La confirmación es un puñal

Compartir

Luciana Peker lloró cuando se enteró de la muerte de Santiago Maldonado. La confirmación de su muerte es tener miedo por nuestros hijos adolescentes que toman las escuelas, que quieren un futuro que no sea esclavizado, dice. La muerte de Santiago nos pone en peligro a todas y a todos, a nuestros hijos y a nuestras hijas. 

Foto: Joaquín Salguero

Cuando me enteré de la muerte de Santiago Maldonado lloré. Lloré como se llora por uno de nuestros muertos, de nuestros muertos cercanos. Como se llora por los desaparecidos. Por los que esperas y aunque hace muchos años que la aparición con vida es una consigna que tuvo más de ilusión que de realidad de todas maneras la confirmación, como escribió Marta Dillon que es autora de Aparecida, la confirmación es un puñal.

La confirmación es ese filo en los huesos como cuando se la lee a Marta que tiene que seguir escribiendo sobre desaparecidos.

Sean humanos

La confirmación es tener miedo por nuestros hijos. Por nuestros hijos adolescentes que toman las escuelas, que quieren un futuro que no sea esclavizado. Por Moira Millán que tanta veces entrevisté en Buenos Aires. Por quienes creen que no sólamente lo sangrado pueden ser territorios que tienen ver con la tierra, con el agua, con lo ancestral y también con el derecho a una Patagonia donde la Argentina no es sólo for export ni esa historia que nos contaron y que vuelve a tener que ver con la conquista del desierto sino con que la protesta social es sagrada.

A veces se comparte, a veces no. A veces se desactiva una marcha como pasó esta semana. A veces estás a punto de marchar. A veces estás cuando hay fuego. A veces estás cuando la policía reprime y la fotógrafa con la que trabajas recibe una bala goma. A veces llegas del Encuentro Nacional de Mujeres de Mar del Plata en 2015 y te amenaza un fascista y temblás de miedo. Y a veces tu hijo te pide permiso para dormir en la escuela y tenés miedo.

“Este dolor no sabe de palabras”

Cuando pasa eso, en cada una de esas veces, lo que no querés es que le pase lo que le pasó a Santiago. Que la muerte pueda ser una opción. Y en estos casos que en estos días se leen opiniones que generan tanta náuseas y hace recordar por qué la complicidad en la dictadura fue civil, y no por que esto sea una dictadura, sino por la justificación de las desapariciones y las muertes en contexto de protesta social que tuvieron que ver directa o indirectamente pero de forma segura con la represión de Gendarmería a Santiago y porque nos pone en peligro a todas y a todos, a nuestros hijos y a nuestras hijas. Y eso no se perdona.

Este texto que forma parte de una serie de relatos publicados por Cosecha Roja.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto