#CorreoGate: los rechazos del Banco Nación que Macri ignoró

Compartir

El Estado Nacional no fue el único que rechazó durante años las estrategias de la familia Macri para el pago de la deuda de Correo Argentino. El Banco Nación también se negó a aceptar propuestas de pago de una deuda que calificó técnicamente de irrecuperable. Uno de los documentos que prueba este rechazo del Banco Nación es la resolución 4638 del 2015, cuyo contenido hoy revela Nuestras Voces.

El documento lleva un encabezado que no deja margen de duda: “Motivo del siguiente despacho: no prestar conformidad a mejora de propuesta concordataria”. Fue firmada el 30 de noviembre de 2015 pero fue tratada en el directorio del banco el 29 de diciembre de ese año. Es decir, la resolución fue rubricada durante la gestión kirchnerista por Enrique Osvaldo Arceo, vicepresidente en ejercicio de la presidencia del banco, pero se trató el sexto día de Carlos Melconian al frente de la institución.

En la resolución consta que en octubre de 2015 el Banco Nación calculó que los Macri le debían 52.369.658 pesos. Por el estado de la deuda la calificó en situación 6: irrecuperable por disposición técnica. Estas calificaciones las establece el Banco Central. Irrecuperable es la más baja. Según la definición que da el Banco Central, “las deudas de clientes incorporados a esta categoría se consideran incobrables. Si bien estos activos podrían tener algún valor de recuperación bajo un cierto conjunto de circunstancias futuras, su incobrabilidad es evidente al momento del análisis”. Irrecuperable por disposición técnica está dentro de esta categoría.

La resolución plantea “no prestar conformidad” a la propuesta de Correo Argentino que, para el tipo de acreedor que es el Banco Nación (denominada acreedor quirografario común) implicaba el pago del 100 por ciento de la deuda pero en las siguientes condiciones: el 20 por ciento con el dinero que los Macri lograran sacarle al Estado por acuerdos o por demandas en su contra y el 80 por ciento en 23 cuotas anuales empezando al año de que cerraran el trato. Estas cuotas anuales eran insignificantes al inicio (de la cuota 1 a 4 del 1 por ciento y de la cuota 5 a la 19 del 2 por ciento) y recién en la cuota 21 y 22 pagaban el 25 por ciento, y el 21 por ciento respectivamente. El interés propuesto era del 5 por ciento no acumulable sobre saldos a pagar en las cuotas 20 y 23. Es decir, los Macri proponían pagar 1 de cada 5 pesos con dinero que supuestamente el Estado les debía a ellos, abonar el 46 por ciento de su deuda más de 20 años después y con una tasa de interés ínfima. Nada muy lejano a lo que aceptaría en 2016 el gobierno de Macri y que desató el escándalo por la condonación de más de 70 mil millones de pesos a la familia presidencial.

En 2015, los abogados del Banco Nación notaron la inconveniencia de todo esto. “No podemos dejar de observar que la propuesta mantiene supeditado el pago del 20 por ciento de los créditos a una situación contingente” que era la supuesta compensación que el Estado tenía que darle a los Macri por la rescisión del contrato del correo. De la intención de pagar en cómodas 23 cuotas y la mayor parte en las cuotas 21 y 22, los técnicos del Banco Nación plantearon que “provoca una fuerte desvalorización”. De los intereses, que “no compensan ni siquiera la pérdida que experimentará nuestro capital por el transcurso del tiempo”. En concreto, según los cálculos del banco, implicaba una quita del 94,7 por ciento en la deuda.

En las vísperas del cambio de gobierno en 2015 los técnicos del Banco Nación recomendaron rechazar la propuesta que les hizo Correo Argentino. Pero hay otro dato importante en la resolución, y es que se le dio traslado de la misma a la asesoría legal para que manifestaran “la disconformidad a la propuesta de mejora planteada (…) antes del 11.12.15”, es decir, previo a la asunción de Macri como presidente. Esta se aprobó el 30 de noviembre de 2015, o sea, tras el ballotage que ganó Macri.

Los tiempos son relevantes. Al igual que la jueza Marta Cirulli en 2010 y la fiscal Gabriela Boquín en 2016, esta resolución de 2015 también llama la atención sobre una característica central de esta causa: “El expediente del concurso preventivo se encontró por un largo proceso en Cámara”, en el mismo lugar que se encuentra hoy. La Sala B de la Cámara Nacional de Apelaciones en los Comercial, que integran María Lilia Gómez Alonso de Díaz Cordero y Matilde Ballerini, es la que ha dilatado este conflicto durante años, y la que ahora hace lugar a la estrategia de los Macri para solapar la cuestión durante el año electoral.

Propuesta azarosa

La propuesta que el gobierno de Macri aceptó en 2016 y que hizo estallar el CorreoGate fue calificada por la fiscal Boquín de “abusiva, irrazonable y ruinosa para los intereses de la comunidad”. Implicaba el pago del 100 por ciento de la deuda en 15 cuotas anuales más una de intereses, con una tasa de interés del 7 por ciento, lo que en los hechos significaba una quita del 98,82 por ciento de la deuda. Puesto en números, si no mediaba el rechazo de la fiscal Boquín, la familia presidencial se iba a ahorrar 70.163 millones de pesos. Esta fue la última propuesta, pero las anteriores no estuvieron tan alejadas.

