Intento de «plantar» la versión de las armas mapuches en la causa

Compartir

Un informe oficial de la Policía de Río Negro sostenía que el suboficial principal Colitripay, a cargo del destacamento de Villa Mascardi, había informado que fue amenzado por los mapuches con armas de fuego al llegar a atender los heridos. Era la carta fuerte de la fiscal Silvia Little para sostener la hipótesis de que miembros de la comunidad mapuche estaban armados. En la declaración testimonial el policía dijo que nunca fue amenazado con armas de fuego por integrantes de la lof Lawken Winkul Mapu y que tampoco vio que tuvieran armas de fuego.  

El testimonio era el sostén de la fiscal Silvia Little. En el mismo figuraba un supuesta desgrabación de la línea 911 de la Policía de Río Negro en la que el suboficial Colitripay le decía por radio a la agente Traipe -que se encontraba en el destacamento- que “personas de la comunidad mapuche amenazan diciendo que si no se retiran le efectuarán disparos”.

Según el acta el diálogo había sucedid0 entre las 17.44 y las 18.29, mientras el suboficial Colitripay había ido a constatar la existencia de heridos por requerimiento del Hospital Zonal a raíz de un llamado anónimo a la línea 107 que daba cuenta de tres personas heridas a pocos metros de la estación de servicio ACA. Era el sábado 25 de noviembre, día en que mataron a Rafael Nahuel. Debido a ese testimonio los dos mapuches que «bajaron» a Rafael moribundo, Fausto Jones Huala y Lautaro González, fueron detenidos. Si bien fueron excarcelados, la acusación aún pesa sobre ellos.

Pero en su declaración de testimonial de esta semana el mismo suboficial Colitripay dijo ante el juez Gustavo Villanueva (que comenzó a participar de las testimoniales),el secretario del juzgado, Alejandro Iwanow; la fiscal Silvia Little, Matías Schraer (abogado co-defensor de ambos mapuches),  y Natalia Araya, una de las abogadas de la parte querellante, que son falsos los dichos que le atribuyeron.

Según la acusación del juez, los mapuches no tenían armas de fuego

Interrogado por Villanueva, el policía rionegrino declaró que “en ningún momento” le dijo “a la agente Traipe que había sido amenazado” o que había “tomado contacto con personas que se identificaran como pertenecientes a la Comunidad Mapuche”.

A la vez Colitripay agregó que en el único momento que se comunicó con la agente Traipe fue mientras estaba en la zona conocida como Los Rápidos y que al pasar por el lugar del conflicto “ni siquiera descendí del móvil”.

En otro pasaje de la declaración el suboficial dijo: “creo recordar que en el sitio había un auto rojo que pertenecía a personas que se identificaron como de Derechos Humanos” y aseguró que mientras se encontraba frente a la estación de servicio ACA “no” vio ingresar al personal de Prefectura al lugar.

Por último, el suboficial Colitripay declaró que estuvo “cerca del ACA por el período de una hora” y cuando llegaron sus superiores lo enviaron “cerca del muelle a cortar la ruta”.

La construcción del indio terrorista

Para la fiscal Silvia Little la declaración del policía era uno de los elementos para sostener la causa contra Facundo Jones Huala y Lautaro González que fueron imputados por “usurpación, resistencia y agresión a la autoridad” en la causa caratulada como “muerte dudosa”.

La fiscal había solicitado la denegación de la excarcelación de los jóvenes que bajaron el cuerpo sin vida de Rafael Nahuel hasta la entrada de la Lof por considerar que existe peligro de fuga, a pesar de que ambos se presentan cada semana ante el juzgado.

Cabe recordar que a ambos se les realizó la prueba con cintas de carbono para determinar si había rastros de pólvora en sus manos y aún se esperan los resultados del Instituto Balseiro a cargo de estos análisis.

A la espera de los resultados

Pablo Curlo, el operador turístico que pasaba por Villa Mascardi el día que asesinaron a Rafael Nahuel, también declaró el lunes. Ante el juez contó que venía de hacer rafting como regalo de una cumpleañera de 15 y ratificó sus dichos que salieron en medios de prensa al contestar que “los efectivos  disparaban rodilla en tierra desde la ruta y hacia la montaña donde estaba la comunidad”.

El testigo mencionó que otras dos personas que se encontraban con él ese día vieron la situación por lo que el juez le solicitó sus nombres y serán llamadas a prestar declaración este viernes.

La causa continúa bajo la carátula “NN sobre muerte dudosa” y se esperan los resultados de las pericias sobre las armas y las ropas de los efectivos de Albatros, el barrido electrónico sobre cintas de carbono así como también saber qué se consiguió averiguar tras la inspección ocular en Lof Winkul Lanken Mapu donde se encontraron vainas servidas y cartuchos de goma todas pertenecientes a las fuerzas de seguridad.

Una vez que se obtengan estos resultados desde la querella esperan que el juez Villanueva cite a prestar declaración a los 8 prefectos imputados; 6 de los cuáles retornaron a Buenos Aires el domingo posterior al asesinato de Rafael Nahuel.

Comentarios

Comentarios

Ulises Rodríguez

Ulises Rodríguez

Periodista y locutor. Especializado en temáticas culturales, escribió en Anfibia, Infobae y la Revista Acción. Formó parte de Infonews y realizó publicaciones en Escribiendocine.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 19/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto