Asesinato de Nahuel: “Disparé al suelo”

Compartir

La bala que asesinó por la espalada al mapuche Rafael Nahuel salió del fusil del prefecto Javier Pintos. Pero en su declaración de ayer en el juzgado de Bariloche aseguró que no había llevado ese fusil a la montaña y que disparó otra arma “al suelo”. Pese a los reclamos de los padres del joven asesinado el prefecto seguirá libre.

El cabo primero Francisco Javier Pintos -sospechado de haber asesinado a Rafael Nahuel- declaró este jueves ante el juez federal Gustavo Villanueva y negó haber manipulado el subfusil MP5 del cual salió la bala que, según las distintas pericias, mató al joven mapuche.

A las 8.45 de la mañana comenzó la indagatoria en el juzgado de Bariloche mientras en la calle, bajo un frío intenso y desde bien temprano, se encontraban los padres de Rafael Nahuel, familiares, amigos, militantes de derechos humanos y miembros de distintas comunidades mapuches que exigían Justicia y cárcel para Pintos.

Fuentes cercanas a la causa informaron a Nuestras Voces que en su declaración Pintos repetía palabras y descripciones que se ajustaban -al pie de la letra- al comunicado emitido por el Ministerio de Seguridad un día después del asesinato donde se intenta instalar la teoría del enfrentamiento armado.

Bullrich: una autoexculpación de novela

Yo señor, no señor

En lo que se refiere a su accionar el agente de Albatros aseguró que llevaba una pistola reglamentaria Pietro Beretta 9 milímetros pero negó rotundamente haber manipulado el subfusil MP5 durante la cacería en Villa Mascardi. Cuando le preguntaron qué había hecho con esa arma, que según las actas le pertenece, sostuvo que la dejó en el pie de la montaña junto a otros elementos y municiones.

Las pericias realizadas a la bala que ingresó en el cuerpo de Rafael Nahuel dieron como resultado que se correspondía con el arma numerada con el rótulo 05-C335508, número que pertenece al subfusil MP5 que le fue asignado a Pintos, motivo por el cual fue citado a prestar declaración indagatoria.

Pintos, el que apretó el gatillo

Al decir Pintos que dejó el subfusil MP5 en la base de la montaña incurre en la primera contradicción con el informe elaborado por el Ministerio de Patricia Bullrich. Allí se habla de que “el enfrentamiento” fue a 400 metros de la ruta descartando que los Albatros hayan subido la montaña, cuestión que ya había quedado demostrada con el rastrillaje del juez -en diciembre de 2017- donde encontraron casquillos y vainas de los Prefectos a 1500 metros.

En otro pasaje de la indagatoria, que duró unas 5 horas y media, el cabo primero afirmó que dos mapuche le dispararon con armas de fuego, especificando que se trataban de “armas de puño” (refiriéndose a las armas que se disparan con una sola mano sin necesidad de ser apoyadas en otra parte del cuerpo). Sin embargo, durante los rastrillajes realizados por la justicia solo se recuperaron vainas de armas disparadas por Prefectura.

Pintos recalcó que existían “barricadas de ramas y piedras” en la montaña y que ante los ataques primeramente él disparó el arma marcadora no letal FN 303 (que expulsa pintura) y luego emitió disparos “con el fin de disuadir” pero “hacia el suelo” nunca contra los mapuche que estaban en la montaña que, según su cálculo, eran alrededor de 28.

La estrategia de la defensa

Fernando Soto es el abogado defensor del cabo primero Francisco Javier Pintos. Se trata del Director de Ordenamiento y Adecuación Normativa de las Fuerzas Policiales y de Seguridad del Ministerio de Seguridad de la Nación, según figura en su cuenta de Twitter.

El abogado penalista -conocido por su actuación en la causa Cromañón, en el caso de Ángeles Rawson y en la Tragedia de Once- fue uno de los letrados que actuó en el caso Santiago Maldonado representando a la cartera que conduce Patricia Bullrich.

En defensa de Pintos y como estrategia para que el uniformado deje de ser imputado por el asesinato de Rafael Nahuel, Fernando Soto le planteará al juez Gustavo Villanueva que efectúen nuevamente las pericias sobre la bala y el arma correspondiente.

En consonancia con este pedido el cabo primero Pintos mencionó que el único uniformado que aquel día disparó con un subfusil MP5 fue su compañero Juan Ramón Obregón, que subió junto a otros 4 Albatros a lo alto de la montaña donde mataron a Rafael Nahuel.

¿Se trata de una maniobra para despistar y dilatar aún más la investigación o busca la defensa del cabo Francisco Javier Pintos cargar las culpas contra otro de los Albatros y que mientras tanto el único indicado por el asesinato del joven mapuche continúe en libertad?

En medio de esta confusión instalada tras las declaraciones del uniformado Pintos y que el juez lo exima de la prisión preventiva -como esperaba la familia y los abogados querellantes- se abre una nueva instancia en busca de saber quién mató a Rafael Nahuel.

Fuentes cercanas a la causa sostuvieron a Nuestras Voces que tras lo declarada por el Albatro no confían en que el juez dicte en los próximos días la prisión preventiva. Ahora resta esperar si Gustavo Villanueva solicitará nuevamente las pericias o si llamará a Juan Ramón Obregón, uno de compañeros de Pintos en la cacería del 25 de noviembre de 2017.

Comentarios

Comentarios

Ulises Rodríguez

Ulises Rodríguez

Periodista y locutor. Especializado en temáticas culturales, escribió en Anfibia, Infobae y la Revista Acción. Formó parte de Infonews y realizó publicaciones en Escribiendocine.

Hacé tu anotación Sin anotaciones