Luis Caputo, endeudador serial y ministro offshore

Compartir

El ministro de Hacienda Luis Caputo quedó en el ojo de la tormenta tras su aparición en los Paradise Papers por manejar firmas offshore. Las denuncias crecen mientras el Gobierno aún padece las esquirlas del escándalo Díaz Gilligan. Primo hermano del mejor amigo del Presidente, Caputo llegó al Estado luego del desdoblamiento del Ministerio que conducía Prat Gay como el funcionario que negoció con los fondos buitre. Hoy está denunciado, entre otras cosas, por negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, tráfico de influencias, uso de información privilegiada y lavado de activos. ¿Una offshore vinculada al ministro de Hacienda compró el bono de la deuda a 100 años que ese mismo ministro emitió de forma arbitraria? 

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, no dudó.

-Lo recontra banco -dijo en el programa Animales Sueltos-. Si lo banco, es por algo. Lo conozco. Somos todos ciudadanos ante la ley, pero no tengo dudas de su integridad y de su capacidad. Él es un orgullo para este país y para el Gobierno. Dejó todo lo que estaba haciendo para venir a la Argentina. Jugaba la Champions League, no jugaba en la B, eh. Y dejó todo para venir a jugársela por su país.

El “orgullo” para el país es el ministro de Finanzas Luis Caputo, y el apoyo ciego del jefe de Gabinete de la Nación surge mientras avanza la investigación de la Oficina Anticorrupción por las revelaciones de los Paradise Papers, en los que el primo del “hermano de la vida” del Presidente Mauricio Macri aparece involucrado por haber manejado dos fondos de inversión en Islas Caimán. También, el apoyo surge luego de la renuncia del subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, tras el escándalo que reveló el diario EL PAÍS: el ocultamiento de más de 1 millón de dólares en una cuenta en Andorra. La pregunta que circuló con firmeza luego de su paso al costado fue: ¿por qué Díaz Gilligan sí, pero Caputo no?

Toto Caputo es una de las diez o quince personas más talentosas de las finanzas -siguió defendiendo Peña-. Le discuten una cosa previa a su paso por la función pública, en donde él tiene la plena convicción de que sus papeles están bien declarados. Tuvimos ministros que no sabían sumar dos más dos.

La suma de Caputo, sin embargo, no fue en Argentina.

Los negocios offshore del ministro Caputo

El Pelé de Wall Street

A Luis Toto Caputo -50 años, casado, seis hijos, licenciado en Economía por la UBA y profesor de Economía y Finanzas en el posgrado de la Universidad Católica Argentina- lo presentaron con bombos y platillos como el funcionario que negoció con los fondos buitre: hoy es el ministro de la deuda. Asumió el 10 de enero de 2017, al mismo tiempo que Nicolás Dujovne juraba como ministro de Hacienda. No era casualidad: ambos se harían cargo del desdoblamiento del ministerio que, hasta ese momento, estaba comandado por Alfonso Prat-Gay. Ambos funcionarios están hoy en el ojo de la tormenta por su patrimonio celosamente guardado en el exterior.

Caputo llegó como secretario de Finanzas con una trayectoria de 30 años ligada al mercado financiero. Es primo hermano de Nicolás Nicky Caputo, el amigo, socio comercial, contratista y miembro directo de la “mesa política chica” de Macri, que lo definió como “un hermano de la vida”, una relación que comenzó en el exclusivo colegio Cardenal Newman y siguió con contrataciones millonarias desde el Estado. El currículum del ministro lo muestra como titular de la sede argentina del Deutsche Bank hasta 2008, conductor de la administradora de fondos comunes de inversión Axis (por las que le pesa una de las denuncias que recibió) y como “un ex Wall Street”, según la sintética definición de la agencia de noticias Bloomberg, por trabajar como jefe de Trading de América Latina para JP Morgan en Nueva York entre 1994 y 2008. Según un artículo de La Nación, en su círculo íntimo lo llaman “el Pelé de las finanzas”.

La metáfora aplica según la óptica desde la que se vea su rol en el Estado: Caputo es el principal responsable del inusitado proceso de endeudamiento de Argentina bajo la gestión Cambiemos. Mientras el jefe de Gabinete lo defendía por televisión, el ministro firmó la emisión de dos nuevos bonos en pesos por 60.000 millones con vencimiento en 2020 y 2023. El Gobierno intenta mostrar el endeudamiento como signo de confianza a falta de la “lluvia de inversiones” prometida, y Caputo es un engranaje fundamental en ese proceso. El ejemplo más pornográfico de esa bicicleta es la que anunció el propio Ministerio a través de su cuenta de Twitter en junio del año pasado: la emisión de bonos en dólares a 100 años de plazo a una tasa de interés del 8,25 por ciento anual, una operación “ruinosa” según los análisis de diversos analistas económicos.

Luego de una denuncia de un grupo de diputados del Frente para la Victoria, el fiscal federal Juan Pedro Zoni imputó a Caputo bajo el delito de presunta administración fraudulenta al Estado nacional porque, según consideró, podría haber implicado “conductas delictivas en perjuicio de la Administración Pública Nacional”.

Denuncian a Caputo por negocios corruptos

El zorro en el gallinero

Según los documentos de la megafiltración conocida como Paradise Papers, antes de ingresar a la función pública, Caputo fue el administrador de Noctua Partners LLC, una gerenciadora de fondos de inversión en Miami con ramificaciones en Delawere y las Islas Caimán. No es casual: son dos jurisdicciones donde rigen el secreto y las ventajas fiscales. Según los informes que reveló La Nación, el ministro de Finanzas también fue el manager de Alto Global Fund, un fondo de cobertura del conglomerado de Noctua “dedicado a administrar inversiones de alto riesgo y alta rentabilidad en mercados emergentes” por más de 100 millones de dólares. La investigación agrega que, sólo para ingresar, el fondo exige 1 millón de dólares como suscripción inicial mínima. Caputo gerenció esos fondos offshore junto al financista argentino Martín Guyot.

Caputo se definió como un simple “administrador” de los fondos y negó haber sido socio. Los documentos revelan que entre las firmas afiliadas de Noctua en “asesoría de inversiones y brokers”, figura Axis Sociedad Gerente de Fondos De Inversión SA, la inversora creada por Caputo y otros socios en Argentina en 2012. “Nos derivábamos clientes”, explicó el ministro, que dijo haber renunciado a Axis, también, previo a asumir como secretario de Finanzas. “Yo, cuando tenía un inversor, se los mandaba. Les hacía de ‘nombre’ porque tenía un nombre hecho en el mercado”.

Los negocios de Luis Caputo y ANSES

Ahora bien, según reveló El Cronista, entre los compradores del bono a 100 años figura Noctua Asset Management, un fondo controlado nada más ni nada menos que por Noctua Partners LLC, es decir, el fondo offshore fundado por Caputo y Guyot. ¿Una offshore vinculada al ministro de Hacienda comprando un bono de la deuda a 100 años que ese mismo ministro emitió de forma arbitraria? Una vocera del ministro respondió al diario que, si bien Caputo ya “no tiene ninguna relación con Noctua”, el fondo “no es una offshore, sino una empresa americana que tiene un fondo especializado en la Argentina” y, por eso, “es lógico que compre bonos argentinos”. El ministro también fue denunciado por su vinculación con Noctua por:

  • Omisión maliciosa.
  • Negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas.
  • Tráfico de influencias.
  • Uso de información privilegiada.
  • Incumplimiento de los deberes de funcionario público.
  • Lavado de activos.

La investigación quedó a cargo del juez federal Julián Ercolini y el fiscal Carlos Rívolo.

No son las únicas denuncias. La revista Noticias reveló que la consultora Axis había recibido alrededor de 500 millones de pesos durante 2016: la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos de la Seguridad Social (UFISES) realizó una investigación para determinar si el ministro favoreció para que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES (FGS) invirtiera en la sociedad en la que Caputo trabajó hasta el 4 de diciembre de 2016, es decir, seis días antes de asumir en el Estado.

No es la única mancha al tigre. En febrero se reveló una nueva trama del engranaje Caputo: el diario Perfil hizo públicos los documentos oficiales de la Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos que afirman que, entre agosto de 2009 y julio de 2015, el ministro fue el principal accionista de la sociedad Princess International Group, radicada en las Islas Caimán, con el 75 por ciento de las acciones. Casualmente, como Díaz Gilligan, el ministro omitió consignar esa información en las declaraciones juradas que presentó ante la Oficina Anticorrupción (OA). Los documentos revelan que, a través de esa firma, Caputo era dueño de entre el 50 por ciento y el 74 por ciento de Affinis Partners II (otra offshore, también en Caimán), dueña de la ya famosa Noctua.

El “Toto” Caputo. Negocios y linaje

Un dato: Caputo es, en la actualidad, el representante oficial de la Argentina ante el G20, el grupo de países que, entre sus objetivos actuales, sostiene la imperiosa necesidad de reducir los paraísos fiscales y transparentar el sistema financiero internacional. El senador Fernando Solanas denunció a Caputo por esta nueva omisión. La causa recayó en el juzgado federal N°8, a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi.

Ninguna denuncia, sin embargo, turbó el rostro del jefe de Gabinete cuando afirmó:

-Lo recontra banco.

Sólo es cuestión de tiempo saber cómo la infección desatada por Díaz Gilligan afecta la imagen de un Gobierno, cada vez más con más deuda y offshores.

Comentarios

Comentarios

Lucas Pedulla

Periodista. Además de escribir para Nuestras Voces, forma parte de La Vaca y de sus publicaciones como revista Mu y Mu Trinchera Boutique, entre otros. Es docente en la Escuela de Comunicación ETER.

Hacé tu anotación Sin anotaciones