Un año sin el ARA San Juan: “Macri siempre nos ignoró”

Compartir

La desaparición del submarino, las mentiras del gobierno, el miedo a no encontrar nunca  los cuerpos, la nueva vida entre el aprendizaje a vivir peleando por la búsqueda y asumir las ausencias. Los familiares de los 44 del ARA San Juan exigieron ayer en un acto en Mar del Plata al Presidente Macri que siga el rastrillaje «sin mentiras ni falsas expectativas» y que aumente el presupuesto para el mantenimiento de la flota. El Presidente miró para otro lado.

(DESDE MAR DEL PLATA).- Lourdes Melián, hermana del cabo principal David Melián, estaba en la tarima, en representación de los familiares, en el acto homenaje a los 44 tripulantes del ARA San Juan que se realizó en la Base Militar de Mar del Plata. La joven santiagueña de 21 años miraba de reojo a Mauricio Macri y cada palabra del Presidente era como un puñal que se le clavaba por dentro.

Lourdes fue quien redactó la carta que leyó Juan Aramayo, padre del cabo principal Hugo Aramayo, en la que le exigieron “elaborar una ley que nos asegure en el presente y en el futuro nunca abandonar la búsqueda, sin mentiras ni dando falsas expectativas, respetando a los 44 argentinos y familiares”.

Lourdes volteaba la cabeza hacia el jefe de Estado, pero Macri se mantenía con su mirada hacia la nada. Sin mirar a los familiares que tenía a escasos metros, pensando en vaya a saber qué cosa. A un año de la desaparición del ARA San Juan, las familias sienten desilusión con el Jefe de Estado. “Estamos con sentimientos muy dolidos, queremos aclarar al país y el mundo para que no se interprete esto como un cierre, sino que seguiremos insistiendo en su búsqueda”, aclararon ya pensando en que el Gobierno iba a presentar el acto como un final de búsqueda. Y pidieron“el aumento del presupuesto de la fuerza para poder cumplir con el correcto funcionamiento de los buques para la seguridad de los marinos”.

«Necesito saber qué pasó con el submarino»

Lo que más recuerda Lourdes de su hermano David, que ahora tendría 32 años, es que “era muy simpático, se daba con todos, no era de hablar mucho, le gustaba compartir momentos con la familia y lo primero que hacía cuando tenía vacaciones era agarrar el auto e ir a vernos a Santiago del Estero, para pasar los días en familia”.

La voz de Lourdes está apagada después del acto protocolar en la Base Naval de Mar del Plata. Estudiante de obstetricia dejó de estudiar para acompañar a su familia hace un año, cuando la vida de los Melián cambió para siempre.

“Mi mamá hace un año que está aquí en la Base. Se fue en julio, estuvo un mes en Santiago del Estero y volvió. Para nosotros ha sido muy difícil este año, un montón de cosas han cambiado. Al estar mi mamá aquí y al no estar David, hemos pasado una navidad malísima, ya no festejamos cumpleaños, no hemos tenido vacaciones. Estábamos acostumbrados a reunirnos para las fiestas y lo primero que hacíamos era esperarlo a David para estar todos juntos”, dice a Nuestras Voces mientras su hermana sostiene una bandera argentina con la foto de su hermano.

Los Melián son 9 hermanos criados en San Andrés, un paraje rural santiagueño. “David aprendió a nadar a los 6 años. Él siempre quiso ser marinero y ahorró plata trabajando para ir a estudiar a Puerto Belgrano”, dice Lourdes.

“Siempre hablaba del submarino, él le decía ‘El Perla Negra’”, cuenta Lourdes que llegó a Mar del Plata el 20 de noviembre de 2017 y aquel día le dijo a su mamá que llegarían, abrazarían a David y le darían los regalos que le habían comprado. “Y aquí estamos. David nunca llegó y la esperanza se fue apagando. Ahora no queda nada”.

Mensajes al mar

Marcela Fernández, esposa del suboficial primero Alberto Cipriano Sánchez, se embarcó días atrás junto a otros familiares en el crucero “Anamora” y, luego de zarpar desde el puerto de Mar del Plata, navegaron mar adentro y cada uno de ellos lanzó al agua una botella con una carta.

“Miramos el mar y nos preguntamos dónde estás. Queremos encontrarte y vamos a hacer todo lo que sea necesario hasta saber la verdad”, escribió Marcela para su esposo.

Con 25 años de matrimonio y dos hijos, Juani y Julián, la familia es de Mar del Plata. Con un nudo en la garganta y el rostro bañado en lágrimas Marcela dice a Nuestras Voces: “saco fuerzas de donde ya no me queda para seguir adelante. Jamás nos vamos a dar por vencidos. Jamás”.

Marcela Moyano, esposa de Hernán Rodríguez, jefe de máquinas del ARA San Juan, está entre los familiares que más alzaron la voz para que no se abandone la búsqueda. Triste e indignada por las palabras de Presidente dice a Nuestras Voces “Macri nunca nos acompañó, Macri siempre nos ignoró”.

Marcela y Hermán habían comenzado la relación por Facebook en 2012 mientras él estaba en una misión en la estación de la Armada ubicada en la isla Laurie de las Islas Orcadas del Sur.

“Sólo pido saber dónde está porque a veces siento que estoy como el primer día que me llamaron para que fuera a la Base Naval. Que Macri no mienta, que diga que siempre dio la cara cuando nos ignoró. Si se logró la contratación para la búsqueda fue por pura lucha de los familiares. Sus palabras me dolieron mucho, me dió mucha rabia pero me las tuve que tragar porque buscamos paz y no queríamos arruinar el homenaje”.

La madre del cabo primero Leandro Cisneros, Yolanda Mendiola, es de Jujuy, la provincia que aportó más submarinistas: 9. Con una bandera que recuerda a todos los jujeños ella dice a Nuestras Voces: “todo lo que conseguimos lo hicimos los familiares, pero nos hubiera gustado que el señor presidente y el ministro Aguad se hubieran comportado de otra forma, nos hubieran recibido ellos, acercarse a los familiares como debería ser”.

Defensa nacional no, negocios sí

Con todo el dolor en su mirada ella dice que no ve “ningún tipo de compromiso del Presidente. Tuvimos que aceptar este reconocimiento en honor a ellos, por el respeto a su labor y las envestiduras navales. Nos pareció que era coherente participar y hacerlo en forma pacífica”.

Cuando Mauricio Macri se retiró escoltado junto a Bullrich y Stanley los familiares se abrazaron. Saben que lo único que tienen es a ellos mismos. La búsqueda del submarino concluyó ayer hasta que se retome -según palabras del Presidente- en febrero de 2019.

Ninguno de ellos cree ya en la palabra de Macri ni en la de sus ministros. Pero tampoco ninguno piensa bajar los brazos para que los sigan buscando y que cerrar la herida de la desaparición y la incertidumbre.

Comentarios

Comentarios

Ulises Rodríguez

Ulises Rodríguez

Periodista y locutor. Especializado en temáticas culturales, escribió en Anfibia, Infobae y la Revista Acción. Formó parte de Infonews y realizó publicaciones en Escribiendocine.

Hacé tu anotación Sin anotaciones