los jubilados.

Comentarios

Comentarios

Lucas Pedulla

Periodista. Además de escribir para Nuestras Voces, forma parte de La Vaca y de sus publicaciones como revista Mu y Mu Trinchera Boutique, entre otros. Es docente en la Escuela de Comunicación ETER.

Hacé tu anotación Sin anotaciones