Publicidad en el subte, otro kiosko de Larreta

Compartir

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, inventó un negocio a pérdida para la Ciuidad que beneficia a sus amigos de siempre: paga al Grupo Roggio por publicitar en las pantallas propias de los subtes. Concesionó el sistema a precio de ganga y luego se convirtió en cliente cautivo de la concesión. Para los usuarios del subte, lejos de un servicio convirtió las pantallas en un «costo» más que deben pagar con el precio cada vez más caro de su pasaje.

Las pantalla en los subtes podrían ser un importante ingreso para mejorar el servicio, las estaciones y ampliar la red de Buenos Aires. Pero el Gobierno de la Ciudad lo convirtió en un gasto público, bastante grande, para beneficiar a los amigos de siempre. El dinero que debería ingresar por publicidad en la red es mucho menor al gasto que se ejecuta por publicitar. Es que si bien la ley vigente le otorga la potestad al Estado de gestionar la explotación comercial de los espacios publicitarios en el subte, en la práctica esto no es lo que sucede. El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta primero optó por terciarizar en manos privadas la explotación de la actividad publicitaria y otorgarle a la empresa ESTATIC SA su concesión. Luego completó el ciclo con un acuerdo desventajoso para las arcas públicas porteñas.

La concesión

En el año 2012 se reestructuró el sistema de subterráneos de Buenos Aires y se declaró la situación de emergencia por 4 años. Bajo esta reestructuración, los ingresos colaterales como la publicidad, que hasta ese momento eran explotados por la misma concesionaria Metrovías, pasaron a la órbita de la nueva autoridad de aplicación, es decir SBASE, el Gobierno de la Ciudad. Rodríguez Larreta eligió terciarizar el servicio en Estatic a través de la extensión de permisos de uso precarios que le permitieron evitar el control de la Legislatura. Este punto es crucial, porque el acuerdo es sumamente desventajoso para la Ciudad.

El acuerdo incluye que la empresa pague un canon al Gobierno de la Ciudad de sólo el 20% de su facturación mensual por el derecho a la explotación del servicio. Solo una parte del total de espacios publicitarios en la red de subte son gratuitos para uso del Gobierno de la Ciudad. Apenas el 18% de la publicidad gráfica estática y 30 minutos por hora en SubTV.

Como consecuencia, el Gobierno de la Ciudad le devuelve a Estatic S.A. todo el dinero que recibe en concepto de canon a modo de facturación de la empresa, e incluso más, para colocar ocupar mayores espacios de los que contempla el acuerdo.Una cuenta que debería dar positiva para la caja del gobierno porteño, resulta en millones de pérdida. En este caso, el grupo empresarios amigo del gobierno beneficiado no es otro que el Grupo Roggio.

Según un pedido de informes realizado por Rafael Gentilli, la pauta contratada por el Gobierno de la Ciudad supera todos los meses el ingreso que se recibe en concepto de canon. Sólo en febrero de 2017 por ejemplo, Rodríguez Larreta gastó casi 3 millones de pesos adicionales al espacio que ya tiene reservado gratis en colocar propaganda del Gobierno de la Ciudad en la red de subte.

Si bien se solicitó a través de un pedido de informes en la Legislatura que se brinde la información del gasto en propaganda oficial en el subte del gobierno porteño en 2018, la respuesta del Ejecutivo fue que el gobierno tiene pauta reservada, por lo que no se cuenta con el dato del gasto total en publicidad oficial en el año 2018.

Negocios para los amigos

El dueño de Metrovías es el Grupo Roggio. Su cabeza, Aldo Roggio, está procesado, embargado y tiene prohibida la salida del país por sobornos en la megacausa Odebrecht. Sin embargo, tanto Macri como Rodríguez Larreta siguen haciendo negocios y favoreciéndolos con obra pública, fieles a su máxima de que “hasta que no haya sentencia firme, no se rescinde ningún contrato”. Es posible que pronto tengan que revisar esa máxima: hace tan sólo unos días, su procesamiento por sobornos fue ratificado por la Cámara Federal de Casación Penal.

La empresa que hoy explota la publicidad en el subte es Estatic S.A. Fue creada en 1995, sólo unos meses después de que Carlos Menem le otorgara la concesión del subte porteño a Metrovías, es decir, a Roggio, por primera vez tras una escandalosa licitación.

Estatic S.A. utiliza el nombre de fantasía “Grupo VIA” para comercializar sus productos publicitarios, entre los que se encuentran la cartelería y pantallas de los shoppings del Grupo IRSA, Carrefour, WalMart, etc. Para la explotación de los productos vinculados al subte utiliza la figura “VIA Subte” y se encuentra vinculada a los Roggio desde el comienzo de la concesión.

Cuando la explotación publicitaria todavía era potestad de Metrovías, se realizaba a través de Metronec SA (otra empresa del Grupo Roggio) que a su vez subcontrataba a Estatic SA. Es decir que la potestad sobre la explotación de la publicidad cambió de manos, pero el dinero no.

25 años de negocios turbios en el subte

En 2019 se cumplieron 25 años desde que Metrovías fue favorecida con la concesión del subte porteño. El saldo 25 años después es que hoy los porteños y porteñas tenemos una de las redes más pequeñas y menos desarrolladas de Latinoamérica, con un boleto cada vez más caro que no se traduce en una mejora en el servicio. La accesibilidad para personas discapacitadas es todavía una gran deuda. Las bajas frecuencias, la contaminación sonora de la Línea E, las inundaciones y los frecuentes cortes en el servicio dan cuenta de lo cómodo que está Metrovías con un gobierno que no lo controla como debería. De hecho, no lo controla en absoluto. El gobierno porteño sin dar explicaciones rechazó realizar auditorías en el subte en 2018 y 2019, lo que habría servido para tener más y mejor información a la hora de decidir a quién se le otorga este año la concesión del servicio.

El traspaso de recursos públicos a través de la compra desmedida de publicidad también a empresas vinculadas con Roggio es sólo un ejemplo (y unos millones de pesos) más que muestran que las prioridades son siempre los negocios y que de ninguno de los dos lados del mostrador se vela por mejorar el servicio para porteños y porteñas. Con Rodríguez Larreta, a los usuarios no les queda mucho más que esperar cuándo habrá un nuevo aumento del boleto.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 21/09/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto