Apuntan contra los jerarcas de Macri en el espionaje ilegal: 22 detenidos

Compartir

Detuvieron por espionaje ilegal a la ex secretaria de Documentación Presidencial de Mauricio Macri, Susana Martinengo, que en un acto de campaña de 2015 -cuando era funcionaria en la Ciudad- se definió como «un instrumento» de Macri y aclaró que «todo lo que hago es a pedido de él». Recibía informes de espías en la Casa Rosada. También cayeron el ex jefe de Contrainteligencia de la AFI macrista, Diego Dalmau Pereira; y el espía de la ex ministra Patricia Bullrich que hacía de nexo con Silvia Majdalani en la AFI, Alan Ruiz. Todos los caminos conducen al Señor de los Sótanos.

La Justicia Federal de Lomas de Zamora avanza sobre la escala jerárquica de la AFI macrista, algunos de cuyos responsables están acusados de integrar una organización ilegítima que realizaba inteligencia ilegal usando organismos del Estado. 

Entre los detenidos está el ex jefe de Contrainteligencia de la AFI, Diego Dalmau Pereira, quien declaró la semana pasada en la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de los Organismos de Inteligencia del Congreso. 

Poco antes, el domicilio de Dalmau Pereira había sido allanado por el juez federal Federico Villena. 

Se trata de un agente orgánico de la AFI que hasta mayo estuvo de agregado en Chile y que aún no logró completar su trámite jubilatorio ya que dio clases como contratado en la Escuela de Inteligencia, donde conoció a Silvia Majdalani, ex “señora 8” de la AFI durante la gestión de Mauricio Macri. 

La detención de Dalmau agudiza la investigación sobre las denuncias que realizó la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, nombrada especialmente por el Presidente Alberto Fernández. 

A raíz de una de sus denuncias está detenido con prisión preventiva uno de los líderes de la banda de espías, en su mayoría conformada por agentes de la Policía de la Ciudad  gobernada por Horacio Rodríguez Larreta. 

Se trata de Alan Ruiz, acusado por espiar ilegalmente a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y al Instituto Patria con la excusa de una presunta amenaza anarquista durante el G20. Ruiz era funcionario de la Ministra de Seguridad y pasó a la AFI, convirtiéndose en el nexo entre la ministra (que cumplía los pedidos de Macri en materia de sótanos) y Majdalani.

El juez Villena detuvo también a la ex secretaria de Documentación Presidencial de Macri, Susana Martinengo; y a otros 20 acusados en la investigación por supuesto espionaje ilegal a funcionarios, dirigentes políticos y empresarios. 

A pesar de que Juntos por el Cambio y el propio Macri dijeron “desconocer” a Martinengo, una fuente del Pro que ayudó a crear ese partido desde sus comienzos confirmó que la mujer trabajaba con Macri desde la época en que era presidente de Boca. 

En otra intervención memorable, Martinengo detalló en 2015 qué rol cumplía en el entorno del ex presidente durante en San Martín. Durante un acto de campaña de Ricardo Ivoskuys, la  entonces funcionaria de Macri y armadora electoral de Cambiemos en el distrito, explicó a la prensa un mecanismo de trabajo que, de haber continuado durante la presidencia, dejaría muy comprometido al Señor de los Sótanos: “En realidad la respuesta se la da el ingeniero Macri, no se la doy yo. Yo soy solo un instrumento en el gobierno de la Ciudad, que me ha tocado y él ha confiado en mí para esa tarea. Soy solo un instrumento. Todo lo que hago es a pedido de él. Quiero también dejar claro eso”.

La detenida Martinengo durante un acto de campaña de Macri: «Todo lo que hago es a pedido de él».

Entre los sospechosos también está el abogado y agente de la AFI, Facundo Melo y los policías de la ciudad, Jorge Sáez y Leandro Araque. Los tres conformaron un grupo de tareas en la AFI. Melo espió Florencia Macri –hermana de Mauricio- y Araque viajó a Santa Cruz en una de las incursiones contra la Vicepresidenta de la Nación ideadas por el fallecido juez Claudio Bonadío. Sáez era amigo de Silvia Majdalani y contacto de Dalmau Pereira en la AFI.

Sáez y Araque solían reunirse con la ex funcionaria de la Casa Rosada, Susana Martinengo, que mantenía comunicaciones a su vez con Darío Nieto, secretario privado de Macri. La casa de Nieto fue allanada y el juez le incautó su teléfono celular y aparatos electrónicos. 

Según la pesquisa, habría múltiples llamados desde el celular de Nieto al domicilio de Miami donde está refugiado Nicolás Caputo, íntimo amigo de Macri. 

Entre otros sospechosos buscados por el juez Villena está Martín Terra. Un ex agente de la AFI y ex pareja de Analía Maiorana, la actual esposa del vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli, que se constituyó como querellante porque fue espiado por esta misma banda de la AFI. 

Hace una semana, Santilli estuvo con el juez Villena, quien le hizo escuchar el audio de Alan Ruiz sobre su persona. El espía se jactó de que iban a “sacarle plata al colorado”. 

Lo que irritó al vicejefe de Gobierno porteño. Tanto que explicaría por qué Macri no lo llamó nunca más desde marzo pasado. No es al caso de Patricia Bullrich que se ocupó de buscar una respuesta que jamás llegó de parte de Santilli. Al punto que los efectivos investigados por Villena fueron echados de la Policía de la Ciudad de forma inmediata. Un mensaje que la ex ministra de Seguridad no tomó de forma agradable, digamos.

Quienes conocen a Santilli cuentan que “irá a fondo” y que “no perdonará a quienes lo fotografiaron en todas las reuniones públicas y en la puerta de casa, comprometiendo a su familia”.   

En su resolución, el juez Villena advirtió que “la magnitud de la estructura ilícita reseñada, cuya inserción abarcaría distintos ámbitos del Estado Nacional, Provincial y Local, permite presumir que quienes habrían participado en los hechos que son materia de investigación cuentan con los medios y/o vínculos para eludir la aplicación de la ley penal”. 

En estas horas, el juez comenzará con las indagatorias y los posibles procesamientos de algunos  imputados. 

Según Villena, se trata de “una organización criminal con inserción en el Estado Nacional, Provincial y Local, cuyos integrantes cumpliendo diferentes roles estratégicos y valiéndose de su calidad de funcionarios y/o empleados públicos y agentes y/o dependientes de las Fuerzas de Seguridad y/o de la Agencia Federal de Inteligencia, habrían llevado a cabo distintas maniobras ilícitas de carácter indeterminado».

El listado de acusados se extiende a los policías y agentes de la AFI macrista, Emiliano Matta, María Mercedes Funes Silva, María Fermani, Daiana Baldassarre, Denisse Tenorio (quien habría asistido al piso del programa “La Cornisa” de Luis Majul en 2018), María Sáez, Jorge Ochoa, Andrés Rodríguez, Gustavo Ciccarelli (retirado de la PFA) y Juan Carlos Rodríguez, entre otros. 

“Algunas maniobras habrían consistido en obtener información, producir inteligencia y almacenar datos sobre personas por el hecho de su raza, fe religiosa, acciones privadas, opinión política o de adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias”, aclaró Villena. 

Las fuentes no descartan que en las próximas horas el juez llame a indagatoria al periodista Luis Majul. 

El juez Villena sospecha que Majul usó con fines privados y comerciales información obtenida ilegalmente por organismos del Estado como la AFI, UIF, OA y AFIP. Incluso la Policía porteña en forma coordinada con espías orgánicos de la AFI.

Del mecanismo judicial y mediático habrían participado no pocos jueces como Bonadío y otros en actividad, además de fiscales y altos miembros de «La Mesa Judicial» de Macri. 

Toda una potencial banda criminal.

Quizá por eso hace 11 días, Daniel Angelici –operador judicial de Mauricio Macri- se reunió en su quinta de Pilar con Silvia Majdalani –ex funcionaria de la AFI- el mismísimo ex presidente y lobbistas del macrismo en los tribunales federales de Comodoro Py. 

Quienes lo conocen, aseguran que Macri quiere radicarse en Suiza. 

¿Lo logrará?

Por lo pronto, sus partidarios iniciaron una campaña en las redes y llaman a una protesta el 9 de julio que viola la cuarentena preventiva obligatoria y las disposiciones del Estado Nacional. 

Esto coincide con un clima de violencia verbal y gestual que sectores de la derecha neoliberal –cercana al núcleo duro del Pro- intentan llevar a cabo contra Alberto Fernández y CFK. 

El grupo de espías actuó de forma tan patética que dejaron rastros sobre el escandaloso espionaje que realizaron contra dirigentes propios como Horacio Rodríguez Larreta y Santilli, además de Emilio Monzó, Nicolás Massot y Mario Negri, entre otros. Como si fuese poco, pronto se conocerá el mecanismo de espionaje ilegal sobre opositores como Daniel Scioli, miembros de la Corte y comisarios, que se implementó desde Asuntos Internos de la Policía Bonaerense para generar caja, programa de tevé y operaciones mediáticas con la complicidad de importantes funcionarios del aparato judicial federal y provincial. 

El juez federal Alejo Ramos Padilla llamó a indagatoria al ex funcionario de la AFI, Pablo Pinamonti para el 3 de julio. Su asociado en la AFI, Juan Sebastián “El Enano” De Stéfano del grupo de Angelici fue mencionado por el ex subjefe de Contrainteligencia, Martin Coste en la Bicameral. 

La declaración de Coste de más de 40 páginas fue lapidaria en relación a los roles de Silvia Majdalani y Gustavo Arribas en esta historia de terror. 

Una novela negra de final abierto. 

Comentarios

Comentarios

Juan Alonso

Juan Alonso

Periodista, escritor y docente. Columnista con Roberto Caballero en Radio Colonia y del programa ADN en C5N. Distinguido con el Premio Walsh de la Facultad de Periodismo de La Plata en 2017. Fue editor de Policiales de Tiempo Argentino.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 13/08/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto