Banco Macri

Compartir

La reorganización de las empresas del grupo familiar de los Macri contempla también la compra de un banco peculiar. El Banco Interfinanzas es un modesto banco de segunda línea, pero cuenta dos filiales habilitadas: una en Buenos Aires y la segunda en las Islas Caimán. El Banco Central debe definir esta semana si aprueba la compra, en medio del escándalo por la difusión de las sociedades del presidente Mauricio Macri.

Fabio Calcaterra, hermano de Ángelo, y ambos primos del presidente Macri, le dijo a los directivos del banco esta semana que la autoridad monetaria argentina le dará la aprobación definitiva para su ingreso al Banco Interfinanzas. El kirchnerismo lo había bloqueado durante meses, y su representación en el Banco Central mantendrá esa negativa cuando se trate en el directorio.

Fue a comienzos de octubre de 2015 cuando Fabio Calcaterra acordó la compra del 100% del capital y votos del Interfinanzas con los dueños de ese momento. Desde entonces espera que el Central autorice la operación. Posteriormente, ingresó también en el negocio Ángel Jorge Antonio Calcaterra, Fernando Javier Mauro y CM Porfolio (una S.A. que tienen en conjunto Fabio Calcaterra con el empresario Mauro).

De acuerdo a los registros del Banco Central de la República Argentina, el Banco Interfinanzas tiene solo dos filiales habilitadas: una está ubicada en los pisos 24 y 25 de Bouchard 547, en la Ciudad de Buenos Aires. La otra, en las Islas Caimán.

Antes de cambiar su denominación a Interfinanzas, esta entidad financiera que empezó a operar como banco de inversión en 1976, llevaba el nombre de Creditanstalt S..A y el 50% pertenecía al UniCredit Bank Austria. En 2011 se confirmó su salida del mercado local (había empezado la retirada después de la crisis de 2001) y quedó todo el capital en manos del socio argentino: San Mateo SA, perteneciente a Miguel Ángel Angelino y José María González de la Fuente.

Leé también “El jefe de Angelo” por Gabriela Cerruti

Entre las cláusulas de esa transacción, se acordó también la cesión de la sucursal en Islas Caimán a San Mateo.

Una estafa offshore

Si alguien conoce las denuncias y acusaciones de actividades sospechosas en el exterior del Banco Interfinanzas es la actual aliada al oficialismo Elisa Carrió. En la “Comisión Especial Investigadora sobre Hechos Ilícitos Vinculados con el Lavado de Dinero”, de la Cámara de Diputados de la Nación, de donde se desprendió un extenso informe en 2001, hay numerosas menciones a esta entidad y a su vínculo con Caimán, Uruguay y Panamá. El “informe Carrió” llevó por título ese trabajo, porque la por entonces diputada presidió la Comisión.

Se investigaron, en aquel momento, hechos sospechosos que se dieron a lo largo de toda la década del noventa, con los principales actores económicos del país, envuelto en los turbulentos procesos de privatizaciones.

El nombre Interfinanzas luego volvió a ocupar el escándalo público con una causa judicial que llegó hasta la Corte Suprema y que acusaba al banco de una estafa intermediada con las Islas Caimán a 570 personas físicas y 19 inversores institucionales de la Argentina.

Básicamente, se denunció que el Banco había recolectado ahorros de estos inversores y se los había llevado al paraíso offshore a través de una triangulación con su sede en Caimán, y que al momento de devolver el dinero los dólares se convirtieron en pesos tras la salida de la convertibilidad en 2002, con una quita de hasta el 60%.

La operación Calcaterra

En los últimos balances del año pasado, el Banco Interfinanzas mostró activos por 160 millones de pesos y un patrimonio acotado a apenas unos 60 millones. En la Argentina mantiene una única sucursal y su actividad ha venido declinando de un tiempo a esta parte.

Leé también “El juez pistolero” por Luciana Bertoia

De acuerdo a los datos del Banco Central, el Interfinanzas tenía en diciembre de 2015 un total de 63 cajas ahorro y 55 cuentas corrientes abiertas por clientes. Y poco más de 60 empleados manejan todo el banco.

A contramano de lo que sucedió con todo el sistema financiero en estos últimos años, su rendimiento anual del patrimonio, lo que en este universo se sintetiza con la sigla ROE, cae sin interrupciones y en enero 2016 arrojó un saldo negativo de -32,55%.

Según lo que los propios accionistas manifiestan en las actas del Banco, la tendencia comenzó a cambiar en el último trimestre de 2015, luego del acuerdo de venta de sus acciones con Calcaterra. El primo del Presidente de la Nación inyectó al banco unos 16,6 millones como adelanto de la operación, a la espera de que el Central les de la aprobación necesaria para la transferencia definitiva.

Cuando la jugada se concrete, el círculo familiar de Macri habrá puesto su primer paso dentro del mundo bancario. Algo, por lo menos, no cambiará para el Interfinanzas: al igual que las firmas controladas por la familia Calcaterra, este banco también confía a Iron Mountain el resguardo de toda su documentación, aún después del incendio que se cobró la vida de 10 personas.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto