Con Macri volvió otro rebusque del 2001: el trueque por falta de plata

Compartir

Para afrontar la crisis económica reaparece el trueque como rebusque en ferias y redes sociales. Un informe de CEPA analiza el resurgimiento de éstas economías de subsistencia en el Área Metropolitana. Mayoritariamente son mujeres que llegaron hace menos de un año por algún el desempleo o para completar ingresos. La diferencia con 2001: el surgimiento de formatos novedosos como los grupos de intercambio o compra venta en Facebook, que se duplicaron a partir de 2017. 

En la primera parte de 2019 la economía argentina está atravesando una fuerte crisis socioeconómica, con una tasa de desocupación que superó los dos dígitos en la última medición del primer trimestre de 2019, ubicándose en 10,1% y alcanzando el valor más alto en 13 años. En este contexto, las ferias vuelven a ser ocupadas por grupos de nuevos desocupados y desocupadas, amas de casa, personas jubiladas y pensionadas, o simplemente trabajadores y trabajadoras que no llegan a fin de mes y buscan una salida a sus problemas económicos. Una salida que recuerda a la crisis vivida en el 2001.

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) se propuso en su último informe indagar sobre el regreso de este fenómeno a la realidad de los argentinos y argentinas a partir de dos herramientas metodológicas. Primero, se realizó durante el trascurso del primer cuatrimestre de 2019 una encuesta en cuatro ferias populares del AMBA: la Feria del Barrio Independencia (José León Suarez), la Feria del Parque Patricios (CABA), la Feria de Mataderos (CABA) y la Feria de Florencio Varela (Zona sur). Luego, se realizó un relevamiento de grupos de Facebook de intercambio y compra-venta localizados en la Ciudad de Buenos Aires y el GBA.

La encuesta a los feriantes arrojó un conjunto de resultados que ayudan a entender la profundidad de la crisis descripta en el primer párrafo. La primera pregunta estaba orientada hacia la cantidad de años que se encontraban trabajando en la feria. Del total de los puesteros, un 49% respondió que estaba trabajando en la feria hace menos de 3 años. De estos últimos, el 31% lo hacía desde hace menos de un año. 

En torno a los motivos por los que trabajan en una feria: un 13% de los feriantes declaró “porque gana bien”, mientras que un 32% dijo estar buscando otro trabajo y un 52% que se veía obligado a trabajar en la feria debido a una crisis laboral. En este último caso, un 15% aclaró que había perdido el trabajo y un 85% sostuvo que estaba en la feria para completar algún ingreso existente.

Con respecto a la composición de género de las y los feriantes, se puede observar una amplia mayoría de mujeres, representando el 69%, mientras que los varones representan sólo el 30% y se constata un 1% de feriantes de transgénero.

El 45% de las y los feriantes encuestados sólo trabaja en la feria y 55% tiene alguna otra actividad principal. De los que tienen alguna otra actividad, el 65% afirma tener otro trabajo o changas remuneradas, el 23% tiene a cargo menores o discapacitados y 12% estudia. Vale aclarar que todos estos trabajadores cuentapropistas informales que sólo tienen como fuente de trabajo la venta ambulante o en ferias, no forman parte de la tasa de desempleo. Por la forma de medición, se contabiliza como trabajador o trabajadora ocupada, aunque solo haya vendido algunos productos los fines de semana.

En conclusión, las personas que trabajan en las ferias relevadas son principalmente mujeres, que están ahí hace menos de un año por algún tipo de crisis laboral, intentando completar ingresos que no alcanzan para sostener sus hogares.

En cuanto al relevamiento online, se analizaron más de 48 grupos de compra venta que tuviesen más de 1000 participantes y pertenezcan a la zona metropolitana de Buenos Aires. En el informe se destaca que el promedio de publicaciones de los grupos en los últimos 30 días es de 2.619 y que tienen una cantidad promedio de miembros de 13.889.

Las redes sociales generaron nuevas dinámicas para el intercambio y el trueque, no sólo con grupos de Facebook, sino también de whastapp. Cada uno de los integrantes sube fotos y notas sobre los productos o servicios que ofrece o demanda y espera que aparezca algún interesado. Los encuentros de intercambio se realizan, o bien de manera privada (concretando un encuentro, en general en algún lugar concurrido como una plaza o estación de tren) o en algunos grupos numerosos se pacta una fecha periódicamente en algún espacio público donde todos los integrantes pueden asistir, realizar intercambios pre-acordados o nuevos. Los grupos tienen reglas claras en tanto a los intercambios permitidos, horarios y productos. Existe un administrador (la persona que creo el grupo o alguien designado por esta) que monitorea el cumplimiento de las reglas y la incorporación de nuevos integrantes.

Los grupos de intercambio de Facebook tienen en su portada una síntesis de reglas o pautas de funcionamiento, a partir de las que se indican las condiciones en las cuales se deben realizar los intercambios. Un punto importante es si se aceptan o no intercambios por dinero (algunos grupos son de trueque puro y en otros se acepta la compra-venta de productos). Se indica claramente el tipo de productos que están permitidos (nuevos o usados). Por ejemplo, en la portada de “TRUEQUE!! sin dinero solo x alimentos!!” (el grupo más numeroso de la zona del AMBA, con más de 77.000 integrantes) se indica que el grupo sólo permite los intercambios sin dinero y están excluidos productos como alcohol, medicamentos, celulares y tablets. Esto último excluye del grupo la reventa de productos robados o contrabando. Para entender la dinámica concreta del trueque en redes sociales, el informe elaborado por el CEPA muestra una serie de publicaciones  online en donde se ofrece vender o cambiar algún producto o mercancía.

En la estimación que calcula Facebook para la actividad “durante los últimos 30 días”, se observan datos que muestran importante movimiento de estas redes de trueque. En promedio, en todos los grupos de Facebook analizados, se incorporaron 238 nuevos integrantes. Se destacan algunos grupos muy populosos, constatándose que 4 grupos que tienen 10.000 publicaciones en el último mes de actividad. 

La evolución en la cantidad de grupos creados por año muestra que a partir de año 2017 el fenómeno se duplica (de 20 a 40 grupos nuevos) y que se sostiene en torno un crecimiento de 45 grupos anuales promedio en los últimos tres años.

A modo de conclusión, el informe establece que la crisis de empleo que está atravesando la economía argentina tiene su reflejo en el auge del truque. El mismo volvió a instalarse en la Argentina, tanto a través de las maneras tradicionales (en las plazas y zonas más céntricas de los barrios populares) como por medio de las redes sociales en grupos de Facebook o Whatsapp  En la medida que la económica no vuelva a mostrar signos de vitalidad es esperable que mas argentinos se vuelquen a este tipo de economías de subsistencia. 

Comentarios

Comentarios

Débora Ascencio

Débora Ascencio

Periodista especializada en economía. Integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), becaria doctoral de CONICET y docente de la Universidad de Buenos Aires. Es licenciada en Sociología y maestranda en Sociología Económica.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 20/11/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto