Ex jefe de Interpol derrumba argumentos de Bonadio

Compartir

Ronald Kenneth Noble, ex secretario general de Interpol, envió una carta al juez Claudio Bonadio donde solicita ser testigo en la causa por traición a la Patria contra CFK, Héctor Timerman y otros, por el Memorándum con Irán. Noble acusa a Bonadio de ser parcial y reitera que ni Argentina ni Timerman pidieron remover las alertas rojas de los iraníes acusados por el atentado a la AMIA: “El informe del juez Bonadio es falso, engañoso e incompleto”.

Ronald Kenneth Noble, ex secretario general de Interpol, le envió una nota al juez Claudio Bonadio donde se puso a disposición para declarar como testigo en la causa por traición a la Patria contra CFK, Héctor Timerman y otros. Noble es un testigo clave a quien Bonadio no hizo esfuerzo por llamar a declarar y ya adelantó que su testimonio “no coincidirá con la denuncia” del fallecido fiscal Natalio Alberto Nisman. Es decir, no coincidirá con el gérmen de esta operación político-mediática que achacó un falso encubrimiento a CFK y Timerman para, valgan las redundancias, encubrir los encubrimientos reales del atentado a la AMIA.

Ahora la pelota está en el campo de Bonadio que, al igual que los contados jueces y fiscales que sostienen esta operación, ha descartado sistemáticamente toda prueba que refute el relato Nisman. En el mismo equipo juegan los medios oficialistas, que hace semanas silencian o minimizan las declaraciones públicas de Noble y las pruebas expuestas tanto en el expediente como en público por los abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, un combo que demuele los cimientos de la operación Nisman.

La reacción de Noble llega tras el fallo del juez Bonadio donde lo acusó de colaborar en el supuesto encubrimiento de los imputados iraníes.

En su nota a Bonadio, Noble recuerda que, en su denuncia, “Nisman menciona en más de diez oportunidades que fui yo, como Secretario General de INTERPOL, quien impidió que se levantarn las notificaciones rojas en el caso AMIA” ante los supuestos pedidos de Timerman para que se dieran de baja. Y, una vez más, lo desmiente: “Argentina y sus representantes siempre le expresaron a INTERPOL que las notificaciones rojas debían mantenerse”. Detalla que, en febrero de 2013, el propio Timerman le escribió a una carta a Interpol “donde específicamente requería que se mantuvieran las notificaciones rojas”.

Vale aclarar que el pedido de baja de las notificaciones rojas no los realiza ningún Gobierno ni funcionario sino el juez de la causa, en este caso Rodolfo Canicoba Corral. Luego, que la baja la define la Asamblea de ese organismo internacional, no su secretario general. Noble también lo aclaró en tu Twitter y más adelante en la misma nota. “La Asamblea General de INTERPOL fue la que aprobó la emisión de las notificaciones rojas del caso AMIA y Argentina, ni oficialmente ni extraoficialmente pidió que se modificaran. Sólo una decisión del juez argentino o de la Oficina de INTERPOL en Buenos Aires con el acuerdo del juez argentino podía dejarlas sin efecto”, insiste Noble en el escrito que le envió vía mail a Bonadio y a los jueces de la Cámara Federal, en caso de que Bonadio se haga el distraído.

El Memorándum de Entendimiento con Irán, en su punto 7, establecía: “Este acuerdo, luego de ser firmado, será remitido conjuntamente por ambos cancilleres al Secretario General de Interpol en cumplimiento a requisitos exigidos por Interpol con relación a este caso”. Efectivamente, Argentina e Irán avisaron a Interpol la firma de un Memorándum, algo de forma ya que era público. En ningún lugar, ni en el texto del Memorándum ni en la nota enviada a Interpol, se mencionaba la baja de las notificaciones rojas. Para Nisman, sin embargo, era parte del plan de impunidad. Así lo expuso en su denuncia: “tal como había sido acordado por argentinos e iraníes en la ejecución del plan de impunidad y plasmado en el punto 7 de la letra del memorando, el cese de las notificaciones rojas asomaba como una posibilidad cierta”. Noble, en su nota a Bonadio, explica: “Es cierto que desde ese momento la República Islámica de Irán consideró que el punto 7 del Memorándum exigía la remoción de las notificaciones rojas. Para evitar toda confusión ordené que se agregara un texto en las mismas notificaciones rojas dejando claro que estas no eran afectadas en su vigencia por la aprobación del Memorádum”. La prueba de esto es pública, y la mostró en su cuenta de Twitter el abogado Rúa: “Conversé sobre el tema con el propio Fiscal Alberto Nisman –continua Noble– quien respaldó mi iniciativa”. Era 2013.

Otro de los puntos de la nota de Noble refiere a porqué no fue llamado como testigo hasta ahora. En su fallo, Bonadio sostuvo que “otro elemento llamativo fue que en las presentes actuaciones no pudo lograrse que NOBLE preste declaración testimonial”. Por un lado, Noble cuenta el derrotero burocrático del intento de contactarse con él vía Interpol. Pero no deja de señalar una ironía: “Nunca recibí una comunicación del Juzgado en los teléfonos y las direcciones de mi oficina en Dubai, información de contacto que está en la web de mi compañía y es de dominio público”. En su cuenta de Twitter fue más sarcástico: “Si el juez Claudio Bonadio quería realmente contactar al ex Secretario General de Interpol, ¿porqué no usó el mail, Twitter, Linkedin o Google”. Por las dudas, Noble le envió a Bonadio su dirección de email y sus teléfonos en un anexo confidencial, junto con los antecedentes del caso, detalles de las reuniones que mantuvo sobre el tema y los documentos que avalan sus dichos.

El Sr Juez deberá indicarme los pasos a seguir para que mi declaración tenga pleno valor de acuerdo a la ley argentina. Estoy dispuesto a concurrir inmediatamente a la Embajada o al Consulado Argentino en Emiratos Arabes Unidos donde resido para ratificar la firma de este escrito o para responder a sus preguntas por video conferencia”, indicó Noble. Y agregó: “No voy a ampararme en ninguna inmunidad que provenga de mi cargo como Secretario General de INTERPOL”. La gran incógnita es si Bonadio se atreverá a citarlo, ya que su testimonio puede derrumbar la operación como un castillo de naipes.

Noble le advierte a Bonadio que no tiene “ninguna razón para querer perjudicar o beneficiar a las personas investigadas en esta causa”, que no conoció a Timerman sino hasta después de la firma del Memorándum, que tuvo una relación profesional con Nisman (a quien le reconoce la dedicación en la investigación en el caso AMIA) y que quiere aportar incluso a “clarificar si existe alguna relación entre la firma del Memorándum con las circunstancias que rodearon su muerte”.

No es la primera vez que Noble demuele los argumentos de Nisman y la operación mediática que los sostienen. En enero de 2015, apenas el fallecido fiscal presentó su denuncia, el periodista Raúl Kollman entrevistó a Noble para Página/12, y el ex secretario general de Interpol afirmó: “Lo que dice el fiscal Nisman es falso. Ningún integrante del gobierno argentino trató nunca de que bajáramos las alertas rojos contra los funcionarios iraníes”. En la misma entrevista, Noble sostuvo: “Estoy ciento por ciento convencido de que el canciller Héctor Timerman y el gobierno argentino querían encontrar una forma de llevar a los ciudadanos iraníes, sobre quienes Interpol emitió alertas rojas, a un juicio en el caso AMIA”.

¿Traición a la Nación o prevaricato de los jueces?

En los últimos días, se expresó a través de su cuenta en Twitter. Primero desmintió al operador de Clarín, Daniel Santoro por una nota donde reproduce la acusación de Bonadio de que complotó con Timerman para asegurar la impunidad de los iraníes, y le reclamó porqué le preguntaba al juez si alguna vez lo había contactado o porqué él mismo no lo contactaba. Noble acusó a Bonadio de ser parcial, reiteró que ni Argentina ni Timerman pidieron remover las alertas rojas, dijo que no estaba enfermo ni necesitaba ninguna inmunidad para contar la verdad sobre el tema, se preguntó porque Bonadio nunca le preguntó a Interpol si el Memorandum hacía caer las alertas rojas, sostuvo que el fallo de Bonadio buscó ocultar la verdad a los argentinos, recordó los informes de prensa de Interpol que reafirman sus dichos.

Tras una nueva operación del Gobierno de Mauricio Macri y Clarín, que publicó una carta del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán que avala el relato Nisman, Noble descargó una catarata de tuits. Dijo que no era novedad que entre 2005 y 2014 Irán le pidió varias veces a Interpol que removiera las alertas rojas, que tampoco era noticia que Iran cree que no hay pruebas contra sus ciudadanos, que más allá de lo que diga Irán en 2017 lo cierto es que nunca se cambiaron las notificaciones rojas y cada pedido de Irán al respecto fue rechazado y que Interpol les dijo que el Memorandum no las afectaba. También publicó en su cuenta la carta enviada por los cancilleres de Argentina e Iran a Interpol en 2013, tras la firma del Memorandum, donde se refleja que no pidieron ninguna baja de las alertas rojas. En varias ocasiones se refirió a artículos de Clarín, y afirmó que eran falsos y engañosos.

Noble también respondió preguntas del periodista Iván Schargrodsky. Cuando le preguntaron su opinión sobre el fallo de Bonadio, contestó: “En lo que respecta a INTERPOL y las notificaciones rojas de AMIA, el informe del juez Bonadio es falso, engañoso e incompleto”.

Ronald Kenneth Noble by nuestrasvocesok on Scribd

Comentarios

Comentarios

Ari Lijalad

Ari Lijalad

Periodista, politólogo y documentalista. Ganó el premio Democracia en la terna Periodismo Gráfico y Digital por su investigación sobre Correo Argentino en este portal (2017). Es columnista en Radio del Plata y FM La Patriada. Compiló los libros La Argentina gobernada por las corporaciones y Plan Macri, ambos en 2016.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar 2018 - Todos los derechos reservados - Contacto