Un muro porteño para el G20

Compartir

El gobierno argentino, apoyado por EEUU e Israel, prepara un fuerte operativo de seguridad para amurallar la ciudad de Buenos Aires durante la cumbre multilateral. Buscan frenar (y reprimir) la protesta global que llega para articular la plataforma mundial Fuera G20-Fuera FMI. Y siempre está en el discurso de seguridad “prevenir la posibilidad de un ataque terrorista”. La visita de Donald Trump, el séptimo presidente norteamericano en pisar suelo argentino, y la aquiescencia del ministerio de Seguridad con el Comando Sur abren la puerta a la intromisión de marines y espías durante esos días.

Sentado de cara a unos de los ventanales vidriados del complejo Costa Salguero que dan al Río de la Plata, un funcionario o funcionaria extranjero participante de la cumbre de mandatarios del G20 en Buenos Aires, que tendrá lugar el 30 de noviembre y 1° de diciembre, podrá quizás deleitarse con la calma de la costa ribereña y sus aguas mansas. Un paisaje bucólico artillado, eso sí, con el patrullaje de lanchas rápidas Shaldag de la Prefectura, apertrechadas con ametralladoras calibres 50, que fueron adquiridas recientemente a Israel. Alrededor del nervio central de la cita multilateral más gravitante organizada por la Argentina en su historia, tres anillos de seguridad delineados con la presencia de cuatro fuerzas federales locales, con apoyo y cobertura externa, intentarán que durante la cita del G20 no llegue al interior del recinto ni el sonido del vuelo de una mosca.

El ministerio de Seguridad que comanda Patricia Bullrich ya infló el pecho en un comunicado oficial que fue publicado, prácticamente, sin cambios por el diario La Nación, al aseverar que el gobierno de Cambiemos: “movilizará a 20 mil policías para la cumbre del G-20. Con el apoyo de policías porteños y bonaerenses se superará, entonces, el número de 9000 agentes destinados en 2005 a Mar del Plata durante la ríspida Cumbre de las Américas”. Lógicamente, el gobierno nacional proyecta un clima de orden para cumplir con su rol de anfitrión de una cita donde convergerán durante un fin de semana los Jefes de Estado de las economías nacionales más importantes del planeta.

La preocupación, en todo caso, para las organizaciones sociales del mundo interesadas en manifestar su rechazo al mitin surge al poner en relieve el fuerte compromiso de Bullrich con pares de potencias extranjeras que consideran a determinados actores sociales radicalizados -indígenas, campesinos, referentes “populistas”, oenegés socialcristianas- como una amenaza a la paz occidental. Si la primermundista y desarrollada ciudad alemana de Hamburgo, ultima localización de la cumbre de Jefes de Estado del G20, fue un baño de sangre y autos incendiados, qué podrá suceder en la capital argentina. ¿Va a estar duro Buenos Aires?

El G20 de los pueblos

La ex ministra de Seguridad Cecilia Rodríguez dice a Nuestras Voces: “Lo primero que advierto al repasar la historia de este tipo de encuentros presidenciales tan comprometidos con el orden de la economía mundial es que no hay G20 sin violencia en las calles. Pero, claro, el perfil en seguridad de Cambiemos no es el más indicado para apaciguar ánimos. Ya lo anticipó nuestra compañera Cristina Fernández el día de su último doble mandato cuando habló en Plaza de Mayo: este gobierno se compra todos los conflictos ajenos”. Nuestras Voces pregunta a Rodríguez si no hay riesgo de que la Casa Rosada no prepare un desmedido operativo de seguridad para simular músculo ante las potencias occidentales. “Eso está más que claro. El PRO está dispuesto a pagar cualquier precio para visibilizar su pleitesía con el norte. Además, (Patricia) Bullrich viene demostrando, y la cita del G20 no parece ser la excepción, que puede importar una agenda de prevención y una metodología de disuasión con parámetros externos, no propios, para acallar la protesta de los que opinan distinto”.

Otro G20 es posible

El historiador e investigador del Conicet Leandro Morgenfeld acaba de publicar un libro que viene muy a tono con la llegada del mandatario Donald Trump a la Argentina: “Bienvenido Mr. President- De Roosevelt a Trump:  las visitas de presidentes estadounidenses a la Argentina”. Morgenfeld es además uno de los enlaces organizativos locales con la plataforma global Fuera G2O, una red mundial de colectivos sociales y políticos que tiene en agenda convertir a Buenos Aires, como lo fue la famosa Contracumbre de Seattle 1999, en el nuevo hito de la pelea globalifóbica contra la concentración financiera. En diálogo con Nuestras Voces, Morgenfeld comienza analizando precisamente qué puede implicar, en términos de seguridad, el arribo a la Argentina del gobernante más poderoso del mundo. “Siempre que arribó un presidente de los EE.UU., llegaron seis en toda la historia desde que vino Roosevelt en 1936 hasta Obama en el 2016, hubo enormes medidas de seguridad. En este caso el desafío es mayor porque Argentina va a recibir a más de una veintena de mandatarios, más las máximas autoridades de la OCDE y el Fondo Monetario Internacional. El operativo, tenemos conocimiento, incluirá un operativo aéreo y una movilización marítima. Además se habla de que el Pentágono pueda movilizar un portaaviones. Mientras tanto sigue habiendo formación conjunta de tropas con los Estados Unidos, tanto para fuerzas de seguridad y defensa”, comienza advirtiendo el creador del interesante blog Vecinos en conflicto, donde actualiza periódicamente las vicisitudes de nuestra relación política comercial con los EE.UU.

La farsa del Woman 20

A su vez, Leandro Morgenfeld enfatiza que la adhesión de Cambiemos a las nuevas tesis de contrainsurgencia promovidas por el Comando Sur, donde el foco doctrinario está puesto en una categoría difusa nominada por los NeoCom como “nuevas amenazas”, puede convertir al G20 en un peligroso ejercicio práctico para los agentes a la orden de Patricia Bullrich. “El decreto de Macri que posibilita a las FFAA participar en tareas de seguridad interior nos preocupa mucho. Creemos que la cumbre puede ser utilizada por el gobierno para seguir corriendo la frontera sobre hasta dónde pueden participar los militares para contener la protesta política basándose en la excusa de blindar al país ante un posible ataque terrorista. No es descabellado pensar eso. El ministerio de Seguridad ha ahondado en los últimos meses acuerdos doctrinarios con el Comando Sur y el Mossad para trabajar líneas de acción contra enemigos brumosos, categorías amplias donde tranquilamente podemos entrar los que vamos a participar en la marcha”, complementa Morgenfeld.

Por otro parte, voceros de la Unidad de Trabajo G20 (UTG20), dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros, consultados por Nuestras Voces, relativizaron la preocupación mencionada y detallaron que: “El intercambio de información de seguridad es muy común en el marco del G20. Hay un intercambio con varios países. En ese sentido, el principal aporte tuvo que ver con capacitaciones. Funcionarios argentinos fueron capacitados en la Argentina y en el exterior en diversos temas específicos. Además algunos países donaron equipamiento: carpas de logística de EEUU y motos de China, por poner dos ejemplos concretos”.

Cuando Nuestras Voces requirió más precisiones sobre sobre los acuerdos puestos en marcha por Argentina con otros países del G20 para blindar la cumbre con un “estándar occidental”, desde UTG20 notificaron un listado donde está discriminado el país anfitrión y la temática sobre la que versó la capacitación hecha mayormente por funcionarios de rango del ministerio de Seguridad: “Alemania – Capacitación organización G20 en Buenos Aires; Alemania – Organización G20 en Alemania; Australia – Capacitación organización eventos en Buenos Aires; China – Capacitación de custodias en China; China – Organización G20 en China; Francia – Capacitación organización eventos en Buenos Aires; Israel – Capacitación custodias para manejo de crisis: 22 personas de las fuerzas policiales; OEA “Programa Ejecutivo en Liderazgo y Estrategia de Ciberseguridad”- 44 personas capacitadas de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Peru, USA y Venezuela. Agencias participantes: Ministerio de Seguridad, PNA, PFA, GNA, PSA, Policía de la Ciudad, Ministerio de Defensa; Ministerio de Modernización; Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto; USA – Capacitación organización eventos en Estados Unidos”.

Comentarios

Comentarios

Emiliano Guido

Emiliano Guido

Periodista especializado en política internacional. Forma parte del Programa de Integración Regional y Financiamiento para el Desarrollo en Fundación SES (Argentina). Ganador del Premio José Martí (2006) otorgado por la agencia Prensa Latina.

Hacé tu anotación Sin anotaciones