Deformando docentes

Compartir

El Programa de Formación Docente Nuestra Escuela – fundado en 2013, destinado a un millón de docentes de todos los niveles y presente en más de 43.000 escuelas de todo el país – fue dado de baja. Esteban Bullrich fue quien firmó el acta de defunción: las resoluciones dejan fuera a más de 130.000 docentes que cursaban postítulos de formación. A tientas, los coordinadores, tutores, formadores y educadores, luchan por impugnarlas.

Fotos: Emergente

El Programa Nuestra Escuela, dependiente del Instituto de Formación Docente – INFD – del Ministerio de Educación y Deportes, brindaba 14 postítulos gratuitos, virtuales y federales destinados a un millón de docentes de todo el país. A partir de las resoluciones emitidas el último 23 de diciembre, 130.000 de los cursantes no podrán terminarlos. Apenas 9.500 podrían intentarlo. El Boletín Oficial indica que los postítulos se cierran formalmente a partir del 29 de diciembre de 2017, pero los números demuestran que el final ya llegó: El 90% de los cursantes quedará sin poder finalizar su especialización y más de 2.600 docentes formadores perderán sus puestos de trabajo.

“No voy a dar la cara para una estafa. Lo que están queriendo hacer es completamente ilegítimo”, dice a Nuestras Voces Mariana Lewcowicz, quien ayer decidió renunciar a la coordinación de la Especialización en Enseñanza de las Ciencias Sociales en la Escuela Primaria. Aún así, la lucha continúa: “Vamos a hacer todo lo que se pueda para que esta situación se modifique, pero no me voy a quedar coordinando la liquidación de este postítulo”. Mariana forma parte del Programa desde fines de 2014. El postítulo de Ciencias Sociales fue uno de los últimos en articularse y, al igual que los otros, poseía una duración de dos años. “Sin embargo, ahora debemos decirles a los cursantes que deben hacer el doble de módulos en un año si quieren recibirse, una locura” y afirma: “Todos los inscriptos de este año se quedarán sin ninguna posibilidad de obtener el título”.

Postítulos, sin recursantes

El artículo 4 de las resoluciones firmadas por Bullrich es uno de los más polémicos ya que indica que, a partir del año que viene, “los cursantes sólo tendrán acceso a módulos a los que no se hayan inscripto previamente y/o cursado en años anteriores”. En otras palabras: cualquier docente que se haya anotado a un módulo y no lo haya podido cursar, o bien lo haya cursado y desaprobado, no podrá volver a hacerlo, por lo tanto no podrá terminar el postítulo.

“La modificación perjudica a muchos colegas que están recursando. Es impresentable que en medio del proceso te cambien la modalidad de la cursada, no existe en ningún país del mundo. Esto lo único que hace es cerrar las inscripciones: están vaciando a los postítulos de cursantes. Con un nuevo régimen académico que impide recursar alguna materia que ya hayas cursado, la gente se queda afuera”, dice a Nuestras Voces un docente de matemática dentro de uno de los postítulos.

Además, Mariana agrega: “Es una locura porque el propio sistema, si vos decidías cursar, te anotaba por defecto a dos materias y el docente elegía si hacerla o no. Si no la cursaba, el ausente no tenía consecuencias, y por ese mismo motivo ahora pierde toda la especialización” y afirma: “Entiendo que el poder político debe diseñar sus políticas de formación, pero no puede desconocer derechos adquiridos por quienes ya están con el estudio en curso. La normativa no puede tener vigencia para atrás porque el que reprobó o está ausente no sabía que iba a quedar afuera por tal motivo”.

Sin elección

El ministro de Educación firmó una resolución por postítulo. En cada una de ellas se determina que a los cursantes que estén haciendo simultáneamente más de una especialización se les considerará únicamente aquella en la que tengan aprobadas mayor cantidad de materias. La excepción podría llegar a obtenerla quien se enterara de la resolución y enviara antes del día de hoy un comunicado que indique “su voluntad de continuar” en ambos postítulos.

“Algunas jurisdicciones les ofrecen a los cursantes certificar materias como cursos. Sin embargo, el espíritu de los postítulos es mucho más exigente que los cursos sueltos. La verdad, todo esto me huele a revancha. ¿Qué es esto de ofrecer tantas oportunidades, tantas facilidades y encima en forma gratuita? Es una cosa caprichosa. Si cursaron dos postítulos, ¿por qué no pueden tener los dos diplomas?”, enfatiza la ex coordinadora.

El fin de los puestos de trabajo

Natalia Riveros es tutora en una materia de la especialización en Educación Primera y Tic y nos cuenta que a pesar de haber iniciado una nueva cohorte en julio pasado y poseer mayor cantidad de alumnos, hubo una baja en la cantidad de tutores. “El recorte ya se venía ejecutando, hay irregularidades en el pago, nos fueron cambiando la forma de contratación. Antes teníamos contratos cada seis meses, luego fueron cada tres y ahora no sabemos qué va a pasar con nuestros puestos de trabajo. Los contratos eran hasta diciembre, nos avisan ahora que no cobraremos enero y dicen que renovarían en febrero, pero no a todos”. Natalia aclara que, en su caso, de 30 tutores sólo 10 tendrán contrato a partir de febrero, y no saben quiénes serán.

Una tutora de una de las especializaciones, quien por razones obvias no puede brindar su identidad, nos dijo: “El sistema tenía lógica: cada seis meses, y en función de la matrícula, nos renovaban por la cantidad de aulas que teníamos. Este año primero dijeron que no abrían la inscripción, después las abrieron tardíamente, y a pesar de que había más alumnos nos bajaron aulas”. Un docente de matemática complementa: “Cursos que tenía de 30 alumnos ahora son de 50 personas por aula. Es poco serio, es demasiada gente y nos termina afectando en nuestro laburo. Está claro que esto no está vinculado con la cantidad de inscriptos, sino que es algo de corte ideológico”.

Mariana agrega: “Los formadores debemos sentarnos y esperar a febrero, sabiendo que esta merma enorme de los cursantes a partir de la nueva reglamentación, supone una merma similar en los puestos de trabajo. Donde había diez aulas va a haber una por lo tanto donde había diez contratos, ¿qué va a pasar?”.

Sin comunicación alguna

El período para presentar la documentación para inscribirse a los postítulos y para solicitar hacer dos especializaciones en simultáneo vence hoy: apenas siete días después de publicadas las resoluciones. Hasta ayer a la mañana, ni alumnos ni docentes habían recibido comunicación formal alguna para conocer estos vencimientos, lo cual facilita la exclusión de los cursantes.

“Recién por la tarde, a dos días de que se venzan los plazos y en época de fiestas, publicaron en la red del INFD estos puntos que poseen fecha límite”, afirma la tutora de la especialización en Educación Primaria y Tic, y agrega “Nosotros les escribimos a los alumnos para comentarles la situación y tuvimos que hacerlo por fuera de la plataforma porque luego de las resoluciones nos enviaron un texto a través de la mensajería interna de la plataforma en donde decían que el INFD pedía que no se usara la plataforma para ninguna comunicación que no tuviera estrictamente que ver con el material académico de cursada”.

Lewcowicz, dijo a Nuestras Voces que “Las resoluciones las distribuyeron los coordinadores porque hubo un coordinador que las encontró. Ahí, como creemos en el derecho a la información, empezamos entre nosotros a intentar difundirlo. Pero salvo por las resoluciones, todo es muy informal”.

La situación de los coordinadores, tutores y docentes que dictan los postítulos es similar. “Recibimos datos a través de compañeros. Oficial no hemos tenido mucha información. A través de un grupo de whatsapp nos vamos pasando las novedades. Estamos a la espera de algún mensaje que por los menos nos avise que estamos desvinculados”, afirma la tutora que desea resguardar su identidad. Además, aclara “Es muy irónico. Hay una materia que presenta los programas nacionales y recursos que el docente posee. El PIIE – Programa Integral para la Igualdad Educativa – las aulas digitales móviles, matemática para todos, distintas líneas implementadas para fortalecer las trayectorias escolares. Sin embargo, luego de los recortes del 2016 la mayoría de aquellas políticas que se enseñaban ya no existen”.

La lucha: asambleas y reuniones

Pasada la Navidad lograron organizarse. Los trabajadores de espacios virtuales, representantes de ATE Capital y delegados de Junta Interna Ate Educación, integrantes de Suteba, Ute y Ctera lograron llamar a una Asamblea para investigar el panorama. De allí, surgen la cantidad de docentes afectados tanto aquellos que brindan los cursos como quienes cursaban alguno de los postítulos.

Desde Ctera y ATE, se realizó un pedido de impugnación a las resoluciones emitidas por el ministro de Educación, un recurso administrativo que permitiría extender el plazo de vencimiento que expone el boletín oficial por treinta días. Por otra parte, en el día de ayer se realizó una Asamblea General del Ministerio de Educación, a donde fueron integrados los trabajadores del Programa Nuestra Escuela y a donde se trataron también los más de 400 despidos que se esperan para fin de año dentro del Ministerio.

A raíz de dicha Asamblea, los trabajadores decidieron realizar una permanencia por tiempo indeterminado en el Ministerio, sede de Santa Fe y Montevideo, “ante una nueva avanzada del gobierno de Macri contra nuestros puestos de trabajo y el sistema de educación pública en su conjunto”.

La convocatoria aún se encuentra vigente e invita a organizaciones políticas, sindicales y sociales a participar y bregar por los puestos de trabajo y programas que el ministro de Educación decidió disolver. Además, posee replicas en distintos puntos del país.

Gratuito y Federal

Nuestra Escuela se creó en 2013 y fue aprobado por unanimidad por el Consejo Federal de Educación – es decir, por todos los ministros de Educación del país, incluido el propio Bullrich como ministro de Educación porteño – . El objetivo del programa era ofrecer cursos y postítulos de formación docente gratuitos y de calidad para los educadores de todo el país.

“Todos los módulos tienen foros de discusión virtual. ¿Sabés la emoción que para mi significó ver a alguien del conurbano discutiendo con un docente de un paraje del Chaco sobre estrategias para enseñar la lectura de fuentes históricas? Es conmovedor, no imagino otro espacio posible. Discutían de igual a igual, con formadores docentes, profundizando, guiados por un tutor. No imagino otra alternativa que este programa para lograr esto”, nos dice Mariana.

Además de la plataforma virtual, los postítulos poseían un encuentro presencial finalizado cada cuatrimestre. El boletín oficial anunció que los mismos serán suprimidos y, en su reemplazo, se harán trabajos de campo e informes dentro del Campus. Uno de los docentes dice al respecto: “Los tutores viajábamos a esos encuentros para dar un cierre presencial y fueron recontra poderosos: hay lugares que no tenían espacio de formación y al terminar estos postítulos junto a estos encuentros, se les cae el único espacio posible”.

Natalia Rivero, agrega desde Córdoba: “Lo que se quiere hacer es descentralizar el INFD, que sea a nivel provincial. Pero este programa fue una lucha que venía de los sindicatos docentes desde hace mucho tiempo, es un derecho que ya habíamos conquistado. La formación docente tiene que ser una política nacional que permita llegar a los rincones más extremos. Hay provincias que no van a contar con el presupuesto necesario para hacerlo y esto no puede quedar ligado a lo privado, porque lo que se genera es la mercantilización de cursos que no tienen mucho contenido pero que dan puntaje. Que sea gratuito, que sea de calidad, que tenga una visión federal es su potencial, y es lo que permite fortalecer la educación pública, a la Escuela y a sus docentes”.

Además, Natalia remarcó “No se tiene en cuenta que una de las grandes potencialidades de este plan es que teníamos docentes de todo el país. Quizás sin conectividad, pero docentes rurales podían acercarse a un pueblo a entregar los trabajos. Imaginate que muchos docentes no llegaron a llevar los papeles en cuatro días y quedaron afuera”.

Todo un palo

Nuestra Escuela ya no lo es tanto. Las políticas educativas continúan desmembrándose. Además de todos los docentes que se ven imposibilitados de terminar sus estudios, existen millones que a futuro se quedarán sin acceso a la formación gratuita.

El año aún no termina. El sector docente sigue luchando. Mientras tanto, el propio Estado vulnera el derecho a la formación permanente y gratuita de todos nuestros docentes.

@malaumanfre

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto