Pintos, el que apretó el gatillo

Compartir

Esta semana se difundió que el cabo primero Francisco Javier Pintos fue quien asesinó por la espalda a Rafael Nahuel y efectuó más de 50 disparos el día de la cacería en Villa Mascardi. Este viernes se esperaba que el juez Villanueva analizara las pericias –filtradas a la prensa el domingo pasado– y citara a declarar al prefecto señalado pero eso no ocurrió y habrá que esperar unos días más para que se confirme oficialmente la autoría del caso. Identificado el asesino y desmontada la tesis del enfentamiento de la Ministra Bullrich, resta saber quién asumirá las responsabilidades políticas.

Foto: Joaquín Salguero

Esta semana se conoció el nombre del prefecto que habría disparado el arma que mató a Rafael Nahuel. Se trata del cabo primero Francisco Javier Pintos, según consignó el sitio barilochense “En estos días”.

Los resultados de las pericias balísticas, filtradas a la prensa y a partir de las cuales se pudo establecer la identidad del asesino, iban a ser entregados al juez Gustavo Villanueva este viernes pero el magistrado no asistió al juzgado de Bariloche como se esperaba y el anuncio oficial se dilatará una semana más.

Una vez que el juez Villanueva tenga los resultados de las pericias en sus manos y los evalúe se espera que cite a declaración indagatoria al agente del grupo Albatros Pintos y a otros cinco uniformados que ingresaron a la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu, en Villa Mascardi, el 25 de noviembre de 2017, el día que mataron a Rafael Nahuel por la espalda.

Nuestras Voces accedió al acta que se labró tras el operativo, donde constata que el cabo primero Francisco Javier Pintos efectuó más de 50 disparos con sus armas: una pistola Beretta y un subfusil MP5. Si tomamos en cuenta, que tal como se demostró con las pericias, ese día se efectuaron 114 disparos en total y participaron de la cacería cinco uniformados, Pintos podría haber sido uno de los que más disparó.

Los informes indican que fue la MP5 que se carga con balas 9 milímetros –con la que disparaba Pintos– el arma de la que salió la bala que mató a Rafael Nahuel. El informe de la autopsia firmada por dos médicos forenses consigna además, según publicó En estos días, que el proyectil ingresó por su glúteo izquierdo y le provocó un “shock hipovolémico por lesiones de los órganos y tejidos que provocaron una hemorragia de aproximadamente 4 litros de sangre, alojada en cavidad torácica y peritoneal”.

Se desarma la teoría del enfrentamiento

Los agentes del grupo Albatros salieron de su base con 3 cargadores con 15 municiones cada una de las pistolas y con 4 cargadores de 30 balas cada uno de las MP5. Además varios de ellos llevaban una escopeta que arroja pintura.

Para la ministra de Seguridad Patricia Bullrich el objetivo sigue siendo instalar la teoría del enfrentamiento armado. Desde aquel comunicado falaz –a pocas horas del asesinato de Rafael Nahuel– en el que se decía que los mapuches portaban “armas de grueso calibre” que “arrancaban los árboles de cuajo”, la idea es justificar el asesinato ya que –según sus palabras y las de la vicepresidenta Gabriela Michetti– “los miembros de la Prefectura cumplían con la orden judicial de mantener desalojado el predio cuando repelieron un ataque con armas de fuego”.

Lo cierto es que tras el rastrillaje del juez Villanueva en diciembre de 2017 los únicos rastros y pruebas de uso de armas de fuego provenían de los casquillos y las vainas de los Albatros. Del conteo de proyectiles faltantes en los cargadores dió como resultado que los prefectos habrían efectuado 114 disparos entre balas de goma y de plomo contra los miembros de la comunidad, que solo se defendieron con piedras.

A Francisco Javier Pintos, autor del disparo mortal –según las filtraciones de los resultados de la pericia–, “se le secuestró 1 arma letal Pietro Beretta (número de serie 05-P25873z) con 2 cargadores conteniendo nueve (09) y catorce (14) municiones respectivamente y otra arma letal MP5 –(número de serie 335508) con 4 cargadores, uno de ellos sin municiones, otro cargador con once (11) municiones, el tercer cargador conteniendo veintinueve (29) municiones y el cuarto conteniendo treinta (30) municiones. Así como otra arma no letal FN (marcador de pintura) con 1 cargador conteniendo 15 pelets”, según consta en el acta de secuestro de las armas a las que accedió Nuestras Voces.

Los giros de la causa

A pesar de todas las pruebas que arrojó la investigación a lo largo de estos seis meses y medio, la carátula de la causa continúa siendo “Jones Huala, Fausto Horacio y otro S/ muerte por causa dudosa, usurpación y atentado agravado por más de tres personas”. Hasta el momento los únicos imputados son los jóvenes mapuches Fausto Jones Huala y Lautaro González, quienes ayudaron a bajar el cuerpo sin vida de Rafael hasta la ruta en una improvisada camilla y sobre quienes pesa una sentencia de excarcelación dictada por la Cámara de Casación.

El muerto es mapuche, los presos son mapuches

En el medio de la investigación, hace dos semanas, la familia de Rafael Nahuel decidió quitarles el poder de defensa a Julieta Wallace, Sofía Bordenave y Natalia Araya –que trabajaron durante seis meses ad honorem– para nombrar como abogados a Marcos Miguel y Estanislao Cazaux, dos letrados que atienden otro tipo de casos en Bariloche y que no están ligados a las comunidades.

Los nuevos querellantes habían dicho al diario Río Negro que los informes aún no se habían entregado porque el Consejo de la Magistratura tenía que autorizar el pago de los trabajos que se hicieron y tiene un costo alto.

Los resultados que arroje la pericia cuando sea presentada oficialmente y quede firme, determinarán los pasos a seguir por parte de la querella. “Al tomar conocimiento que nos da un resultado X, obviamente vamos a peticionar al juez que se llame a declaración indagatoria a esa persona. Yo no quiero llamar a todos y que después, por haber declarado en carácter de imputado, no lo puedan hacer en carácter de testigo o viceversa. Si la noticia es real, ese sujeto será el que disparó, pero puede haber muchas más responsabilidades en el homicidio de Rafael Nahuel”, sostuvo el nuevo abogado de la familia, Casaux a Canal Abierto.

Al día de hoy los únicos con posibilidad concreta de ir a prisión son Lautaro González y Fausto Jones Huala –un apellido con peso a la hora de elegir al enemigo en el sur argentino–.El juez Gustavo Villanueva espera los resultados de los análisis balísticos enviados a Salta, lo que dilatará más los tiempos. Con esos resultados, sumados a los de la pericia que debía recibir, el único camino posible es citar a indagatoria a los agentes que participaron de la cacería entre los que se encuentra Francisco Javier Pintos el hombre que disparó más de 50 tiros hasta matar a Rafael Nahuel aquel 25 de noviembre de 2017.

Comentarios

Comentarios

Ulises Rodríguez

Ulises Rodríguez

Periodista y locutor. Especializado en temáticas culturales, escribió en Anfibia, Infobae y la Revista Acción. Formó parte de Infonews y realizó publicaciones en Escribiendocine.

Hacé tu anotación Sin anotaciones