El raid delictivo del ministro Etchevhere

Compartir

Evasión tributaria, vaciamiento de sociedades, reducción a la esclavitud son algunas de las acusaciones que pesan sobre el flamante ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevere, y su familia. Defensor de los grandes terratenientes y el modelo de empresario trucho, flexibilador serial y reaccionario, será el encargado de que los alimentos se exporten baratos y sin valor agregado, sin importarle que se vendan en el mercado interno a valor dólar con un peso devaluado. 

El nuevo ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, comparte con Mauricio Macri algo más que ideología y un lugar en el gabinete. Los une un raid delictivo de características similares. En su discurso del lunes pasado, el Presidente de la Nación habló del flagelo de la evasión tributaria y para dejar en claro el cinismo de su Gobierno, nombró en Agroindustria a un empresario que posee una causa por administración fraudulenta, y otra por evasión tributaria y violación a la ley penal cambiaria. En la causa por administración fraudulenta (que incluye desvío de créditos y un vaciamiento de una sociedad), Etchevehere ya tiene un pedido de indagatoria firmado por el fiscal Alejandro Cánepa.

Por otro lado, durante 38 años, la familia Etchevehere mantuvo en condición de reducción a la servidumbre a los hermanos Antonio y Sergio Cornejo, que trabajaban en el campo La Hoyita, una de las cinco estancias que posee el titular de la Sociedad Rural y ahora ministro de Agroindustria.

El nombramiento de Etchevehere al frente de Agroindustria no es más que la confirmación que el gradualismo llegó a su fin. El hasta ahora Presidente de la  Sociedad Rural fue un férreo defensor de la apertura de importaciones de carne y de la eliminación plena de las retenciones a los granos. No sólo eso. Fue impulsor de la modificación de los convenios colectivos de trabajo para el sector agropecuario, la antesala de la escalada flexibilizadora anunciada el lunes. Sobre los Cornejo siempre dijo que eran “montaraces” y que nunca habían trabajado para él, aunque quedó acreditado que intentó “comprarlos” con un acuerdo extrajudicial. Los hermanos siguieron con la denuncia aunque quedó todo en la nada.

Macri, soldado regional de los EE.UU.

Casi un ministro en la sombra, también trabajó para obturar cualquier iniciativa a favor de los pequeños y medianos productores.

La empresa de Etchevehere se llama Las Margaritas SA, integrada por cinco estancias que totalizan aproximadamente 5000 hectáreas distribuidas en distintas localidades de Entre Ríos.

En 2011, la sociedad del Grupo Económico Etchevehere recibió 1.066.000 pesos del Itau para realizar exportaciones de soja (Comunicación A 4851 del Banco Central, destinada al fomento de actividades productivas). Pero ese dinero fue depositado en las cuentas individuales de los accionistas de la empresa, tal como confesaron los propios imputados en el Balance societario de ese año. Con ese préstamo comenzó la ruta del dinero investigada en la Justicia ordinaria y federal.

Parte de ese préstamo fue a parar a las manos del financista Walter Grenón como forma de pago por sus servicios prestados. Grenón fue quien puso al servicio de Etchevehere una red de mutuales (AMUS) con el objetivo de eludir al fisco. ¿Por qué? La causa por evasión y administración fraudulenta investiga la compra de varios inmuebles por un total de 4,5 millones de pesos a través de una empresa insolvente, Construcciones del Paraná, también del Grupo Económico Etchevehere. Para simular “solvencia” ante la AFIP, idearon una serie de préstamos ficticios

Las maniobra delictiva del flamante ministro fue tan burda que la dejó plasmada en una serie de emails a los que tuvo acceso este periodista (Ver sebastianpremici.com “Etchevehere Leaks”), donde en conversación con su abogado y contador (Guillermo Budasoff y Carlos Moro) dio detalles de la planificación de la evasión. Las dos causas penales siguen abiertas en la justicia entrerriana.

La maniobra confesada por el propio Etchevehere fue la siguiente:

  • Por cada escritura se confeccionó un mutuo (préstamo), emitido por AMUS, y un cheque a nombre de Construcciones del Paraná.
  • Esta sociedad lo endosó a favor de SAER (la empresa que vendía los inmuebles, también propiedad de Etchevehere) por la escritura de cada inmueble.
  • SAER derivó los cheques a los acreedores (el Grupo Etchevehere y el propio Grenón) en cancelación de cada uno de los mutuos.
  • El Grupo Etchevehere debió realizar un acta en Construcciones del Paraná aportando esos cheques para cancelar los mutuos con AMUS y luego devolvió los cheques a Grenón.

Todo fue un pasa manos. A su vez, Luis Miguel Etchevehere sigue bajo investigación penal por la toma de un préstamo del Banco Nación bajo el pretexto de la emergía agropecuaria. El desembolso de 900.000 pesos otorgados durante la gestión de Carlos Melconian fue derivado a cubrir la última cuota de otro préstamo tomado por la empresa del nuevo ministro con el Banco Itau en 2011, que a su vez había sido redirigido para blanquear la operación de vaciamiento tal cual fue narrado en este artículo, con la ayuda del financista Walter Grenón.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto