En la Marcha del Orgullo se festejó la derrota de Macri

Compartir

Este sábado miles de personas marcharon para pedir “un país sin violencia institucional ni religiosa” y el fin de los crímenes de odio. En la 28 Marcha del Orgullo que se realizó en Buenos Aires denunciaron que durante el gobierno de Mauricio Macri aumentó la discriminación y la violencia institucional contra las diversidades y disidencias sexuales. Reclamaron la aprobación en el Congreso de la Ley Integral Trans y la restitución del Ministerio de Salud, entre otros puntos. Crónica de una jornada de celebración y lucha con expectativas en el gobierno de Alberto.

Fotos: Joaquín Salguero

“Yo soy puto y persona viviendo con VIH, ambas son instancias políticas. En estos cuatro años de macrismo ha faltado medicación, reactivos, no se han implementado nuevas políticas públicas para las personas LGTB y eso es una decisión política. Eso se vio en las urnas y se ve en la calle. Estos cuatro años fueron de constante retroceso. Ahora que se van estamos de cara a la reconstrucción del país y exigimos que vuelva el Ministerio de Salud. Volvemos por todo”, aseguró el periodista, escritor y performer Lucas Gutiérrez en medio de la celebración del Día del Orgullo que se vivió en las calles de Buenos Aires como una verdadera fiesta, como sucede desde 1992. Sin embargo, a menos de una semana de las elecciones presidenciales, el festejo se vio potenciado por el fin del gobierno de Mauricio Macri que con el ajuste, la discriminación y el incremento de la violencia institucional empeoró la calidad de vida de millones de argentines en general y de los integrantes de los diversos colectivos que requieren de la ayuda y la protección del Estado en particular.

Cristian Barota Delgado llegó temprano a la Plaza de Mayo. Les distintes artistas recién comenzaban a subir al escenario cuando después de una noche que amenazó con truenos y relámpagos el sol calentó el ambiente. Con un paraguas multicolor, un slip y unas sandalias haciendo juego comenzó a posar para les distintes fotógrafes que le pedían que se quedara quieto un instante. “Estoy espléndido. Muy contento a pesar de todo lo que ha pasado después de estos cuatro años en el país porque la gente cambió, eligió un nuevo gobierno para el bien de todos, con derechos, humanitario, un gobierno que respeta a todas las opiniones y eso me encanta, me siento muy tranquilo, muy contento, me siento con toda la energía”, dijo en diálogo con Nuestras Voces. Ese espíritu se multiplicó por miles en una jornada que tuvo a la alegría como una de sus principales protagonistas y que volvió a recuperar al espacio público como lugar de festejo y ya no sólo de resistencia.

“Por un país sin violencia institucional ni religiosa” fue el lema central de la 28 Marcha del Orgullo que se realizó en Buenos Aires este sábado. Pero además, el reclamo de Fuera el FMI, el cese del ajuste en salud; la entrega de hormonas y medicamentos que se debe garantizar según lo establece la ley de identidad de género; el fin de los crímenes de odio; la aplicación efectiva de la ley de Educación Sexual Integral con perspectiva de género, diversidad y no binaria; el respeto por la diversidad sexual; el fin de la imposición binaria y la gordofobia; la aprobación de la ley de aborto legal, seguro y gratuito; la reforma de la ley de trata que criminaliza el trabajo sexual y la libertad de todes les preses politiques fueron algunas de las demandas que realizaron miles de personas que celebraron en las calles su identidad sexual en la Marcha del Orgullo que por primera vez no llevó las siglas LGTBIQ para incluir a las distintas diversidades que se incorporan como nuevas formas de vivir la sexualidad.

Para trans y travestis no hay trabajo formal

“Después de muchos años en los que un gobierno nos reconoció derechos e iba por un cambio cultural que era lo que faltaba, los últimos cuatro años vivimos no solo un crecimiento importante en cuanto a la violencia a la comunidad LGTBIQ en general sino también desde el Poder Judicial, en la calle y el Estado. Además vimos un resurgimiento de personas que creen que tienen la legitimidad de decir que te odian y que se creen la república y que esto es la democracia y no entienden que su derecho termina donde empieza el mío. Yo no quiero hablar de tolerancia, mi derecho es igual al tuyo. Aparte de lo que se vivió en la calle hubo un recorte enorme en cuanto a lo que es salud. Las compañeras trans están llenas de aceite industrial y el Estado no tiene los hospitales para hacer las operaciones correspondientes por formación pero además porque están subejecutando todos los presupuestos”, explicó Soledad Lingale. En ese marco, el reclamo de fuera el FMI tiene relación con el rechazo a la política de ajuste que implementó el gobierno de Mauricio Macri.

“Tenemos compañeras trans que están en situación de calle, muriéndose en la puerta de los hospitales, y a su vez tenemos al FMI, tenemos una deuda a 100 años que van a tener que pagar nuestros hijes y nietes, entonces cuando pensás en eso hay que repensar el futuro. Si una persona trans no puede pensar en el corto plazo porque no puede ni siquiera conseguir un trabajo, cómo va a pensar en conseguirlo con un Estado que sufre el vaciamiento en el que lo ha dejado este gobierno. Por eso más que nunca esas consignas fueron aprobadas más rápido que en otras ocasiones porque son la base. La gente tiene derecho al trabajo, la comunidad LGTBIQ y toda”.

En ese marco, la expectativa del cambio de gobierno no se mantuvo ajena en el ánimo de quienes participaron de la movilización, a pesar de las distintas tendencias políticas de quienes fueron parte de la celebración. “Esta marcha es una marcha de la alegría por el cambio de gobierno. Particularmente para quienes activamos y militamos el tema de la diversidad sexual estamos con alegría, expectativas porque entendemos que siempre nuestra agenda cuando hay conflictos queda medio raleada, pero estamos hablando de vidas y de personas”, sostuvo Marian Spagnuolo, integrante de la comisión organizadora.

Este año, por primera vez, Macri se negó a montar en el Congreso el escenario para el cierre de la jornada. “Creemos que es claramente una definición política. De alguna manera cuando se están yendo y ya no tienen costo político que pagar, entonces muestran realmente lo que han querido hacer durante este tiempo que es no tener un apoyo real, efectivo, desde el Estado hacia la comunidad. Lo que demuestran son discursos vacíos y no un apoyo material. Es una fiesta esto, merecíamos un escenario de cierre”, aseguró Spagnuolo.

Una de las principales demandas de los colectivos es la aprobación en el Congreso de la Ley Integral Trans. Emma Serna es actriz. “La oportunidad de trabajo para el colectivo trans dentro de la comunidad LGTB es muy importante porque nosotros tenemos una expectativa de vida muy baja, porque no tenemos acceso a la salud, ni a la educación ni a la vivienda digna”, dijo a este medio. En ese marco, explicó Spagnuolo, la ley que proponen dispone el cupo laboral trans efectivo, no solamente en el Estado sino también en las empresas privadas; a nivel educativo; ingreso y acceso a la salud integral para las personas trans. Es una ley que cubre muchísimos campos. Es muy similar a la que se aprobó en Uruguay con lo cual eso es lo más urgente”.

Flavia Massenzio, de la Defensoría LGTB y de la Federación  Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans también criticó la situación de deterioro que se sufrió durante la gestión de Mauricio Macri: “Tenemos un montón de leyes super buenas en relación a la diversidad y estos últimos años sentimos que tuvimos que resistir, que tuvimos distintos retrocesos en el cumplimiento de la ley de Identidad de Género, en el cumplimiento de lo que tenía que ver con la ley de reproducción humana asistida, con las obras sociales, las prepagas que no cumplen con los tratamientos que según la ley son gratuitos para todos, todas y todes y sin embargo empezamos a tener un ajuste que se siente en relación a toda la diversidad. El que no haya financiamiento para organismos como el INADI, por ejemplo o el INAM implica que no existe una política pública efectiva. Eso en la calle se nota y hace que exista mayor discriminación porque no hay herramientas efectivas para combatirla. La discriminación, que es el primer eslabón en una cadena más fuerte que puede terminar con violencia y con crímenes de odio o transfemicidios o travesticidios. Los informes de crímenes de odio que elabora la Defensoría LGTB junto a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y la de Nación son índices nacionales, oficiales y en 2018 arrojó un número de 145 crímenes de odio. Pensando en una Argentina que tiene la legislación que tiene y contrastándola con esos números, da cuenta que lo que está faltando es una política pública para que esas leyes se inserten social y culturalmente para no sufrir violencia y discriminación”.

En relación a las expectativas a partir del 10 de diciembre, Massenzio sostuvo: “Genera mucha esperanza en relación a que volvemos a tener un gobierno con el que podemos tener un diálogo para llevarle nuestros reclamos. El hecho que haya hablado de un ministerio de Género, de las Mujeres y las Disidencias, que tenga un lenguaje super inclusivo a diferencia de los otros funcionarios a quienes no escuchamos nunca utilizarlo, es un cambio. Tenemos muchas expectativas. Se van a llevar los reclamos pero también se van a acompañar las políticas públicas, porque esa es la fórmula que no falla: cuando las organizaciones de la diversidad sexual entran en diálogo con el Estado se logran verdaderamente políticas públicas efectivas”.

Para Marian Spagnuolo, “Alberto abrazándose a Brian ya nos llena de expectativas. Fue algo simbólico, no tiene mas contundencia política y efectiva que eso, pero lo que teníamos era la imagen de Macri saludando a Chocobar, entonces eso nos genera muchísima expectativa. No a la violencia institucional sobre todas las cosas. Sabemos que es un gobierno que abre la mesa para tener un diálogo, pero también sabemos que los derechos los conquistamos con la lucha de la comunidad, la militancia y el activismo. No hay un gobierno que nos de nada pero sabemos que hay gobiernos mas permeables para poder hablar de algunos temas, así que estamos con esas expectativas”, aseguró.

“La expectativa es enorme no solo porque en toda la campaña y en todo lo que fue el debate Alberto y Cristina siempre estuvieron a favor de la comunidad LGTBQ+ sino que Alberto tiene un hijo que es no binarie y es drag queen. Es algo muy importante a nivel mundial eso y la expectativa es enorme porque los conocemos y sabemos que están de nuestro lado”, expresó Axel Frixler, que también participó de la masiva movilización.

Sin embargo, más allá de las expectativas que abre el nuevo gobierno, les integrantes de los distintos colectivos saben que los derechos se conquistan en la calle. Y allí seguirán estando para exigirlos.

Comentarios

Comentarios

Sabrina Roth

Sabrina Roth

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA). Es corresponsal de Telesur en Argentina y escribe colaboraciones en Página/12 y #LaGarcia.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 17/11/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto