Caso D’Alessio-Stornelli: Carrió, Oliveto y Bonadío imputados por coacción cívica

Compartir

El juez Alejo Ramos Padilla acusó a las diputadas Elisa Carrió, Paula Oliveto y Mariana Zuvic, junto al fiscal Stornelli y al juez Claudio Bonadío, por el armado de una causa en su contra con el método de fórum shopping. En su desesperación, el Gobierno realizó un apagón selectivo para evitar que se viera la enorme marcha de apoyo a Ramos Padilla que anoche colmó los Tribunales porteños.

En una resolución de ocho páginas, el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, sostuvo que las diputadas del ARI e integrantes de la Alianza Cambiemos Elisa Carrió, Paula Oliveto, Mariana Zuvic junto al juez federal Claudio Bonadío, el fiscal Carlos Stornelli y además los ex comisarios de la Bonaerense Aníbal Degastaldi y Ricardo Bogoliuk habrían montado un fórum shopping para tratar de desacreditar su investigación. El trabajo de Ramos Padilla revela justamente una red de espionaje paraestatal de características inusitadas, con la participación de jueces, fiscales, policías, agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) retirados y en actividad, y periodistas. Esta red estaba integrada por el presunto agente de la DEA, Marcelo Sebastián D’Alessio, y se extendía a varias ciudades del país y del extranjero, en tareas de contrainteligencia, amenazas a empresarios y testigos, coacciones, persecuciones, seguimientos y espionaje local e internacional.

Y más: Ramos Padilla precisó que las tres diputadas del ARI habrían accedido a escuchas ilegales realizadas de forma irregular, con el agravante de que ese hecho no fue reconocido por el Juzgado de Lomas de Zamora que interviene en una causa de narcotráfico. Y ahora todos los caminos llevarían a la División de Asuntos Jurídicos de la AFI y su oficina de escuchas judiciales, que está a cargo del abogado Juan Sebastián “El Enano” De Stéfano. Se trata de un fiel representante de Daniel Angelici que fue denunciado por Hugo Moyano, el abogado Daniel Llermanos, los diputados nacionales del FpV PJ, Rodolfo Tailhade y Leopoldo Moreau por “el apriete” que sufrió el juez Luis Carzoglio para apresar al dirigente camionero Pablo Moyano en octubre de 2018.

Aquí se puede ver la imagen del funcionario de la AFI, bailando sobre una mesa durante un festejo de colegas de la matrícula. La mujer que aparece debajo es su pareja, integrante del Consejo de la Magistratura de la Ciudad. Se trata de la abogada Silvia Lorelay Bianco, sobrina del dirigente Hugo Curto, que se jacta de su militancia a favor del presidente que endeudó al país en 180 mil millones de dólares por un siglo. De Stéfano y Bianco responden al presidente de Boca y amigo presidencial, Daniel Angelici. Él los llevó tan lejos. Ambos tendrían un gasto exorbitante en tarjetas de créditos y viajes al exterior con los que se podrían llenar cientos de carritos del supermercado. Quizá para ahorrar dinero, el Gobierno de la Ciudad, el Ministerio de Seguridad de la Nación y la AFI decidieron dejar sin luz eléctrica la zona de la Plaza Lavalle anoche, para evitar que se vean las miles de personas que se manifestaron apoyando al juez Ramos Padilla. Un apagón selectivo que denota el grado de preocupación en el Gobierno por las ramificaciones del caso D’Alessio-Stornelli.

Hechos

“Se impone dejar constancia –ya que se encuentran mencionados en estas actuaciones- que en la causa número 88/2019 del registro del Juzgado Federal de Dolores se encuentran imputados, querellados y/o detenidos entre otros, Marcelo D´Alessio, Ricardo Bogoliuk, Anibal Degastaldi, Carlos Stornelli, Claudio Bonadío, Elisa Carrió, Paula Oliveto y Mariana Zuvic, sin que ello implique ningún análisis de merito sobre su responsabilidad, el que corresponde realizar en el marco del expediente citado”, aclaró Ramos Padilla en su resolución.

Todo comenzó el 8 de febrero dentro del bloque de la Coalición Cívica de la Cámara de Diputados de la Nación. Se dijo que en la fiscalía de Stornelli habrían aparecido unos extraños “sobres anónimos”, con presuntas transcripciones de escuchas telefónicas realizadas en un grupo de los presos políticos del Penal Federal de Ezeiza.

Lo curioso es que Stornelli y las diputadas Carrió, Oliveto y Zuvic presentaron esas transcripciones a la Justicia en ese mismo momento en dos denuncias en juzgados distintos. El primer expediente recayó en el Juzgado Federal de Luis Rodríguez, con la Fiscalía a cargo de Jorge Di Lello, mientras que el segundo fue a parar al Juzgado de Bonadío y el fiscal Gerardo Pollicita.

Para colmo, la legisladora Carrió del bando libertador, amplió su demanda y apuntó contra la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, el ex embajador ante la Santa Sede, Eduardo Valdés, Marcelo D´Allesio, Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi. Además, como si fuese poco Carrió colocó en la nómina servicial al juez de Dolores Ramos Padilla. ¿Con qué argumentos? Dijo: “Quien habría actuado en evidente incompetencia, a efectos de obtener nulidades en las causa de corrupción más emblemáticas como las conocidas como causa de los cuadernos o la causa de los contenedores, desacreditando a aquellos que se acogieron a la figura del arrepentido o pretendiendo cambiar su testimonio”.

Aquí hay un detalle nada menor. En su resolución, el juez afirmó que esas pruebas en las que se basó Carrió para denunciarlo, “hasta el día de hoy (2 de mayo de 2019) las escuchas no han aparecido, dado que según informó la DAJUDECO, en el marco de la causa número 41.475/2016 del registro del Juzgado Federal Nº 2 de Lomas de Zamora, y entregadas al doctor Bonadío a partir de una presunta autorización del Juzgado Lomas de Zamora. En relación con dichas escuchas la Agencia Federal de Inteligencia informó que ‘se realizaron transcripciones de las escuchas telefónicas vinculadas al objeto de la investigación y las mismas fueron remitidas oportunamente a dicho tribunal junto con la totalidad de los discos compactos con el producido de las intervenciones dispuestas en la referida causa’. Sin embargo, el Juzgado de Lomas de Zamora refirió que ‘las intervenciones a dichos abonados, durante el período que estuvieron vigentes, no arrojaron ningún resultado de interés para el objeto de esta causa y, de hecho, no generaron ninguna transcripción ni informe por parte de la preventora (AFI) (fs. 268)’. Agregó el doctor Auge, juez federal de Lomas de Zamora que, por tal razón, se ‘ordenó oportunamente la destrucción de los CD que contenían tales escuchas, pues su producido, extraño al alcance dado a las intervenciones y ajeno al objeto procesal planteado en la causa, de ningún modo constituía base probatoria’ para su investigación –continuó el juez-. Al cotejar los informes, se puede observar que la AFI alega haber aportado al Juzgado de Lomas de Zamora los producidos y transcripciones de tales escuchas, mientras que dicho Juzgado asegura que tales intervenciones no generaron ningún informe ni transcripción por parte de la AFI, y que se ordenó la destrucción de los CD que contenían tales escuchas.

De tal modo, que ‘las escuchas’ o ‘las transcripciones de las escuchas’ que la AFI asegura haber aportado, pero el Juzgado niega haber recibido, habrían conformado la base para realizar estas dos denuncias originadas en misivas supuestamente anónimas recibidas en forma casi simultánea por Carlos Stornelli -bajo la puerta de su oficina- y Paula Oliveto y Mariana Zuvic. Cabe señalar que se pudo detectar en la causa de atracción que Marcelo D’Alessio mantenía conversaciones tanto con el fiscal Stornelli como con Paula Oliveto vinculadas con las actividades que realizaba la asociación ilícita investigada. También se ha constatado que D’Alessio tenía estrechos vínculos con funcionarios y/o ex funcionarios de la AFI, que tuvo bajo su custodia el producido de las escuchas telefónicas referidas.