La resolución 4638 menciona diversas propuestas que hicieron desde Correo Argentino y que el Banco Nación rechazó. Detalla, por ejemplo, una del 2008, en la cuál los Macri les proponían pagarles sólo el 50 por ciento de la deuda, abonando el 20 por ciento con el dinero que lograran del Estado vía acuerdos (asumiendo que el Estado acordara algo en esta causa) o juicios e indemnizaciones por la reestatización del servicio de correo, y el 30 por ciento restante en 15 cuotas anuales e iguales empezando a partir del quinto año del acuerdo. O sea, si acordaban en 2008, querían empezar a pagar en 2013. Según consta en la resolución, el Banco Nación rechazó esta propuesta el 15 de mayo de 2008. “Se fundó su rechazo en lo azaroso de la propuesta, al depender de una supuesta negociación con el Estado Nacional o en su defecto, estarnos a la espera del resultado de un proceso judicial reclamando esta indemnización. Sumado a que se trataba de una quita del 50 por ciento del importe verificado a la vez de tener un extenso plazo de gracia, de repago y una carga financiera inexistente”, explica este documento del banco.

La resolución 4638 menciona diversas propuestas que hicieron desde Correo Argentino y que el Banco Nación rechazó. Detalla, por ejemplo, una del 2008, en la cuál los Macri les proponían pagarles sólo el 50 por ciento de la deuda.

Ni fu ni fa

En medio de las repercusiones por el destape de la intención del gobierno de perdonarle la deuda a la familia Macri, en una nota en el diario Clarín Marcelo Bonelli afirmó: “El Banco de la Nación no aceptó la polémica propuesta de pago que hizo el Correo Argentino para cancelar su deuda con los acreedores. Se trató de una oferta idéntica a la que había aceptado la Casa Rosada y que originó el escándalo político que obligó ayer al Presidente a poner la marcha en todo lo actuado”. Según Bonelli, “la Jefatura de Gabinete estaba al tanto de la ‘bolilla negra’ que el BNA le había puesto al arreglo. Pero eso se ignoró a la hora de acordar con Correo Argentino”. A partir de esta nota, se especuló que la salida de Melconian de la presidencia del Banco Nación estuvo relacionada a la oposición de la entidad a este acuerdo. Melconián renunció en enero de 2017, más de 6 meses después de que el banco opinara sobre el acuerdo e incluso luego de que la fiscal Boquín planteara, el 30 de diciembre de 2015, su rechazo al mismo.

Lo concreto, fuera o no el motivo de la salida de Melconian, es que el banco mantuvo su postura histórica, basada en análisis previos y que, frente a la consulta en 2016 del acuerdo que aceptó el gobierno de Macri, se limitó a no poner palos en la rueda.

Todo esto lo reconoció la propia empresa Correo Argentino. Tras el dictamen de la fiscal Boquín que rechazó el acuerdo entre la familia Macri y el gobierno de Macri, desde la empresa presentaron un escrito rechazándolo. Allí afirman que el proceso de esta causa siempre fue transparente y que “NO HA RECIBIDO UNA SOLA IMPUGNACION EN TODOS ESTOS AÑOS. (Salvo la del Banco Nación, hoy superada)”. Las mayúsculas están en el original. La frase tiene una parte cierta: el Banco Nación impugnó las propuestas de la familia Macri varias veces. Pero también tiene una parte engañosa. Durante 15 años el Estado Nacional y el Banco Nación, a quienes los Macri les debían dinero, rechazaron las propuestas de pago abusivas. En 2016, quien cambió de actitud fue el Estado, que aceptó una propuesta que en los hechos era una condonación de deuda a la familia presidencial. El Banco Nación no modificó su postura ni la impugnación fue “superada”. Lo que hizo el banco fue reiterar su postura histórica y resignarse.

El 29 de junio de 2016, tras ser informado que el Estado había aceptado el acuerdo abusivo, desde el Banco Nación quisieron dejar planteada su posición a pesar de que, reconocían, con esta aceptación del Estado las mayorías para un acuerdo ya existían y en los hechos era irrelevante si se oponía o no. Esta situación también la advirtió la fiscal Boquín al oponerse al acuerdo que brindó el gobierno de Macri. La fiscal afirmó que se habían “manipulado las mayorías en perjuicio de los acreedores quirografarios, pretendiendo que éstos queden sometidos por una mayoría ficticia a la pérdida sustancial de sus derechos”. Con todo, desde el Banco Nación aseguraron que esa propuesta que aceptó el gobierno de Macri no implicaba mejoras y que para su categoría de acreedor representaba una quita del 85,47 por ciento de la deuda. Eligió luego una extraña fórmula para asentar su posición: no se opusieron al acuerdo pero no prestaron conformidad. Ni fu ni fa.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones