El remate del Tiro

Compartir

Este martes salen a remate las tierras del Tiro Federal. Son 8 hectáreas públicas que se venderán al mejor postor para un mega desarrollo inmobiliario. La aprobación de la venta representa un gran retroceso en materia de política urbana para la Ciudad y un avance del modelo Macri-Larreta de remate de las joyas de la abuela. Una parte de los fondos deberá utilizarse para la urbanización de la Villa 21, pero se trata de una expresión de buenas intenciones, ya que en la ley no quedó estipulado a qué obras concretas se destinaran esos fondos.

Este martes 20 de noviembre se realiza una de las subastas de suelo público porteño más cara de la que podamos dar cuenta. Con una base pautada en más de cuatro mil setecientos millones de dólares (U$D 4.762.000.000,00) se rematarán 8 hectáreas ubicadas en la esquina de las Av. Del Libertador y Udaondo del Barrio de Núñez. “La subasta (…) ha generado gran expectativa entre los desarrolladores -tanto nacionales como internacionales-, por la ubicación y dimensiones de los terrenos, emplazados en un barrio con gran potencial para el desarrollo inmobiliario por su cercanía a importantes avenidas, grandes parques, autopistas, medios de transporte público, clubes sociales y deportivos, y centros comerciales y educativos. Entre los usos que podrán darse a estos terrenos, se destacan la construcción de viviendas, oficinas y proyectos hoteleros, entre otros.” A confesión de parte, relevo de pruebas: con este texto tan elogioso de las características del proyecto, el Banco Ciudad comunica orgulloso las bondades de la privatización del suelo público. Alguien está por hacer un gran negocio y ellos no tienen más que festejar. Cómo llegamos a este punto, a quiénes se perjudica o beneficia con el proyecto es parte de lo que buscamos desentrañar en esta nota.

El sinuoso camino que habilitó la venta

La venta del terreno donde funcionó históricamente el Tiro Federal fue uno de los legados que la administración de Mauricio Macri le dejó a su sucesor en la Jefatura de Gobierno. No obstante, su puesta en práctica implicó más de una ida y varias vueltas. La venta del predio público usufructuado por el Club Tiro Federal tuvo su origen en la creación de la Agencia de Bienes de la Ciudad de Buenos Aires, una empresa inmobiliaria (Sociedad del Estado) pensada por el Gobierno porteño para gestionar las ventas y concesión del suelo público de la Ciudad. Impulsada por Macri en sus últimos días de Jefe de Gobierno porteño, y finalmente sancionada en los albores del Larretismo, la Agencia de Bienes de la Ciudad se creó como reflejo local de la Agencia Nacional de Administración de Bienes del Estado (AABE). Esta, tendría dentro de su órbita a todos los bienes de dominio privado que pertenecían al Gobierno de la Ciudad, exceptuándose los que poseía la Corporación Buenos Aires Sur y la Corporación Puerto Madero. En la misma ley se establecía una subdivisión del terreno de Libertador y Udaondo, destinando una porción definida para la venta.

Larreta, el escribano de cemento

No obstante, al poco tiempo la agencia se consideró prescindible. Con la afinidad entre el Gobierno Nacional y el de la Ciudad, y con una gran parte de los terrenos enajenables en suelo porteño pertenecientes al gobierno nacional, era más simple que sea la AABE quien gestionará las ventas. A su vez, la mayoría legislativa del bloque oficialista robustecida en 2015 y 2017 le permitía sin mayores esfuerzos alcanzar los votos necesarios para las re-zonificaciones y la puesta a disposición del mercado de los terrenos pertenecientes a la Ciudad. Así fue como el propio Rodríguez Larreta propuso su disolución. No obstante, el predio ubicado frente a la cancha de River Plate ya tenía sellado su destino.

Como mencionamos anteriormente, en la Ley de creación de la Agencia de Bienes se establecía la división de los terrenos correspondientes al Tiro Federal en 3 partes: 120.066 m2 que serían destinados al desarrollo de un “Parque de la Innovación”, 15.560 m2 para la venta y 32.038 m2 permanecerían para el Tiro Federal hasta que se le asignara otro predio de similares características. La Asociación Tiro Federal no demoró en aceptar una generosísima oferta de terrenos fiscales para su mudanza. Algo así como 16 hectáreas en la costa del Río, entre la desembocadura del arroyo Medrano y el Círculo de la Policía Federal, que se le asignaron bajo la modalidad de “usufructo” por el plazo de 100 años renovables. Como resultado, los terrenos de Núñez ya estaban listos para la venta.

La “liviana” herencia

La aprobación de la venta de los terrenos del Ex Tiro Federal representa un gran retroceso en materia de política urbana para la Ciudad. Esta enajenación de patrimonio público (de dominio privado), desabastece el banco de inmuebles de la ciudad y genera, de esta forma, un fuerte condicionamiento de la política pública que quisiera desarrollar en el futuro un gobierno progresista.

A la vez, se traslada plusvalía urbana generada por la propia intervención del Estado a favor del mercado. Por ejemplo, el suelo que será subastado para la construcción del complejo residencial de alta densidad sobre la Avenida Libertador incrementará su valor en la medida en que se encontrará asociado al desarrollo del Parque de la Innovación, el cual, a su vez, será financiado en gran parte con erogaciones del sector público. Al mismo tiempo, que el Estado deberá invertir una suma considerable de dinero para desarrollar la nueva sede del Tiro Federal.

Las modificaciones compensatorias que se incorporaron en la negociación legislativa resultan más una serie de buenas intenciones que medidas concretas que puedan redundar en el mejoramiento de la situación de ciertos sectores sociales vulnerables ya que no se especifica en qué obras concretas se gastarán esos fondos destinados a la reurbanización de la villa 31.

Celsa Ramírez, la fiscal de Nike y Larreta

¿Al mejor postor?

Como si fueran pocos los esfuerzos destinados a avanzar en una definitiva privatización del valioso predio, el oficialismo aprobó recientemente en la Legislatura una nueva ley que corrigió algunas cuestiones del proyecto original autorizando al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a cobrarle a quienes compren estos terrenos en “uno o más pagos”. Una fórmula cuanto menos inusual, especialmente cuando se toma conocimiento de los potenciales interesados en hacerse del terreno que se oferta para proyecto hotelero.

Todo esto es aún más llamativo cuando se establece que el 20% de estos ingresos se utilizaría para la reurbanización de la villa 31 y 31 bis. Ahora que ya sabemos que no será los sectores vulnerados de la Ciudad, cabe preguntarse, ¿quién se beneficiará con un proyecto de semejantes características?

La respuesta a esa pregunta se contestará a ciencia cierta el 20 de noviembre, no obstante, los jugadores van mostrando sus cartas, y en Estados Unidos, el Presidente Mauricio Macri parece haber encontrado un interesado. Según publica el sitio La Política Online el 6/11/2017, Macri, mantuvo en Nueva York una reunión con Stephen Ross, dueño de The Related Group, una de las desarrolladoras inmobiliarias más importante de Estados Unidos. Según anuncian, Ross se mostró interesado por los terrenos del Tiro Federal a la vez que conversaron sobre los avances de las obras de esa compañía en Puerto Madero donde proyecta levantar dos torres residenciales y un hotel cinco estrellas.

Por lo pronto, si quiere un River – Boca, Ross tendrá que venir a Buenos Aires. Le queda
muy cómoda la fecha para participar también de la subasta.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones