Negocios y privatización en el INTI

Compartir

Mientras la justicia ordenó reincorporar a dos delegados de los 254 despedidos del INTI, salen a la luz negocios millonarios que incluyen contrataciones directas y obras sin realizar. Además, avanza la privatización de los sectores técnicos científicos que permiten una importante facturación por servicios a las industrias locales mientras dejan caer el resto de las áreas ahogando sus presupuestos.

Las y los trabajadores del INTI llevan 42 días de permanencia pacífica en defensa de sus puestos laborales. El viernes una orden judicial ordenó reincorporar a dos delegados de los 254 despedidos; en el medio siguen saliendo a la luz negociados de las autoridades en contrataciones directas y obras que nunca se realizaron por sumas millonarias pero que cierran con un plan de vaciamiento y privatización del Instituto.

Nuestras Voces accedió a documentos del mes de septiembre de 2016 que demuestran la contratación directa “por razones de urgencia” para la construcción de un galpón en el Parque Tecnológico Migueletes para alojar equipos de ensayos pertenecientes al Instituto de Tecnologías y Ciencias de Ingeniería (INTECIN–CONICET/UBA).

Los arquitectos y técnicos del Instituto (varios de ellos en la lista de los 254 despedidos) presupuestaron la obra por $12.350.000 pero el gerente general de entonces, Carlos Della Vedova, decidió otorgarle la obra a la empresa Kopar S.A. por la suma de  $14.050.000.

Así el INTI pagó una diferencia de $1.700.000 y además la obra no se concluyó en los 100 días estipulados en el contrato. Hoy sigue sin terminarse y hoy se encuentran paradas las tareas tras 18 meses de realizada la contratación. Así y todo, la empresa Kopar ya cobró esa suma millonaria y fue beneficiada con otros contratos por montos similares.

Una historia de amor y lucha en el INTI

En aquellos meses de 2016 los ingenieros, arquitectos y técnicos del Instituto enviaron cartas y presentaron informes con pedidos formales a las autoridades en el que expresaban que no podían certificar el trabajo porque estaba mal hecho y no cumplía con las condiciones. Nunca fueron tomados en cuenta.  

Otra de las obras de contratación directa fue la remodelación del edificio del Centro de Investigación y Desarrollo del INTI de la ciudad chaqueña de Barranqueras. A la licitación se presentaron las empresas Pablo Gustavo Aparo S.A. y Construcciones, Infraestructura y Servicios S.A.

La adjudicataria, con un pliego por la suma de $2.100.000, fue Construcciones, Infraestructura y Servicios S.A. La firma está radicada en la ciudad de Buenos Aires y hasta ese momento nunca había prestado servicios en el interior del país.

Esa misma firma constructora es la que obtuvo en 2015 la adjudicación de la red de tendido eléctrico para el asentamiento “La Carbonilla”, en el barrio de La Paternal, por la suma de $5.400.000.  

El Estado, líder en despidos

Kopar: todos los caminos conducen al Pro

La gran beneficiada en las obras que se realizan en el INTI es Kopar S.A.: una de las empresas que pertenecen al empresario Pablo Aparo. En los registros figuran a su nombre Aparo Construcciones S.A. y Kopar S.A. Ambas empresas especializadas en redes de gas natural, cloacas, agua y viviendas sociales. A la vez el constructor posee otra registrada en la provincia de Tucumán bajo el nombre Creatio Construcciones SRL.

La  constructora ha obtenido decenas de pliegos a su favor en la ciudad de Buenos Aires desde los tiempos de Carlos Grosso y con la llegada Mauricio Macri a la jefatura del gobierno porteño, en 2007, sus contrataciones fueron de forma directa o en “carácter de urgencia”.

En el 2006, durante la jefatura de Jorge Telerman, la empresa de Aparo ganó una licitación para hacer obras en el barrio Calaza. A los meses la empresa paralizó los trabajos y reclamó un adicional.  Como la Procuración porteña no aprobó ese pedido la empresa no continuó las obras. Lo llamativo es que el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) firmó un acta de neutralización, que desvinculó a Aparo Construcciones de toda responsabilidad.

Una nota de investigación de agosto de 2009, firmada por el periodista Werner Pertot en el diario Página/12, daba cuenta de que en 2008 el IVC volvió a otorgarle a la firma de Pablo Aparo una obra. Esta vez no por una licitación, sino por la contratación directa 45/08, que implicaba una suma total de 1.371.157 pesos.

En su artículo Pertot consignó que “la obras se debían iniciar el 22 de septiembre de 2008 y tenía un plazo de tres meses para terminar las refacciones en viviendas. El 7 de noviembre de ese año llevaba hechas 25 de las 105 obras asignadas por el contrato con el IVC. El 12 de mayo de 2009 tenía un avance de apenas el 12,63 por ciento del total y alegaba “incapacidad operativa” para concluir las obras. Los representantes de Aparo sostuvieron ante el IVC que se la cedieron a otra empresa, Ajimez S.A., pero no entregaron ningún documento que corroborara esa afirmación. Del monto inicial, en mayo habían cobrado 241.803,26 pesos. A pesar de esto, obtuvo también la contratación para obras de agua y cloacas en la villa 3, la 15 y en la 1-11-14”.

Los contactos políticos y de negocios de Pablo Aparo van desde vinculaciones con Hugo Moyano hasta tener como representante legal al abogado Rubén Octavio Calderón que fue asesor del actual secretario general de la presidencia, Fernando De Andreis, cuando era legislador porteño.

La escoba PRO: despidos y temor por otra ola en el Correo

Octavio Calderón, quien también ocupó una banca por el Pro en la legislatura porteña hasta que concluyó su mandato en diciembre del año pasado, hoy es el Síndico de la Corporación Antiguo Puerto Madero S.A. que está bajo la órbita de la Secretaría de Coordinación Interministerial de la Jefatura de Gabinete de Ministros que lo tiene al frente al CEO Mario Quintana.

Siguiendo el entramado de conexiones del macrismo, fue el mismo Mario Quintana el que propuso a la consultora española Tecnalia para “transformar” el Instituto. La primera medida para el ingreso de Tecnalia al INTI fue armar una lista 254 empleados y despedirlos. Muchas y muchos profesionales de jerarquía con asistencia perfecta, concursados, de alto rendimiento y varios de ellos delegados gremiales o pertenecientes a algún gremio.

El ex director del INTI, Enrique Martínez, dijo a Página 12 que “el plan de reorganización del INTI lo hizo Tecnalia”. Un artículo firmado por el Computador Científico y Profesor TICs en UNM Alfredo Moreno en Nuestras Voces da cuenta de que “inspirados en el Master Plan diseñado y presentado por Tecnalia, las autoridades del INTI”, -ahora bajo la presidencia del barrabrava Javier Ibañez-, “pretenden privatizar los sectores técnicos científicos que permiten una importante facturación por servicios a las industrias locales. Es decir las áreas de mayor valor agregado al modelo privado en el mejor de los casos”.

En su artículo titulado “McKinsey y Tecnalia, Ciencia y Técnica Corp”, Moreno sostiene que “el acuerdo firmado por Ibañez y Tecnalia implica el diseño y asesoramiento para la implementación de laboratorios y capacidades en I+D en las áreas de conocimiento Alimentación, Energía y Movilidad. El costo total es de U$S 350.000 o sea unos $20.000.000 por un período de 6 meses”.

Con contrataciones millonarios a constructoras “amigas” que incumplen con las obras; empresas extranjeras con las que pretenden hacer negocios y una reducción del personal más molesto para sus planes todos los caminos de Cambiemos conducen a una planificación de vaciamiento y privatización de uno de los entes más prestigiosos de la Argentina: el INTI.

DISPOSICIÓN N° 115/16 – INTI by nuestrasvocesok on Scribd

DISPOSICIÓN N° 153/16 – INTI by nuestrasvocesok on Scribd

Comentarios

Comentarios

Ulises Rodríguez

Ulises Rodríguez

Periodista y locutor. Especializado en temáticas culturales, escribió en Anfibia, Infobae y la Revista Acción. Formó parte de Infonews y realizó publicaciones en Escribiendocine.

Hacé tu anotación Sin anotaciones