El narcopibe del PRO

Compartir

El concejal de Cambiemos Emanuel Gainza fue imputado por el caso en el que está procesado el intendente de Paraná, Sergio Varisco. Lo acusan de integrar una banda narco. Gainza fue vicepresidente de la Juventud PRO nacional hasta el año pasado y mantiene vínculos fluidos con importantes funcionarios del macrismo. Los detalles de la causa narco que involucra a varios miembros de Cambiemos.

La saga narco que sacude a Entre Ríos sumó un nuevo elemento amarillo. El concejal Emanuel Gainza, enrolado en el PRO, quedó en el ojo de la tormenta luego de que el juez federal Leandro Ríos lo imputara en el marco de la investigación que lleva adelante y que tiene al intendente de Paraná Sergio Varisco procesado por su presunta participación en la banda narcocriminal que conducía Daniel “Tavi” Celis.

Luciana Lemos, ex pareja de Celis y una persona central en el engranaje de la banda, aseguró ante el juez haber recibido “pagos” del concejal previo a la entrega de droga proveniente de Buenos Aires “directamente para ellos”, según se desprende de su indagatoria a la que tuvo acceso Nuestras Voces. Consultada la mujer para que dé detalles de los montos, mencionó a Gainza por 150 mil pesos. Cuando dice “ellos” hace referencia al concejal radical Pablo Hernández y la ex directora de Seguridad de la Municipalidad Griselda Bordeira, ambos detenidos en las unidades penales hace un mes en el marco de la misma causa.

La mujer dio detalles minuciosos del recorrido que hacía la cocaína y que terminó, según contó, en manos de Gainza. “La plata viajó a Buenos Aires y al otro día llega la mercadería a las 7 de la mañana. Junté la plata de 165, 150 más los 200 que me había entregado Bordeira y esa plata es la que viajó (…) Ese día vinieron 6 kilos, que era lo acordado, uno para Gainza, uno para Hernández, dos para Borderia y dos para Varisco”. Este párrafo desconcertó a los defensores del intendente. Una semana antes, el propio Celis ante el juez había desvinculado al intendente pese a las cientos de escuchas en que es mencionado como comprador de droga aunque su voz, vale aclararlo, no aparece en ninguna de las intervenciones telefónicas.

El nombre de Gainza había aparecido escrito en un cuaderno hallado en la casa de Lemos, en calle Don Segundo Sombra, el 2 de mayo pasado, cuando policías federales realizaron un allanamiento en el que encontraron 3,493 kilos de cocaína. Ella dejaba constancia en el cuaderno de supuestas transacciones de compra y venta de cocaína.

En las anotaciones aparecen también mencionados Varisco, Hernández y Bordeira. En el caso de Gainza, su nombre está seguido de la letra “Ch”, que respondería al nombre en clave de “Chino”, enmarcada con un círculo y una operación matemática: “1 x 150 Pagado”.

El juez cree que esas anotaciones son compatibles con la adquisición de cocaína, “atento a que (…) la organización vendía el kilo de cocaína en una suma de entre 150 mil y 160 mil pesos”.

Gainza estaba convocado a declarar en carácter de testigo luego de que la Policía Federal le allanara la semana pasada su oficina en el Concejo Deliberante y un local partidario. Tras el testimonio de Lemos, el juez Ríos lo imputó. Estará ante el magistrado el martes a las 10.30. El concejal, según trascendió en su círculo íntimo, tomaría una actitud diferente a la del intendente. Daría un paso al costado de su banca y del cargo que tiene en el PRO hasta que se esclarezca su situación. Gainza ya había sido denunciado por supuestos casos de corrupción en 2016.

Chiquilín que miraba de afuera

De pibito, muy pibito, revoloteaba en la política. Siempre sonriente, llamaba a la gente por su nombre, quizás antes de que esa forma de relacionarse fuera parte del protocolo PRO.

Gainza llegó a la política de la mano de Armando “Mandy” Saliva, un dirigente de la ciudad de Concordia que fue el primero en inflar globos amarillos en Entre Ríos. Fue candidato a gobernador en 2011 y no alcanzó el 3 por ciento de los votos.

El joven PRO se presentó como candidato a concejal pero esta vez no logró obtener el cargo. No esperó el otro turno electoral para hacer política. Sin ninguna chance de construir algo en la capital provincial emigró a provincia de Buenos Aires, donde se convirtió en funcionario de Jorge Macri, el segundo alcalde del país por el PRO en conducir los destinos de un municipio. El joven paranaense coordinó, desde la Secretaría General de la Municipalidad de Vicente López, el programa Carrera Verde, dedicado a acopiar y reciclar envases.

Gainza es un soldado del PRO. Hizo el recorrido obligado para crecer dentro de la estructura: pasó por el voluntariado social (lo que se instaló como la contracara a la “anticuada militancia”) e introdujo la fuerza de Macri en la universidad. El experimento fue en la UCA Paraná, donde inició la carrera de Derecho. Participó de campus organizados por la Fundación Nuevas Generaciones de la UPLA (Unión de Partidos Latinoamericanos), la sección latinoamericana de lo que es la Unión Internacional Demócrata, una organización que aglutina a partidos conservadores, democristianos, liberales y en general, de centroderecha.

“El Ema”, como lo llaman sus colaboradores, llegó a ser vicepresidente de la Juventud PRO nacional hasta el año pasado. Por ostentar ese espacio partidario fue consultado por Gabriel Vommaro, Sergio Morresi y Alejandro Bellotti; autores de “Mundo PRO”, un recomendable libro que reconstruye la historia y lo que fue la constitución del partido que gobierna el país.

Estas y otras cosas más hicieron que el simpático edil viaje semanalmente a Buenos Aires para codearse con los cuadros más importantes del PRO, mucho de ellos hoy integrantes del gabinete.

El 2015, ya con la nueva escudería Cambiemos, le permitió alcanzar su primer objetivo: un lugar en el Concejo Deliberante. Desde el día uno de la gestión tuvo un perfil alto que le permitió mostrar su pertenencia ya no al PRO local, sino nacional. En su extensa galería de fotos aparece Rogelio Frigerio, Jorge Triaca, Andrés Ibarra, Pablo Avelluto, Hernán Lombardi y el propio presidente Mauricio Macri, entre otros funcionarios nacionales. Actividades que se hicieron en la capital provincial promovidas por la administración central tuvieron a Gainza como la cara visible de la organización. Es un embajador amarillo.

Cartas marcadas

Gainza era un posible candidato para la intendencia en 2019. Su candidatura llegaría en este turno o a lo sumo en el próximo. Su carrera no tenía otra brújula que la capital provincial y contaba con el apoyo de buena parte del macrismo local.

La causa en la que ahora está imputado tuvo un inusitado tratamiento en los medios nacionales. Informes sobre la causa y la supuesta relación de Varisco con la banda narcocriminal fue narrada al detalle. El intendente dio entrevistas en estudios porteños. El último fue en el programa de Diego Leuco, quien se encargó de vapulearlo en el estudio. ¿Sucederá lo mismo con el concejal del PRO?

La ministra de Seguridad de la Nación se llamó a silencio cuando Gainza quedó atrapado en la sorpresiva ampliación de indagatoria de Lemos que lo señaló como un integrante de la banda narco. Sin embargo, cuando el radical Varisco quedó procesado, Patricia Bullrich no dejó pasar una hora para tuitear y jactarse de que no se protegerá a nadie aun siendo de su fuerza política.

La pregunta permanente es si con los últimos acontecimientos Varisco no debería dar un paso al costado. Quienes lo conocen aseguran que no lo hará. Ha tomado el caso como “una cuestión personal”. En un programa de televisión dijo que cumplirá su mandato.

La vice intendenta de Paraná, Josefina Etienot es la otra cara de la saga. Está duramente enfrentada a Varisco y Gainza desde hace un tiempo. Es quien deberá asumir si el intendente radical termina detenido. Contaría con apoyo del PRO nacional pero si se ilusiona con el apoyo del peronismo, con quien se lleva de maravillas, pecará de ingenua.

Etienot no aparece como una alternativa para Cambiemos en los destinos de la Municipalidad más allá de este escándalo. Ha deslizado que este último tiempo la ha desgastado. Incluso, dejó trascender que no seguiría en política partidaria. Sus planes están puestos en el Poder Judicial. De Varisco y Gainza no sabe cómo saldrán de este lío.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones