Un testigo clave y las balas que hablan

Compartir

Fernando es playero de la estación de servicio donde se realizó el procedimiento de incautación de armas y la pericia criminalística a los efectivos del Grupo Albatros tras el asesinato de Rafael Nahuel. Es la única persona que prestó declaración ante el juez. “Alcancé a ver MP5 que les faltaban balas”, dijo a Nuestras Voces sobre esos subfusiles que usan balas 9 milímetros como la que mató a Rafael. Una prueba clave para el juez que busca saber cuántas balas se utilizaron el día de la cacería. Detalles del expediente.

Fotos: Joaquín Salguero

SAN CARLOS DE BARILOCHE. (Enviado Especial). El sábado 25 de noviembre a las 4 de la tarde Fernando estaba terminando de llenar el tanque de una Hilux cuando vió pasar camionetas de la Prefectura, Policía de Seguridad Aeroportuaria y Policía de Río Negro a toda velocidad por la ruta 40.

Sabía que se dirigían a la zona ocupada por una comunidad mapuche en el Parque Nacional Nahuel Huapi, a escasos 500 metros de la estación de servicio del Automóvil Club Argentino de Villa Mascardi en la que trabaja como playero.

Más de tres horas después Fernando empezó a ver que los móviles tomaban el camino de regreso pero no se esperaba que se detuvieran en la estación y le solicitaran el área de buffet para llevar a cabo el procedimiento de incautación de armas y la pericia criminalística.

“Me pidieron el lugar para la requisa. Me acuerdo que estaban los del grupo Albatros de la PSA, que eran los que comandaban todo. Había otras personas que serían de la Justicia y no sé quién más, no recuerdo a todos, pero eran varios. De los Albatros eran unas ocho personas. Les hicieron la prueba de hisopado a unos efectivos, esa que busca los rastros de pólvora y también se la hacían en los uniformes. Y sí, a algunos se los notaba muy nerviosos”, cuenta Fernando a Nuestras Voces, que hasta el viernes fue la única persona que prestó declaración testimonial ante el juez Gustavo Villanueva.

Un lobbysta de las tabacaleras fue quien denunció a los mapuches

En el momento en que los agentes de Albatros se apostaron en la estación Fernando no sabía que habían matado a una persona en el operativo. Menos aún que esa persona era un pibe de 22 años que vivía en el Nahuel Hue, su barrio, donde nació y se crió. La zona más humilde de Bariloche, conocida como el Alto.

“Ahí me fui enterando un poco lo que había pasado por lo que ellos hablaban. Me tuve quedar como testigo hasta las 6 de la mañana y a las 8 empezaba otra vez mi turno”, dice Fernando que tiene una cama en la estación de servicio y duerme los días que le toca hacer de sereno para arrancar hasta las 16 horas.

A pesar de tener una edad cercana a la de Rafael Nahuel –el joven asesinado por la espalda por las fuerzas de seguridad– Fernando asegura que “no lo conocía” aunque sí tienen “gente en común que son amigos y vecinos”.

“Me fui enterando de las cosas por los comentarios y por mensajes. La verdad es que no estoy ni de un lado ni del otro”, dice justo en el momento en que llega un auto con una familia a cargar nafta.

Dos países a una cuadra de distancia

Fernando asegura no haber escuchado los disparos pero dice que sí vió “un helicóptero que sobrevolaba la zona” que podría ser el que trasladó a Lautaro Alejandro González y Fausto Jones Huala, detenidos tras el operativo.

“La PSA me hizo firmar un acta. No la leí, estaba muy cansado, tenía ganas de irme a dormir un rato”, cuenta el joven que además se encontraba con un compañero al que le tocará prestar declaración ante el juez el día lunes.

Lo que Fernando recuerda –y lo declaró ante el juez Villanueva– es que se secuestraron dos tipos de armas: “letales y no-letales, armas largas y pistolas. Estaban separadas en cajas. No sabría decir con exactitud cuántas eran pero llenaron la mesa. Eran muchas. También había algunas armas blancas. Los cartuchos demostraban que faltaban municiones. Alcancé a ver una de esas MP5 y les faltaban balas”.

El arma a la que el testigo se refiere es un subfusil que se carga con balas 9 milímetros. Es el tipo de arma que usan habitualmente las fuerzas especiales como Albatros. A Nahuel lo mataron con un disparo que ingresó por el glúteo izquierdo con una bala de 9 milímetros. Todo hace pensar que podría ser esa una de las armas que terminó con la vida del joven.

Por ese motivo, según consta en el expediente –al que pudo acceder Nuestras Voces–, el juez federal Gustavo Villanueva ordenó a la Policía Federal que soliciten a Prefectura el acta donde figura cuántas balas se destinaron para el operativo para constatar la cantidad utilizada.

A Fernando la situación de tener que ir a declarar lo pone visiblemente incómodo. Su trabajo, por estos días, ha mermado bastante: “Es que ahora no pasa tanta gente por esta ruta. Debe ser por miedo pero yo trabajo acá y no pasa nada; hay que apagar un poquito la televisión”.

Según la acusación del juez, los mapuches no tenían armas de fuego

Estado de la causa

Al cumplirse una semana del asesinato de Rafael Nahuel no hay ningún imputado del grupo Albatros hasta el momento. “Ni siquiera declararon ni han sido llamados a declarar”, dijo a Nuestras Voces el abogado Matías Scharaer que actúa como co-defensor junto a la abogada Sonia Ivanoff que defiende a Lautaro Alejandro González y Fausto Jones Huala.

Los dos jóvenes fueron detenidos el sábado luego de la represión y, posteriormente, liberados el miércoles por la noche. Ambos quedaron imputados por usurpación y atentado contra la autoridad pero no por la muerte de Rafael Nahuel como trascendió en algunos medios.

El juez federal Gustavo Villanueva calificó la causa como “NN sobre muerte dudosa” pero la querella que encabeza la familia de Rafael Nahuel pedirá que se modifique por “homicidio calificado y abandono de persona”.

“Nos aceptaron la querella con la abogada Natalia Araya y juntas patrocinaremos a Alejandro Nahuel, padre de Rafael”, dijo a Nuestras Voces la abogada Julieta Wallace el viernes por la tarde, a pocas horas de que el juez Villanueva levantara el secreto de sumario.

Durante la conferencia de la mesa de diálogo se dejó en claro a través de un comunicado que “se desconoce la existencia del RAM” y “notificaron que están dispuestos a que ingresen las autoridades para la inspección ocular”.

Aunque aún no ha sido confirmado Julieta Wallace contó que tuvieron “una reunión con el secretario del juzgado y la idea es que el día miércoles se realice la inspección ocular en el territorio con todas las partes involucradas y los peritos de parte.

En tanto que lunes y martes continuarán las declaraciones testimoniales, entre ellos los primeros médicos que atendieron el cuerpo sin vida de Rafael que la autopsia determinó que fue muerto por arma de fuego.

Comentarios

Comentarios

Ulises Rodríguez

Periodista y locutor. Especializado en temáticas culturales, escribió en Anfibia, Infobae y la Revista Acción. Formó parte de Infonews y realizó publicaciones en Escribiendocine.

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto