El vínculo de la AFI y D’Alessio en la mira de Ramos Padilla

Compartir

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, exigió a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) que revele si agentes se comunicaron con el falso abogado, Marcelo D’Alessio y los ex comisarios detenidos Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi. El miércoles declara en teleconferencia desde Estados Unidos el denunciante Pedro Etchebest. La Fiscalía a cargo de Curi se despertó y pidió medidas de prueba, que el juez aprobó: le encargó a la empresa Movistar que suministre toda la actividad del teléfono celular del periodista de Clarín, Daniel Santoro, desde 1 de enero de 2016 hasta la actualidad.  Santoro fue el nexo entre Stornelli y D’Alessio. Ramos Padilla busca conocer el verdadero mecanismo del armado de causas federales con el apriete a empresarios y testigos desde la Justicia y la prensa.

La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) está de remate. La jefa de “La Casa”, Silvia Majdalani, conocida en la jerga interna como “la señora 8”, da órdenes fuera de métrica. Las empleadas y empleados están desconcertados. Primero sí, después no; con sal, sin sal, ¿azúcar o sacarina? La dama es de temer y sus mensajes caen como la lluvia ácida en la calle 25 de Mayo.

Su rostro se oscurece por la inquina, y ella sabe muy bien por qué. Aunque fiel hasta el fin en su férrea voluntad, y pese al barranco político y económico del país en manos de su Gobierno, no decaerá. Le molesta que la ex mujer de Gustavo Arribas, “el señor 5”, Silvia Girón, utilice el polígrafo con los agentes como si hubiese adoptado el alma de John Edgar Hoover en el FBI.

Para mal de males, la pone aún más furiosa la ostentación de poder del agente especial, Sebastián “El Enano” De Stéfano, de extrema confianza del presidente de Boca, Daniel Angelici, quien fuera conocido en el mundo televisado como “Tano, pará, pará”.

Semejante estropicio se completa con la encargada de la capacitación de los espías: una ex vendedora de cosméticos de Avon, quien produce escenas teatrales para el  ejercicio de los agentes ante la mirada atónita de las egresadas de la Universidad de San Andrés. Chicas que parecen salidas de un concurso de belleza se mezclan con analistas que conocieron a Antonio Horacio “Jaime” Stiuso y su ex esposa, “La Coneja” -no recomiendo bromas-, que estuvo a cargo de la delegación de la ex SIDE en Madrid. Aquellos eran otros tiempos. Lo opuesto a esta era de banalidad y desastres concatenados que entronaron en el umbral de la infamia al presunto agente de la DEA, Marcelo Sebastián D’Alessio y su grupo variopinto en la vidriera pública. Y encima con potenciales vínculos con la AFI a través de De Stéfano y el jefe operativo de la Agencia, Pablo Pinamonti, mencionado por el espía de la AFI en estado de arrepentimiento, Hugo Rolando “Rolo” Barreiro en sus extensas deposiciones verbales.

Así las cosas, la situación es tan áspera en la AFI que Majdalani y Arribas no pueden contener el desconcierto del área profesional. Fuentes de Comodoro Py, cuentan que hubo un agente de “La Casa” que habría investigado a D’Alessio en 2016. Su nombre sería “D.D.”. Pero parece que cometió tantos desatinos que su jefa directa –a quien conoció en la Escuela de Inteligencia- lo envió a Chile casi con lo puesto. Aquello sucedió en los primeros minutos de la denuncia por extorsión del empresario Pedro Traficante contra D’Alessio. Ahora en esa oficina de “D.D.” reina un cirujano de instrumental complejo. El resto de los personajes mencionados aparecen en causas judiciales con carteles de neón del estilo de la ex calle Corrientes antes de la gestión del alcalde Horacio Rodríguez Larreta, que ensanchó todo menos la vida de los porteños con los alimentos a precio dólar.

La operación de Garavano con Fariña revelada por su ex abogada

Esta realidad acuciante produce un furioso malestar en la AFI que no se cura con misiones al extranjero. Y más cuando el juez Ramos Padilla requirió que Arribas y Majdalani explicasen por escrito si efectivos orgánicos de la Agencia habrían tenido contactos con D’Alessio y los comisarios Ricardo Bogoliuk y Anibal Degastaldi -exponentes de la temida predadora regional, la Bonaerense- y su circuito de informantes entrelazados con supuestos abogados, defensores televisados en cadena, y amantes de lo ajeno en todas sus variantes del cosmos delincuencial.

El principal querellante y denunciante de la causa, Pedro Etchebest declarará el miércoles desde Miami por Teleconferencia. Se espera que revele detalles sobre los policías Bogoliuk y Degastaldi y el vínculo con DAlessio. Etchebest no goza del Programa de Protección de Testigos del Ministerio de Justicia que benefició al memorioso Leonardo Fariña con el alquiler de un departamento de 1500 dólares mensuales y luego el pago de una casa en Villa Devoto de 17 mil pesos más IVA con jacuzzi, parque y parrilla. Todo porque se arrepintió ante el ministro Germán Garavano bajo el presunto guión de dos agentes de la AFI.

El juez y el amanecer del fiscal Curi

“Solícitese a la empresa Movistar SA. que informe los datos de titularidad que posea registrados de la línea nro (…) nombre, apellido, DNI, domicilio de facturación, domicilio particular, teléfono de contacto, correo electrónico, etc.-. Asimismo, requiérase que se ponga en conocimiento las fechas de activación/desactivación de la misma y el tipo de servicio brindado y, remita el listado de llamadas entrantes y salientes desde el 01/01/2016 al día de la fecha”, ordenó el juez Ramos Padilla.

El número que no publicamos en Nuestras Voces por una cuestión de decencia profesional, es del periodista de Clarín, Daniel Santoro. ¿Qué busca saber la Justicia? Cómo funcionaba el auténtico mecanismo de notas presuntamente periodísticas en conjunción con supuestos “aprietes” mafiosos de D’Alessio y una sucesión de apariciones televisivas en el programa  “Animales Sueltos”. Pese a que Daniel Santoro, apoyado por el sello FOPEA y esos periodistas que querían preguntar y ahora se esconden debajo de la mesa, dijo que había “borrado” el contenido de su aparato, el juez le encargó a Movistar revelar todos los datos.

Como es obvio, el periodista de Clarín se excusará en la libertad de prensa, la misma que le permitió a la empresa de Héctor Magnetto, José Antonio Aranda y Jorge Rendo, despedir a 56 trabajadores en pleno declive del reino macrista. TN no desapareció. Lo que se extingue es el periodismo y es consecuencia de la obra de Macri, no de Cristina.

Cifuentes, otra víctima de extorsión que denuncia al trío Stornelli-D’Alessio-Santoro

Otro tramo inquietante de la resolución de Ramos Padilla se refiere a la Inteligencia o a la carencia de ella, en relación a las supuestas conversaciones entre agentes de la AFI y los imputados por “asociación ilícita, extorsiones y espionaje”. Veamos: “Se proporcione la mayor cantidad de datos posibles en relación al tenor de esas comunicaciones”. Fundamentalmente, respecto de los policías Bogoliuk y Degastaldi, aunque el juez aclaró que los datos pedidos no incluyen el período en el que se desempeñaron en la AFI. ¿Qué anhela esclarecer Ramos Padilla? Si ´pudo haber existido un nexo de la organización criminal con la AFI. Por eso, preguntó a sus  autoridades si se comunicaron telefónicamente con los integrantes de la asociación ilícita.

De pronto, el fiscal de la causa, Juan Pablo Curi pidió múltiples pruebas –unas 44 medidas-, algunas de ellas fueron aprobadas por el juez. Justo cuando estaba siendo cuestionado en una audiencia donde se lo recusó, por las trabas para que los imputados se convirtiesen en arrepentidos. Con el alma ancha, Curi tuvo un repentino acto de conciencia e imputó a su par, Carlos Stornelli como supuesto partícipe de “la asociación ilícita”, que diferenció con dos presuntos móviles: dedicada a “la obtención de dinero ilícito” o “al espionaje” con fines indeterminados.

Al cierre de esta crónica, el juez Ramos Padilla aún no había resuelto si aprobará o no citar a testimoniar a Mirtha Legrand y a su nieto Ignacio Viale por la presunta “operación” de inteligencia durante la emisión del programa con Natasha Jaitt. El juez Ramos Padilla halló una carpeta en la mansión de D’Alessio con el rótulo “Operación Jaitt”. Ahora es el fiscal el que sumó su atención sobre el misterioso episodio.

Jaitt murió el 23 de febrero.

Con el mismo ímpetu investigativo, Curi también pidió pericias en la sede de la Dirección Nacional de Migraciones sobre las supuestas tareas de espionaje sobre los jueces de la Corte, Carlos Fernando Rosenkrantz y Horacio Daniel Rosatti, quienes habrían sido seguidos en sus viajes al exterior por la banda de D’Alessio, según refirió en su indagatoria el espía de la AFI, “Rolo” Barreiro y publicó este cronista el 1 de abril:

El caso Stornelli-D’Alessio hace crujir a la AFI de Macri

El cerco judicial en Dolores se extendió incluso hasta el procurador interino, Ricardo Casal. En su extenso pedido de pruebas, el fiscal Curi pidió conocer si Casal se habría comunicado con el fiscal Stornelli y el resto de los acusados.

El senador Fernando “Pino” Solanas presentó un proyecto en el Congreso de la Nación que exige la remoción del fiscal Stornelli con el fin de dejar sin efecto su inmunidad para que declare en la causa que instruye el juez Ramos Padilla. 17 senadores y senadoras acompañaron a Solanas.

Odio y páramo

El ex presiente de la Junta Nacional de Granos de la dictadura de Videla, David Lacroze Ayerza maltrató a la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner durante su viaje a Cuba para ver a su hija Florencia, perseguida con vileza por la Gestapo de Comodoro Py y la canalla mediática. El ataque a Cristina fue en el avión. Ella apareció fotografiada sin su consentimiento, con antejos oscuros, apenas horas después de la muerte de su madre, Ofelia Wilhelm en La Plata. El embrión odioso del sujeto se propagó como la peste en Internet. Tanto que aquí apareció dando una disertación sobre las garrapatas entre las vacas. Fue el 3 de febrero de 2017.

“Cuanto más pequeño es el corazón, más odio alberga”, dijo Víctor Hugo. La soberbia es un pecado capital que envilece a los ignorantes y cobardes. Son tiempos de desguace desde diciembre de 2015. Un empresario sostuvo que el café no es un producto esencial y que si el precio es caro, se puede beber vino o comer asado. El asunto es que la inflación no se detiene, el valor de los alimentos sigue en alza y el Gobierno endeudó al país por 180 mil millones de dólares.

¿Cuántas escuelas podrían equiparse este invierno y cuántos niños y niñas podrían dejar de comer en los volquetes de basura, con los 7.500 millones de pesos de gastos reservados de la AFI?

Como en la ficción, aquí los fantasmas hablan en el páramo. Algunos llevan la mortaja y otros la voz de los difuntos. Sobran los diálogos incandescentes y el show de lo efímero.

La verdad se escurre en el nido de los malditos.-

Comentarios

Comentarios

Juan Alonso

Juan Alonso

Periodista, escritor y docente. Columnista con Roberto Caballero en Radio Colonia y del programa ADN en C5N. Distinguido con el Premio Walsh de la Facultad de Periodismo de La Plata en 2017. Fue editor de Policiales de Tiempo Argentino.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 21/09/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto