Una nueva embestida de Cambiemos contra los trabajadores del INTI

Compartir

Cambiemos vuelve a perjudicar a los trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Hace cuatro meses que el gobierno dejó de hacer los aportes jubilatorios de 1600 trabajadores. Muchos de ellos también sufrieron retrasos en el pago de la seguridad social y están a punto de perder la cobertura médica. El sindicato presentará en los próximos días la ampliación de una denuncia por malversación de fondos contra las principales autoridades del organismo. En 2018, 258 empleados fueron cesanteados y 58 se reincorporaron gracias a las protestas.

Foto: Joaquín Salguero

El gobierno dejó de hacerles, desde hace cuatro meses, los aportes jubilatorios a más de mil seiscientos trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). También se registraron atrasos en la seguridad social y hubo empleados que estuvieron al borde de perder la cobertura médica.

Francisco Dolmann, Secretario General de la Junta Interna de ATE INTI, adelantó a este medio que en los próximos días presentarán una denuncia por malversación de fondos contra las principales autoridades del organismo por evadir de forma deliberada sus responsabilidades fiscales. Esta denuncia ampliaría una presentación realizada tiempo atrás en el juzgado federal del juez Daniel Rafecas por descuentos y persecución.

Los referentes gremiales centran las responsabilidades en Javier Ibañez, presidente de la institución, que proviene del ámbito del fútbol: fue vocal titular segundo de Atlanta, donde es señalado por sus vinculaciones con la barrabrava del club. Incluso el 11 de marzo de 2012, en un partido donde se enfrentaban a Chacarita, se lo vio en el medio de una pelea entre las dos hinchadas sosteniendo un cinturón en su mano y zambulléndose sobre dos simpatizantes, según alegó Ibáñez, su conducta fue en defensa propia.

«Se quedaron sin plata y ahora pretenden perjudicar a los trabajadores, mientras tanto siguen pagándole a Murata, la empresa de seguridad privada que usaron para amedrentarnos», afirmó Dolmann, en referencia a la compañía que sostiene múltiples contratos con el gobierno y se valió de los datos de sus empleados para hacerlos figurar como aportantes falsos a la campaña electoral de María Eugenia Vidal.

Esta institución fue una de las más castigadas por el ajuste impuesto en el Estado a partir del arribo del gobierno de Cambiemos. A principios de 2018, 258 empleados fueron cesanteados. Luego de la intensa lucha de los trabajadores, que incluyó un extenso acampe en el predio, la justicia ordenó reincorporar a 58 personas.

Negocios y privatización en el INTI

La nueva ofensiva oficial consiste en la retención de los aportes a más de 1.500 trabajadores, cuyos salarios ya estaban previstos en el presupuesto que anticipa anualmente la dirección del Instituto.

Se trata de los contratados, que si bien no pertenecen a la planta permanente, están bajo el régimen LCT, Ley de Contrato de Trabajo, lo que no deja exento al empleador de todas las obligaciones fiscales.

A pesar de que la administración pública es una de las principales precarizadoras del trabajo, a través de la incorporación de monotributistas que en la práctica están en relación de dependencia, no se registran antecedentes de una conducta similar a esta en ningún área del Estado.

Por lo tanto, es una incógnita el curso que pueda tomar la denuncia en el ámbito judicial. Pero para el ámbito privado, la evasión fiscal prevé penas de dos a seis años y nueve meses de prisión a quienes incumplan el pago impositivo por cifras mayores a 200 mil pesos.

Los damnificados confirman, además, que ni siquiera fueron notificados de la irregularidad: “Nos enteramos cuando entramos a la página de la AFIP y nos desayunamos con la noticia de que podemos perder nuestras jubilaciones”, cuenta Adrián Choren, trabajador del INTI, quien sostuvo que “la situación es preocupante porque muchos compañeros están cerca de jubilarse y ahora ven en riesgo su retiro”.

Por otro lado, el abogado laboralista, Julián Hofele, consideró que “los incumplimientos del Estado son una mala señal para los privados”, considerando que es el encargado de regular que las leyes se cumplan, y más aún teniendo en cuenta que hace pocos días el Presidente le pidió a los empresarios que “pongan el hombro”.

Si bien el INTI pertenece a la órbita del Ministerio de Producción, está íntimamente relacionado con el desarrollo tecnológico de la industria nacional. Este nuevo recorte pone también en entredicho las afirmaciones del presidente Mauricio Macri, que en el primer debate presidencial sostuvo que la Ciencia y la Tecnología fueron prioridad para este gobierno.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 14/12/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto