Un mes de las PASO: la receta de Alberto en campaña

Compartir

Alberto Fernández teje alianzas con gobernadores, intendentes y líderes políticos de todo el país, como ayer en su reunión con Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba. Por su parte, Cristina recorre el interior presentando su libro Sinceramente. Dos caras de una misma fórmula que no para de crecer. Y ya comienzan a filtrarse las primeras propuestas de gestión: crearían ministerios de la Mujer y de Vivienda, pesificarían las tarifas de los servicios.  Mientras tanto Durán Barba insiste en que la estrategia de Cambiemos debe ser polarizar con CFK, dejando sin respuesta las críticas que Alberto hace al modelo implantado por Mauricio Macri. A un mes de las PASO, la campaña está en plena ebullición.

Comenzó la cuenta regresiva. Exactamente en un mes será la primera de las tres batallas cruciales en este 2019 de elecciones. En 31 días los argentinos deberemos ir al cuarto oscuro en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), una suerte de gran encuesta nacional que sirve como muestreo de cara a la verdadera contienda, el 27 de octubre. 

Las cartas están sobre la mesa: los candidatos, las alianzas, los ganadores y los que quedaron heridos. Ya no hay especulaciones en torno a quiénes están de un lado y quiénes del otro. Y aunque todavía nada está dicho, este mes será así: a todo o nada, poniendo el acelerador en un país que no da respiro y que, de un segundo para el otro, puede dar un giro drástico.  

El espacio transversal del arco opositor al macrismo que encabezan Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner viene haciendo una campaña que podría dividirse en tres focos. Por un lado Alberto, por el otro Cristina y por una tercera vía Sergio Massa, que encabeza la lista de diputados por la Provincia de Buenos Aires. En el primer spot que se conoció oficialmente, se puede ver que el objetivo es presentar al candidato a presidente como un “tipo común”. Mirando a cámara, Alberto recuerda que junto a Néstor Kirchner dieron los primeros pasos para sacar al país de la crisis de 2001, resalta su característica como “conciliador” y deja en clara su autonomía con respecto a Cristina, ante el discurso de que es su chirolita: “cuando no estoy de acuerdo con algo, digo que no”. Apela, finalmente, a la frase que viene siendo el leitmotiv tanto de él como de Cristina: la palabra “orden”.

Mientras tanto, Alberto sigue mostrando su destreza como armador. La última gran demostración fue el almuerzo con doce gobernadores peronistas: Juan Manzur (Tucumán), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gildo Insfrán (Formosa), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Lucía Corpacci (Catamarca), Sergio Casas (La Rioja), Sergio Uñac (San Juan), Carlos Verna (La Pampa), el gobernador electo Sergio Ziliotto (La Pampa) y el diputado nacional Jorge Franco (Misiones). En la tarde de ayer, Alberto concretó una reunión con un gobernador que se muestró cercano a la Casa Rosada: Juan Schiaretti, quien arrasó en las últimas elecciones en Córdoba. Sin dudas, la reunión dejará margen a numerosas especulaciones que se tejerán. Se sabe: en el mercado de pases Schiaretti es uno de los que todavía está disputa.

«Tenemos el desafío de ganar en Córdoba para consolidar a Alberto y Cristina»

Mientras tanto Alberto sigue recorriendo el país. Antes de Córdoba estuvo en San Juan junto al gobernador Uñac celebrando el día de la Bandera el 20 de junio; en Tucumán junto a Manzur; en Misiones y en Mendoza junto a la candidata a gobernadora y actual senadora nacional, Anabel Fernández Sagasti.  Otra figurita difícil, al igual que Schiaretti, fue la de Omar Perotti—flamante gobernador electo de Santa Fe— con el que también finalmente obtuvo su foto y con el que se comprometieron a trabajar juntos. Un hombre que era reticente a alinearse a la figura de CFK. La provincia de Buenos Aires, la está recorriendo asiduamente. Por caso, el 9 de julio, Alberto decidió pasarlo en la costa argentina, en Necochea y se mostró junto al precandidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof y al primer candidato a diputado Sergio Massa. La foto, que circuló a través de su twiter, tenía un mensaje que también será el eje de la campaña: “Que nos hayamos reencontrado nosotros es el primer paso. El segundo es que nos reencontremos todos los argentinos”.

Intendentes del PJ, los escuderos de Kicillof-Magario en Provincia

En estos cortos pero intensos meses desde que se conoció la fórmula, el candidato a Presidente se mostró en varias oportunidades junto a sindicalistas y empresarios PYME: toda una decisión política. Acompañó al gremialista Aldo Pignanelli en un multitudinario congreso de los trabajadores mecánicos de SMATA, y también a Carlos Heller en un encuentro con empresarios de la pequeña y mediana industria.  

En cuanto a su eventual gestión, Alberto dejó algunas pocas pero contundentes señales. Dijo que de sentarse eventualmente en el sillón de Rivadavia crearía el ministerio de la Mujer y el de la Vivienda. Además, sostuvo que pesificará las tarifas de los servicios. 

El «Sinceramente» de Alberto Fernández

Con respecto a la política internacional fue muy crítico con el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea que el gobierno nacional presentó como jugada maestra. “No queda claro cuáles serían los beneficios concretos para nuestro país. Pero sí queda claro cuáles serían los perjuicios para nuestra industria y el trabajo argentino. Un acuerdo así no genera nada para festejar sino muchos motivos para preocuparnos”, sostuvo el candidato del Frente de Todos. Mientras tanto, tuvo dos encuentros a escala internacional que dejan en claro cuál es su camino. Por un lado, visitó al ex presidente uruguayo Pepe Mujica y por el otro, viajó a Brasil a saludar y darle su apoyo Luiz Inácio Lula da Silva, preso en el penal de la ciudad de Curitiba. “Soy miembro del Comité Internacional que reclama por la libertad de Lula. Lo hago porque defiendo el Estado de Derecho y lucho para que cesen las persecuciones políticas”, explicó a través de las redes sociales. 

Mientras tanto, Cristina Fernández de Kirchner está teniendo pocas apariciones, lo cual también es una decisión de campaña. Hasta ahora—y seguramente eso seguirá haciendo hasta octubre—seguirá recorriendo las provincias con la excusa de presentar su libro. Ya lo hizo en Santiago del Estero, Rosario y Resistencia.

La otra vereda

Por su parte, la fórmula de Juntos por el Cambio que lideran Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto ensaya un discurso confrontando directamente con Cristina Fernández de Kirchner —como lo viene haciendo desde que asumió— dandole aire y aire a Alberto y dejando sin respuestas sus críticas al modelo.

En el primer spot de campaña utilizaron conceptualmente la frase que dijo el Presidente cuando inauguró el Paseo del Bajo: “Esto no es relato, es asfalto”, pese a que según reveló el periodista de Página 12 Raúl Kollman, “durante el gobierno kirchnerista se licitaron, en promedio, 168 obras en carreteras por año. Durante el gobierno de Mauricio Macri, las obras licitadas en el promedio de los tres primeros años de su gobierno, fueron apenas 31 por año. Menos de un quinto”. Desde Cambiemos vinculan absolutamente todo lo que ocurre a lo que se dio en llamar “corrupción K” . Esa línea será la línea discursiva macrista y su gran símbolo de campaña es el emoticón del brazo sacando músculo, que convirtieron en ícono de campaña, reemplazando los globos amarillos.

Mientras tanto, María Eugenia Vidal lanzó su campaña con artillería pesada contra su rival Axel Kicillof, quien según la mayoría de las encuestas le lleva varios puntos de ventaja. Lo hizo en la pantalla de Canal 13, en el programa de Jorge Lanata, asegurando que el verdadero poder detrás de Kicillof es Máximo Kirchner, y  la ya clásica demonización de La Cámpora. ¿Será suficiente esta vez ese eje? Marcos Peña y Jaime Durán Barba tuvieron su cumbre ayer por la tarde en Parque Norte, donde disertaron los principales asesores de comunicación en un el congreso partidario, junto a los principales referentes de la coalición oficialista. El asesor ecuatoriano volvió a insistir en que el camino sigue siendo polarizar con la ex mandataria. 

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones