Una historia de amor y lucha en el INTI

Compartir

Yamila es licenciada en comunicación y Andrés, técnico electromecánico. Se conocieron hace catorce años trabajando en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y desde entonces comparten la familia y el trabajo. Hoy son parte de los 256 trabajadores incluidos en una lista de despedidos sin causa. El INTI se encarga de brindar servicios de calidad, control y seguridad a la industria nacional. Allí se tejió esta historia de amor y ahora, juntos resisten al vaciamiento del organismo. #EnINTINoSobraNadie

Como casi todas las mañanas de los últimos 14 años Yamila Mathon y Andrés Kastner se levantaron el viernes 26 de enero a las 7 cuando sonó la alarma del celular. Prepararon el desayuno de Catalina y Julia, las dejaron en la casa de la abuela y viajaron en auto desde Villa Devoto rumbo al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Para ellos y otros 256 compañeros del INTI ese no sería un cierre de semana más. Lo que se venía rumoreando desde noviembre era una inminente realidad.

– Andan circulando las listas con los despedidos, le dijeron a Yamila que se quedó con la cara desencajada.

– Parece que vos y Andrés están despedidos, le avisaron.

En ese momento a Yamila se le nubló la vista y se le llenaron los ojos de lágrimas. Pensó en Julia, de 4 años, que se quedaría sin el jardín de infantes. Esa niña que tuvieron con Andrés, el compañero de su vida, con el que comparten trabajo, amor y la crianza de dos sus dos hijas (Catalina: la más grande de la anterior pareja de Yamila).

A Andrés se le secó la garganta y recordó uno de los momentos más duros de su vida cuando un año atrás debieron operar a Julia a corazón abierto. En esos días la muerte anduvo cerca pero le dieron batalla.

Por sus hijas y la historia de amor que los une a través del INTI es que Yamila y Andrés permanecen ocupando pacíficamente su espacio de trabajo para defender su fuente laboral y la del resto de los 256 compañeros que según se anunció –a algunos con telegramas a otros no– serán despedidos.

El Estado, líder en despidos

“Si con mi compañero pudimos entregar el cuerpo de nuestra hija para que la operen y seguimos de pie, entendemos que nada puede ser más importante que sentir ese dolor en ese momento. Por eso, sea cual sea el resultado, que no va a ser otro que el de la victoria, independientemente de todo lo que quieran hacer, aunque nos quieran sacar de plano y nos quieran dejar afuera, lo que no saben es que cada uno de los luchadores del INTI va a vivir por siempre en la cabeza de cada compañero, y que esa es la victoria”, arenga Yamila, delegada de ATE de la agrupación Naranja del INTI, con la voz entrecortada, a través del megáfono y parada en una silla, en la asamblea del martes a la mañana.

La puerta que da a la colectora de la General Paz está rodeada de policías, dos móviles de canales de televisión y algunos militantes de organizaciones populares que fueron a dar apoyo.

Con el rostro cansado, una gorra naranja de la agrupación “para que no se vea que mi pelo es un desastre” Yamila habla con Nuestras Voces a través de un alambre “porque si salgo seguro no me dejan entrar”.

Yamila es licenciada en comunicación y coordinadora concursada del área de capacitación dentro de Tecnología de gestión. “Lloré muchísimo ayer pero lo estoy procesando y sé que como dirigente tengo que contener a mis compañeros”, dice mientras un policía de la Federal observa la situación desde un camión celular.

Macri poda la ciencia

Parte de un plan

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) es un organismo descentralizado que resulta clave en la promoción del desarrollo industrial de la Argentina.

En el Parque Miguelete, donde funciona la sede central del Instituto, trabajan 2100 personas en Ciencia y Técnica y el 80 por ciento están bajo la llamada LCT (Ley de contrato de trabajo).

Los trabajadores del INTI están convencidos de que los despidos se hicieron con un trabajo de inteligencia previo. “En la lista somos todos delegados, ex delegados candidatos y activistas y eso se logra con espionaje”, dice Yamila.

A la vez consideran que los 260 despidos (38 de los cuáles son del interior) no se debe a que hay personas que no cumplen con su trabajo –como aducen las autoridades– sino que “se enmarcan dentro de un plan para dejar afuera a trabajadores del organismo y que luego accedan otros, con cargos políticos del macrismo, que vienen tras la eliminación de subsecretarías en distintos ministerios, sobre todo en el de Modernización”.

Yamila dice que “ahora hay 25 subgerencias nuevas porque cuando el presidente Macri propone una reducción del 20 por ciento de cuadros políticos no se van a la casa como cualquier trabajador, se van a otros organismos y eso significa reducción de líneas y puestos de trabajos”.

Andrés Kastner, el compañero de Yamila, es técnico electromecánico y trabaja en el sector de alta tensión del INTI “donde hacemos ensayos en el que se involucran bancos de voltajes muy elevados”.

El jardín al que asiste Julia, la hija de Yamila y Andrés, junto con otros hijos de 300 trabajadores, se encuentra cerrado por refacciones: “No creemos que sea casualidad que los despidos coincidan con el momento en que el jardín está cerrado porque muchos de esos despedidos somos padres con hijos en el jardín”, le cuenta a Nuestras Voces.

El amor vs. los Manes de la ciencia

Los trabajadores del INTI atienden a toda la industria nacional. Cumplen un amplio abanico de tareas de relevancia social: desde certificar que el litro de nafta medido por los surtidores sea efectivamente un litro hasta garantizar la seguridad en los juguetes infantiles plásticos y las mamaderas y controlar los alimentos de los celíacos. Y además, generan ingresos al Estado porque cobran por estos servicios.

¿Sabés qué hacemos en el INTI para mejorar tu calidad de vida? – A través de capacitaciones, asistencias técnicas,…

Posted by Agrupación Naranja Inti on Monday, January 29, 2018

En consonancia con el “ajuste” en el Estado el gobierno de Macri reorganiza sus negocios con consultoras y constructoras afines, incluso dentro del mismo INTI con obra pública.

Los primeros telegramas de despidos, anunciados por el presidente del Instituto Jorge Ibáñez, empezaron a llegar este martes por la mañana. El temor a perder el trabajo en estos tiempos equivale a perderlo todo. Las trabajadoras y los trabajadores resistirán en el INTI para defender sus puestos laborales y, muchos de ellos, una parte grande de la historia de su vida.

Comentarios

Comentarios

Ulises Rodríguez

Ulises Rodríguez

Periodista y locutor. Especializado en temáticas culturales, escribió en Anfibia, Infobae y la Revista Acción. Formó parte de Infonews y realizó publicaciones en Escribiendocine.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 10/08/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto