De las promesas al colapso

Compartir

Adelanto exclusivo de Big Macri, el nuevo libro de Gabriela Cerruti editado por Planeta. || Desde el 10 de diciembre de 2015 Mauricio Macri instauró un gobierno con prácticas totalitarias que avanzó sobre el control total de la Justicia, manipuló la conversación pública y privada y reprimió la protesta popular, sin ser totalitario. Un gobierno al mismo tiempo extremadamente liberal en lo económico, hijo pródigo del capitalismo financiero y el flujo de capitales líquidos, pero que en la política eligió el abuso de los decretos de necesidad y urgencia y la persecución a los opositores. El mismo patrón de otros gobiernos en los márgenes del Estado de derecho, ahora sostenido por el marketing moderno y el uso intensivo de las herramientas del Big Data y la política 2.0. 

El arquitecto

Mauricio Macri se echó a reír. Estaba desnudo, al borde de un risco. Abajo, a mucha distancia, yacía el lago. Las rocas se elevaban hacia el cielo sobre las aguas inmóviles, como una explosión de granito que se hubiese helado en su ascensión. El agua parecía inmutable; la piedra, en movimiento. Pero la piedra tenía la detención que se produce en ese breve momento de la lucha en que los antagonistas se encuentran y los impulsos se detienen en una pausa más dinámica que el movimiento. La piedra relucía bañada por los rayos del sol. El lago era solamente un delgado anillo de acero que cortaba las rocas por la mitad. Las rocas continuaban, inalterables, en la profundidad. Comenzaban y terminaban en el cielo, de manera que el mundo parecía suspendido en el espacio, semejando una isla que flotara en la nada, anclada a los pies del hombre que estaba sobre el risco.

Mauricio Macri es Howard Roark.

No es un secreto, claro, pero nadie le presta suficiente atención cuando señala una y otra vez que El manantial es el libro que cambió su vida. El que releyó una y otra vez. El que le regaló a Juliana Awada para decirle que estaba enamorado. El mismo que le sugirió leer a cada uno de sus ministros cuando se sumaron al gabinete. Un rito de iniciación. La vicepresidenta Gabriela Michetti puede decir que lo supo antes que nadie: ya se lo había regalado cuando le pidió que lo acompañara como vicejefa de gobierno.

No leyó muchos más libros en su vida: le aburren la literatura y la historia. Pocas novelas le atraen, pero las obras de Ayn Rand, El manantial, primero, y La rebelión de Atlas, después, son la biblia de su religión.

Su héroe es —dice— Roark. El arquitecto individualista, envidioso, que no negocia ni un milímetro sus creencias y sus ideas, que fue capaz de destruir un edificio con sus obreros adentro porque no iba a ceder a las críticas ni a las perspectivas de otros sobre lo que él tenía que hacer o decir. El que cree que el altruismo destruyó a la humanidad y que el egoísmo es la fuerza que la salvará. El que divide la sociedad entre creadores y parásitos, y cree que la hidalguía es un invento para debilitar la fuerza de los buenos.

Por eso nunca recibe consejos, de absolutamente nadie. Cuando toma sus grandes decisiones, se encierra en sí mismo mientras finge que escucha, o convierte las conversaciones en intercambios triviales para así no dar el brazo a torcer. Está dispuesto a llegar hasta el final por lo que cree y no atiende a las advertencias cuando le plantean catástrofes por venir. Así creció, dice Macri una y otra vez.

Así se preparó para ser presidente. Sin dudas, sin miedos.

—Qué le voy a tener miedo a estos —dice.

Con un gesto leve del mentón señala la ventana y deja que la mirada se suspenda en algún punto allende la Plaza de Mayo.

—Qué le voy a tener miedo a nadie… Si crecí con el peor enemigo pegado a mi espalda. Y encima era mi papá.

Con esa convicción, Macri ingresó a la Casa de Gobierno el 10 de diciembre de 2015 para llevar adelante desde allí el proyecto liberal más ambicioso de la historia argentina que se haya puesto en marcha desde finales del siglo XIX. El mismo modelo que a lo largo de casi dos siglos defendieron los sectores empresarios, terratenientes y financieros ligados al capital internacional, e impulsaron mediante gobiernos democráticos o dictaduras militares. Y ahora, por primera vez, se despliega tras un triunfo en elecciones democráticas, y de la mano de un líder nacido, educado y formado en una familia fruto de la burguesía empresaria y la derecha oligárquica tradicional.

Para hacerlo, Macri no tuvo empacho en refundarse a sí mismo.

En algunos meses destruyó a su familia paterna y construyó una nueva, glamorosamente perfecta, exhibida como trofeo en los medios de comunicación y las redes sociales.
Le inició a su padre un juicio por insania hasta hacerlo renunciar a todos sus bienes; mientras la familia lloraba la muerte de su hermana mayor, Sandra, él internó a su hermana menor, Florencia, en una clínica psiquiátrica. Se distanció de su hermano Mariano y puso a su hermano Gianfranco a cargo de los negocios compartidos. Se rodeó de sus amigos del colegio Cardenal Newman y de las relaciones sociales de su madre, Alicia Blanco Villegas. Transformó las empresas heredadas de su padre en fondos de inversión, transfirió las acciones de sus constructoras a testaferros e hizo que sus principales socios, su primo Angelo Calcaterra y su amigo Nicolás Caputo, hicieran lo mismo.

Cambiaron de socios y diseminaron sus valores y propiedades en múltiples fondos de inversión y en empresas radicadas en paraísos fiscales para que sus fortunas y sus negocios resultaran imposibles de rastrear.

Comenzó así el intento más potente de la derecha argentina desde el proyecto de refundación nacional de la dictadura militar que desalojó a un gobierno constitucional el 24 de marzo de 1976. Los sectores empresarios, mediáticos y financieros que habían administrado el Estado por medio de golpes militares, conspiraciones y alianzas con los sectores gobernantes o formando parte activa pero disimulada dentro de los partidos populares, por primera vez en la historia reciente llegaron al gobierno elegidos por los votos de la ciudadanía y representados por un hijo dilecto, nacido, formado y educado en ese grupo social, político y económico.

Desde el 10 de diciembre de 2015 Mauricio Macri instauró un gobierno con prácticas totalitarias que avanzó sobre el control total de la Justicia, manipuló la conversación pública y privada y reprimió la protesta popular, sin ser totalitario. Un gobierno al mismo tiempo extremadamente liberal en lo económico, hijo pródigo del capitalismo financiero y el flujo de capitales líquidos, pero que en la política eligió el abuso de los decretos de necesidad y urgencia y la persecución a los opositores. El mismo patrón de otros gobiernos en los márgenes del Estado de derecho ahora sostenido por el marketing moderno y el uso intensivo de las herramientas del Big Data y la política 2.0.

GABRIELA CERRUTI HABLA SOBRE SU NUEVO LIBRO

(…)

Argentina frente a su rompecabezas

En el otoño de 2018, la lluvia cayó insistentemente, sin parar, sobre buena parte de la Argentina. A veces llovizna, a veces hay tormenta, pero siempre el cielo gris y la humedad, como instalados definitivamente.

En ese clima más propio de Macondo, un día los mercados despertaron y, con la misma premura para hacer negocios sin rastros con que habían invadido el país durante los dos primeros años de gobierno, decidieron llevar sus dólares y sus apuestas a otras plazas.

El capitalismo financiero global —sin rostros, sin heridas, manejado por flujos virtuales y pantallas electrónicas— reubicó al país en el lugar que le otorga. Así, la Argentina volvió a mirarse en su rompecabezas: crisis financiera, crisis social, crisis política. De nuevo brotó la desconfianza ciudadana hacia la dirigencia. De nuevo se realizaron reuniones urgentes y agitadas con empresarios y banqueros. De nuevo se impuso la sensación de caer en el abismo.

El terremoto no respondió a causas naturales. Se debió a dos años de decisiones macroeconómicas y tres meses de aceleración en la dirección elegida.

Luego del triunfo en las elecciones legislativas de octubre de 2017, en su mejor momento de imagen pública, el gobierno envió al Congreso la reforma previsional y laboral. La segunda debió ser directamente descartada; la primera tuvo un triunfo pírrico: obtuvo a la vez los votos necesarios y una estruendosa derrota en el campo social. Los legisladores decidieron mientras, fuera del recinto donde se hallaban, se daba una batalla campal. Las fuerzas de seguridad reprimieron las movilizaciones en Buenos Aires, hirieron y detuvieron a los manifestantes y volvieron a confirmar que el liberalismo económico necesita del autoritarismo político. Como escribió Pierre Bourdieu, cuando la mano izquierda del Estado, la que sostiene las políticas sociales, no existe, aparece la mano derecha, la que reprime, para sostener las políticas económicas.

La batalla no amedrentó a Macri, que a partir de ese momento fue más Howard Roark que nunca.

Obsesionado con alcanzar el equilibrio fiscal —la marca que aspira a dejar en la historia—, aumentó el valor de los servicios públicos a cifras imposibles de pagar para los ciudadanos. Y no permitió que nada ni nadie interfiriera en su decisión.

Se enojó con los funcionarios que no lograban sus objetivos de hacer que la población aceptara esas tarifas, con los aliados políticos que lo criticaban y con los argentinos en general, que no lo comprendían. Los regañó públicamente una y otra vez: «Se van a tener que acostumbrar a que no pueden vivir de regalado», repitió, como si fueran niños, o más bien parásitos.

En sus noches de otoño en la residencia de Olivos pasó de la indignación al desconcierto y la bronca. Sus amigos banqueros, financistas, inversores, ¿no se daban cuenta de que tenían que apoyarlo? ¿Cómo podría, si no, sostener el rumbo económico, que por cierto era el correcto, porque él veía lo que otros no lograban ver? «El futuro va a ser mejor», repetía una y otra vez. «Está pasando», rezaba la propaganda oficial.

El discurso final de Roark resonaba en sus conversaciones con Juliana: «Ningún creador estuvo impulsado por el deseo de servir a sus hermanos, porque sus hermanos rechazaron siempre el regalo que les ofrecía, ya que ese regalo destruía la rutina perezosa de sus vidas. Su único móvil fue su verdad. Su propia verdad y su propio trabajo para concretarla a su manera. El único bien que los hombres pueden darse recíprocamente y la única declaración de su correcta relación es: ¡Déjenme en paz!».

En plena pelea política por el aumento de las tarifas y su impacto en la inflación, hizo aprobar una ley para quitar toda restricción a los mercados de capitales, a los fines de incentivar unas inversiones que nunca llegaron. En un mundo convulsionado e hiperconectado, bastó con que las tasas de interés de los Estados Unidos fueran un poco más elevadas para que todos los capitales —que habían ingresado solo para la especulación financiera— se fueran. El estallido del dólar, las tasas de interés, la inflación y las tarifas abrieron las compuertas de la memoria.

La Cámara de Diputados aprobó una ley que derogó la suba de los servicios, un acto que marcó tal vez la mayor derrota de Macri desde que asumió la presidencia. Mientras eso sucedía, el 8 de mayo, él miraba el partido entre Boca Juniors y Gimnasia y Esgrima de La Plata, en el que su equipo salió campeón.

En su jueves negro, el presidente usó la cadena nacional para anunciar que el gobierno iba a pedir un crédito al Fondo Monetario Internacional. ¿Por qué usó la cadena nacional para algo que todavía no había sucedido? Porque nunca dudó de que iba a suceder: en su mundo, querer y tener no reconoce fronteras. Esa noche jugó al paddle, como siempre, en Olivos.

Cuando todavía era jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires le pregunté a Mauricio Macri por qué quería ser presidente de la nación. Me respondió varios días después, con un mensaje desde su Blackberry: «Porque ya tengo todo. Ahora elegí ser, en lugar de tener».

El invierno llegó finalmente a Buenos Aires a principios de junio, como cada cuatro años: esperando el inicio del Mundial de Fútbol.

La crisis financiera, política y económica se profundizaba cada día. Pero Mauricio Macri seguía hacia adelante, avanzando, sin dudar. Decidido a cumplir sus metas aunque nadie lo comprendiera. Ya no era solo su Gabinete el que no entendía: ahora eran todos los argentinos. El gobierno anunció un préstamo del Fondo Monetario Internacional por 50.000 millones de dólares, el más alto en la historia argentina, y se comprometió a llevar adelante un plan de ajuste y una transformación de la economía, que solo anticipaba conflictos sindicales y sociales. Mientras se preparaba la huelga general de camioneros, el feminismo tomaba las calles en defensa de la despenalización del aborto y la lucha por la igualdad y el hambre empezaba a llegar a los barrios populares, algunos funcionarios comenzaron a hablar de la necesidad de usar a las Fuerzas Armadas para reprimir la protesta.

Cuando el primer agente de policía llegó al lugar de la explosión, encontró detrás del edificio, junto a la orilla del río, los restos de la cápsula que había contenido la dinamita. Roark estaba junto a las ruinas, con las manos en los bolsillos, contemplando el vacío.

Comentarios

Comentarios

Gabriela Cerruti

Gabriela Cerruti

Periodista y escritora. Autora de El Pibe (2010), Vivir bien en la Ciudad (2014) y El Jefe (1993), entre otros. Integró el diario Página/12 y la Revista 3 Puntos, entre otros. Diputada nacional electa por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Unidad Ciudadana).

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 10/12/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto