No fue crisis, fue saqueo

Compartir

Mauricio Macri llegó al gobierno prometiendo «pobreza cero» y se despide con más pobres que nunca antes. También prometió un gobierno sin corrupción pero causas como las de Correo Argentino, Peajes, Parques Eólicos y Panamá Papers, entre muchas otras, demuestran que mientras el Presidente le echaba la culpa a la «crisis» hacia enormes negociados ilegales. 

Fotos: Joaquín Salguero

“Voy a ser implacable con aquellos que dejen

de cumplir lo que nos dice la ley.

Los bienes de Argentina son para todos

los argentinos y no para el uso

incorrecto de los funcionarios”

Mauricio Macri, diciembre de 2015

“Macri es rico, no necesita robar” fue quizás una de las frases más escuchadas entre los votantes del Pro en la previa a las elecciones de 2015 que lo consignaron presidente. Durante la campaña electoral el candidato, sus asesores y los medios de comunicación se apropiaron de esta idea y convirtieron a la transparencia y el fin de la corrupción en su caballito de batalla. Este discurso le permitió a Cambiemos construir una imagen posicionándose como la nueva política, supuestamente ajena a los mecanismos de corrupción de los que están contaminados los partidos tradicionales, los que “son todos chorros”. Hoy, con el diario del lunes y el resultado en las urnas, esta idea de que los ricos no roban es cuestionada incluso por su propio electorado.

El beneficio de la duda

Una hipótesis es que el electorado haya tenido la capacidad de diferenciar al Macri empresario del Macri funcionario público, y confiar en que este último podía transformarse en un político honesto, a pesar de que el archivo, nuevamente, no colaboraba. 

En su primera experiencia dentro del Estado como Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires entre 2007 y 2015, el actual presidente acumuló más de 214 causas judiciales por estafa y asociación ilícita, abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público, enriquecimiento ilícito y falsificación de documentos públicos.

En los últimos cuatro años las hojas que conforman la bibliografía de los negociados de Macri engrosaron. Técnicamente, la corrupción puede tomar varias formas, y la gestión macrista en el ámbito estatal se caracteriza por llevar adelante muchas de ellas: desde el pago de sobreprecios en contrataciones públicas hasta la condonación de la deuda de empresas de su familia, pasando por negocios inmobiliarios con tierras fiscales, adjudicación de obras a amigos y gente cercana, aportantes truchos para financiar la campaña, sub ejecución del presupuesto en varias áreas del Estado, incompatibilidades en la ocupación de cargos públicos de muchos de sus funcionarios, blanqueo de capitales de familiares y amigos, cuentas offshore en el exterior. 

El periodista y analista político Jorge Asís informó que el estudio de abogados que asiste al presidente se encuentra analizando un listado de 92 causas a las que podría llegar a enfrentarse en los próximos años. Algunas de ellas son:

Macri sobre el Correo Argentino: “Ahí, me equivoqué” 

Una de las causas más escandalosas es la de la deuda del Correo Argentino. La empresa estatal fue concesionada por la familia Macri entre 1997 y 2003, año en el que se rescindió el contrato a causa del incumplimiento del mismo.  Entre el 2003 y el 2015, el Correo Argentino presentó varias propuestas para negociar la deuda, que fueron rechazadas por el Estado Nacional, acreedor mayoritario. En 2016 y con Macri como presidente, el Poder Ejecutivo aceptó la propuesta de condonación de deuda que, según un cálculo de la Procuración General, implicaba la quita de un 98,87% en detrimento del Estado si se contabilizan intereses y el tipo de cambio correspondiente. La información fuer reveleda en forma exclusiva por Nuestras Voces. La justicia intervino acusando que la oferta era perjudicial para el Estado y aún no se pudo llegar a un acuerdo. Macri sigue ejerciendo su poder y designó un interventor a «dedo».

Macri se autoperdonó 70 mil millones

Peajes que cotizan en bolsa

En línea con el caso del Correo Argentino, en la que el presidente se encontraba de los dos lados del mostrador, la compañía Autopistas del Sol, del grupo SOCMA (Sociedad de la familia Macri) también habría sido beneficiada en la firma de contratos con el Estado. Apenas asumido el cargo de Presidente, el Estado le pagó a la empresa U$D 499 millones para reparar el atraso tarifario de la autopista. Asimismo, se renegoció un contrato que permitió el aumento de las tarifas: durante el gobierno macrista, los peajes aumentaron entre un 200 y un 270%. Este aumento implicó una valorización de las acciones de la empresa, que pasó de $18 a $89. En ese momento, el grupo Macri vendió el 7% de la participación accionaria. Se calcula que la ganancia de este negocio fue alrededor de $ 2.300 millones. Recordemos que del otro lado está el Estado y la sociedad argentina. 

El negocio de las autopistas para los amigos

La estafa con el viento sur

Detrás de la estrategia para promover energías renovables, también hubo irregularidades en la compra venta de parques eólicos en la provincia de Chubut. En la licitación original, la empresa española Isolux Corsan ganó licitaciones por seis parques de los que sólo desarrolló uno. 

La falta de inversión debió implicar la pérdida de derechos de Isolux y la devolución de los parques al Estado. Sin embargo,  una sociedad conformada con empresas de la familia presidencial adquirieron, gracias a la autorización del Banco Nación y Enarsa,  esos contratos por U$D 25 millones que luego revendieron a la empresa china Goldwind y al Grupo Macri por el doble de la inversión inicial. 

Sorpresivamente y a pesar de no haber cumplido con el contrato, Isolux volvió a ganar una licitación de dos parques eólicos en Chubut durante la gestión macrista. Esos parques sufrieron la misma suerte: fueron vendidos a sociedades vinculadas al histórico contador de la familia Macri y luego revendidas por un monto mayor a la empresa china Goldwin.

Parques eólicos: indagan sobre cuentas en EE.UU. y reclaman expedientes clave

La revolución de los aviones

En Octubre del 2016,  la empresa de vuelos privados Macair (Macri Air) fue vendida al Grupo Avian para dar comienzo a la era de las empresas low cost en el país. El detalle no menor de esta operación es que la empresa se vendió sabiendo que el gobierno de Mauricio Macri le adjudicaría más de 35 rutas aéreas. De hecho, la venta se hizo por U$D 10 millones, a pesar de que su capital se valuaba en poco más de un millón. La diferencia pareciera venir de la promesa de adjudicación de rutas, que sucedió efectivamente en febrero del año siguiente. La subsidiaria Avianca, que no contaba con la documentación en regla, está en quiebra y sus empleados no cobran el sueldo hace varios meses.

Panamá Papers

El nombre del presidente también figuró en uno de los escándalos de corrupción más conocidos a nivel mundial, la filtración que develó miles de sociedades que se realizaron para lavar dinero en paraísos fiscales. En total, aparecieron 50 sociedades vinculadas a la familia Macri en distintos países: Panamá, Luxemburgo, Londres, Italia, Brasil y Bahamas. El presidente aparecía como director de dos sociedades que no existían en su declaración jurada. 

Amigos son los amigos: Blanqueo de capitales

Macri fue imputado en 2017 por firmar un decreto que extendía los beneficios del blanqueo de capitales iniciado durante su gestión a familiares de funcionarios. El hermano del presidente aprovechó la ocasión para blanquear $622 millones, lo que llamó la atención por la diferencia de patrimonio que declaró tener el propio presidente: 126 millones. 

SoterraMiento

El Grupo Macri se adjudicó, a través de una de las empresas del grupo- IECSA-, una de las obras de infraestructura más importantes del país: el soterramiento del tren Sarmiento. El pliego contemplaba que el consorcio iba a financiar la obra, pero el dinero no se consiguió. Lejos de quitarles la adjudicación, Macri firmó un Decreto de Necesidad y Urgencia mediante el cual derivó $ 40.000 millones para financiar la obra. Todo el negociado del soterramiento se encuentra sospechado, incluso el pago de coimas millonarias. 

A pesar de que la justicia aún no actúa al respecto, la lista se agranda la vez que se desvanece la idea de que los ricos no roban. En la visita a la Central Térmica tucumana El Bracho en agosto del año pasado, las declaraciones del Presidente fueron titular de varios diarios: “Toda esta plata de la corrupción explica las cosas que nos faltan y los desafíos que tenemos”.  Mauricio Macri sacó sus conclusiones que son también las de esta nota.

Resistiendo (archivos) con aguante

Mauricio Macri empresario tenía ya sus antecedentes. La práctica del saqueo de los Macri al Estado Argentino cuenta con un historial de larga data. La campaña electoral fue exitosa a pesar del archivo. El grupo empresario de la familia Macri creció y acumuló gran parte de su fortuna gracias a negociados en los que el Estado como contraparte y la sociedad como consecuencia, se vieron perjudicados.

El Grupo Macri tuvo un crecimiento exponencial durante la última dictadura militar. Pasó de tener 7 empresas en 1973 a 46 hacia el 83. La campaña 2015 triunfó al sobreponer el discurso anticorrupción por sobre las acusaciones de sobreprecio e incumplimientos del Grupo Macri en los pliegos de las licitaciones como contratista del Gobierno de la Ciudad durante la intendencia de Carlos Grosso y en la adquisición de empresas en el proceso de privatizaciones del menemismo. Tampoco se habló en ese momento de 1982, año en el que el Estado se hizo cargo la deuda de U$D 170,6 millones que las empresas del Grupo mantenían con el exterior.

Durante el 2001, el país estaba en llamas, pero el Grupo Macri seguía activo: fue una de las empresas que más transferencias de recursos hicieron al exterior durante el último año de convertibilidad, U$S 951 mil cada tres días. Esta puede ser una muestra de lo peligroso que es un empresario con acceso a información sensible. 

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 15/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto