D’Alessio pedía coimas para el juez “Claudio”

Compartir

El juez Claudio Bonadio murió sin aclarar por qué el falso abogado Marcelo D’Alessio tenía en su mansión de Esteban Echeverría una carpeta con el rótulo: “Informe Bonadio”. Tampoco explicó por qué el detenido D’Alessio pedía a sus víctimas entre 300 mil y un millón de dólares en su nombre. Ni por qué inició la causa por el Gas Natural Licuado a la medida de una operación armada por D’Alessio e investigada por el juez Ramos Padilla. En cambio, tuvo un último adiós mediático a su altura moral: el procesado fiscal Carlos Stornelli -socio de trapizondas de Bonadio- se puso al frente del raid televisivo exaltatorio. 

La muerte al alba de Claudio Bonadio no extinguió su sombra de ignominia. Nunca le envió una copia de la causa conocida como Gas Natural Licuado (GNL) al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, quien se la reclamó múltiples veces. Además, Bonadio falleció querellado por los artículos 73 y 279 del Código Procesal Penal –al igual que lo están las legisladoras predilectas de la derecha estadounidense, Elisa Avelina Carrió y Paula Oliveto- desde la foja número 1 del expediente que investiga el accionar mafioso del falso abogado y presunto espía de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y la DEA, Marcelo Sebastián D’Alessio. 

Al cierre de esta edición, el juez Alejo Ramos Padilla elevó una parte de la causa a juicio oral, que en la jerga jurídica se protocoliza como “el 346”. 

Entre los imputados están D’Alessio, los comisarios bonaerenses y espías, Ricardo Bogoliuk, Aníbal Degastaldi, el fiscal Juan Ignacio Bidone y el ex AFI, Hugo Rolando “Rolo” Barreiro. El grupo lavador de millones de cientos de millones de dólares y euros conforma parte de otra etapa que el juez Ramos Padilla separó de esta primera elevación a la instancia oral. 

Ahora la Cámara Federal de Mar del Plata debe evaluar si confirma los procesamientos del fiscal Carlos Stornelli y el periodista defendido por el Grupo Clarín, Daniel Santoro. El primero dio una serie de entrevistas para el olvido el día de la muerte de Bonadio. Intentó mostrarse compungido (comportamiento típico del sociópata) y realizó una nota telefónica con TN. También  estuvo de cuerpo presente en el canal de cable de La Nación

Visiblemente desesperado por el rodeo de su propia sombra, Stornelli balbuceó ideas morales, con una convicción tan endeble como su situación en el Ministerio Público.  

Si el juez federal Daniel Rafecas es aceptado por el Congreso como procurador general, el porvenir de Stornelli se oscurece hora tras hora. Porque Rafecas está esperando qué hará la Cámara de Alzada –y si confirma los procesamientos de Ramos Padilla- la vocería de la mini era de la inquisición macrista de fabricación estadounidense se acabará en el tiempo como la disipación. 

Bonadío murió sin aclarar por qué D’Alessio tenía en su mansión de Esteban Echeverría una carpeta con el rótulo: “Informe Bonadío”. Tampoco explicó por qué D’Alessio pedía a sus víctimas más de  un millón de dólares en su nombre para el juez «Claudio».  

El espía ideó cuatro carpetas que le llegaron de forma “anónima” y las presentó en el Juzgado Federal 11, declaró en la causa GNL para decir una parva de elucubraciones del vacío sobre Julio De Vido, Roberto Baratta y la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. Y como si fuese poco compuso un personaje ficcional para participar en un libro a dúo con su amigo íntimo Daniel Santoro, que aportó al expediente “como prueba”. 

A tal punto que D’Alessio se anticipó a la endeblez de la declaración del perito procesado por falso testimonio, David Cohen, y planeó la reapertura de esa causa pegada con mucosa.  

El juez Ramos Padilla atesora documentos reservados que demostrarían los llamados de Cohen. La basura del espionaje ilegal y la guerra judicial para perseguir a CFK, a su familia y a referentes del kirchnerismo llegaría hasta la embajada de Estados Unidos. El listado de los llamados del incalificable Cohen –en su momento avalado por los inquisidores Bonadio y Stornelli- incluiría las empresas Roggio y Supercemento. 

El calamitoso abuso que completaron Bonadio y Stornelli con la figura del “imputado colaborador” o “arrepentido” llegó a niveles marcianos. Por eso el fiscal federal electoral Jorge Di Lello desmoronó con un dictamen nuclear ese castillo de cartón basado sin prueba fáctica y fuera de norma por carestía de protocolos de filmación y documentación foliada.  

El Poder Judicial debe decidir quién subroga a Bonadio y qué temperamento tendrá el juez designado en ese Juzgado clave tras estos escándalos procesales. 

Bonadio, Stornelli, Feinmann y la AFI: desesperados

Luego el Consejo de la Magistratura decidirá qué magistrado ocupará el lugar del otrora amante del calibre 9mm y la matanza de “ladrones” por la espalda. 

La Corte Suprema de Justicia protegió al fallecido juez Bonadio y el camarista Martín Irurzun -creador de la doctrina del calabozo por capricho- quedaron sin ejecutor.  

El hombre que llegó del viento

El pasado 3 de febrero, el juez Ramos Padilla y la Fiscalía Federal de Dolores, le tomaron declaración a un testigo llamado Claudio Alejandro Codina. ¿Qué dijo? Veamos. 

Se presentó como amigo del empresario Mario Cifuentes –otras de las víctimas del dúo D’Alessio/Stornelli- y actual presidente de la compañía OPS, que debía realizar tareas de refacción en la Ruta 40 hasta que el macrismo comenzó a perseguirlos con la AFIP y notas firmadas por Santoro en Clarín con intervenciones alquimistas en el programa de los antiguos “Animales” en el canal América.

Codina le contó al juez Ramos Padilla y a la fiscal auxiliar, Laura Ahumada, que D’Alessio le pidió una coima de 1.200.000 dólares a Cifuentes en reuniones que mantuvieron en 2018 en un hotel y en la mansión del falso abogado y espía. De esa cifra -siempre según Codina-, D’Alessio le aseguró a Cifuentes que “300 o 400 mil dólares” eran para “Claudio”. 

Cuando el juez preguntó quién era el tal Claudio, el testigo respondió que se trataba de Bonadio. O sea: D’Alessio extorsionaba no sólo a nombre de Stornelli como hizo con el empresario y principal querellante, Pedro Etchebest, también pedía dinero en nombre de Bonadío. 

La causa trucha de Bonadio iniciada por Carrió con datos de D’Alessio

El textual está en la página 23 de las 27 de la testimonial de Codina. “Sé lo que Mario ha denunciado, no el textual de los diálogos que han tenido, pero sí sé del interés de este hombre en que Mario (Cifuentes) le entregue ese dinero, de hecho un día lo llama y le dice: ´Tráeme el dinero, dame 300 lucas´ creo que es o ´400 lucas´ que yo ya se las prometí a Claudio, después el resto vemos”. 

¿Qué le decía D’Alessio a Cifuentes? 

Que estaba siendo investigado en la causa “Cuadernos” por Bonadio/Stornelli y que él podría resolver el asunto. Pero Cifuentes se negó, pidió a diversos “gestores” y “lobbistas” que la AFIP de la gestión macrista le permitiese pagar a sus proveedores y entonces comenzó la guerra fría. Le siguieron amenazas severas y los mensajes encriptados de Santoro en el programa de los “Animales”, sucesivas notas en Clarín y el fin de los diálogos por chat entre Codina y el jefe de redacción de Clarín, Ricardo Roa, efectivo de Héctor Magnetto. 

Aquí la frase mafiosa de Santoro en la mesa de “Animales” que editó el programa ADN en C5N y las notas para presionar a Cifuentes publicadas en Clarín

Diálogos

En abril de 2018, el testigo Codina –dueño del restaurant La Raya, quien conocía a Ricardo Roa como cliente de su local-, mantuvo un diálogo revelador, que demuestra hasta qué punto el diario Clarín estuvo dispuesto a mantener los cuentos en serie de Santoro. Todo está  en la causa judicial que se instruye en Dolores. 

Claudio Codina: “Hola Ricardo, espero vaya todo bien. Te molesto por el mismo tema que hablamos la vez pasada (N. del R: en una reunión en el despacho de Roa en Clarín según consta en el expediente). Mi amigo está muy caliente, quiere denunciar a Santoro, y al diario por la extorsión. El corresponsal de Clarín de Bariloche actuó presionado por Santoro, decile por favor a Santoro que D’Alessio le vendió carne podrida (…)”.

Ricardo Roa: “Hola Claudio, quisiera recordarte que Santoro es editor de larga experiencia en temas judiciales, autor de más de 10 libros, con relaciones de años con muchos jueces y fiscales, y ganador de premios importantes por investigaciones sobre la corrupción. También soy el editor del diario y mi tarea es organizar y conducir el trabajo de más de 500 periodistas para hacer el mejor periodismo que pueda y no me dedico a pasar mensajes”. 

Epílogo

Roa fracasó en hacer “el mejor periodismo” y Santoro está procesado por el juez Ramos Padilla por la coacción del ex gerente de PDVSA Argentina, Gonzalo Brusa Dovat y la extorsión a Mario Cifuentes.

Son personajes que como Bonadio no logran capturar el tiempo. Bonadio nunca supo interpretar las lecciones de los ojos que ven en profundo de la existencia. El tiempo es disipación y es acumulación. La vida. 

Los relojes que obsesionan a Stornelli tampoco tienen sentido. 

En el mejor de los casos, el tiempo sirve  para trazar algún color rojo como hicieron nuestros hermanos de hace 20 mil años en las cuevas del norte de España. 

Ellos vencieron el olvido para siempre.

No es el caso de la dupla Bonadío/Stornelli, porque la verdad y la belleza no se compran.

Comentarios

Comentarios

Juan Alonso

Juan Alonso

Periodista, escritor y docente. Columnista con Roberto Caballero en Radio Colonia y del programa ADN en C5N. Distinguido con el Premio Walsh de la Facultad de Periodismo de La Plata en 2017. Fue editor de Policiales de Tiempo Argentino.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/05/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto