La mujer de Stornelli reveló que Macri le prometió al fiscal remover a Ramos Padilla

Compartir

El ex esposo de la actual pareja de Carlos Stornelli, el peruano–estadounidense Jorge Castañón, declaró ante el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla y complicó al fiscal. Reveló que Florencia Antonini Modet le dejó mensajes de audio pidiéndole que no declare en la causa donde Stornelli está imputado y en rebeldía, que le aseguró que “Stornelli ya habló con Mauricio (Macri) sobre este tema” y le adelantó que Ramos Padilla sería “destituido”. El intercambio fue en marzo, cuando Macri cuestionó al magistrado y Antonini Modet se presentó en un restaurante donde Castañón estaba almorzando con sus hijas para instarlo a que resolviese “con Carlos” sobre el tema. Según las pruebas encontradas en el teléfono del falso abogado Sebastián D’Alessio, Stornelli espió a Castañón luego de juntarse con su ex mujer.  

Fue un día áspero. Hubo paro con movilización y amenazas de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich contra los gremios del Frente Sindical y las dos CTA. Para colmo, se produjo otro intento de golpe en Venezuela con la participación de sectores marginales de fuerzas militares y Mauricio Macri dijo que apoyaba a Juan Guaidó en detrimento del presidente legítimo Nicolás Maduro. Todo en nombre de “la libertad”. Lo propio manifestó Paula Oliveto, quien solía hablar seguido con el supuesto agente de la DEA Marcelo Sebastián D’Alessio para encargarle, según declaró el espía de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Hugo Rolando “Rolo” Barreiro, “trabajos políticos sobre la oposición”. Republicanismo puro. Pero de EE.UU.

Al caer la tarde, un policía federal vestido para la Guerra de las Galaxias gatilló un perdigón de goma en la oreja de un manifestante en la embajada de Venezuela. El Grupo Clarín televisó en vivo desde Buenos Aires y Caracas, porque la escalada del odio llegó del Norte, aunque de la marcha de protesta por la situación argentina se vio poco y nada. El secretario de Estado, Mike Pompeo dijo: “Estados Unidos apoya plenamente el levantamiento de Guaidó”. ¿El resultado en C.A.B.A.? 15 presos políticos y un herido de bala de goma. Se trata de Roberto Martín Dagnese, quien estaba fuera de peligro y anoche era operado en el Hospital Fernández. Aunque con un detalle: la Policía Federal que lo hirió en lo que podría interpretarse como un intento de homicidio, quería imputarle el delito de “resistencia a la autoridad”.

Este tipo de situaciones no suceden en la vida cotidiana del fiscal federal Carlos Stornelli. Él se da el lujo de estar en rebeldía hace más de un mes y no se presenta a declarar ante el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla. Y eso que está imputado de ser parte de una asociación ilícita dedicada al espionaje paraestatal, el armado de causas penales, y la extorsión de empresarios y testigos bajo coacción. La impunidad de Stornelli lo lleva a cuestionar la autoridad y la competencia del juez, al punto de que su abogado defensor, Roberto Ribas se reunió con el fiscal de Cámara de Mar del Plata, Juan Manuel Pettigiani a la vista de la plebe. Para peor, el juez Ramos Padilla probó con pericias en los teléfonos celulares de D’Alessio que éste espió al ex marido de la pareja de Stornelli y lo hizo a pedido del fiscal en cuestión. Hasta ahí llegó el caldo odioso y creció hasta al borde del espanto. Tanto que una víctima de la cofradía se presentó en el Juzgado de Ramos Padilla y contó cómo su ex esposa lo presionó diciéndole que el juez, “era un delincuente” y que “los chats estaban armados”. Además de repetirle por teléfono y en persona de que “Stornelli habló con Mauricio (Macri) sobre este tema” y que Ramos Padilla sería “destituido”. Justo cuando Macri criticó al juez Ramos Padilla en cadena nacional y ningún periodista independiente quiso preguntar. Lo que sigue es el estado de pánico de Jorge Christian Castañón, ex marido de Florencia Antonini Modet (la actual pareja de Stornelli) puesto en palabras. No es una novela mexicana. Esto sí que es Argentina.

Pesadilla

“Quiero destacar que todos los mensajes que veo en ese legajo donde se refieren a mí, son verdaderos y se refieren a mi persona –empezó diciendo Castañón ante el juez Ramos Padilla-. En segundo lugar aclaro que yo me enteré de todo lo que se investiga acá el día 5 de marzo del corriente, a raíz de una publicación que salió el 3 de marzo en la revista Noticias y que un amigo mío, que se  llama Martín Perkins, me mandó por fotos mediante la aplicación WhatApp. En esas fotos y según esa publicación, me mencionaban con nombre, apellido, nacionalidad, a qué me dedicaba, decía que era por unos supuestos chats entre D´Alessio y Stornelli, y decía que me involucraban sobre temas con “merca” y “valijas” o algo así. Yo, en ese momento, estaba en Orlando, EE.UU. Recuerdo que la nota hablaba sobre mis datos personales y recuerdo que esos datos que se publicaban son verdaderos (mi nombre, apellido, donde trabajaba, nacionalidad, etc). Lo que sí aclaro que hoy por hoy trabajo en una empresa que se llama “JetBlue” desde el 23 de enero que comencé a trabajar ahí, pero destaco que sí trabajaba en ese entonces en United Airlines (trabajé hasta el 22 de enero de 2019). (…) Él sabía que yo conocía al señor Stornelli a raíz de la relación de pareja que tuve con Florencia Antonini Modet, con quien estuve casado desde el 2008 hasta el 2015 y de quien me separé a raíz de las desavenencias  conyugales que tuvimos en ese momento y porque, siendo concretos, es la actual pareja del señor Stornelli”.

Declaración de Jorge Castañón by on Scribd

Castañón contó que conoció a Stornelli porque salían a hacer ejercicios juntos con un amigo suyo de nombre Maximiliano. Fue cuando Castañón cumplía funciones como piloto y trabajaba para la embajada de EE.UU en Argentina.  “Debo señalar que yo conozco al señor Stornelli y eso fue a raíz de la relación que tuve con Florencia (con quien tengo dos hijas y a quiénes veo solamente cada vez que mi trabajo me da unos días libres para poder viajar hasta acá). El tema es que en el 2004 al 2008 yo vivía  en Avenida Figueroa Alcorta y San Martín de Tours de C.A.B.A., y Stornelli vivía a una cuadra de mi casa (San Martín de Tours y Castex), se podría decir que éramos como vecinos –recordó Castañón en el Juzgado de Dolores-. En ese tiempo yo conocía a un chico con el que salía a correr que vivía en el mismo edificio que Stornelli, que se llama Maximiliano (no sé su apellido). Maximiliano vivía en el piso 7º y Stornelli creo que vivía en el piso 11vo. Como yo estaba en actividad militar, Maximiliano me invitaba para salir a caminar o correr tipo 22 o 23 hs. y un día (no recuerdo bien la fecha, pero fue alrededor del 2005 o el 2006) me dijo para salir a caminar con otra persona que resultó ser Stornelli. Así fue que comenzamos a salir a caminar dos o tres veces por semana, los tres (mi amigo, Stornelli y yo) y con el tiempo se fue generando una especie de amistad, al punto que cuando me casé con Florencia, lo invité a mi casamiento, oportunidad que vino con quien era su pareja en ese entonces, Claudia (no recuerdo su apellido pues a ella no la traté mucho, pero sí sé que es la madre de sus hijos). Así conocí al señor Stornelli. Con el tiempo, en el 2010, me fui a EE.UU a trabajar (me fui con toda mi familia) y volvimos en el año 2014 a la Argentina. Cuando regresamos nos mudamos a la calle Salguero entre Castex y Figueroa Alcorta, que es a la vuelta de la casa de Stornelli. Después pasaron cosas -que si bien no vienen al caso- me divorcié de Florencia en el 2015”.    

Hasta aquí nada fuera de la norma, aunque la narrativa del desengaño amoroso que hizo Castañón se parece a la saga escandalosa que derivó en la enemistad de los jugadores de fútbol, Maxi López y Mauro Icardi. Salvo que estos deportistas no llegaron tan lejos como el fiscal Stornelli en su obsesión con el ex marido de su pareja. Veamos qué declaró Castañón:

“El punto es que a raíz de lo que salió en los medios sobre las cosas que se investigan en esta causa (N. del R: donde el fiscal Stornelli está imputado como parte de una asociación ilícita dedicada al espionaje y la extorsión tras la denuncia del empresario Pedro Etchebest y las pericias informáticas comprobaron que mandó a D’Alessio a espiar a Castañón), Florencia me comenzó a enviar mensajes de WhatsApp donde me dijo varias cosas sobre esta causa, tales como que los mensajes que acabo de leer en este intercambio de chats entre D´Alessio y Stornelli eran todas mentiras, que eran versos, que estaban editados, también me dijo cosas como que el juez era un delincuente, que estaba todo armado y que -según ella- Stornelli habló con Mauricio sobre este tema y que -según ella- lo iban a destituir el jueves. Yo no sé si todo lo que dice ella es verdad o no, pero sí es lo que ella me mandó por mensajes y también me lo dijo en alguna ocasión cuando estuve comiendo con mi hijas. A mí sinceramente todo esto me genera toda una situación muy incómoda, porque lo cierto es que yo estoy divorciado de Florencia ya hace mucho tiempo y la verdad es que las razones por las que nos separamos -que no vienen al caso- no fueron gratas para mí, pero sí es verdad que por ese tema estuvo involucrado su actual pareja que es el señor Stornelli. Aclaro que yo no tengo rencor ni nada en contra del señor Stornelli, pero sí me siento muy preocupado y con temor -tanto para mí como por mis hijas- cuando veo los mensajes que acabo de leer en ese legajo que me exhibieron donde dicen cosas sobre mí y veo que los datos que se manejan son ciertos (tales como que en ese entonces trabajaba en United Airlines, que viajaba mucho para la Argentina o que por razones propias del sistema norteamericano podía conseguir pasajes para poder ver a mis hijas). También me genera mucha intranquilidad saber que esto –me refiero a estar declarando hoy acá en este Juzgado- me pueda generar algún trastorno o inconveniente para ver a mi hijas, pues lo cierto es que yo ahora estoy acá en Argentina solo para verlas a ellas (pues mi domicilio está en los EE.UU) y Florencia es la madre, por lo que tengo que estar en permanente contacto con ella para poder hablar con mis hijas, cuando estoy en los EE.UU o  cuando vengo acá a la Argentina para poder retirarlas o para poder estar con ellas. Es decir, a mí todo esto me genera mucha inseguridad.

Sin embargo, como el Tribunal me estaba llamando a prestar declaración varias veces y yo entro y salgo mucho de la Argentina (por las razones que señalé y que refieren al hecho de tener que ver a mis hijas) tampoco quería tener algún inconveniente para poder moverme con libertad o tener algún problema al pasar por Migraciones. Más allá de eso, lo cierto es que yo tengo registrado en mi teléfono celular varias conversaciones -por audio y mensajes de texto- que me mandó Florencia relacionadas a esta causa o al juez, las que puedo aportar al Tribunal a los fines que se estimen de interés, pero solicito que esas conversaciones sean preservadas y reservadas de algún modo, y no difundidas, para evitar cualquier situación que pueda perjudicarme con mi ex pareja, pero particularmente en torno al contacto que quiero seguir manteniendo con mis hijas a quienes sólo veo cuando vengo acá a la Argentina cuando puedo por razones laborales que ya mencioné”.

Como se puede notar en sus declaraciones textuales, Castañón goza de más apego al derecho que el fiscal Stornelli. Al punto que la defensa de su dignidad venció su propio miedo. Le dijo al juez Ramos Padilla que su ex esposa lo acosó con mensajes en todo momento desde que estalló este escándalo institucional de derivaciones inusitadas. Y explicó que ella solía borrar los mensajes, pero él los preservó en su teléfono y los protegió con su abogado.

“Aclaro, a todo evento, que como Florencia borraba las conversaciones que teníamos, yo -para preservarlos- se los reenvié a mi abogado y él tiene copias de todas estas conversaciones. Asimismo los mensajes de voz los registré con un iPad y los de texto los registré con captura de pantallas”.

¿A qué le teme tanto Jorge Castañón? Al poder y la impunidad del fiscal Stornelli, con quien corría por Barrio Norte y Palermo y era amigo personal. Pero hace años que no habla con él y se niega a llamarlo, como le pidió reiteradas veces su ex esposa. “Habla con Carlos”, le dijo mientras almorzada con sus hijas en un restaurante el 17 de marzo. Ese día también se precipitaron los mensajes de Florencia Antonini Modet. Un día  después, el 18 de marzo, el Poder Ejecutivo presentó el Juicio Político contra Ramos Padilla. Ver la cobertura de los medios oficialistas.

¿Quién requirió el apartamiento de Ramos Padilla? El ministro de Justicia, Germán Garavano que aparece muy complicado en el guión de Leonardo Fariña en consonancia con el Ministerio de Seguridad y la AFI. Ver la nota que publiqué en Nuestras Voces el 15 de abril sobre la denuncia que realizó la ex abogada de Fariña, Giselle Robles, unas de las querellantes de la causa, que fuera espiada y perseguida junto a sus hijos menores por el grupo de D’Alessio:

La operación de Garavano con Fariña revelada por su ex abogada

En esta crónica que publicamos el 27 de abril está gran parte de la prueba colectada por la Comisión Provincial por la Memoria (CMP) que señala directamente a D’Alessio realizando tareas de inteligencia y contrainteligencia en Quequén, Corrientes, Mercedes, Rosario, Uruguay la Triple Frontera con Brasil y Paraguay. Incluye un presunto chat con la ministra Bullrich sobre narcotraficantes de Rosario:

Fuerte presión del gobierno para sacarle la causa D’Alessio a Ramos Padilla

Ante los dichos del ex marido de la actual pareja de Stornelli, el juez Ramos Padilla en presencia del fiscal Juan Pablo Curi pidió registro de todo y ordenó peritar la autenticidad de cada uno de los mensajes aportados por el piloto peruano-estadounidense como prueba a la causa que ya suma más de cuatro mil fojas en dos meses. ¿Cómo podría definirse el estado anímico del testigo? Al borde del pánico. ¿Por qué? Su ex mujer lo somete a condiciones para ver a sus hijas, él no se resigna a dejar de verlas. Y algo aún más grave: Florencia Antonini Modet lo denunció penalmente dos veces. Una por presunto abuso sexual de sus hijas y la otra por supuesto acoso a ella. La primera causa se archivó y tramitó en un Juzgado de Familia de la Ciudad. Por esa denuncia, Castañón no pudo ver a sus hijas durante seis meses. Al ver que esa causa decayó, su ex esposa le inició una segunda pero esta vez por acoso. ¿Quiénes fueron sus testigos? Sus padres y el fiscal Carlos Stornelli. Esa segunda denuncia se cerró en 2017.

El pasado 11 de enero, Stornelli le envió varios  mensajes de WhatsApp a Marcelo Sebastián D’Alessio preguntándole si había averiguado algo “del peruano”. Se refería al piloto Castañón. D’Alessio respondió: “Estuve mirando el Org Chart y veo que Castanon/Jorge de EWRFO que es de United Express. Reporta a un tal Andrew Ashbury (WHQUX). Es un primer oficial de United Express. La subsidiaria regional. O sea que es la persona que buscas y viene a Argentina no lo hace trabajando”. Luego el fiscal y D´Alessio intercambiaron varios mensajes con la idea de planear qué hacer en perjuicio de Castañón. Mientras Stornelli propuso denunciarlo y detenerlo en la Aduana, su amigo D’Alessio sugirió plantarle droga en su equipaje.

Es lógico que Castañón sienta temor. El fiscal lo mandó a espiar con un supuesto agente de la DEA, que lavaba dinero por 100 millones de euros en una docena de países y poseía una escopeta de asalto del Ejército de EE.UU y una escudería de autos de alta gama en una mansión de un country de Esteban Echeverría, donde D’Alessio se reunía con los comisarios Aníbal Degastaldi y Ricardo Bogoliuk, varios periodistas televisados, políticos, empresarios, abogados, y el agente de la AFI, “Rolo” Barreiro.

Competencia

El abogado Maximiliano Rusconi, representante de una de las querellas, presentó el 29 de abril tres requerimientos ante la Cámara Federal de Mar del Plata que integran los jueces Eduardo Jiménez y Alejandro Tazza, quienes deben decidir en primera instancia la competencia de Ramos Padilla. En el primer escrito, Rusconi recusó al fiscal Pettigiani y pidió que fuese apartado del expediente con fundamentos jurídicos y éticos. En el segundo pidió que todo el expediente instruido por Ramos Padilla fuese resguardado y asegurado por la CMP, que preside el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel. ¿Por qué? Para evitar que se pierda la prueba fundamental si la causa fuese derivada a un Juzgado de los 12 de Comodoro Py 2002.

 Y finalmente, Rusconi reclamó que la decisión de la Cámara Federal de Mar del Plata debe debatirse en el marco de una audiencia oral y pública dada la gravedad de la causa y los actores involucrados, que incluyen agentes de inteligencia, policías, jueces, fiscales, periodistas y una presunta intervención de una agencia de seguridad e inteligencia de una potencia extranjera.

No sólo Rusconi le dio trabajo de sobra a la Cámara Federal de Mar del Plata. El jueves el abogado José Manuel Ubeira -otro querellante y víctima del dúo de D’Alessio y Stornelli, quien encargó una cámara oculta en su contra a través del ex socio de D’Alessio, el letrado Rodrigo González, según las pruebas del expediente- pedirá a los camaristas Jiménez y Tazza, que la causa no sea trasladada de ninguna manera a Py y cuestionará profundamente al fiscal Pettigiani. ¿Con qué argumentos? Ubeira no quiere bajo ninguna circunstancia que la causa pase a Comodoro Py donde su ex amigo Stornelli, quien hasta cenaba en su casa con su mujer, tiene el poder de “dormir” la investigación sin hacer justicia. Entre sus colegas, Ubeira habría dicho: “No estoy dispuesto a entregarme ante mi verdugo y voy a defender la competencia de Ramos Padilla”.

Entonces, ¿cuál sería el argumento de los jueces que quieren desmembrar el expediente en partes, ante semejante plexo probatorio y requerimientos fundamentados con hechos, pruebas y  jurisprudencia? ¿Van a ceder ante la presión del Ministerio de Seguridad y la AFI?

Una fuente de la Justicia Federal deslizó un dato inquietante sobre presuntas actividades del Ministerio de Patricia Bullrich, alias “Kali”, y el jefe de Jurídicos de la AFI, Sebastián “El Enano” De Stéfano, que padecerían una especie de regresión, pero del lado de los opresores de los ‘70. Han visto personajes de morral de cuero de falso periodista, anteojos, botas, celular en mano y auriculares, con un taxi a media cuadra, apostados como estatuas de cerveza en lata, demasiado cerca de los domicilios de magistrados, abogados querellantes y periodistas. Incluso habría habido seguimientos con sujetos de civil en auto. ¿Será cierta tal cosa? Habría fotos de esos seres de la inmundicia servicial y hasta los números de las patentes de autos particulares y los nombres de los efectivos policiales (hombres y mujeres) con sus respectivas residencias. Todo este combo antidemocrático daría para una causa penal y civil millonaria contra el Estado.

Ojalá se trate sólo de una versión.

Comentarios

Comentarios

Juan Alonso

Juan Alonso

Periodista y escritor. Columnista con Roberto Caballero en Radio del Plata. Distinguido con el premio Rodolfo Walsh que entrega la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata (2017). Fue editor de policiales en Tiempo Argentino.

Hacé tu anotación Sin anotaciones