La cadena de favores de los Stanley

Compartir

Una investigación periodística reveló que Carolina Stanley pre adjudicó a la empresa AdeA, dirigida por su padre, una licitación por más de 3 millones de pesos en un acuerdo de compra abierta para el ministerio de Desarrollo Social. Tiempo atrás, su padre le había “donado” una propiedad de 400 metros cuadrados valuada en 1 millón de dólares. Devolución de favores.

Los Stanley son una familia tradicional. Él es banquero, integrante de importantes directorios como Banco Macro, el Holding Havanna y la Sociedad Anónima de inversión privada Inverlat. Su hija fue alumna del St. Catherine’s Moorlands School y egresada de abogacía con promedio diez. Fue directora ejecutiva del Grupo Sophia y hoy es la encargada de contener los efectos sociales del ajuste de Cambiemos desde el Ministerio de Desarrollo social.

Se quieren. Pero en el mundo de los negocios los favores se devuelven. Guillermo Stanley figuró públicamente como el generoso donador cuando en la Declaración Patrimonial de su hija no cerraban los números. “Tuve una donación de parte de mi padre, no hay mucho más que explicar”, había esgrimido la ministra.

Las donaciones de Stanley padre fueron lo que le permitieron a Carolina justificar la compra de una propiedad de 400 metros cuadrados al productor televisivo Mariano Chihade y el incremento patrimonial del 350 por ciento de un año a otro.

Pocos días después de aquella declaración, el ministerio de Desarrollo Social pre adjudicó a la empresa AdeA, dirigida por su padre, una licitación por más de 3 millones de pesos en un acuerdo de compra abierta. Una devolución de favores pero con el patrimonio del Estado.

En el nombre del Padre

El ministerio que comanda Stanley llevó adelante una licitación para que empresas oferentes brinden el “Servicio de Archivo Externo, Traslado de Documentación y Adquisición de Cajas para Archivo”. Se postularon siete empresas y sólo tres fueron seleccionadas por el comité evaluador. Una de ellas fue AdeA, compañía que quedó preadjudicada por tener la oferta más baja.

AdeA fue seleccionada el 8 de agosto del año pasado. Al día siguiente, un edicto publicado en el Boletín Oficial daba cuenta de que la cúpula de la compañía renunciaba. La nueva autoridad, a cargo de la empresa era Guillermo Eduardo Stanley, padre de Carolina, funcionaria a cargo de llevar adelante aquella licitación.

Recién tres meses después, una vez que Stanley padre ya se había instalado en el directorio, se terminó de perfeccionar el contrato de AdeA con el Estado. Carolina le otorgó a su padre más de 3 millones de pesos. El monto exacto de 3.241.843,80.

El periodista Sebastián Iñurrieta, autor de la denuncia en el portal El Cronista, informó que desde el ministerio aseguraron desconocer el vínculo entre Carolina Stanley, AdeA y su padre. Además, argumentaron que la compañía había sido pre adjudicada antes del recambio del su cúpula. La relación y el conflicto de intereses no figura en la declaración jurada de conflictos de intereses que todo oferente debe firmar ante una licitación estatal.

Cómo Carolina compró casa por 1 millón de dólares

AdeA son las siglas de Administradora de Archivos. Es una Sociedad Anónima que se creó en 1998 y que brinda servicios de administración de archivos físicos, medios magnéticos y ópticos y expedientes únicos. Se autodefinen como un centro de Ingeniería Documental y en su sitio web aseguran: “Reorganizamos el archivo de las instituciones públicas con el fin de brindarles agilidad en sus procesos”. Pertenece al holding HC Corporation, fundado por el empresario Héctor Colella.

Guillermo Eduardo Stanley fue director de AdeA desde el día siguiente a la pre adjudicación y hasta el 25 de abril último. Se retiró del directorio dos días antes de cumplir años. Los casi nueve meses que se mantuvo en el cargo significaron el tiempo suficiente para instalar a la empresa y firmar un acuerdo de compra abierta: es decir una contratación en la que se le irá abonando a medida que se soliciten sus servicios.

El padre de Carolina es Licenciado en Finanzas en la UADE. Formó parte del Citibank durante gran parte de su carrera: primero a cargo de las Relaciones Institucionales y Gubernamentales. Luego también de las Instituciones Financieras y del Sector Público. Actualmente, forma parte del directorio del Banco Macro, del Holding Havanna S.A. y de Inverlat S.A., una compañía de inversión privada que asegura que durante los noventa Guillermo Stanley “fue un activo participante en ambos procesos, tanto de la restructuración de la deuda externa como en el proceso de privatización de las compañías estatales de la Argentina”. Stanley padre es también miembro del Consejo de Administración del CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento), una organización que intenta dar recomendaciones sobre cómo construir mejores políticas públicas.

Cadena de favores

A mediados del año pasado, este portal publicó que la ministra Carolina Stanley era la funcionaria con mayor incremento patrimonial de Cambiemos. Su declaración jurada presentada en 2017 –y correspondiente a su situación durante el 2016– se había incrementado en un 354 por ciento.

El mayor desfase en aquella documentación se evidenciaba en su mudanza. Stanley había pasado de tener un departamento de 120 metros cuadrados en la calle Sinclair a poseer una propiedad de 440 metros cuadrados. El nuevo hogar estaba declarado en un millón de dólares y se lo había  comprado a Mariano Chihade,  dueño de la productora Mandarina y esposo de la conductora Mariana Fabbiani.

“Venta de activos, donación e ingresos propios”, colocó la ministra en su Declaración Jurada. Lo escribía como explicación al origen de los fondos que le permitieron adquirir aquella propiedad y triplicar el valor de sus bienes. Sin embargo, la documentación no especificaba ni el monto recibido en calidad de donación ni el nombre del generoso donante.

Al gabinete de Macri le va bien

En aquella oportunidad, la hija del banquero también había declarado casi seis millones de pesos en calidad de Bienes recibidos por herencia, legado o donación. Este ítem se incrementó 28 veces en relación a la declaración anterior, en la que la funcionaria había recibido apenas 200 mil pesos.

Lo que Carolina no quiso explicar en los papeles debió declararlo públicamente cuando en una visita a un Club deportivo para personas discapacitadas en la provincia de Córdoba fue increpada. “Está perfectamente explicado. Y tuve una donación de parte de mi padre. Y es el crecimiento del patrimonio. Y no hay mucho más que explicar”, dijo titubeante.

Guillermo “Willie” Stanley, según la propia Carolina, es el responsable de aquellos generosos obsequios: 5.680.000 pesos y una buena parte de los 16.716.960 de pesos (en ese entonces 1 millón de dólares) necesarios para adquirir su nueva propiedad.

Las explicaciones que Carolina dio desde Córdoba fueron en agosto de 2017, la misma semana en la que la compañía AdeA lograba ser la pre adjudicataria de la obra. Stanley padre se hacía cargo pública y desinteresadamente de las donaciones y Stanley hija redactaba una licitación pública e invertía más de tres millones en instalar a la empresa de su padre.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones