Vacaciones de invierno carísimas y para pocos

Compartir

En estas vacaciones de invierno el costo de las salidas se convirtió en privativo: las 10 obras infantiles más taquilleras tuvieron apenas un tercio del público que fue al teatro el año pasado en igual período, reveló el empresario Daniel Grinbank. La alta inflación y la pérdida del poder adquisitivo hicieron que ir al cine o al teatro se vuelven actividades caras y para pocos. Un informe de CEPA revela aumentos interanuales de un 50% con picos de hasta el 146% en shows como Disney on Ice. Ir al cine y a comer para dos adultos y dos chicos ya cuesta de 2.400 a 3.600 pesos. 

Los precios de las salidas recreativas, según el relevamiento de CEPA, se incrementaron entre 50% y 146% durante el último año, con la excepción de la promoción el balde de pochoclos más gaseosa, típico del consumo en el cine, que se incrementó sólo un 7% y la botella de coca cola que aumentó un 36%.

Considerando estos precios, el presupuesto para una salida recreativa al cine de dos adultos con dos menores, incluyendo una cena en una casa de comidas rápidas es entre $2.450 y $3.600, según las diferentes opciones que incluyen sala 2D o 3D, con o sin balde de pochoclos y gaseosas. Esto supone un incremento con respecto al año entre 68% y 49%. Otra salida muy recurrente en vacaciones de invierno es la del teatro sumado a una cena posterior, que manifestó aumentos anuales que van desde el 76% al 123%, según si incluyen una cena en parrilla o pizzería, todos incrementos por encima del promedio general de la inflación. El costo de la salida al teatro oscila entre $4.089 y $7.352 entre las opciones más económicas y las más caras, también para dos miembros adultos y dos menores de edad. 

El empresario Daniel Ginbank, basado en cifras de Aadet, puso esta realidad en números en una serie de tweets:

El informe de CEPA también calcula el costo de una salida en función del nivel de ingresos de distintos sectores de la población. La salida más económica al cine (2D sin pochoclos y cena en una casa de comidas rápidas) representa el 21% de una jubilación mínima (en 2018, representaba 18% y en 2016, el 16%), el 20% del Salario Mínimo (en 2018, significaba 15% y en 2016, el 12%), el 6% del salario promedio (en 2018, representaba 5% y en 2016, el 4%). Estos porcentajes resultan muy elevados considerando que se trata del gasto en un solo día. Respecto de la AUH, el gasto representa casi la totalidad del monto, alcanzando 92%.

Si se considera la opción más cara, la del teatro con parrillada, el costo asciende al 38% de la jubilación mínima (en 2018, alcanzaba el 35% y en 2016, el 34%), el 42% del salario mínimo (en 2018 representaba el 35% y en 2016, el 34%) y el 13% del salario promedio registrado (en 2018, era de 9% al igual que en 2016). Para la AUH, esta salida implica 209% de su ingreso, por lo que se necesitarían más de 2 asignaciones para afrontar el gasto. En definitiva, considerando tanto la jubilación, el salario mínimo, el salario promedio y la AUH el costo de las salidas de vacaciones mostraron una tendencia creciente y cada vez más restrictiva del derecho al ocio.

Comentarios

Comentarios

Débora Ascencio

Débora Ascencio

Periodista especializada en economía. Integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), becaria doctoral de CONICET y docente de la Universidad de Buenos Aires. Es licenciada en Sociología y maestranda en Sociología Económica.

Hacé tu anotación Sin anotaciones