Arribas no sabe, no contesta

Compartir

Gustavo Arribas, Director General de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) fue citado a dar explicaciones al Congreso sobre la causa en la que se lo investiga por recibir coimas de un operador de Odebrecht. No sólo no asistió si no que se limitó a responder «ya contesté», «son cuestiones del ámbito privado» y «no hay imputación». Nuestras Voces tuvo acceso exclusivo al documento que detalla las preguntas y las respuestas que se le hicieron y que evidencian la negativa del jefe de los espías de dar información.

Arribas fue citado a la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia el pasado miércoles 17. La comisión la preside el senador radical Juan Carlos Marino. El motivo: que diera explicaciones sobre las transferencias que recibió por parte de Leonardo Meirelles, un operador de Odebrecht encargado del pago de coimas. La primera denuncia hablaba de 5 transferencias por 500 mil dólares. Pero días antes de esta cita en el Congreso el propio Meirelles sostuvo que fueron al menos 10 transferencias por 850 mil dólares. El 16 de mayo, el día anterior a la cita en el Congreso, Arribas avisó que no iría. A las 14.40 presentó un escueto documento donde se negó a contestar las preguntas que le había formulado, por escrito, la diputada María Teresa García, integrante de la Comisión Bicameral. Un repaso de las preguntas y la negativa de repuestas, a las que accedió Nuestras Voces, muestra lo siguiente:

Hay cinco preguntas sobre los movimientos financieros vinculados a la denuncia, a las que se suma un Anexo referido a movimientos de fuga de dinero en 2001, sus causas judiciales, sus actividades comerciales actuales y posibles incompatibilidades.

Sobre sus movimientos financieros le preguntaron si podía mostrar los extractos bancarios de su cuenta en el Credit Suisse, sucursal Zurich, del 25 al 27 de septiembre de 2013. Esas son las fechas en las cuales, según la denuncia en su contra, Arribas recibió las transferencias de Meirelles por 500 mil dólares. Le preguntaron, sobre este mismo punto, si la documentación que presentaba era oficial del banco, si estaba certificada y cuándo se hizo el informe bancario. La segunda pregunta era más específica que la primera: “¿Puede informar la cantidad de transferencias recibidas en su cuenta, entre los días 25 y 27 de septiembre de 2013, provenientes de la cuenta bancaria 313-0-025652-9 del Standard Chartered Bank Hong Kong, perteneciente a la sociedad RFY Import & Export Limited?”. En caso de que hubiera, tal como declaró Arribas, una sola transacción por la compra de un departamento, le pedían la escritura del inmueble.

Arribas se negó a responder por presuntas coimas pero el mismo día lo descubrieron en la cancha viendo a San Lorenzo. Foto: eltribunero.com.ar

Arribas, en el escrito que envió a la Comisión, respondió que todos esos datos “fueron contestados por el suscripto, y aportada la correspondiente documentación respaldatoria” a la causa que llevaba adelante el juez Rodolfo Canicoba Corral, “en la cuál -puntualizó el jefe de los espías- se ha dictado sobreseimiento a mi favor”. Evitó mencionar que ese sobreseimiento fue apelado y la causa aún aguarda por la definición de la Cámara de Casación.

La tercer pregunta era más general. Le consultaron qué otras cuentas bancarias tenía a su nombre en 2013 en Argentina, Suiza, Brasil u otros países, y los movimientos de cada una del 25 de junio al 25 de diciembre de 2013. La cuarta fue sobre las empresas y sociedades en las que participaba en 2013 y sus movimientos financieros. La quinta y última refería a que cuentas bancarias tenía en 2013 a nombre de Lindamir Sumny, su esposa.

Para negarse a responder estas preguntas, Arribas sostuvo: “dichas cuestiones son ajenas al ámbito temporal de mi labor como funcionario público y propias de mi actividad privada”. La línea argumental del Gobierno.

El Anexo de preguntas es más heterogéneo. La primera consulta es sobre la fuga de más de 5 millones de dólares en 2001. “Un informe elaborado por la Comisión Especial Investigadora de la Cámara de Diputados de la Nación sobre la Fuga de Divisas de la Argentina durante el año 2001, cuyo presidente fue el Doctor Eduardo R. Di Cola, lo señala a Ud. personalmente por haber realizado tres operaciones, por un monto total de USD 5.573.750,00”, señala este escrito, y le consultan a qué cuentas se envió ese dinero, para qué hizo esas transferencias, si puede respaldar esas operaciones y si tiene las declaraciones juradas que justifiquen el ingreso de esos fondos a su patrimonio.

Luego le preguntan por sus actividades comerciales actuales. Hacen referencia a una presentación de la Iniciativa Ciudadana para el Control del Sistema de Inteligencia (ICCSI) para impugnar su nominación como jefe de la AFI.La AFIP presentó a mediados de 2014 una denuncia penal para que se investigue el posible delito de evasión tributaria durante la transferencia del jugador Gerónimo Rulli al fútbol español. La causa se encuentra radicada en el fuero Criminal Federal de la Ciudad de La Plata y el Sr Arribas está imputado”, detallaba esa impugnación, y le solicitan el estado de la causa y si Arribas tiene documentación para desmentir esas acusaciones. También le preguntan sobre su vinculación actual con las empresas GAG Construcciones y HAZ Sport Agency, puntualmente a partir de que la ICCSI planteó que no las había incluido en su curriculum ni en su declaración jurada a pesar de que su participación figura en el Boletín Oficial. A su vez, lo indagan sobre su rol en las sociedades GHA Negocioes e Participacioes LTA y Soccer Player Agenciamiento Esportivo LTDA. Por último, le consultan a partir de un señalamiento del Centro de Investigaciones para la Prevención de la Criminalidad Económica (CIPCE) a la Oficina Anticorrupción, donde consta que a la par de su nombramiento como funcionario público Arribas se inscribió en la AFIP ofreciendo servicios inmobiliarios y que a noviembre de 2016 figuraba junto a su hijo Ezequiel como intermediarios registrados activos en la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), todo lo cuál podía generar incompatibilidades en su cargo.

Le preguntan sobre su vinculación actual con las empresas GAG Construcciones y HAZ Sport Agency, puntualmente a partir de que la ICCSI planteó que no las había incluido en su curriculum ni en su declaración jurada a pesar de que su participación figura en el Boletín Oficial.

A todo lo que le preguntaron en el Anexo, Arribas contestó: “hago saber que en función de lo referido en el Anexo 1 de dicho petitorio, el suscripto no se encuentra imputado en causa alguna”. Nada más.

Arribas ya asistió a esta Comisión Bicameral el 2 de febrero, cuando les repitió a los diputados y senadores la versión que dio en sede judicial: que sólo recibió una transferencia de Meirelles por 70 mil dólares por la venta de un departamento. Se comprometió a enviar más información y a volver a la Comisión en marzo. No cumplió sus promesas. Ante la nueva cita, decidió suspender su asistencia horas antes. El envío de información tampoco se efectivizó.

La ley de Inteligencia Nacional 25.520 establece el control parlamentario de las actividades de inteligencia. “La Comisión Bicameral tendrá amplias facultades para controlar e investigar de oficio”, sostiene el artículo 32 de la ley, y afirma: “los organismos del Sistema de Inteligencia Nacional deberán suministrar la información o documentación que la Comisión solicite”.

El caso Arribas se conoció por una publicación del periodista Hugo Alconada Mon en el diario La Nación, donde reveló que este amigo de Macri que hoy ocupa la titularidad de la AFI recibió transferencias por 500 mil dólares para el pago de coimas de parte de Meirelles, un operador de la empresa Odebrecht, que en Argentina tiene como principal proyecto la construcción del soterramiento del tren Sarmiento junto a IECSA (vendida hace poco por el primo presidencial Ángelo Calcaterra a Marcelo Mindlin, uno de los empresarios más beneficiados por el macrismo).

La que denunció a Arribas en la Justicia tras la publicación periodística fue Elisa Carrió, que luego festejó la decisión del juez Canicoba Corral de sobreseer al jefe de los espías. El fiscal Federico Delgado fue el único que impulsó la investigación y apeló el sobreseimiento de Arribas. Su superior, el fiscal de Cámara Germán Moldes, operó en función de la impunidad y no sostuvo la apelación. La intervención de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas, a cargo de Sergio Rodriguez, logró mantener a flote el expediente y ahora la Cámara de Casación debe decidir si la investigación continua. En el interín, mientras el Gobierno insistió en negar todo, los fiscales Delgado y Rodriguez lograron tomarle declaración a Meirelles, que no sólo confirmó la denuncia original sino que aseguró que los pagos a Arribas ascendieron a 850 mil dólares en al menos 10 transferencias.

Durante todo este tiempo, Macri respaldó a Arribas, que se niega a dar explicaciones a la Comisión parlamentaria que debe controlarlo.

La plata de Arribas

Arribas-Macri: historia de una sociedad

Comentarios

Comentarios

Ari Lijalad

Ari Lijalad

Periodista, politólogo y documentalista. Ganó el premio Democracia en la terna Periodismo Gráfico y Digital por su investigación sobre Correo Argentino en este portal (2017). Es columnista en Radio del Plata y FM La Patriada. Compiló los libros La Argentina gobernada por las corporaciones y Plan Macri, ambos en 2016.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 16/09/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto