Uruguay: El Frente Amplio sin Mujica y Tabaré

Compartir

El Frente Amplio de Uruguay elegirá en internas partidarias a su candidato presidencial para competir en los comicios de octubre. La coalición llega a esa instancia en un contexto político inédito: la militancia frenteamplista ya no contará en el menú de opciones a sus dos referentes políticos más importantes, el actual presidente Tabaré Vásquez y el ex primer mandatario José Mujica. El nuevo frontman deberá lidiar con las elecciones más reñidas de los últimos años.

Los tres dirigentes más importantes del Frente Amplio: el dos veces presidente Tabaré Vásquez, el ex primer mandatario José Mujica pero también Danilo Astori, ministro de Economía en más de una oportunidad, no competirán en las elecciones internas previstas para el 30 de junio. El promedio etario de Uruguay podrá ser otoñal pero los referentes mencionados atravesaron, o están a punto de hacerlo, la barrera de las 80 primaveras. Por lo tanto, el paso al costado de los caudillos posee cierta lógica.

Además, el retiro de la tríada frenteamplista desguarece por igual a las distintas corrientes, tanto a las más moderadas como a las más “populistas”, de un espacio partidario heterogéneo. Mujica no solo había conseguido erigir un sello campechano y ético for export del Frente Amplio, además el ex guerrillero tupamaro solía encauzar los posicionamientos integracionistas más radicales de la coalición. Era, por así decirlo, la garantía de la vena más popular del Frente.

Por el contrario, el actual Jefe de Estado elevaba las cotizaciones del Frente en dos rubros disímiles: la opinión pública encontraba en Vásquez un mejor gestor público más eficiente que Mujica; a su vez, las élites locales o regionales contaban con que la mesura de Tabaré hiciera imposible un giro abrupto, bolivariano, de su gobierno. En paralelo, ya sea con Mujica o Tabaré en la presidencia, siempre estaba Danilo Astori para otear la marcha de la economía y ser un aguerrido polemista, incluso a favor de una mirada comercial más aperturista.

Recapitulando, las tres luminarias principales del Frente ya no brillarán en el cronograma electoral 2019. Ese vacío intentará ser ocupado por cuatro dirigentes: el socialista e Intendente de Montevideo Daniel Martínez, la ex ministra de Industria Carolina Cosse –integra el partido de Mujica, el MPP-, el sindicalista comunista Óscar Andrade y el ex presidente del Banco Central Mario Bergara. Por ahora, esos apellidos –Martínez, Cosse, Andrada, Bergara-, desconocidos fronteras afuera de Uruguay, intentarán en los próximos meses lograr tres objetivos con gusto a gloria: vencer en la interna; luego, cantar victoria en los comicios más reñidos para el Frente desde que comenzaron a ser gobierno en el 2005 y, un poco más a largo plazo, construir una marca política tan rimbombante como lo son Tabaré y Mujica, que ya casi son en el mundo un sinónimo de la palabra Uruguay.

Las nuevas batallas del Pepe Mujica

Nuestra Voces habló con el historiador y politólogo uruguayo Gerardo Caetano para discernir con más precisión un escenario nubloso para el Frente y con muchos interrogantes. Uno de ellos, en principio, es ¿cuál es el objetivo central de la interna frenteamplista? ¿Sintetizar una oferta competitiva para octubre o poder llenar el vacío que dejan en la coalición los “fin de ciclo” de Tabaré y Mujica? Caetano considera a esas metas complementarias: “En realidad, los retos se cruzan, aun cuando sin duda la interpelación más acuciante es la de elegir el mejor candidato para octubre y con seguridad también para la segunda vuelta de noviembre. En ese marco, una cosa es elegir al candidato más competitivo y otra bien distinta es construir un liderazgo alternativo. En la competencia interna de este año, lo que está en juego es lo primero. Y aunque hay cuatro candidatos en competencia (Martínez, Cosse, Andrade y Bergara), la disputa será entre los dos primeros”.

Es decir, el politólogo Caetano anticipa que, o Martínez, o Cosse, alguno de los dos, será el apellido que encabezará la boleta del Frente en Octubre. Ahora bien, ¿el Intendente de Montevideo es una continuidad del estilo de Tabaré, o tiene voz propia? ¿Cosse es mujiquista cien por ciento? Gerardo Caetano considera un desatino trazar esos paralelismos: “En primer lugar, hay que aclarar que ni Daniel Martínez es el hijo político de Tabaré ni Carolina Cosse es la hija política de Pepe Mujica. Tabaré está respaldando con cierta discreción a una dirigenta que fue Ministra de su gobierno, mientras que el respaldo de Mujica y del MPP a Cosse fue tardío y complejo. Mujica tiene herencia pero, por ahora, no tiene herederos claros, si siquiera dentro del MPP”.

Por otro lado, y en relación a la anterior pregunta, el historiador uruguayo entiende que, con Cosse o con Martínez, habrá renovación en la conducción del Frente, pero ese nuevo horizonte seguirá atado a las tradiciones político-culturales de la coalición: “No habrá continuismo, entre otras cosas, porque los liderazgos de Tabaré y, sobre todo de Mujica, son muy difíciles de heredar. Eso sí, las renovaciones en la historia política uruguaya (no solo en la izquierda) siempre se han hecho desde las tradiciones y no contra ellas. Y el Frente tiene una tradición (una identidad política que se nutre en emociones y comunidades de sangre) muy fuerte, sin la que su existencia y su futuro estarán muy comprometidos. Es más, buena parte de los descontentos con el frenteamplismo viene hoy desde ciudadanos que se sienten expresados en esas tradiciones”.

Prosur: el organismo regional de la derecha

Por último, Nuestras Voces indagó a Caetano sobre los comicios de octubre. Una instancia que será, en definitiva, el primer examen de fuego que deberá dirimir la nueva conducción política del Frente Amplio. “Nadie duda que las elecciones de 2019 serán las más desafiantes para el FA desde el 2004. Incluso, la gran mayoría de los analistas tienden a proyectar que la oposición, pese a sus problemas, es hoy por hoy favorita. Claro, no habrá mayorías legislativas ni para el FA ni para la suma de Blancos y Colorados. La llave del gobierno la pueden determinar los partidos menores (la ultra izquierdista de “Unidad Popular”, la centro izquierdista “La Alternativa” y el derechista “Partido de la Gente), que en conjunto hoy miden en casi todas las encuestas cerca de un 10% de la opinión pública”, comienza advirtiendo Gerardo Caetano.

A su vez, el historiador y politólogo uruguayo concluye: “Es más, en una segunda vuelta entre, por ejemplo, Martínez y (Luis Alberto) Lacalle Pou, los escenarios pueden ser múltiples e inesperados. Debemos mencionar también el impacto del retorno de Julio María Sanguinetti a sus 83 años a la disputa electoral como precandidato del Partido Colorado. El que Sanguinetti sea el cisne negro de las elecciones uruguayas de 2019 dice mucho del Uruguay actual. Con seguridad las elecciones de octubre y de noviembre ofrecerán resultados de una mayor dispersión política, siempre dentro de los márgenes acotados de los cambios en la política uruguaya”.

Comentarios

Comentarios

Emiliano Guido

Emiliano Guido

Periodista especializado en política internacional. Forma parte del Programa de Integración Regional y Financiamiento para el Desarrollo en Fundación SES (Argentina). Ganador del Premio José Martí (2006) otorgado por la agencia Prensa Latina.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 15/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto