Esa mujer

Compartir

Esa mujer de mirada achinada por dolencias físicas y huidiza, hierática y torva por convicción. Eterna perdedora en cuanta contienda política se embarcare; a veces floja de títulos. Portadora de modales suaves y modositos, bajo los que oculta sus odios y deseos de revancha. La que constituye una carga monetaria para los bolsillos de todos los argentinos desde hace más de treinta y pico de años; la que transitó -sin hacer distinciones- cuanto partido o frente o agrupación le diera cabida; la que abandonará su cómoda poltrona en diputados en un par de semanas, es la misma que -fraudulentamente- intentó impedir la asunción como Senadora de la Nación de otra MUJER, con majestad, señorío y capacidades diametralmente opuestas a las suyas. Me refiero -naturalmente- a Cristina, la Presidenta del Corazón. 

Nació en Morón, en marzo de 1955; es abogada y política; es denunciadora serial y se autoproclama líder en la lucha anticorrupción pero no puede resistir un archivo. Siendo concejal fue actora de uno de los escándalos de corrupción más ruidosos de los últimos 20 años junto al actual presidente y al ex intendente de Morón J. C. Rousselot. Estudió derecho en la Universidad de Morón. En 1984 una garrafa explotó en la casa donde vivía con su madre; en diciembre de 1988, el Intendente firmaba un convenio con la empresa SIDECO, patrimonio de la familia Macri para el tendido de la red cloacal en ese partido del oeste. El encargado de llevar la gestión en nombre de Franco Macri, fue su hijo Mauricio, ingeniero de 29 años; el convenio, que iba a proveer cloacas y desagües para todos los habitantes del partido, estipulaba una inversión de parte del grupo SIDECO de 20 millones de dólares y la obtención de un reembolso de 140 millones, cifras expresadas a valores de aquella época.

Apenas conocido el proyecto y la firma del convenio, se extendieron las acusaciones por graves anomalías y dudas de corrupción, tal es así como que, a los 70 días de firmado, el concejo deliberante lo objetó; el hecho fue sólo el disparador para la destitución de Rousselot.

Desde su banca de concejal, la mujer, no sólo votó a favor del ominoso acuerdo Macri-Rousselot sino que incluso se opuso claramente a que el intendente sea removido de su cargo por corrupción, defendiéndolo pese de las pruebas que mostraban la maniobra fraudulenta. Por esas vueltas del destino, hoy, Julián Rousselot, hijo de Juan Carlos, es Director de Tecnología en el Ministerio de Medio Ambiente que comanda Sergio Bergman.

Margarita, ¿quién te creés que sos?

Es diputada nacional por la provincia de Buenos Aires y lidera el Partido GEN, el cual fundó en 2007 tras abandonar la Unión Cívica Radical; en los 90 integró la Corriente de Opinión Nacional, línea de la UCR liderada por Federico Storani, quien se desempeñaba como ministro del Interior bajo el gobierno de la Alianza. La mujer, en ese entonces diputada nacional de la Alianza por Buenos Aires, fue una de las que votó la ley que le otorgaba a Cavallo los llamados «superpoderes». Como parte de la Alianza votó a favor de la ley de flexibilización laboral conocida como Ley Banelco, lo que posteriormente desembocaría en una investigación por coimas en el Senado que terminarían involucrando al presidente de la Alianza. En las elecciones de 2003 fue aspirante a gobernadora de Buenos Aires por la UCR sacando el 8,97 % de los votos.

En 2007 junto a un grupo de dirigentes radicales propuso que la UCR apoyara la candidatura presidencial de Elisa Carrió, ex afiliada radical; al ser apuntalada la candidatura de R. Lavagna su sector se separó del partido y se integró a la Coalición Cívica; paralelamente, el grupo se organizó como un partido político nuevo, designándose Generación para un Encuentro Nacional (GEN).

En las elecciones para gobernador de Buenos Aires, Scioli obtiene el 48,1%, la mujer el 16,6 % y F De Narváez, por Unión – Pro el 14,9 %. En 2008 quedó imputada a raíz de incidentes en un corte de ruta donde fue protagonista.

En las elecciones de 2011 fue aspirante a gobernadora por Buenos Aires dentro del FAP escoltando a Hermes Binner como candidato a presidente; obtuvo el tercer lugar con un 11,68 % de los votos,  debajo de Francisco De Narváez (15,87 %) y Daniel Scioli (55,06 %).

Para el sufragio legislativo de 2013 integrando el Frente Progresista, Cívico y Social encabezando la lista de diputados nacionales obtiene el tercer lugar con un 11,10 % de los votos, por debajo de Martín Insaurralde (29,60 %) y Sergio Massa (35,10 %).

El 9 de mayo de 2014 asumió como presidenta del Partido GEN a nivel nacional; en noviembre de 2014 la mujer fue denunciada por enriquecimiento ilícito. Para las votaciones presidenciales de 2015 se presentó como candidata a presidenta por la alianza Progresistas luego de que H. Binner del Partido Socialista bajara su candidatura. En las elecciones primarias la mujer obtuvo el 3,47 % de los votos y en las generales el 2,51 %.

En mayo de 2013, la mujer denunció que fue asaltada y afirmó que en el hecho le fueron sustraídos dinero, joyas y alhajas, sin embargo, en la declaración correspondiente a 2012, no expresó la tenencia de esas pertenencias: ni del dinero en efectivo ni de las joyas denunciadas. Al mismo tiempo se pidió investigar la conexión entre el patrimonio del sobrino de la mujer quien se encuentra procesado y detenido por narcotráfico y la vinculación con su patrimonio.

En 2016 a raíz de un proyecto, la mujer realizó duras críticas contra la reforma del Ministerio Público Fiscal, sin embargo una semana antes ella había firmado el dictamen de mayoría para apoyar el proyecto. En septiembre de 2016 publicó su primer libro con la colaboración de la abogada Silvina Martínez, Yo Acuso. En busca de la verdad y la justicia, de la editorial Margen Izquierdo.

En 2017 sufre un nuevo hecho delictivo, poco tiempo antes del inicio formal de la campaña de las primarias de las elecciones legislativas de 2017, en las cuales fue candidata a senadora nacional por la provincia de Buenos Aires por la alianza 1País, surgido de la unión con el Frente Renovador liderado por Sergio Massa, ocupando un desdoroso tercer lugar.

Esta es una breve reseña del accionar de la mujer, a la que en el mundillo político se la conoce simplemente como Margarita. No se necesita poseer una gran erudición para percatarse de la volatilidad de sus convicciones, de lo acomodaticio de su accionar, de los permanentes saltos allí donde otee continuar regaladamente su ociosa vida, o donde vislumbre que su inutilidad y sus cómodos terceros puestos electorales puedan ser apreciados.

LA MUJER, de mirada achinada por dolencias físicas y huidiza, hierática y torva por convicción. LA MUJER, eterna perdedora en cuanta contienda política se embarcare; a veces floja de títulos. LA MUJER, de modales suaves y modositos, bajo los que oculta sus odios y deseos de revancha. ESA MUJER, la que constituye una carga monetaria para los bolsillos de todos los argentinos desde hace más de treinta y pico de años; la que transitó -sin hacer distinciones- cuanto partido o frente o agrupación le diera cabida; la que abandonará su cómoda poltrona en diputados en un par de semanas, es la misma que -fraudulentamente- intentó impedir la asunción como Senadora de la Nación de otra MUJER, con majestad, señorío y capacidades diametralmente opuestas a las suyas. Me refiero -naturalmente- a Cristina, la Presidenta del Corazón. –

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones