El curro de los Macri en el Paseo del Bajo

Compartir

El presidente Mauricio Macri presentó esta semana el Paseo del Bajo como la gran obra de su gobierno. Pero un informe de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) desnudó las irregularidades que se cometieron en el proceso licitatorio para beneficiar a la constructora IECSA, de su primo Ángelo Calcaterra, que en 2017 pasó a manos del empresario Marcelo Mindlin. No se conoce cuánto salió la obra ni cómo se realizó. Larreta se niega a auditarla. La presidenta de AGCBA, Cecilia Segura, denunció penalmente al gobierno por estas anomalías.

Mientras Mauricio Macri inauguró el Paseo del Bajo con un discurso en el que criticó a gobiernos anteriores y aseguró que esa obra demostraba el fin de la mentira y la corrupción, integrantes de su partido se negaron a autorizar el control sobre la obra más cara de la capital federal. Un informe de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA), que derivó luego en una denuncia penal, develó las irregularidades que se cometieron en el proceso licitatorio para beneficiar a la constructora IECSA, de Ángelo Calcaterra, primo del presidente. Luego, en 2017 la empresa fue transferida al empresario favorito del presidente, Marcelo Mindlin.

Todo el proceso licitatorio se desarrolló de manera poco transparente y los ciudadanos porteños por el momento no podrán conocer cuánto se gastó en el Paseo del Bajo. Los integrantes de Cambiemos en la AGCBA votaron en contra de la propuesta de la presidenta del organismo, Cecilia Segura, del Frente Para la Victoria, que solicitó auditar cómo se realizó la obra y cuánto pagó el gobierno por la misma tras detectar irregularidades en el proceso de licitación y anticipos financieros que se realizaron con actualizaciones que no estaban previstas en el pliego.

El presupuesto oficial de la obra del Paseo del Bajo fue de 8700 millones de pesos. La construcción se financiaría con un 43 por ciento de los fondos provenientes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y un 57% de la Nación. El  gobierno de Macri aprobó el 25 de enero de 2017 un préstamo de la Corporación Andina de Fomento (CAF) de 400 millones de dólares, equivalente a 6464 millones de pesos según el dólar oficial de ese momento.

LA AGCBA, que es el organismo que tiene jerarquía constitucional para auditar las obras del gobierno de la Ciudad y que cuenta con una representación proporcional a la parlamentaria, es decir, con mayoría del PRO, aprobó un informe elaborado por el equipo técnico de la institución en el que se daba cuenta de una serie de irregularidades en el proceso de adjudicación de las obras del Paseo del Bajo. Ese documento fue la base de una denuncia que presentó Segura ante la Fiscalía y que luego fue impulsada por la propia Procuraduría de Investigaciones Administrativas que denunció a los gobiernos de Macri y Rodríguez Larreta en diciembre de 2018 por la presunta manipulación de la licitación de las obras del Paseo del Bajo para beneficiar a IECSA.

La contratación la realizó Autopistas Urbanas S.A. (AUSA) mediante el sistema de licitación pública internacional y se dividió a la obra en tres tramos, A, B y C, con un presupuesto oficial de 1870 millones, 2350 millones y 4480 millones respectivamente. El pliego de bases y condiciones de la licitación establecía que si un oferente ganaba un tramo quedaba excluido de participar del resto y se estableció que primero se abrirían los sobres vinculados a la parte más cara de la obra.

Calcaterra, el primo de Macri, sigue siendo el dueño de IECSA

La auditoría de la AGCBA determinó que la empresa AUSA alteró el orden de apertura de las ofertas y decidió abrir en primer lugar el sobre del tramo más barato de la obra. Según explicó la Presidenta de AGCBA a este medio, “abrís primero el tramo más caro donde tenes mayor cantidad de ofertas y aceptas la menor. Se genera así un ahorro en las arcas públicas que es lo que habitualmente se hace en las licitaciones de este tipo de obras. A través de circulares sin consulta, y sin ninguna justificación ni fundamento se modificó lo que establecía el pliego. ¿Por qué hicieron esto? Para quitar competidores. Porque se sabía que Isolux, que es una empresa española que estaba en una situación financiera muy grave con denuncias de corrupción en México y en España, había presentado en todos los tramos ofertas muy hostiles, muy bajas. Entonces abrieron primero el sobre correspondiente al tramo más económico y de esa manera se lo sacaron de encima a Isolux para que IECSA pudiera ganar el tramo más jugoso, que era mucho mayor que los otros dos”. En las circulares a las que hace referencia Segura, se eliminaron las fechas originales de apertura de las ofertas y se asignaron otras alterando el orden de las mismas. Segura agregó que las modificaciones realizadas no tuvieron justificación alguna en el marco del expediente licitatorio, constituyendo una flagrante violación a las normas del procedimiento administrativo.

La apertura de las ofertas correspondientes al tramo A se realizó el 29 de noviembre de 2016 y la obra se adjudicó a Corsan Corviam Construcción SA (Isolux) debido a que fue la empresa que presentó la oferta más económica. Mientras el presupuesto estimado de AUSA era de  1870 millones de pesos, la propuesta ganadora fue de 1547 millones de pesos, es decir, un 17 por ciento inferior a lo previsto. En el caso del tramo C, es decir, el más caro, la apertura de la licitación se hizo el 15 de diciembre y se adjudicó a la UTE compuesta por las empresas IECSA – Fontana Nicastro. El presupuesto estimado de AUSA era de  4480 millones de pesos y la oferta ganadora fue de 3183 millones de pesos, es decir, un 29 por ciento menor a lo determinado por Autopistas Urbanas. En el caso del tramo B, las ofertas también se conocieron el 15 de diciembre de 2016 y se adjudicó la obra a la empresa Green – CEOSA. El presupuesto estimado de AUSA era de  2350 millones de pesos y la empresa ganadora ofertó hacer la obra por 1640 millones de pesos, es decir, un 30 por ciento inferior a lo estipulado.

“IECSA se quedó con el Tramo C del Paseo del Bajo con un oferta 29 por ciento inferior al presupuesto estimado por AUSA. Acá también podemos hipotetizar que vía redeterminaciones y adicionales esos menores costos ofertados para ganar la obra iban a ser compensados”, explicó Segura. Sin embargo, ante la negativa del PRO a auditar la obra y los pagos efectivamente realizados, por ahora no puede conocerse con certeza cuál es la diferencia entre lo que presupuestaron las distintas empresas y lo que el gobierno finalmente pagó. Sin embargo, señaló Segura, “detectamos que hay un segundo anticipo financiero que no estaba previsto en el pliego por un 5 por ciento del valor actualizado de la obra que nos daría que ya en el costo del tramo C se gastó lo mismo que estaba en el presupuesto oficial. Otra cosa que llama la atención es que el pliego le garantiza a las empresas una rentabilidad desde el Estado. Se establece que la obra se ajusta no por la ley de predeterminación de precios de la Ciudad, sino según la inflación, entonces todos los costos de las empresas se actualizan por ese índice. Hasta donde yo sé, ningún sueldo docente ni de empleados públicos se ajusta por inflación”, analizó la funcionaria.

La auditoría sobre el proceso de licitación también llamó la atención respecto a la adjudicación de un tramo de la obra a Isolux. “Cuando se hace el análisis de la documentación que presentó Isolux, con detalles de la capacidad legal, económica y técnica y los antecedentes en obras similares AUSA la precalifica para poder competir. No obstante, el 10 de noviembre de 2016, la UTE JCR SA-Coarco SA hace una presentación en la que realiza observaciones sobre la oferta de esa empresa. Interviene la Procuración el 14 de diciembre y afirma que hay que “verificar previo a efectivizar la adjudicación la capacidad técnica y económica del contratista para cumplir con las obligaciones derivadas de la misma”. A pesar de este pedido de la Procuración, AUSA no volvió a evaluar a Corvian Corsan, es más, el mismo día del informe de la Procuración se hace la adjudicación de la obra. Entonces, “si del análisis de la capacidad técnica y económica del contratista surgía, y a esa altura había razones suficientes para que eso sucediera, que Isolux no estaba en condiciones económicas y financieras para afrontar la obra, entonces, su exclusión dejaba el Tramo A en manos de IECSA, que era la segunda mejor oferta en ese tramo. Podemos decir que hubo dos maniobras: la primera fue cambiar el orden de la apertura de sobres para garantizarle a IECSA el Tramo C, la segunda fue desoír a la Procuración y precalificar a la empresa Corvian Corsan (Isolux) cuando había elementos de sobra para descalificarla”, explicaron a Nuestras Voces.

Los sobornos del primo Ángelo

Otro de los datos que destacó Segura es que cuando Calcaterra vendió la empresa Iecsa en marzo de 2017 a Pampa Energía, la compañía de Marcelo Mindlin, propietaria de Edenor entre otras empresas, uno de los grandes activos fue la obra del Paseo del Bajo.

Tras la denuncia pública que realizó Segura respecto a estas maniobras después del discurso de Mauricio Macri en la inauguración de la obra, Horacio Rodríguez Larreta intentó desestimar las críticas. El jefe del gobierno porteño dijo que lo que se cambió fue un plazo de apertura de los sobres y que se modificó antes de que los mismos se presentaran. Sin embargo, le respondió Segura, “lo que se objeta no es la modificación de los plazos sino del orden de las adjudicaciones, sin ningún fundamento, violando lo que decía el pliego y en contra del erario público”.

Respecto a la negativa del PRO a que se audite la obra, Rodríguez Larreta expresó que “la CAF –el organismo que aportó el mayor financiamiento para la obra– audita hasta el último centímetro, la licitación, la obra. No hubo un solo cuestionamiento”. Segura también le contestó: “La CAF es una entidad financiera multilateral que no tiene competencia para velar por la transparencia. La AGCBA es el organismo con mandato constitucional para auditar las obras del Gobierno de la Ciudad. El macrismo con injerencia directa del Ejecutivo impidió que auditáramos la obra”.

La denuncia realizada por la Procuraduría de Investigaciones Administrativas tramita actualmente en el juzgado de Claudio Bonadío. Ante la consulta de este medio al despacho del magistrado respecto al estado actual de la Investigación, desde la Secretaría indicaron que sólo dan información personalmente a quienes son parte de la causa. El expediente primero estuvo en manos de Sebastián Casanello, que cuando consultó al fiscal actualmente rebelde, Carlos Stornelli, éste informó que en el juzgado de Bonadio había una denuncia por los mismos hechos. Por ese motivo se unificaron ambos expedientes.

Este lunes, por otra parte, se inaugurarán las tres estaciones de subte de la línea E que unen los tramos Bolivar con Retiro. Mientras que tanto Horacio Rodríguez Larreta como Mauricio Macri hicieron en sus discursos eje en las obras estructurales que estaban realizando en la ciudad, lo cierto es que la prolongación del subterráneo que habilitarán fue realizada por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Sólo estaba pendiente la obra civil de las estaciones, que fue lo que en estos tres años y medio concluyó Macri. Lejos de construir los 10 kilómetros de subte que prometió durante su campaña a Jefe de Gobierno en 2007, que incluía la extensión de la línea H hasta Retiro y el desarrollo de las líneas F, G e I,  –que fueron aprobadas por la legislatura porteña en 2001– desde su llegada al poder inauguró obras que comenzaron durante gestiones anteriores y se encontraban con un avance de alrededor del 80 por ciento. Fue el caso de las extensiones de las líneas A, B y del tramo Inclan – Corrientes de la línea H que fueron desarrolladas por la gestión de Anibal Ibarra. Sí realizó los 2,9 kilómetros de la línea A que incluyen las estaciones Flores y San Pedrito y el tramo de la línea H que une Corrientes con Derecho. “El ministro Dietrich es un lobbista de Volkswagen, por eso sí hicieron los carriles exclusivos para colectivos. Todo lo que hacen tiene que ver con una política de negocios. Por eso no está planificado hacer ni un metro más de subte a pesar que es el mejor transporte que se puede desarrollar porque no contamina, es más seguro, más rápido, y es el que menores niveles de accidentología tiene”, reclamó Beto Pianelli, de los Metrodelegados.

Bajos instintos inmobiliarios

Consultado por las declaraciones que hizo el Presidente de la Nación en la inauguración de la obra de Paseo del Bajo, Anibal Ibarra, ex jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires señaló: “Macri muestra como único éxito de su gestión una obra que salió carísima y que la hizo una empresa familiar en la ciudad más rica de la Argentina. Es un logro muy pequeño. Hubiera sido importante que mostrara la construcción de cientos de miles de viviendas, logros científico-tecnológicos, miles de escuelas, baja del desempleo, desendeudamiento, lanzamiento de satélites, por mencionar algunas cosas. Enorgullecerse de una obra carísima en la ciudad capital mientras la Argentina se hunde es propio de un pscicópata. Enorgullecerse de haberle otorgado una obra a su familia es propio de un impune”.

Comentarios

Comentarios

Sabrina Roth

Sabrina Roth

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA). Es corresponsal de Telesur en Argentina y escribe colaboraciones en Página/12 y #LaGarcia.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 20/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto