La tragedia de ser niñes hoy en Argentina

Compartir

El relato sobre el futuro que tanto utilizó el macrismo en estos años es incoherente si no pone en foco a los niños y niñas. Ser niñe en Argentina en la actualidad es muy difícil. Los ingresos familiares se han retraído o han desaparecido, las vacantes escolares no aumentan, los organismos que garantizan sus derechos están desfinanciados. ¿Cuáles fueron las políticas públicas hacia la infancia en la gestión actual?

Luego de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en nuestro país, cabe preguntarse que ha sido de las políticas públicas hacia la infancia en la gestión actual. Preguntarse por les niñes en Argentina es una tarea clave porque el relato acerca del futuro que tanto se ha utilizado es incoherente si no se ha puesto el foco en la primera etapa de la vida, en aquellas y aquellos que efectivamente son el futuro, y el presente.

Ser niño o niña en Argentina implica pensar no solo qué rol ha jugado el Estado a nivel nacional sino también pensar qué postura y acciones han llevado adelante los gobiernos provinciales. Se podría pensar aquí que si el Estado central no lleva adelante políticas que potencien la infancia, difícilmente las jurisdicciones puedan hacerlo con todos sus recursos. Sin embargo, hay ejemplos de funcionarios provinciales que han continuado la línea nacional en su postura para con les niñes y  ha habido quienes han trabajado desde la vereda opuesta sin contar con el apoyo, sobre todo económico, del Ejecutivo Nacional.

Durante estos cuatro años de gestión del oficialismo las provincias han creado Planes Provinciales para la infancia, Registros Únicos sobre los servicios de protección de derechos de niños, niñas y adolescentes e incluso Secretarías, Subsecretarías o áreas de Primera Infancia que antes no existían. Distintos municipios de la Provincia de Buenos Aires han podido continuar con políticas públicas para les niñes y adolescentes pese al ahogo presupuestario por parte el ejecutivo provincial. La misma Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con un presupuesto elevado ha incrementado el número de familias en situación de calle y ha crecido exponencialmente la falta de vacantes en los jardines de infantes de la ciudad.

Te cierro el jardín

Este cúmulo de datos actuales los he extraído de notas periodísticas, de sindicatos o de observatorios de las distintas organizaciones sociales. Hasta el 2015 hay mucha información valiosa que nos ha permitido saber de dónde veníamos y hasta donde se ha llegado. Es un desafío enorme deshilachar cada política que ha llevado adelante el gobierno actual en Argentina ya que nos podemos encontrar, por llamarlo de alguna manera, con algunas trampas. Vayamos a un ejemplo.

La Asignación Universal por Hijo (AUH en adelante) no solo no se ha eliminado sino más bien todo lo contrario: en términos nominales ha crecido. Si se toman en cuenta cada uno de los aumentos de la misma y la inflación, sin duda el crecimiento de la AUH se ubica por debajo de la misma, disminuyendo el poder adquisitivo de quienes la cobran. Sumado al contexto de desempleo masivo y a la falta de vacantes (para el cobro de la asignación se debe acudir a la escuela y realizarse estudios de salud), los más damnificados son los más vulnerables.

Se han desplegado en la década anterior, en el territorio, órganos de aplicación de las leyes de prevención y protección de derechos y equipos técnicos, que se debilitaron en los últimos tres años, en el mejor de los casos, o que se desfinanciaron en su totalidad en otros, desapareciendo y dejando niños y niñas sin cobertura de derechos.

Ser niñe en Argentina en la actualidad es muy difícil. Los ingresos familiares se han retraído o han desaparecido, las vacantes escolares no aumentan, los organismos que garantizan sus derechos se encuentran desfinanciados, un gobernador afín al gobierno nacional reivindica el trabajo infantil, Tecnópolis se convirtió en un centro de convenciones y no es más un ámbito de continuo aprendizaje para niñes y adolescentes, no se hacen más capítulos de Zamba para conocer la historia de nuestro país y otras temáticas, constantemente faltan vacunas obligatorias del calendario oficial, entre otras vicisitudes.

La infancia ha sido históricamente solapada. Sus primeros reconocimientos de derechos datan de finales del siglo pasado. El gobierno anterior logró muchos avances en esa materia aunque con deudas pendientes. El gobierno actual empeoró lo logrado y redujo lo alcanzado.

Se vienen las elecciones definitivas y hay que elegir. De eso se trata.

—-

* Ezequiel Perez – Área de Niñez de Genera – Colectivo Agenda Argentina

* Lorena Ramundo – Directora Niñez del Municipio de Avellaneda

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 21/09/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto