Escalada de represión en conflictos

Compartir

La represión en movilizaciones no es un exceso, es parte de una política planificada. El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) advierte en su relevamiento sobre conflictos socio–laborales que durante los primeros seis meses de 2017 se registraron 39 hechos represivos hacia participantes de movilizaciones. El plan económico de ajuste y exclusión, sumado a la ausencia de garantías democráticas, se vuelven una combinación perversa.

En lo que va de 2017, según el informe de CEPA, la política represiva parece no concentrarse en un solo sujeto social. Trabajadores y trabajadoras, movimientos sociales, organizaciones de la sociedad civil, pueblos originarios, partidos políticos, mujeres, vecinos y estudiantes padecieron hechos de represión por parte las fuerzas policiales. Vale la pena detenerse en algunos casos puntuales.

Periodistas reprimidos por informar

Desde vecinos que reclamaban ante las inclemencias climáticas (fundamentalmente inundaciones) o por casos de gatillo fácil, hasta mujeres movilizadas en el Día Internacional de la Mujer, recibieron por parte del Estado una respuesta represiva. También los reclamos frente a los efectos de la política económica recibieron la misma réplica. Es el caso de trabajadores y dirigentes sindicales que reclamaban por mejoras en las condiciones de trabajo y movimientos sociales que exigían ayuda habitacional y/o alimentaria. Incluso los estudiantes primarios y secundarios se vieron afectados por estos mecanismos. La Red de Madres y Padres Contra la Violencia Institucional contabilizó 20 casos de violencia policial en escuelas primarias y secundarias de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense en sólo 36 días. Si se consideran los abusos policiales en colegios del interior y Universidades Nacionales, el registro alcanza los 40 casos. La violencia policial no se circunscribe al espacio público sino que se ejerce dentro de las mismas escuelas.

Quieren desmovilizar a través del miedo

A continuación, el gráfico disponible en el relevamiento de CEPA donde se detallan los casos de represión a manifestantes en el primer semestre de 2017.

La combinación de políticas económicas de ajuste y redistribución regresiva del ingreso, suelen aplicarse con represión como mecanismo de disciplinamiento social y “contención” de los reclamos. El encarcelamiento de la dirigente social Milagro Sala, constituyó el puntapié inicial para el desarrollo de este tipo de mecanismos.

En este sentido, los hechos ocurridos durante la movilización masiva en reclamo por la aparición con vida de Santiago Maldonado, parecen ser un eslabón más de una política de Estado implementada deliberadamente por Cambiemos.

El nuevo enemigo público

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones