Se duplicaron los despidos en julio

Compartir

Durante el mes de julio hubo 6.588 despidos y suspensiones, duplicando el número del mismo mes en 2017, cuando fueron 3.129. La industria y los servicios son los sectores más afectados. Sólo la industria representó el 77% del total. En lo que va del año, el total de despidos y suspensiones suman 32.794, correspondiendo 20.262 a empleo privado y 12.532 a empleo público. Si se compara con lo ocurrido en los primeros siete meses de 2017, los despidos y suspensiones crecieron un 30% en 2018 con respecto al año anterior. Así, el constante incremento en los despidos y suspensiones no deja dudas que los grandes perdedores del modelo de ajuste y recesión son los trabajadores.

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) acaba de publicar un informe con el relevamiento de despidos y suspensiones que efectúa mes a mes desde la asunción de Cambiemos. El aumento de despidos es constante y bate récords. Si bien en los primeros meses de gestión el grueso de los despidos y suspensiones estuvo comandado por el sector público, bregando por la “limpieza del Estado”, de allí en más la mayor parte de los despidos estuvo liderada por el sector privado, particularmente la industria, como resultado de una política económica recesiva y de ajuste alineada con los mandatos del FMI.

En el mes de julio de 2018 se produjo una nueva oleada de despidos liderada por la industria y los servicios: 6.588 casos, que duplicaron sobradamente el número alcanzado para el mismo mes del año anterior, con 3.129 casos. La industria y los servicios fueron los sectores donde más fuertemente se manifestó la baja, representando solamente la industria un 77% del total. En el conteo del mes están incluidos los despidos en la agencia de noticias estatal Télam, donde el ajuste de Herán Lombardi alcanzó su pico, desvinculando a la mitad de los empleados.

Télam: Perón la fundó y Macri la quiere desmantelar

Durante los primeros siete meses de 2018, el total de despidos y suspensiones ascendió a 32.794 casos, representando un total de 4.684 mensuales. Si se consideran los despidos y suspensiones de los primeros siete meses de 2018, se observa un incremento del 30% en 2018 con respecto al año anterior.

Además, informe analiza la evolución de los despidos en lo que va de 2018 según si provinieron del sector público o privado, constatando que en los primeros meses hubo primacía del sector público, para luego ganar preminencia el sector privado.

Sector por sector

 Cuando se analiza sector por sector en los primeros siete meses de 2018, se observa que los despidos y suspensiones de la construcción alcanzan los 292 casos, los correspondientes a las empresas de capital estatal alcanzan los 4.880, los despidos en el sector público dentro de la órbita del poder ejecutivo suman 7.652, la industria despidió y suspendió 14.967 trabajadores, el sector primario hizo lo propio en 366 casos y finalmente los servicios expulsaron a 4.637 trabajadores. Los despidos y suspensiones de la industria suman el 46% del total, le sigue el sector público representando el 38% entre los efectuados por el Poder Ejecutivo y las empresas del sector público.

Dada la preeminencia de los despidos y suspensiones en el sector industrial, el informe detalla el desempeño del sector mes a mes. Allí se observa la continuidad en el proceso de expulsión laboral a lo largo de los primeros siete meses del año, promediando 2.138 casos mensuales y representando el 77% del total de los casos en lo que va del año.

En síntesis, el mes de julio estuvo atravesado por una nueva oleada de despidos que se suma al proceso de expulsión de mano de obra que caracteriza el modelo actual, desde sus inicios. Si bien los voceros del gobierno se jactan de la creación de empleo, lo que ha crecido es la mano de obra precarizada, poniendo sobre la mesa la calidad del empleo generado. El análisis por sector, con enorme preeminencia de los despidos y suspensiones en la industria y con un claro liderazgo de los cierres de empresas como motivo principal, arroja conclusiones contundentes en torno a los rasgos recesivos de un modelo de ajuste.

Comentarios

Comentarios

Débora Ascencio

Débora Ascencio

Periodista especializada en economía. Integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), becaria doctoral de CONICET y docente de la Universidad de Buenos Aires. Es licenciada en Sociología y maestranda en Sociología Económica.

Hacé tu anotación Sin anotaciones