A su vez, se ha comprobado que Marcelo D´Alessio actuaba con Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi que han sido procesados con prisión preventiva –junto con aquél- por formar parte de una asociación ilícita dedicada al espionaje ilegal en los ámbitos político y judicial.

Se observa que los anónimos que fueron finalmente presentados en Comodoro Py tan sólo 48 horas después del allanamiento realizado en la vivienda de D’Alessio -mientras la causa se encontraba en secreto de sumario- aparecen vinculados con conversaciones y mensajes de WhatsApp que durante esos días se registraron en el teléfono del propio D´Alessio, quien recién fue detenido unos días más tarde.- En base a estos elementos, en coincidencia con lo expuesto por el doctor Di Lello, entiendo que podría existir vinculación entre estos actuados y la causa en trámite ante este Juzgado de Dolores, donde se investiga una organización criminal que, en efecto, se dedicaba al espionaje ilegal en los ámbitos político y judicial y utilizaba métodos como los descriptos.”

Por eso, en ese aspecto central, el juez Ramos Padilla sostuvo que los imputados quisieron armar “una investigación de la investigación”, razón por la cual rechazó de plano asumir como propio el expediente derivado del juez Rodríguez y el fiscal Di Lello.

Ramos Padilla detalló “las irregularidades” presumiblemente cometidas por la diputada Carrió y el fiscal Stornelli: (…) “Previo a realizar cualquier evaluación correspondería proceder a la acumulación de la causa número 1341/2019 del registro del Juzgado Federal 11 a estas actuaciones, máxime cuando podría tratarse de una denuncia repetida, o incluso una maniobra de lo que se conoce como fórum shopping, dada su presentación casi simultánea, a partir de anónimos, el mismo día en distintas oficinas del mismo edificio de Comodoro Py 2002, C.A.B.A.”

En ese aspecto final, el juez afirmó sobre esas pruebas que “ya que podría existir comunidad probatoria entre ambas actuaciones, principalmente si se tiene en cuenta que la utilización de maniobras similares para el ‘armado’ de causas judiciales resultaba ser uno de los modus operandi utilizados por la asociación ilícita allí investigada, sumado ello a las vinculaciones ya indicadas. Por lo expuesto, conforme a las cuestiones señaladas, corresponde, de momento, rechazar la competencia atribuida y devolver los presentes actuados a conocimiento del Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal 9, a cargo del doctor Luis Rodríguez, previa extracción de copias certificadas de la presente, la que se hará correr por cuerda con la causa número MPF 88/2019”.

Triste, solitario y final

Todo indica que el fiscal federal Carlos Stornelli está alienado por las circunstancias y hasta podría ser llevado a declarar por la fuerza en su quinta citación a más de un mes de su rebeldía. No importa qué resuelva la Cámara Federal de Mar del Plata sobre la competencia. El hombre ya no arregla relojes antiguos en su casa con la paciencia de un orfebre ni los colecciona como su amigo Marcelo Sebastián D’Alessio en la mansión del country de Esteban Echeverría. Stornelli está entregado a las horas del sol otoñal. Encima la Corte Suprema de Justicia evalúa aportar más ayuda al juez Ramos Padilla y el juez Horacio Rosatti no descartó aún la posibilidad de presentarse como querellante por el espionaje que sufrió a manos de la banda de D’Alessio y Cía. Lo propio piensa realizar Ricardo Lorenzetti, víctima de la ira de Carrió y sus voceras Oliveto y Zuvic.

Para mal de males, la situación intrafamiliar de Stornelli se complicaría. A tal punto, que las querellas no descartan llamar a declarar ante Ramos Padilla a su actual pareja, Florencia Antonini Modet, luego de las dramáticas declaraciones –al borde del pánico- del ex marido de la mujer, el piloto estadounidense, Jorge Christian Castañón, quien afirmó bajo juramento que Antonini Modet le habría dejado mensajes de voz y textos que aportó a la causa. En uno de esos mensajes, Castañón aseguró que ella dijo: “Stornelli ya habló con Mauricio (Macri) sobre este tema” y adelantó que Ramos Padilla sería “destituido”. En otro tramo, Castañón contó que su ex soltó: “Carlos ya había hablado con Mauricio”.

Ver la crónica que publiqué en Nuestras Voces el 1 de mayo:

La mujer de Stornelli reveló que Macri le prometió al fiscal remover a Ramos Padilla

Para colmo, en otro oficio de 12 páginas, el juez Ramos Padilla tomó parte del requerimiento de pruebas del fiscal disonante, Juan Pablo Curi –quien tiene la extraña virtud de impulsar medianamente el expediente y, a la vez, cuestionar la competencia del magistrado- y le pidió a Patricia Bullrich que aclare al fin si Marcelo Sebastián D’Alessio entraba o no al Ministerio de Seguridad.

Ver la página 6 de la resolución, donde Ramos Padilla requirió los registros fotográficos y fílmicos del imputado.

Resolución de Ramos Padilla… by on Scribd

Fariña, Garavano y la AFI

“En otro orden de cosas, una de las operaciones que habría realizado la organización investigada, tal como surge del documento digital secuestrado en el domicilio de Marcelo D’Alessio titulado ‘Síntesis de investigaciones actuales’, habría consistido en orientar y direccionar el contenido de las declaraciones de Jorge Leonardo Fariña en procesos judiciales –escribió el juez Ramos Padilla-. En relación con ese hecho, ya se le ha recibido declaración indagatoria a Marcelo D’Alessio y a Rodrigo González (N. del Redactor: ex socio del falso abogado y a quien la banda quería encargarle una cámara oculta contra el letrado José Manuel Ubeira y la sustracción del auto Audi A1 de la ex defensora de Fariña, Giselle Robles). Según surge de la prueba reunida, la información que habría aportado Fariña en su declaración indagatoria de fecha 8 de abril de 2016 y subsiguientes –principalmente en su declaración del 1 de agosto de 2016-, le habría sido enviada a una casilla de correo electrónico abierta a tal fin. En dicho intercambio de mensajes aparece como remitente una cuenta vinculada a Florencia Guijo. Tal como informó Giselle Robles, Fariña habría tenido contactos con agentes de la AFI –que podrían estar involucrados en el hecho investigado-. Además, esta letrada habría sido víctima de las tareas de espionaje ilegal llevadas a cabo por Marcelo D´Alessio y otros integrantes de la organización, entre los años 2017 y 2018, quienes no sólo habrían tenido acceso a los registros de sus llamados telefónicos, sino también habrían efectuado maniobras de seguimientos y otras operaciones intimidatorias que están siendo objeto de análisis”, resaltó el magistrado.

Por eso citó a declaración indagatoria a la abogada Florencia Guijo para hoy a las 12 en el Juzgado Federal de Dolores. La mujer deberá explicar su conexión real con el ex espía de la AFI, Raúl Copes, cuyo último destino fue la delegación de Venezuela y murió de un tumor cerebral hace dos años.

Por su parte, el ex camarista de La Plata, Carlos Rozanski, víctima de la operación mediática judicial del cambio de oratoria de Fariña y el presunto guión que realizaron desde el Ministerio de Justicia que dirige Germán Garavano, donde según su denuncia habría sido presionado para que presentase su renuncia en presencia del vicepresidente del Consejo de la Magistratura, Luis María Cabral, fue citado a testimoniar por Ramos Padilla el próximo 9 de mayo. La antigua defensora de Fariña, Giselle Robles presentó una cantidad de prueba irrefutable que demuestra cómo Fariña se habría dado vuelta como una media. Este escrito de puño y letra lo hizo en 2015. Dijo que había sido utilizado por la SIDE.

La Cámara Federal de Mar del Plata, compuesta por los jueces Eduardo Jiménez y Alejandro Tazza habría recibido visitas radicales vinculadas al amigo de Enrique Nosiglia, Sergio Bartolomé Szpolski, Darío Richarte y el jefe de las Finanzas de la AFI, Juan José Gallea (alias “el militante del billete”). Se trataría de Juan Pablo Mas Vélez de la agrupación “Cambio Pluralista”. ¿El motivo? Quizá esta consigna del 26 de septiembre de 2018: “Igualdad de trato para los letrados y los magistrados”. Ver archivo:

 

 

Otra de las víctimas de la asociación ilícita de D’Alessio dedicada al espionaje y la extorsión, y el armado de causas federales con testigos bajo coacción y diversos empresarios encuadernados, que tendría brazos parlamentarios y hasta jueces de nómina y licencia médica –según lo afirmó Ramos Padilla en su resolución- es el abogado penalista José Manuel Ubeira. El ex amigo de Stornelli presentó un escrito ante la Cámara Federal de Mar del Plata basado en dos principios: la competencia del juez que hace cesar el delito e instruye la mayor cantidad de prueba, es decir, Ramos Padilla, y lo descabellado que sería que la causa pasase diseccionada a Comodoro Py. A saber: “¿Qué D’Alessio escriba el nombre de un libro en que se relata la brutal muerte de toda una familia en una hoja donde se hace una ficha de mi vida profesional, no les llama la atención?»

«¿Qué el juez Bonadío aparezca reiteradas veces involucrado en coimas y operaciones no les genera suspicacias? ¿Dónde creen los fiscales que ocurre todo esto? Hasta el día de hoy, Stornelli y sus cómplices cuentan con plena influencia en la jurisdicción requirente y ello debería actuar como una potente alarma para que las decisiones que tomen los fiscales de esta causa eviten, como mínimo, que la misma se instruya donde no estemos bajo amenaza.»

«En definitiva, Señores jueces, a la luz de los comportamientos procesales observados en los señores fiscales de la jurisdicción no tengan dudas, que, de continuar así, uno prefiera estar sólo”.

El cabaret de 25

Cuentan los historiadores tangueros que en la calle 25 de Mayo en el bajo porteño se tocaba tangos orilleros en 1930 y hasta allí iban los pitucos a bailar y las mujeres eran tan bellas que sus ojos verdes asesinos mutilaban las billeteras. Ya casi nada queda de esas “Aguafuertes” de Roberto Arlt y su amistad noctámbula con Juan Carlos Onetti. La zona apesta de bancos y arbolitos ofreciendo dólares. Gente fuera de alcance camina fuera del goce. No hay cepo pero campea el hambre y faltan los pesos para la SUBE. El kilo de carne es un kilo de oro y bajó el consumo de leche con pobres e indigentes sin poder masticar basura, porque el alcalde Horacio Rodríguez Larreta estrenó la cárcel de los desperdicios y una Policía adicta al gatillo.

¿Pero qué quedó en pie? La AFI. Justo en la esquina de la Plaza de Mayo dos hombres de traje miran distraídos y una guardia policial deambula por ahí. Cerca dicen que trabajan Gustavo Arribas y Silvia Majdalani junto a De Stéfano y Pablo Pinamonti, referenciados por sendas denuncias penales que los catapultaron del anónimo al Código Penal. Un logro de Cambiemos.

Ayer se produjeron despidos por “cuestiones de efectividad” en la AFI. Dicen que la ex mujer de Arribas estuvo a cargo de “la limpieza” y ahora las modelos de la Universidad de San Andrés temen quedarse sin trabajo en el Estado. “No le renovamos el contrato”, les repitieron.

De todas formas, “El Enano” De Stéfano no se privó de escribir apostillas en las redes sociales con los radicales de “Cambio Pluralista”. Un ojo de cuervo avizor por sus féminas seguidas lo ubican muy concentrado. Pero no en su trabajo. Un regreso a los ’30 en el reino de Onán.

 

Comentarios

Comentarios

Juan Alonso

Juan Alonso

Periodista y escritor. Columnista con Roberto Caballero en Radio del Plata. Distinguido con el premio Rodolfo Walsh que entrega la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata (2017). Fue editor de policiales en Tiempo Argentino.

Hacé tu anotación Sin anotaciones